OEI | CienciaEIC | Formación | Boletín | Novedades | DivulgaciónIB | Contactar RSS Twitter G + Facebook OEI Canal YouTube
Cargando


Áreas de Cooperación Educación | Ciencia | Cultura

Informe sobre la Ciencia de la UNESCO, 2010

Compartir en facebook Compartir en Twitter

El Informe sobre la Ciencia de la UNESCO, 2010, comienza donde terminó su predecesor, hace cinco años. La finalidad del primer capítulo es ofrecer un panorama global de la situación tal y como ha evolucionado en los últimos cinco años, prestando especial atención a las características «nuevas», «menos conocidas» o «imprevistas» que se desprenden de los datos y los capítulos que figuran a continuación.

Empezaremos examinando brevemente el estado del sistema de apoyo a la ciencia en el contexto del largo periodo de rápido crecimiento económico en todo el mundo, que duró de 1996 a 2007 y no ha tenido precedentes en la Historia. Los motores de esta «racha de crecimiento» fueron las nuevas tecnologías digitales y la aparición en el escenario mundial de un cierto número de grandes países: la recesión económica mundial desencadenada por la crisis de las hipotecas “sub-prime” en los Estados Unidos de América en el tercer trimestre de 2008 puso fin de manera repentina y bastante brutal al fenómeno. ¿Qué efectos ha tenido esta recesión económica mundial en las inversiones en conocimiento? Antes de tratar de responder a esta pregunta, observemos con más detenimiento algunas de las grandes tendencias que caracterizaron la pasada década.

En primer lugar y ante todo, el acceso fácil y barato a nuevas tecnologías digitales como la banda ancha, Internet y los teléfonos móviles ha acelerado la difusión de tecnologías basadas en las mejores prácticas, ha revolucionado la organización interna y externa de la investigación y ha facilitado la implantación en el extranjero de centros de investigación y desarrollo (I + D) de las empresas (David y Foray, 2002). Sin embargo, no es solamente la propagación de las tecnologías digitales de información y comunicación (TIC) lo que ha inclinado la balanza en favor de unas reglas de juego más transparentes y uniformes1. El número de miembros cada vez mayor de marcos institucionales mundiales tales como la Organización Mundial del Comercio (OMC), que regula los flujos internacionales de conocimientos sobre comercio, inversión y derechos de propiedad intelectual, y el ulterior desarrollo de estas instituciones, han acelerado también el acceso al conocimiento crítico. China, por ejemplo, no se adhirió a la OMC hasta diciembre de 2001. Ahora en el juego intervienen formas muy variadas de transferencia de tecnología incorporadas a la organización y el capital, entre las que se cuentan la inversión extranjera directa (IED), las licencias y otros medios formales e informales de difusión del conocimiento.

En segundo lugar, los países han recuperado terreno rápidamente tanto en crecimiento económico como en inversión en conocimientos, como revelan las inversiones en educación terciaria e I + D. Esto se refleja en el número creciente de licenciados en ciencia e ingeniería. La India, por ejemplo, ha decidido abrir 30 nuevas universidades, con lo que el número de estudiantes matriculados pasará de menos de 15 millones en 2007 a 21 millones en 2012. Además, los grandes países en desarrollo emergentes como Brasil, China, India, México y Sudáfrica han incrementado su gasto en I + D. Esta tendencia puede observarse también en las economías en transición de la Federación de Rusia y algunos países de Europa Oriental y Central, cuyos niveles de inversión están regresando gradualmente a los de la ex Unión Soviética. En algunos casos, el aumento del gasto interno bruto en I + D (GBID) ha sido una consecuencia del vigoroso crecimiento económico y no un reflejo de la mayor intensidad de I + D. En Brasil y la India, por ejemplo, la relación GBID/PIB ha permanecido estable, mientras que en China aumentó en un 50% desde 2002, hasta alcanzar el 1,54% (2008). De modo análogo, la disminución de la relación GBID/PIB en algunos países africanos no es sintomática de una dedicación menor a la I + D, sino que simplemente refleja una aceleración del crecimiento económico imputable a la extracción de petróleo (en Angola, Guinea Ecuatorial, Nigeria, etc.) y otros sectores de baja densidad de I + D. Aunque cada país tiene diferentes prioridades, el afán de recuperar rápidamente el terreno perdido es irresistible y ha impulsado el crecimiento económico mundial hasta el nivel más alto del que haya constancia histórica.

En tercer lugar, los efectos de la recesión global en el mundo posterior a 2008 todavía no aparecen en los datos sobre I + D, pero es evidente que la recesión ha puesto en entredicho por primera vez los viejos modelos de comercio y crecimiento Norte-Sur, basados en la tecnología (Krugman, 1970; Soete, 1981; Dosi et al., 1990). De modo creciente, la recesión económica mundial parece desafiar el predominio científico y tecnológico de Occidente. Mientras que Europa y los Estados Unidos de América pugnan por zafarse de las garras de la recesión, empresas de economías emergentes como Brasil, China, India y Sudáfrica testimonian un crecimiento interno sostenido y ganan puestos en la cadena de valor. Estas economías emergentes, que en su día fueron receptoras de la externalización de las actividades manufactureras, han pasado a la fase de desarrollo autónomo de la tecnología de los procesos, la creación de productos, el diseño y la investigación aplicada. China, la India y otros pocos países asiáticos, junto con algunos Estados del Golfo Arábigo, han combinado una política tecnológica nacional con objetivos precisos con el intento resuelto -y logrado- de mejorar la investigación universitaria en breve plazo. Con esta finalidad, estos países han utilizado hábilmente incentivos monetarios y no monetarios y han introducido reformas institucionales. Aunque los datos no son fáciles de obtener, es bien sabido que en los cinco últimos años muchos dirigentes de universidades estadounidenses, australianas y europeas han recibido ofertas de trabajo, con grandes presupuestos de investigación, en universidades en rápido crecimiento de países del Asia Oriental.

En resumidos términos, el logro de un crecimiento basado en la utilización intensiva de conocimientos ya no es una exclusiva de las naciones altamente desarrolladas de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), como tampoco lo es la formulación de políticas nacionales. La creación de valor depende cada vez más del mejor uso del conocimiento, cualesquiera que sean el nivel, la forma o el origen del desarrollo: creación nacional de nuevos productos y tecnologías de los procesos, o bien reutilización y combinación innovadora de conocimientos de otras procedencias. Esto es lo que ha ocurrido con la manufactura, la agricultura y los servicios en los sectores tanto público como privado. Sin embargo, al mismo tiempo hay indicios sorprendentes de la persistencia -y el aumento incluso- de la distribución desigual de la investigación y la innovación a nivel mundial. Aquí ya no estamos comparando países, sino regiones dentro de los países. La inversión en I + D parece seguir concentrada en un número relativamente reducido de lugares de un país determinado2. Por ejemplo, en Brasil el 40% del GBID se efectúa en la región de São Paulo. En la provincia de Gauteng, en Sudáfrica, esta proporción llega al 51%.

1. Esto no significa que cada jugador tenga las mismas probabilidades de éxito, sino que ha aumentado el número de los que observan las mismas reglas de juego.

Publicación completa en inglés

Resumen en español

1ro de abril de 2011

 

Filtrar noticias

  - Todas las noticias
- Noticias Ciencia
- Noticias Universidad
- Sala de Lectura Ciencia y Universidad
- Noticias Sostenibilidad
- Instituto Iberoamericano de la Enseñanza de las Ciencias y la Matemática – IBERCIENCIA
- Sala de Lectura - IBERCIENCIA

Suscripción gratuita a las Novedades de Ciencia y Universidad de la OEI

  - Acceso al formulario

Convocatorias Centro de Altos Estudios Universitarios de la OEI

Máster Universitario on line "Cultura de la Ciencia y de la Innovación"
El Máster se compone de un total de 60 ECTS, desarrollados a lo largo de un curso académico y distribuidos en tres módulos. Cuenta con cuatro itinerarios, dos sobre cultura científica (uno con orientación profesional y otro con orientación académica) y dos sobre cultura de la innovación (también con un perfil profesional y otro académico). Los itinerarios de cultura científica se impartirán en la Universidad de Oviedo y los itinerarios de cultura de la innovación se impartirán en la Universidad Politécnica de Valencia con la participación de la OEI a través de su Centro de Altos Estudios Universitarios CAEU

GeoGebra como recurso para unas nuevas matemáticas
La UNIA (Universidad Internacional de Andalucía) convoca en el marco de la edición de 2014 de sus Cursos de Verano el curso Geogebra como recurso para unas nuevas matemáticas, que se celebrará del 10 al 12 de septiembre de 2014 en el Campus Antonio Machado de Baeza, Jaén. Este curso tiene el auspicio de IBERCIENCIA e IBERTIC de la OEI

Laboratorio de Dirección de Eventos Culturales
El curso busca capacitar al alumno para programar, producir, financiar y comunicar un evento cultural, de una sola disciplina o multidisciplinar. Atendiendo los conocimientos teóricos, todo se estructura alrededor de un caso práctico ficticio: un evento multidisciplinar con un mínimo de 10 y un máximo de 30 acciones singulares. Lo definiremos entre todos y aprenderemos a realizarlo a lo largo de los siguientes meses.
El curso se estructura en semanas, como una producción, y no en temas, dado su carácter práctico. Cada semana se entregarán materiales útiles a los alumnos para que avancen en su construcción del proyecto común con sus aportaciones personales. La evaluación será continua y habrá que entregar trabajo cada dos semanas como mínimo.

Posgrado Especialización en Entornos Virtuales de Aprendizaje
El diseño de este posgrado responde a las «buenas prácticas» de la educación a distancia con utilización intensiva de tecnologías de la información y la comunicación, tutorías proactivas, diseño didáctico de los materiales, campus virtual con todas las prestaciones adecuadas y utilización de recursos didácticos no convencionales

Máster en Gestión de la Ciencia y la Innovación por la Universitat Politècnica de València
El Máster es un Título Propio de la Universitat Politècnica de València , con una duración de 630 horas (63 créditos) y dos cursos académicos.
Al finalizar, y tras haber completado el 80% de las actividades previstas y la entrega de un trabajo final, el alumno obtendrá un título Propio de Máster en Gestión de la Ciencia y la Innovación por la Universitat Politècnica de València .
Este curso tendrá itinerarios especiales para los egresados de los Cursos de la OEI con INGENIO

Más convocatorias: 0 | 5 | 10 | 15 | 20 | 25 | 30 | 35 | 40 |...



Observatorio Iberoamericano de la Ciencia, la Tecnología y la Sociedad

Revista CTS
     
     


Escuela de Ciencia

     
     


Apropiación Social de la Ciencia

     
     


Otras Actividades Programáticas

     
     
     
subir   subir
© Organización de Estados Iberoamericanos 2011. Actualizado el 16-Dic-2012 Desarrollo y mantenimiento: asenmac