La región semiárida del noreste de Brasil posee siete especies vegetales candidatas a la producción de aceite

Dos universidades de Pernanbuco colaboran en la búsqueda de cultivos alternativos

AMR/OEI-AECID/DICYT Una investigación del Laboratório de Recursos Económicos e Fitoquímica, de la Universidade Federal Rural de Pernambuco, y del Departamento de Botánica de la Universidade Federal de Pernambuco (ambas de la ciudad de Recife, noreste de Brasil), han caracterizado el contenido de aceite y perfiles de ácidos grasos de ocho especies de plantas de una zona semiárida de Brasil. Siete de estas especies resultaron posibles candidatos para el cultivo, lo que puede permitir una salida alternativa a la agricultura de la zona.

La cantiga, un ecosistema seriárido del nordeste de Brasil, se caracteriza estar compuesto por un arbusto seco, espinoso y predominantemente de hoja caduca. Muchas de sus especies son potenciales fuentes de recursos renovables para la industria oleoquímica. La investigación determinó el contenido de aceite y perfiles de ácidos grasos de las semillas de ocho especies de catinga. Los aceites de semillas se obtuvieron a través de un sistema Soxhlet y su contenido de ácidos grasos fueron identificados por GC-MS. A través de este sistema, varias especies fueron identificadas como promisorias para un futuro cultivo.

Los aceites fijos son productos notables del metabolismo vegetal y tienen un alto valor nutricional para los seres humanos como fuente natural de ácidos grasos esenciales, especialmente el ácido linoleico y linolénico. También representan componentes importantes para jabones, detergentes, cosméticos, pinturas, lubricantes y combustibles. Aunque los aceites vegetales son de gran importancia económica y ha sido bien documentada la composición de ácidos grasos de diferentes especies, la agricultura del mundo y industria del aceite utilizan sólo unas pocas especies. Algunas de estas especies se han conocido durante siglos, pero hay un creciente interés en las fuentes óleas alternativas de flora tropical.

Existe mucho interés científico en regiones semiáridas, por lo que muchos estudios se están llevando a cabo para evaluar el potencial de producción de este tipo de vegetación. La catinga es el principal ecosistema en el noreste de Brasil, y se caracteriza por un arbusto seco, espinoso y predominantemente de hoja caduca y vegetación forestal. Alrededor de 18 millones de personas viven en esta región árida de 900.000 kilometros cuadrados. Esos ciudadanos han encontrado que el suelo y la vegetación se han degradado progresivamente a través de siglos de la presión antropogénica y la producción de energía basada en el consumo de plantas leñosas. "La identificación de plantas oleaginosas que potencialmente pueden ser cultivadas por la población local como los cultivos alternativos para satisfacer las necesidades alimentarias y de energía es muy importante", apuntan los investigadores en un trabajo publicado en Bioresource Technology. La investigación científica pretende el uso sostenible de los recursos locales de estas plantas.

Resultados

Los investigadores hallaron que los aceites de la Laeve Anemopaegma, la Pyrostegia venusta y la Lethalis Serjania, con altas concentraciones de monoácidos grasos insaturados (ácidos oleico y gadoleico), pero bajo contenido de ácido palmítico, tienen un gran potencial como los biocombustibles y como recursos renovables para la industria química. Además se observó que la semilla de la Hippocratea volubilis pesaba 5'0 gramos y tenía 45'3% de contenido de aceite, la semilla de Pubipetala Banisteriopsis llegaba a 2'5 gramos y un contenido de aceite del 43,5% y la semilla de Barnebya harleyi alcanzaba los 6'4 gramos y contenido de aceite del 46'4% y la semilla de Adamantinus croton era de 1'4 gramos con un 37'% de contenido graso. Estas tres últimas especies son ricas en ácidos grasos esenciales y suficientes para el consumo humano, indica la investigación.

subir
 

 

      

Inicio