OEI

Innovación
Tecnológica
Organización
de Estados
Iberoamericanos


Para la Educación,
la Ciencia
y la Cultura

{short description of image}
Ciencia, Tecnología, Sociedad e Innovación

Curso-Taller para Centroamérica, Panamá y República Dominicana sobre Administración y Gestión en Ciencia y Tecnología

Fase Presencial 8 al 13 de noviembre de 1999, San Salvador, El Salvador

La Declaración de Budapest desde una óptica Iberoamericana

Taller de seguimiento

Países representados:

Costa Rica
República Dominicana
El Salvador
Guatemala
Honduras
Nicaragua
Panamá

Relatoría general

Los participantes en el Curso-Taller para Administradores de Ciencia y Tecnología en los Países Centroamericanos, Panamá y República Dominicana, organizado por OEI y CONACYT-El Salvador en San Salvador durante el 8 y el 12 de noviembre de 1999, sobre la base de nuestras experiencias institucionales y respectivas realidades nacionales, hemos llegado a las siguientes conclusiones sobre la Declaración sobre la Ciencia y el Uso de Conocimiento Científico (“Declaración de Budapest”), resultante del Congreso Mundial sobre la Ciencia organizado por UNESCO-ICSU en 1999, y la temática recogida en dicho documento, particularmente en lo que respecta a los ámbitos de participación pública e innovación tecnológica. Estas conclusiones deben entenderse como un aporte a la tarea de seguimiento de la Declaración en el ámbito iberoamericano, de acuerdo con el compromiso a tal respecto de la OEI y la Oficina Regional de UNESCO para América Latina y el Caribe.

Reconociendo que el conocimiento es la base del desarrollo, así como los distintos tipos de impacto que puede producir tal desarrollo (social/ambiental, positivo/negativo), es necesaria la potenciación en la región del desarrollo científico-tecnológico dentro de políticas consensuadas, estructuradas con objetivos a largo plazo y sensibilizadas acerca de la importancia de la participación de todos los agentes sociales.
Debe fomentarse y fortalecerse una actitud de participación en la sociedad, así como una receptividad política a dicha participación en el ámbito de la gestión científico-tecnológica.
Promover la participación cuidadana en la región, en temas relacionados con la ciencia y la tecnología, requiere de un gran esfuerzo en los ámbitos educativo y formativo, en todos los niveles del sistema educativo y a través de la comunicación y alfabetización científica, alcanzando a todas las áreas geográficas y segmentos poblacionales. El objetivo es conseguir una participación informada y responsable.
Abrir la ciencia y la tecnología a la participación pública, siendo necesario hoy para la consolidación del desarrollo científico-tecnológico, requiere también el fortalecimiento de una cultura amplia de la participación y la consolidación democrática.
Existen en la región problemas de receptividad de los medios de comunicación a los temas de ciencia y tecnología, lo cual produce dificultades para la participación ciudadana en este ámbito. Es preciso promover la conciencia e introducir incentivos para que los medios de comunicación social participen en la divulgación de las temas de ciencia y tecnología.
Es necesario establecer en la región sistemas nacionales de innovación, reorientando los sistemas educativos en todos sus niveles hacia la capacitación y la creatividad, y aprovechando adecuadamente el potencial regional en innovación tecnológica. En este contexto, hay que estimular la confianza y credibilidad del potencial humano de la región.
Es asimismo necesario reorientar los objetivos de la innovación tecnológica, en el marco de un debate democrático, hacia los problemas nacionales y las necesidades de las poblaciones en la región (como energía renovable, salud, educación, alimentación y vivienda), reconociendo explícitamente la necesidad de que los programas científico-tecnológicos alcancen las áreas del interior de cada país.
Los gobiernos de la región deberían sensibilizarse acerca de la importancia de incluir en sus agendas los temas de ciencia y tecnología, reconociendo que las dificultades presupuestarias de los países son un obstáculo para el desarrollo científico-tecnológico de la región. En este sentido se requiere la búsqueda de apoyos técnicos y financieros para hacer frente a la rápida obsolescencia de la tecnología actual y el consiguiente riesgo de descapitalización.
Dada la escasa rentabilidad política en la región de la inversión en investigación, debería estimularse la creación de mecanismos, como grupos de presión provenientes de organizaciones civiles no partidistas, para que los políticos incluyan a la ciencia y la tecnología en sus propuestas de gobierno.
Debería crearse un sistema de incentivos para que el sector privado invierta en I+D, tratando de propiciar una mayor interacción entre gobierno-universidad-industria con el horizonte de un trabajo no coyuntural sino a largo plazo.
Es preciso estimular un proceso de concientización de los investigadores e ingenieros orientado a proporcionar una ética a los trabajadores del sector científico-tecnológico. Se propone la inclusión de cursos de ética científica y profesional en el programa académico de las carreras científicas y tecnológicas.
Es necesario abordar el problema de los trabajadores desplazados por el desarrollo tecnológico en la región. La Declaración debería contener recomendaciones concretas sobre qué hacer con los trabajadores que puedan ser desplazados por la aplicación de nuevas tecnologías.
Son necesarios lineamientos concretos, ausentes en la Declaración, para los países en vías de desarrollo.

San Salvador, 9 de noviembre de 1999

Seguimiento Iberoamericano de la Declaración de Budapest
Ciencia, Tecnología y Sociedad
Programa CTSI
Página Principal OEI Más datos correo electrónico: weboei@oei.es