El INIAP realiza estudios de resistencia del cacao a varias enfermedades

El centro trabaja en erradicar la escoba de bruja, monillia y mal de machete, los principales patógenos que devastan este producto del tipo “arriba”

CGP-INIAP/OEI-AECID/DICYT El Instituto Nacional Autónomo de Investigaciones Agropecuarias ( INIAP) de Ecuador, centro realiza estudios de resistencia del cacao “arriba” a diferentes enfermedades como la escoba de bruja , monilla y mal de machete, los principales patógenos que afectan al producto. Así lo ha explicado Julio César Delgado, director general del INIAP ante la Comisión de Desarrollo Económico Productivo y de la Microempresa de la Asamblea Nacional, donde se han presentado las políticas y acciones de investigación y transferencia tecnológica para el cacao que se llevan a cabo en el país.

También dio a conocer que el INIAP trabaja en la recolección, selección y evaluación de germoplasma de cacao a nivel nacional, que se conserva en las estaciones experimentales Tropical Pichilingue y la Estación Central Amazónica. El cacao, producto exportable con más tradición en el país, ha representado a lo largo del tiempo una importante fuente de divisas, a pesar de los serios problemas sanitarios que limitan su producción. El país oferta cacao “arriba”, una categoría de cacao fino o de aroma dotado de un perfil sensorial distinto, sin similitud con otros cacaos aromáticos.

Julio César Delgado expuso durante su intervención las características morfológicas diferenciales de los principales tipos de cacao, las áreas donde se cultiva y los principales problemas que se afronta en la producción y exportación del cacao nacional. Además, enumeró los principales limitantes en la producción y exportación como la avanzada edad de las plantaciones, que en promedio fluctúan entre los 40 a 60 años o el deficiente manejo de las plantaciones en lo referente a podas, fertilización, control de malezas, plagas y enfermedades que realizan los productores en sus plantaciones.

Limitaciones en la exportación

En cuanto a las limitaciones en la exportación de este producto apuntó la mezcla de almendras de cacao nacional con otras procedentes de variedades de baja calidad, las deficiencias en los procesos tras la cosecha, la presencia de mohos en los granos, los residuos de plaguicidas y metales pesados y la debilidad de los servicios de control de calidad, factores que afectan las exportaciones.

Finalmente, recordó las recomendaciones que serían necesarias para preservar la calidad del cacao nacional com: encargar al INIAP el desarrollo y manejo o supervisión de un sistema integral de control de calidad del producto, relacionado con la adecuada fermentación de la almendra y la ausencia de mezclas con otros tipos de cacao, ,y otorgar crédito y asistencia técnica estatal únicamente a quienes siembren cacao nacional, para desestimular la siembra de otros tipos de cacao y establecer diferenciación en precios que privilegie a los granos provenientes de la variedad nacional.

Control de enfermedades

Tres especies de hongos del género Trichoderma han sido seleccionados por el IDIAF y se prueban con éxito para el control de monillia y escoba de bruja, dos de las más agresivas enfermedades que generan del 60% al 80% de pérdidas en la producción cacaotera. La investigación la desarrollan especialistas de la Estación Experimental Pichilingue con la ayuda y asistencia técnica de científicos de la Universidad de Pensilvania, Estados Unidos. El trabajo comprende la identificación y multiplicación de los hongos en laboratorio, estudiar su eficacia en pequeñas áreas de producción, incluyendo el uso de una bacteria que ayuda a bajar las poblaciones de patógenos en más del 30%, según los mejores resultados obtenidos en campo serán replicados en extensiones superiores a las cuatro hectáreas de cacao por tratamiento.

Según la doctora Carmen Suárez, técnica del INIAP y líder de la investigación, al momento se evalúa la capacidad que tienen estos organismos para sobrevivir en plantaciones extensivas, determinándose que en verano (época seca) sus poblaciones disminuyen, por lo que es necesario reintroducir poblaciones; mientras que en la época lluviosa, se mantienen y se multiplican con facilidad actuando en la penetración y parasitismo de los agentes causales de estas enfermedades y disminuyendo los niveles de infección de los hongos causantes de monillia y escoba de bruja.

 

subir
 

 

      

Inicio