OEI | Ciencia | Red | Formación | Contactar |

Inicio | Opinión | Reportajes | Noticias | Entrevistas | Multimedia

La cultura científica en la educación

Julio César Páez García
Comunidad de Educadores para la Cultura Científica
Este título puede verse como una prospectiva en la comunicación y formas de manifestación de eventos constantes de ferias científicas, investigaciones, invenciones e innovaciones en todos los niveles de la población educativa

Es decir desde el preescolar hasta la universidad, por ello se tratará en este artículo de dar una opinión sobre la cultura científica en la educación enfocada en las dificultades que se ha tenido para alcanzar una cultura científica en los niveles de preescolar, básica primaria, básica secundaria, media, formación complementaria y universitarias, para plantear reflexiones que desde la experiencia como docente Colombiano y con la oportunidad de laborar en cada uno de estos niveles educativos se pude establecer las siguientes consideraciones:

Inicio desde el nivel de preescolar con una tesis que hace rato estoy trabajando y es que “si nuestros maestros nos hubiesen desarrollado al máximo las habilidades y destrezas en cada uno de nuestros sentidos (olfato, gusto, oído, vista, ) sin lugar a dudas seríamos muy buenos observadores y por ende la contribución a la cultura científica en la educación estaría hoy en una decorosa opinión”; esta tesis la sustento en las aproximadamente diez mil (10.000) olores distintos que puedo percibir, miles de sabores que puedo gustar, 100 micras que puedo ver, un sin número de sonido suaves que puedo oír y las incalculables superficies que se pueden sentir, entonces sería interesante desde la educación apostarle a unas estrategias graduales, integrales y sistémicas que permitan desarrollar al máximo todos los sentidos como base para contribuir a la cultura científica. También podemos reflexionar sobre las habilidades y destrezas que se tiene frente a ¿Cuántos olores puedes percibir?, ¿Cuántos sabores puedes gustar?, ¿Hasta cuántas micras has visto normalmente?, ¿Cuántos sonidos suaves has logrado escuchar e identificar? y ¿Cuántos superficies he podido diferenciar?, pues te invito a que realicemos los ejercicios para valorar mis y tus órganos de los sentidos.

Así mismo, desde el nivel de básica y media existen dificultades de apropiación y aplicación de conceptos que resuelvan problemas en la vida cotidiana; y esta apropiación de concepto por no estar bien sólidos conllevan a que los estudiantes no se enamoren de la ciencia, entonces sería interesante trabajar estrategias de apropiación de conceptos que permitan analizar desde las situaciones convergentes los pensamientos divergentes para plantar alternativas de solución a problemas planteados.

En igual forma desde los programas de formación complementaria de las normales se han realizado esfuerzo en la formación de docentes que desarrollaran las habilidades y destrezas de los niños de preescolar y básica primaria pero aún hace falta políticas claras que le den el apoyo contundente para incursionar en el mundo de la cultura científica.

Y finalmente en los niveles universitarios quien son las que con mayores aportes ha contribuido a la cultura científica en la educación a nivel de doctorados y maestría, existen debilidades a nivel de especializaciones y pregrados en la formación de jóvenes investigadores, pues en muchos casos se reemplazan los trabajos de investigación como opción de grado por diplomados que en el fondo se convierten en una asignatura más y un ingreso económico para algunas universidades.

Por todo lo anterior, si las políticas, planes, programas y estrategias que se quieran implementar en cualquier país no tienen presente la primera infancia como base para la formación científica difícilmente podemos hablar de cultura científica en la educación.

Normalista
Licenciado en Biología y Química
Especialista en Didáctica de las ciencias naturales
Montería –Córdoba-Colombia

subir

  
Diseño y contenidos por asenmac