¿Qué es Luces para Aprender?

El programa Luces para Aprender es una iniciativa de carácter regional promovida por la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI). Luces para Aprender fue aprobado en el año 2011 por los ministros de educación de los países iberoamericanos en la XIX Conferencia Iberoamericana de Educación realizada en Asunción, Paraguay.  

Luces para Aprender tiene como objetivo mejorar la calidad educativa de más de 55.000 escuelas rurales de difícil acceso de Latinoamérica, favoreciendo especialmente a las poblaciones indígenas, afrodescendientes y en situación de vulnerabilidad.  

El fin de Luces para Aprender es contribuir con la mejora de la calidad educativa de las escuelas rurales de la región, así como el desarrollo y bienestar de las comunidades a las que pertenecen.

 

Luces para aprender

 

¿Cómo lo conseguimos?

Luces para Aprender parte de la existencia de un problema multisectorial y con pluriactores e intenta abordarlo de igual manera, involucrando en cada fase del programa a los sectores correspondientes. En cada uno de los países Luces para Aprender fue adaptado a las particularidades que ofrece cada realidad, respetando su contexto institucional, legal y social.

Desde una perspectiva más global e integral de la implementación del programa se confirma el valor social de Luces para Aprender, pues tiene por objetivo mejorar la calidad y equidad en la educación para combatir la pobreza y la desigualdad (incluidos el analfabetismo, el abandono escolar temprano y el trabajo infantil entre otros) favoreciendo la inclusión social.

 

Luces para aprender

 

¿Con qué componentes hemos trabajado?

Energía. Instalando placas solares en escuelas rurales aisladas y entregando al menos un ordenador. Luces para Aprender utiliza energías renovables y se compromete con el respeto al medio ambiente

Conectividad. Dotando a los centros educativos de conexión a internet y con ordenadores.

Formación docente. Brindando formación al personal docente en la incorpora­ción de las tecnologías de la Información y la comunicación (TIC) al aula.

Fortalecimiento comunitario. Transformando las escuelas en un espacio de encuentro y crecimiento para toda la comunidad gracias al acceso a la energía eléctrica y a internet.

Sostenibilidad. Desarrollando un plan que permite la conservación de las infraes­tructuras y capacitación a jóvenes de la comunidad en el mantenimiento de las placas solares y el sistema energético. Incluyendo también el establecimiento de los mecanismos para que el proyecto pueda prolongarse en el transcurso del tiempo.