OEI | Ciencia | Red | Formación | Contactar |

Inicio | Opinión | Reportajes | Noticias | Entrevistas | Multimedia

Consumir para conservar

El concepto “peligro de extinción” se suele asociar a biodiversidad silvestre y principalmente animal, como el lince o el oso pardo, sin embargo la Fundación Félix Rodríguez de la Fuente (FFRF) ha presentado un programa que tiene como finalidad frenar la pérdida de biodiversidad que tenemos más a mano, es decir, de razas animales y vegetales de las que nos alimentamos.

Diego Delgado Valor. OEI-FECYT-Universidad de Oviedo - El 40% de la población española desconoce el significado del concepto de “biodiversidad”, según un estudio publicado por la Fundación Félix Rodríguez de la Fuente, y a pesar de que el 80% sabe que sus hábitos de consumo pueden influir de manera importante al deterioro de los ecosistemas que les rodean, más del 50% no sabe nombrar a ninguna especie animal o vegetal amenazada.

En Asturias, nombres como la oveja carranzana, la cabra bermeya, el cerdo o gochu asturcelta, la gallina pita pinta o las razas de bovino asturiana de la montaña y asturiana de los valles, son términos que podríamos dejar de escuchar si no se lucha en su conservación, que a priori, parece fácil. Aumentando su consumo.

Así, con el programa “ConSuma Naturalidad” la FFRF pretende aportar información y herramientas necesarias a toda la cadena alimentaria desde el productor al consumidor, pasando por distribuidores, restauradores, grupos de acción local, PYME y administraciones públicas, con el principal fin de evitar la pérdida de biodiversidad productiva.

Según afirma Marcelle Parmentier, presidenta de la Fundación Félix Rodríguez de la Fuente y viuda del naturalista, ConSuma Naturalidad nace de la premisa de que "urge cambiar un modelo productivo y unas prácticas que se han demostrado desastrosos para el medio ambiente, la economía y la sociedad"; y apunta directamente "a la acción del consumidor, que es quien tiene siempre la última palabra" para que en la elección de lo que come esté contribuyendo a salvar la biodiversidad.

"Nuestro objetivo es recuperar los métodos tradicionales de agricultura y ganadería, y mejorarlos con las técnicas más sostenibles", señala la viuda del famoso divulgador científico Rodríguez de la Fuente, quien apela a la sociedad para apostar "por un futuro del hombre y la tierra".

Asturias sostenible

La FFRF ha desarrollado una marca de garantía que identificará los productos agrarios de origen autóctono o local, que procedan de buenas prácticas ambientales, que se produzcan preferentemente en zonas de Red Natura 2000 y Red de Espacios Naturales Protegidos, y que contribuyan a la conservación de especies silvestres emblemáticas.

Pero en Asturias ya se conocía la red Asturias Sostenible impulsada por el Foro Asturias Sostenible, asociación sin ánimo de lucro que promueve el desarrollo rural sostenible en Asturias y que está creciendo en torno a importantes y múltiples fines. Como el que favorece el mantenimiento y desarrollo del medio agrario productivo asturiano, siempre teniendo en cuenta la naturaleza tradicional o ecológica de las explotaciones.

Esto se consigue con medidas que promocionan la diversificación de la producción, su revalorización, su orientación hacia la producción ecológica y de calidad, fomentando la transformación y el cooperativismo locales, así como el desarrollo de medidas de venta directa que hagan rentables las explotaciones agrarias. Además de la calidad de la producción, se promueve el mantenimiento de las actividades rurales con los consiguientes valores añadidos.

Disminuye tu huella ecológica

Mantener esta calidad productiva tanto en Asturias como en el resto de España es objetivo que ha recalcado la directora gerente de la FFRF, Fernanda Serrano, quien ha añadido en la presentación que el objetivo del proyecto es mantener la biodiversidad genética en un país como España, “mosaico de ecosistemas naturales”.

A la presentación también ha asistido el cocinero Darío Barrio, quien ha defendido un consumo responsable que priorice los productos locales y de temporada.

Así estaremos respetando el ciclo natural y la zona de producción de los alimentos, con la ventaja de que se evitan monocultivos intensivos que agotan la tierra y se facilita el consumo de productos locales. Además de que se estarán evitando los impactos ambientales generados por el transporte de largas distancias y de la producción agrícola intensiva.

Con este consejo de consumo local en concreto, y con este programa de Consuma Naturalidad en su más amplio sentido, estamos ante la gran oportunidad de disminuir la huella ecológica, facilitando así la capacidad de regenerarse los recursos naturales de la Tierra.

Ver web de Consuma Naturalidad

subir

  
Diseño y contenidos por asenmac