OEI

Organización
de Estados
Iberoamericanos


Para la Educación,
la Ciencia
y la Cultura
{short description of image}
Interculturalismo, Desarrollo y Educación
Educación Intercultural Bilingüe

FUNDAMENTACIÓN

Casi todos los países latinoamericanos, en mayor o menor grado, son dueños de un rico y diverso patrimonio cultural. En ellos convive la cultura occidental ibérica con las culturas de origen precolombino y, en no pocos casos, con la herencia cultural africana. Sin embargo, tal diversidad cultural, generalmente reconocida como altamente valiosa, no se reflejada de modo adecuado en los sistemas educativos, moldeados predominantemente sobre la cultura occidental. El enfoque intercultural de la educación está ausente en la mayoría de esos sistemas, con el consiguiente deterioro progresivo de las culturas y lenguas indígenas o de raíces ajenas al tronco ibérico y el empobrecimiento cultural de la sociedad toda.

Para considerar esta situación se reunieron en Querétaro, México, entre el 9 y el 11 de octubre de 1995, los delegados de varios países iberoamericanos, convocados por la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI) y por la Secretaría de Educación Pública de México. Concurrieron a esta Reunión de Consulta Técnica sobre Políticas Educativas Gubernamentales para los Pueblos Indígenas representantes de Bolivia, Colombia, Ecuador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Perú y Paraguay.

Leemos en el documento de Conclusiones y Recomendaciones de la Reunión:

Acerca de las políticas de los Ministerios de Educación hacia los pueblos indígenas se constata:
- que se observa una falta de reconocimiento expreso y generalizado en la comunidad nacional de los derechos indígenas, en especial de sus derechos culturales y lingüísticos.
- que aún hay Estados que no han ratificado los convenios internacionales en materia de derechos indígenas (por ejemplo, el convenio 169 de la OIT) y que hay otros Estados, que a pesar de haberlo hecho, recién han concretado una institucionalización incipiente de esos derechos.
- que los países de la región presentan situaciones diversas en cuanto a la incorporación y reconocimiento expreso de los derechos culturales y lingüísticos de los pueblos indígenas en sus constituciones.
- que todavía hay algunas leyes de educación que no contemplan un tratamiento pedagógico adecuado y pertinente a las características lingüísticas y culturales de los pueblos indígenas.
- que a esta altura del proceso histórico un sólo país de América(1) ha asumido en su política educativa su diversidad cultural y lingüística, plasmada en un sistema nacional que se sustenta en dos ejes fundamentales: la interculturalidad y la participación de la sociedad civil como sostén de dicha política.
- que se observa una transición paulatina en la EIB hacia una perspectiva intercultural, la cual debe incluir el desarrollo y mantenimiento de las lenguas y culturas indígenas.
- que existen diversas condiciones para la institucionalización y gestión desde una perspectiva intercultural.

A partir de esas constataciones, la Reunión de Querétaro recomienda una serie de políticas gubernamentales dirigidas a los pueblos indígenas. Destacamos tres de ellas:

1. Promover acciones encaminadas a que el Estado reconozca la diversidad cultural y lingüística en su constitución y leyes de educación.
2. Facilitar en estas acciones de reconocimiento la participación de las organizaciones y pueblos indígenas y fomentar una concertación entre instituciones sociales y partidos políticos que permita dar respuestas permanentes y coherentes a las necesidades educativas y culturales de dichos pueblos.
3. Desarrollar en el proceso educativo la lengua materna y una segunda para la relación de interculturalidad, de acuerdo a las condiciones lingüísticas específicas de cada país o región.

Sobre estas bases, Querétaro recomienda en relación al mejoramiento de la educación dirigida a los pueblos indígenas:

  1. Garantizar la real participación de los pueblos indígenas, a través de sus autoridades y organizaciones, con el fin de promover programas integrales de desarrollo (educación, vivienda, salud, etc.), donde la educación dé respuestas adecuadas a las necesidades, intereses y aspiraciones de los pueblos en el marco de la interculturalidad y de la diversidad lingüística.
  2. Potenciar la participación activa, necesaria e indispensable, de las comunidades indígenas para la identificación, estructuración, desarrollo y evaluación de las políticas y programas educativos, donde igualmente participen instituciones gubernamentales y no gubernamentales, universidades e instituciones especializadas en EIB.
  3. Promover la creación, donde no los hubiese, o fortalecer los equipos y/o espacios técnicos en los Ministerios de Educación encargados de la EIB definiendo sus funciones básicas para la atención educativa a poblaciones indígenas así como para establecer mecanismos de articulación con los procesos educativos generales dirigidos a la población nacional en el marco de la interculturalidad.
  4. Revisar participativamente los currículos a nivel nacional y en particular los elaborados para los pueblos indígenas, dado que en muchos casos no son pertinentes. En estos procesos deben participar los pueblos indígenas, de tal manera que su pensamiento, filosofía, cosmovisión, etc., formen parte de las propuestas curriculares. De esta forma se fortalecerá su identidad cultural y se proyectarán en el abordaje del conocimiento y saberes de otros pueblos y culturas.
  5. Seleccionar desde la perspectiva intercultural los contenidos y procesos metodológicos para el desarrollo de propuestas curriculares pertinentes. Por consiguiente, el diseño, elaboración, revisión y actualización de materiales educativos deben corresponderse con la dimensión y concepción de un diálogo cultural sistemático, facilitando la participación de las comunidades indígenas y proporcionando los medios y mecanismos necesarios para lograr tales propósitos.
  6. Garantizar la continuidad y sostenibilidad de los procesos de educación de los pueblos indígenas, suministrando los recursos técnicos apropiados (pedagógicos, didácticos, etc.) para satisfacer las exigencias de calidad que demandan.
  7. Proporcionar los recursos económicos y técnicos necesarios para formar y capacitar personal, a fin de estructurar y desarrollar procesos de EIB, partiendo del perfil del docente que la comunidad y el proceso requieren.
  8. Garantizar la actualización permanente de los docentes en servicio a fin de que éstos puedan implementar y fortalecer los procesos de EIB.
  9. Formar cuadros profesionales indígenas que se dediquen a la investigación para el fortalecimiento de la educación de sus pueblos.
  10. Buscar mecanismos propios o externos que garanticen que los medios de comunicación promuevan y desarrollen ambientes propicios a la interculturalidad.

La lectura de estas diez recomendaciones nos muestra que, para la Reunión de Querétaro, la perspectiva, marco o enfoque intercultural, resulta indispensable para la implantación de la EIB. En ese sentido, el bilingüismo en educación viene a ser tan sólo una modalidad que sólo encuentra pleno sentido si se da dentro del marco o enfoque intercultural. Las recomendaciones de Querétaro llegan más lejos, al reconocer que la interculturalidad debería ser el ambiente en el que se desenvuelvan los procesos educativos generales dirigidos a la población nacional. Sólo de esa manera se estará sembrando semillas de comprensión y tolerancia activa como la única garantía de integración y paz.

Consciente de que la implantación y desarrollo de la EIB demanda ingentes esfuerzos que los países necesitados de ella no siempre están en condiciones de realizar por sí solos, la Reunión de Querétaro termina recomendando cinco acciones de cooperación entre los Ministerios de Educación y la OEI:

1. Constituir una red de información y documentación sobre EIB.
2. Desarrollar actividades de formación, capacitación y actualización docente.
3. Formar un banco de material didáctico de EIB.
4. Establecer un sistema de pasantías.
5. Promocionar y potenciar otras actividades de cooperación.

La Reunión de Querétaro sirvió en alto grado para que los países participantes empiecen a compartir sus puntos de vista y sus experiencias en materia de EIB. Pero, además, sirvió de mucho para que los participantes comiencen a hablar un lenguaje común y a compartir conceptos unívocos en torno a los principales problemas de la educación para los pueblos indígenas.

Unos meses después, continuando con la tarea comenzada en Querétaro, se reunieron otra vez los mismos países - con la sola ausencia de Guatemala- en la ciudad de Santa Cruz, Bolivia, del 25 al 27 de marzo de 1996, convocados por la OEI y el Gobierno de Bolivia. La Declaración Conjunta suscrita por los representantes de los países concurrentes dice: nos hemos reunido para analizar el estado que guardan los procesos de formación de personal para la atención básica de niñas, niños y adultos de los pueblos indígenas y de otras poblaciones no indígenas hablantes de lenguas vernáculas.

Después de reconocer las acciones que se vienen desarrollando en cada país, y de tomar posición para buscar juntos soluciones que … permitan dar respuesta a los nuevos retos, superando con ello la aplicación indiscriminada de políticas, estrategias y acciones masivas de aparente valor universal que algunos organismos de cooperación ofrecen o fomentan en la región. La Reunión de Santa Cruz admite que aún quedan pendientes muchos asuntos para que nuestros esfuerzos se plasmen en acciones más concretas y con mayor impacto, que lleguen al conjunto de las poblaciones indígenas de nuestros países. Y a continuación enuncia tres problemas de gran importancia para el futuro de la EIB.

a) La necesaria difusión de EIB hacia las sociedades globales para la construcción de un consenso para la paz y la tolerancia, que implica la aceptación de la diversidad cultural, el diseño y la implantación de políticas que favorezcan el desarrollo sustentable de los pueblos indígenas y no indígenas, todo ello en un ambiente de convivencia y respeto mutuo.
b) La urgencia de mayor información para el conocimiento de la realidad, para el diseño de políticas y estrategias de EIB, la definición de problemas, el seguimiento de las acciones que se están desarrollando y la evaluación de los procesos.
c) La importancia de intensificar la formación que se debe plantear en base a tres líneas principales:
- formación de formadores docentes en EIB.
- capacitación de directores de instituciones formadoras y actualizadoras de docentes,
- preparación de los cuadros medios de los Ministerios de Educación, responsables de la EIB en aspectos de gestión, organización y administración de los servicios educativos.

Finalmente, la Reunión sobre actividades de capacitación y sensibilización en Educación Intercultural Bilingüe, que tuvo lugar en Oaxaca, México, del 27 al 29 de mayo de 1997, a la que asistieron los responsables de las políticas educativas para los pueblos indígenas y los responsables de la formación docente en EIB de los Ministerios de Educación de: Bolivia, Colombia, Ecuador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Paraguay y Perú, en colaboración con los miembros del Equipo Técnico del proyecto de la OEI, asumiendo las recomendaciones de las reuniones anteriores, definieron dos tipos de actividades destinadas a lograr los objetivos planteados:

I. Las Jornadas Iberoamericanas en torno al enfoque Intercultural y la Educación Intercultural Bilingüe, para dos clases de destinatarios:
- A. Cuadros superiores de los sistemas educativos
- B. Altas autoridades, parlamentarios y periodistas.

II. Los Talleres de Educación Intercultural Bilingüe, también para dos clases de destinatarios:
- A. Directores o responsables de los programas de formación docente en EIB, en instituciones estatales y privadas.
- B. Encargados de la orientación y planificación de los programas de EIB en los Ministerios de Educación; y personas responsables de la educación en las organizaciones indígenas.

Estas actividades se desarrollaran entre 1997 y 1998.

Equipo Técnico y Coordinación

El Equipo Técnico del Proyecto de la OEI está constituido por:

Enrique Ipiña Melgar, La Paz, Bolivia
Alexis López Pérez, México D.F., México
Javier Serrano Ruiz, Santafé de Bogotá, Colombia

La Coordinación corre a cargo de:

María-José García-Sípido, Directora de Programas de la OEI

Nota
(1) La reunión se refiere a Bolivia que, en las modificaciones introducidas recientemente en su Constitución Política (5 de agosto de 1994) declara en el artículo 1º Bolivia libre, independiente, soberana, multiétnica y pluricultural, constituida en República unitaria, adopta para su gobierno la forma democrática representativa, fundada en la unión y solidaridad de todos los bolivianos. El artículo 171º de la misma Constitución declara: Se reconocen, respetan y protegen en el marco de la ley, los derechos sociales, económicos y culturales de los pueblos indígenas que habitan en el territorio nacional, especialmente los relativos a sus tierras comunitarias de origen, garantizando el uso y aprovechamiento sostenible de los recursos naturales, su identidad, valores, lengua, costumbres e instituciones. El Estado reconoce la personalidad jurídica de las comunidades indígenas… El 7 de julio del año anterior, el Congreso Nacional boliviano había sancionado la Ley 1565, de Reforma Educativa, cuyos pilares fundamentales son la interculturalidad y la participación de las comunidades territoriales de base en la planificación, gestión y evaluación de la educación.

Iberoamérica: unidad cultural en la diversidad
Regresar a Programación de la OEI Regresar a Página Principal de la OEI Más datos e información: weboei@oei.es