Está en:
OEI - Cumbres y Conferencias Iberoamericanas - XVI Conferencia Iberoamericana de Educación

XVI Conferencia Iberoamericana de Educación
Montevideo, Uruguay, 12 y 13 de julio de 2006

 

ESPACIO IBEROAMERICANO DEL CONOCIMIENTO

1. Objetivo del Documento

El objetivo del Documento es establecer las bases para el desarrollo de la iniciativa “Espacio Iberoamericano del Conocimiento” de acuerdo con el mandato recibido de la XV Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno celebrada en Salamanca en 2005.

Para la elaboración de este Documento se ha contado con las aportaciones y conclusiones de un Encuentro de expertos iberoamericanos celebrado en Sevilla el 8 y 9 de Febrero de 2006 y las recibidas de las instituciones responsables de la elaboración de la iniciativa, El Consejo Iberoamericano de Universidades (CUIB), la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI) y la Secretaría General Iberoamericana (SEGIB). A ello se han sumado los mecanismos de consulta desarrollados por el CUIB y la Reunión de viceministros y responsables de educación superior e investigación convocada por la OEI celebrado en Buenos Aires el 29 y 30 de mayo de 2006.

2. Fundamentos de la Iniciativa

La propuesta de avanzar en la creación de un Espacio Iberoamericano del Conocimiento fue formalmente presentada por el Presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, en la Reunión de Universidades Iberoamericanas realizada en Sevilla en mayo de 2005.

La puesta en marcha de una iniciativa en este sentido ha estado presente en recomendaciones y mandatos emanados de diferentes instancias de la cooperación iberoamericana desde el año 1990, incluyendo las declaraciones de las Cumbres de Jefes de Estado y de Gobierno celebradas en Bariloche (1995), Panamá (2000), Lima (2001), así como en las Conferencias Iberoamericanas de la Educación llevadas a cabo en Santo Domingo (2002) y Toledo (2005).

La Declaración de la Cumbre de Salamanca (2005) señala explícitamente el compromiso de avanzar en la creación de un Espacio Iberoamericano del Conocimiento. El texto de la Declaración señala:

“Nos proponemos avanzar en la creación de un espacio iberoamericano del conocimiento, orientado a la necesaria transformación de la educación superior, y articulado en torno a la investigación, el desarrollo y la innovación, condición necesaria para incrementar la productividad brindando mejor calidad y accesibilidad a los bienes y servicios para nuestros pueblos así como la competitividad internacional de nuestra región. a tal fin, solicitamos a la secretaría general iberoamericana que, junto a la organización de estados iberoamericanos para la educación, la ciencia y la cultura (OEI) y el consejo universitario iberoamericano (CUIB), trabajen en la necesaria concertación político-técnica para poner en marcha ese proyecto. En este espacio se deben incluir acciones de investigación respecto de planes regionales y el intercambio de experiencias en materia de alfabetización para lograr la enseñanza primaria universal. a tal efecto instruimos a la SEGIB a que en base a las experiencias en curso en la región presente a los estados miembros un plan iberoamericano de alfabetización con el objeto de poder declarar la región iberoamericana “territorio libre de analfabetismo” entre el año 2008 y el 2015” (Declaración de Salamanca, artículo 13).

La delimitación de un espacio iberoamericano del conocimiento no es sencilla debido a las fronteras difusas que plantea el “conocimiento” por la propia concepción y percepción que se tiene de este concepto. Sin embargo el texto establece una delimitación que abarcando todo el ámbito del conocimiento enfatiza sobre dos aspectos clave, en ambos extremos del arco educativo sobre los cuales trabajar. En este Documento la iniciativa del Espacio Iberoamericano del conocimiento se centra en el desarrollo de un espacio interactivo y de colaboración fundamentado en los ámbitos de la educación superior y la investigación, como vectores del conocimiento científico y tecnológico articulado con la innovación y el desarrollo y garante de un acceso permanente a formas de aprendizaje que permitan la reconversión profesional continua y la promoción del pensamiento crítico.

La consolidación de un espacio iberoamericano de interacción y colaboración entre universidades, centros de investigación y empresas para la generación, transmisión y transferencia de conocimientos es un objetivo central de la iniciativa del Espacio Iberoamericano del Conocimiento. Adicionalmente, el papel polifacético de estos actores en el marco de las transformaciones económicas, culturales y sociales globales que afectan a los ciudadanos en la sociedad actual, revaloriza el fomento de sus relaciones y articulación para el desarrollo de una sociedad basada en el conocimiento.

El horizonte de un espacio de educación superior e investigación, a la vez que aspiración y necesidad, es considerada una herramienta privilegiada para impulsar procesos concretos de integración en las regiones y entre los países, para la generación y distribución de conocimiento relevante, local, regional y global, así como para la formación de profesionales con una visión y pertenencia iberoamericana.

3. Antecedentes de la Iniciativa

Si bien la construcción de un Espacio Iberoamericano del conocimiento puede tener una entidad propia e integradora, se considera importante analizar las experiencias de iniciativas y actividades que se han desarrollado en la Región en los ámbitos que se han señalado para el espacio iberoamericano del conocimiento. Numerosas iniciativas tienen un carácter específico, puntual, fragmentario y con problemas de sostenibilidad. Sin embargo, muestran el interés de los principales actores institucionales iberoamericanos por encontrar fórmulas de colaboración y cooperación, constituyendo un escenario maduro para el planteamiento de una iniciativa que suponga un salto cualitativo sobre la situación actual. Los antecedentes existentes señalan la oportunidad y viabilidad de la iniciativa emanada de la última Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno celebrada en Salamanca. A continuación, sin pretender ser exhaustivos y conscientes de probables omisiones, se señalan algunas de las iniciativas que en los últimos diez años se han desarrollado en la Región.

En el marco de las Cumbres Iberoamericanas han existido distintas declaraciones de interés por desarrollar propuestas dentro del ámbito de la educación superior y la investigación, si bien pocas de ellas han llegado a llevarse a la práctica.

La V Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno (Bariloche,1995) propuso la modernización estructural y curricular de la enseñanza —en función de las exigencias de las sociedades iberoamericanas— con el propósito de contribuir al desarrollo político, económico y social, mejorar la generación de tecnología; el perfeccionamiento continuo de los profesionales; el fomento de una universidad iberoamericana de excelencia. Incidió en la importancia de una mayor vinculación entre las Universidades y Centros Académicos de Educación Superior de los países iberoamericanos con el objetivo de aproximar sus contenidos educativos, impulsando programas de movilidad de estudiantes y profesores.

La Cumbre de Panamá (2000) encomendó a la SECIB un estudio sobre posibilidades y perspectivas de colaboración en el marco de la educación superior. La Declaración de Lima (2001) adoptó el estudio titulado “Análisis y potencialidades de la cooperación iberoamericana en educación superior” para que el mismo sirviera de base para las futuras iniciativas de cooperación interuniversitaria en Iberoamérica. La XII Conferencia Iberoamericana de Educación (Santo Domingo, 2002) instó a la OEI a que impulsara la creación de espacios de trabajo vinculados a las recomendaciones recogidas en dicho documento y, con base en ello, procediera al diseño de acciones específicas de cooperación.

La XV Conferencia Iberoamericana de Educación (Toledo, julio 2005) yla Declaración de Salamanca (Octubre, 2005). Adoptan elcompromiso deavanzar en la creación de un Espacio Iberoamericano del Conocimiento y solicitaron a la SEGIB que, junto a la OEI y el CUIB trabajen en la necesaria concertación político-técnica para poner en marcha ese proyecto, con el objeto de que el mismo sea presentado ante la XVI Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno (Uruguay, 2006).

Existen diversas iniciativas y Programas que se fueron incorporando o se crearon en el marco de las cumbres y que a partir de su evaluación y análisis de su adecuación al marco y objetivos del espacio iberoamericano del conocimiento podrían articularse con el mismo. Entre ellos se encuentran el Programa Iberoamericano de Ciencia y Tecnología para el Desarrollo (CYTED), CIBEROAMÉRICA, Televisión Educativa Iberoamericana (TEIB), Programa Iberoamericano de Cooperación en Materia de Bibliotecas Públicas (PICBIP), Programa de Desarrollo de las Bibliotecas Nacionales de los Países de Iberoamérica (ABINIA), Programa de Becas MUTIS y el Programa Ibero­ame­ricano de Cooperación Interinstitucional para el Desarrollo de la Pequeña y Mediana Empresa (IBERPYME).

La OEI inició en 1999 una línea de cooperación en educación superior. Como acción prioritaria se centró en el diseño, puesta en marcha y ejecución del Programa de Intercambio y Movilidad Académica (PIMA) que puede ser considerado la matriz y antecedente más sólido de movilidad de estudiantes de grado, con reconocimiento de los estudios, en el ámbito iberoamericano. La movilidad de estudiantes se revela como estrategia política para las aspiraciones de integración en nuestra región, y es una herramienta fundamental para avanzar en la armonización entre los sistemas de educación superior.

Asimismo la OEI propició un diagnóstico global que, a partir de la experiencia e iniciativas en materia de cooperación científica y de investigación, propusiera un modelo sostenible, solidario y de desarrollo endógeno para potenciar espacios cooperativos de fomento de la formación de investigadores entre las universidades iberoamericanas; acompañó el nacimiento de la Red Iberoamericana para la Acreditación de la Calidad y la Evaluación de la Educación Superior (RIACES), y está coordinando el diseño de acciones de comparación de estudios en el marco del PIMA, así como criterios de legibilidad y de homologación de titulaciones en la región. En este último aspecto ha desarrollado en convenio con el MEC (España) el Proyecto sobre Homologación y Reconocimiento de Títulos de Educación Superior en Iberoamérica que ha sentado las bases para establecer una agenda de cooperación en la materia.

La OEI ha desarrollado también un programa de cooperación con un enfoque propio: Ciencia, Tecnología, Sociedad e Innovación —CTS+I— que estudia las relaciones de la ciencia y la tecnología con su entorno social desde una óptica interdisciplinar, con el objetivo último de promover la sensibilización, la cultura científica y la participación ciudadana en las políticas de ciencia y tecnología. Por otro lado, y mediante temas como las relaciones universidad-empresa y el estudio de los sistemas nacionales de innovación se analizan las condiciones institucionales y socioeconómicas que subyacen a los procesos de innovación. Se han generado redes de universidades, organismos públicos de ciencia y tecnología y, en algunos casos, Ministerios de Educación, con la participación de más de cien universidades y entidades de educación superior. Este programa pretende enfrentar dos de los grandes desafíos de la sociedad del conocimiento, por un lado, la apropiación de ese conocimiento por el sistema productivo y, por otro, su apropiación por la sociedad civil.

Las instituciones de Educación Superior han puesto en marcha en los últimos años numerosas iniciativas de cooperación y trabajo conjunto, dando lugar a la creación de redes de universidades de carácter regional o subregional. Algunos ejemplos de ello en el ámbito iberoamericano son la Asociación Universitaria Iberoamericana de Postgrado (AUIP) y la Asociación Iberoamericana de Educación Superior a Distancia (AIESAD). En el ámbito latinoamericano la Unión de Universidades de América Latina (UDUAL); la Red de Universidades Regionales Latinoamericanas (UREL); la Asociación de Universidades de América Latina asociadas a la Compañía de Jesús (AUSJAL) y la Asociación de Universidades de América Latina y del Caribe para la Integración (AUALCPI). En el ámbito subregional, la Asociación de Universidades "Grupo Montevideo" (AUGM); la Red universitaria ARCAM-MERCOSUR; el Consejo de rectores para la Integración de la Subregión Centro-Oeste de Sudamérica (CRISCOS); la Asociación de Universidades Amazónicas (UNAMAZ) y el Consejo Superior Universitario Centroamericano (CSUCA). Con cobertura eurolatinoamericana pueden mencionarse: la Asociación Columbus, el Centro Interuniversitario de Desarrollo (CINDA) y el Grupo de Tordesillas de Universidades (GT) que integra universidades pertenecientes tres países: Brasil, España y Portugal. De ámbito hemisférico se encuentran la Organización Universitaria Interamericana (OUI) y el Consejo Universitario Interamericano para el Desarrollo Económico y Social (CUIDES).

Es de destacar la constitución, en Buenos Aires (2002), de la Red Iberoamericana para la Acreditación de la Calidad y la Evaluación de la Educación Superior (RIACES) que integra a las agencias e instancias de evaluación y acreditación universitaria de los países iberoamericanos.

La constitución del Consejo Universitario Iberoamericano (CUIB) en Cartagena de Indias, Colombia, en el año 2002, institucionalizó los objetivos de la cooperación universitaria emanada de las propias instituciones de educación superior. El CUIB es una organización no gubernamental que se configura como una red de redes de las universidades iberoamericanas. Está integrado por las organizaciones nacionales representativas de las universidades e instituciones de educación superior de los 22 países iberoamericanos para avanzar en la cooperación universitaria en la región, tiene como objetivos principales: promover la creación y consolidación del espacio iberoamericano de la educación superior y la investigación; impulsar la cooperación entre las universidades iberoamericanas con otras de otras regiones; defender los principios fundamentales de la institución universitaria, particularmente su autonomía; constituir un foro para el debate, información e intercambio de experiencias que facilite la organización y la coordinación de iniciativas conjuntas; potenciar la participación activa de la Universidad en los procesos de integración regional; y fomentar la movilidad de profesores y estudiantes, y la realización de programas de doctorado compartidos que impulsen la creación y fortalecimiento de redes de investigación.

Sobre la coincidencia en los objetivos de promover la creación y consolidación del espacio iberoamericano de educación superior y de la investigación, en la extensión de la educación, la ciencia y la cultura en Iberoamérica, así como en la valoración del interés estratégico que tales objetivos presentan para los procesos de integración regional, la OEI y el CUIB firmaron un convenio marco de colaboración vigente desde el año 2004.

4. Caracterización del Espacio Iberoamericano del Conocimiento

Como se ha señalado anteriormente, para conceptualizar el Espacio Iberoamericano del Conocimiento, la amplitud de los términos “espacio” y “conocimiento” obligan a acotar y concretar su significado, de manera que la transición entre el propio concepto y su puesta en práctica en forma de propuestas y actividades sea viable y sencilla desde el punto de vista operativo.

En este Documento se propone la definición de Espacio iberoamericano del Conocimiento como un “ámbito” en el cual promover la integración regional y fortalecer y fomentar las interacciones y la cooperación para la generación, difusión y transferencia de los conocimientos sobre la base de la complementariedad y el beneficio mutuo, de manera tal que ello genere una mejora de la calidad y pertinencia de la educación superior, la investigación científica e innovación que fundamente un desarrollo sostenible de la región.

En esta definición el concepto de “conocimiento” incluye tanto el conocimiento científico y tecnológico, que se encuentra implícito en el término inglés “knowledge”, como la noción de “sabiduría”. se trata de un concepto en el que coexiste su valor económico y estratégico, que se expresa en la sociedad del conocimiento, con su valor cultural, que se expresa a través de la creatividad y los procesos sociales. en consecuencia, el conocimiento se vincula con la ciencia, la tecnología y los procesos productivos pero también con la cultura, la identidad y la ciudadanía, valores que deberán orientar el Espacio Iberoamericano del Conocimiento.

La iniciativa para la construcción de un espacio iberoamericano del conocimiento implica actuaciones sobre los actores y los procesos relacionados con la generación, difusión, transferencia y utilización del mismo.

Previsiblemente todas las actuaciones que se pongan en marcha para la construcción del Espacio tendrán un componente total o parcial de cooperación.

Con objeto de caracterizar las actuaciones que contribuyan a la creación del espacio iberoamericano del conocimiento, se describen a continuación algunos principios generales que deberán contemplarse en la selección de los objetivos, criterios generales y en el diseño de los instrumentos de actuación.

Los principios generales son:

  • Gradualidad.

  • Flexibilidad.

  • Priorización.

  • Articulación.

  • Calidad.

  • Corresponsabilidad.

  • Multilateralidad.

  • Beneficio mutuo.

  • Sostenibilidad.

La construcción de un Espacio Iberoamericano del Conocimiento debe ser el producto de un proceso gradual, modulado por la madurez de las propuestas que se implementen, incluyendo las garantías de viabilidad basadas en la existencia de recursos financieros y de gestión, así como de actores comprometidos en su ejecución.

Considerando la amplitud y diversidad de actores y procesos implicados en el espacio iberoamericano del conocimiento, se aplicará el principio de flexibilidad y de geometría variable en el conjunto de actuaciones que se pongan en marcha. Cada actuación podrá tener su propios objetivos, modalidades de acción y procedimientos de gestión.

Se establecerá el principio de priorización en el apoyo que se pueda dar a cada actuación dentro del Espacio y al interior de las mismas. Se establecerán criterios para el establecimiento de prioridades basados, entre otros, en la pertinencia de los objetivos, calidad, valor añadido, cobertura, efecto multiplicador e impactos previsibles.

El mejoramiento de la calidad en las actividades y en la gestión en los diversos niveles deberá regir también los programas, iniciativas o proyectos de cooperación del Espacio Iberoamericano del Conocimiento. La puesta en funcionamiento de procesos institucionales de evaluación es una vía necesaria. Se debe fomentar así una cultura de la calidad y del esfuerzo a través de una evaluación externa, transparente y accesible. La calidad y pertinencia será un principio que estará presente en todas las actuaciones, especialmente en la fase de su implementación, teniendo una clara prioridad la calidad sobre la cantidad. Se establecerán los correspondientes procesos de evaluación ex-ante y ex-post para todas las actuaciones.

Adicionalmente a los principio de flexibilidad y geometría variable se contemplará el principio de articulación de las actuaciones. El criterio de buscar la máxima articulación posible entre las mismas tiene el fin de evitar por un lado la reduplicación de esfuerzos y por otro lado potenciar la complementariedad y sinergia entre las mismas que otorgue coherencia y valor cualitativo diferenciado a las acciones en el marco del cooperación iberoamericana. Para ello se promoverá la concertación posiciones e iniciativas en marcha, lo cual exige un diagnóstico basado en evaluaciones de las mismas.

Las actuaciones se basarán en el principio de corresponsabilidad entre los actores implicados en las mismas, sea a nivel de promotores o de beneficiarios. El papel activo y la implicación en los procesos de todos los actores se consideran aspectos fundamentales para garantizar el logro de los objetivos. En el caso de los promotores, se establecerán mecanismos de concertación entre los organismos del Estado, el sector privado y la sociedad civil tanto para definir y alcanzar metas específicas, como para todo aquello referente al plan de acción, la gestión y el cumplimiento de los compromisos, incluyendo los costos y la rendición periódica de cuentas. La corresponsabilidad en el plano iberoamericano, por su parte, tendrá en consideración los países que presentan mayores dificultades para cumplir sus metas, contribuyendo así a la superación de las disparidades intrarregionales.

La expresión del carácter iberoamericano del espacio implica el principio de multilateralidad para las actuaciones, enfoque que supera las iniciativas bilaterales y promueve la reciprocidad de las relaciones. En este sentido, la multilateralidad se articula con la versatilidad y eficacia del trabajo en redes, convirtiéndose tanto en un instrumento de cooperación como en un modelo organizativo que favorece el fortalecimiento institucional, el protagonismo de los actores y provee una base sólida para avanzar en la articulación de los sistemas nacionales de innovación y en la internacionalización de las universidades. Cabe distinguir claramente entonces entre reconocimiento, promoción y apoyo a redes institucionales ya existentes y, por otro lado, esta concepción metodológica, para las acciones que se implementen, que resalta el valor funcional de la red en tanto instrumento de cooperación. Por tratarse de asociaciones flexibles y transitorias, con gran versatilidad, donde predomina el carácter horizontal de su organización y el protagonismo de todos los actores implicados facilita, en virtud de su complementariedad, la sumatoria de capacidades.

Este principio deberá contemplar la heterogeneidad de la región y la existencia de asimetrías para encontrar un equilibrio a través de las modalidades de actuación y las condiciones de participación en las mismas. Las redes de cooperación, en suma, con sus diferentes tipologías, se consideran instrumentos adecuados para fomentar la multilateralidad, y establecer alianzas estratégicas que contemplen la diversidad regional.

Las actuaciones del Espacio se basarán en el principio del beneficio mutuo. Este principio es fundamental para garantizad la calidad y eficacia de la cooperación, en la medida en que todos los actores involucrados resultan favorecidos. El grado de beneficio puede ser asimétrico dentro de una concepción, asumida por las partes, de solidaridad. La solidaridad encuentra así su expresión, a través de compensar de manera directa o indirecta las desigualdades estructurales existentes e impulsar acciones en beneficio de los sectores menos favorecidos. La cooperación solidaria y horizontal entre países, instituciones y actores involucrados a partir de intereses comunes y complementarios, es la herramienta para desarrollar este objetivo.

Se pondrá especial cuidado en asegurar la sostenibilidad de los efectos producidos por las actuaciones. La consideración de los factores implicados en la sostenibilidad será un elemento importante en los procesos de evaluación.

Cada una de las actuaciones del Espacio Iberoamericano del Conocimiento tendrá sus objetivos y resultados directos e indirectos específicos. Adicionalmente, a los criterios metodológicos señalados, en el diseño de las actuaciones se deberán contemplar instrumentos que favorezcan los siguientes objetivos generales:

  • Fortalecimiento institucional.

  • Internacionalización.

  • Integración regional o subregional.

El diseño de las actuaciones favorecerán la dimensión institucional sobre la dimensión individual. Se deberá contribuir al fortalecimiento institucional, a través del desarrollo de capacidades, el aprendizaje institucional, la mejora de los procesos, el aumento de la vinculación y la obtención de beneficios. El fortalecimiento institucional, tanto en lo que se refiere a las instituciones de educación superior e investigación, como a la capacitación de investigadores, a las acciones y actividades orientadas a la innovación y a la promoción de las vinculaciones y actividades conjuntas entre universidades, laboratorios oficiales de investigación, empresas y demás participantes, constituye otros de los fundamentos. En la Declaración de Salamanca se formula como uno de los objetivos centrales a alcanzar con la construcción del EIC, incrementar la productividad y competitividad internacional de nuestra región. Dado que el mundo globalizado no es uniforme ni homogéneo, las fuerzas que lo dinamizan producen escenarios diferenciados. De lo que se trata es de poner en movimiento los recursos de la región en aquellas áreas identificadas como prioritarias, utilizando para ello mecanismos de cooperación orientados a reforzar las capacidades existentes y generarlas allí donde necesitan de mayor desarrollo. Se ha indicado, por lo tanto, la necesidad de promover actividades que permitan rearticular los sistemas de educación superior e investigación con otras áreas sociales, algo que no ha ocurrido de manera sostenida en la región, agregando valor y conocimiento a los procesos de producción.

La multilateralidad garantiza la presencia de la dimensión internacional en las actuaciones del Espacio, que pondrán especial énfasis en maximizar los procesos de internacionalización de los actores participantes en base al fomento de las interacciones, la movilidad y las actividades conjuntas, consolidando o abriendo nuevas oportunidades para la cooperación internacional de los participantes y la mejora de sus estándares, calidad y visibilidad. Además, el Espacio deberá necesariamente promover la incorporación de la dimensión internacional en las instituciones de educación superior con el fin de mejorar su posicionamiento en el marco mundial de la educación superior, aumentando sus posibilidades de actuación en dicho marco y, de inter­acción con instituciones externas de Iberoamérica.

Esta dimensión, cada vez más presente en el plan estratégico institucional de las mismas, incluye en muchos casos acciones sustentadas en modelos de competitividad y calidad de su oferta educativa. En un extremo, estas estrategias, apoyadas en criterios desreguladores, son deslocalizadas en una doble dirección: oferta internacional y búsqueda de nuevos mercados para incrementar las matriculas. En esta concepción predomina una visión basada en la competitividad empresarial y económica. En el otro extremo, se plantea la necesidad de articular la dimensión internacional con las necesidades de la sociedad en la que las universidades están insertas, en el nivel local, nacional y regional. La cooperación solidaria entre las instituciones de educación superior, a partir de intereses comunes y complementarios, es la herramienta para desarrollar este objetivo a través de la formación de profesionales, el desarrollo de la investigación y el fortalecimiento institucional.

A grandes rasgos puede decirse que esta última concepción política de la internacionalización y de la cooperación, situada en el contexto de la región iberoamericana, es la que sustenta la decisión de iniciar el camino para la construcción de un espacio de educación superior que esté fuertemente vinculado con los esfuerzos políticos de integración regional.

La conformación de un Espacio Iberoamericano del Conocimiento conlleva la puesta en funcionamiento de una serie de iniciativas que refuerzan los procesos de integración regional y subregional, en orden a superar las diferencias nacionales y sostenerse en la diversidad, generando las condiciones para la articulación de un espacio instituido a partir de metas y objetivos estratégicamente definidos, como objetivo a largo plazo que debe estar presente desde el comienzo de las acciones de cooperación.

El diseño de las actuaciones e instrumentos procurará entonces favorecer los procesos de integración subregional y regional con el objetivo de crear tejidos de cooperación que puedan aprovechar mejor, a la vez que desarrollar sobre bases concretas, las oportunidades locales y los procesos políticos y económicos asociados a las iniciativas de integración.

5. Objetivos específicos y líneas de acción del Espacio Iberoamericano del Conocimiento

La definición de objetivos específicos y líneas de acción como contenidos del Espacio Iberoamericano del Conocimiento tiene como objetivo delimitar ámbitos de actuación que pueden requerir instrumentos específicos.

La educación superior y la investigación científica, el desarrollo tecnológico y la innovación son considerados los dos componentes o pilares que vertebran y delimitan dicho espacio.

Si bien se reconoce las relaciones e interdependencia entre ambos componentes, cada uno de ellos tiene ciertas lógicas propias que se manifiestan en la especificidad de los actores y la naturaleza de los procesos asociados.

La educación superior engloba un ámbito propio centrado en la formación, la transmisión del conocimiento y la contribución a la generación de una ciudadanía responsable. Su papel en el desarrollo social y económico no admite discusión en cuanto responsable de la generación de capacidades y conocimientos. Las interacciones y la cooperación entre las instituciones de educación superior son instrumentos que han demostrado ser valiosos y eficaces para mejorar la calidad y pertinencia de las instituciones y de los actores involucrados, tanto docentes como estudiantes.

La investigación científica, el desarrollo tecnológico y la innovación son ámbitos con lógicas y características propias. Las instituciones de educación superior juegan un papel importante en estos procesos, constituyendo una de sus funciones sustantivas, además de constituir un complemento imprescindible de las actividades docentes. Sin embargo, el desarrollo de estos ámbitos requiere la participación de otros actores, como los centros de investigación, las empresas, los centros tecnológicos, las instituciones de fomento y otras que se han caracterizado como elementos constitutivos de los sistemas nacionales de innovación. En la actualidad nadie discute el papel de la investigación y la innovación como factores dinamizadores del desarrollo social y económico. La cooperación en estos ámbitos está jugando un papel fundamental en la evolución hacia unos nuevos modos de producción del conocimiento y hacia su internacionalización.

Los dos componentes propuestos determinan un espacio iberoamericano del cono­cimiento que incluye dos pilares básicos para la sociedad del conocimiento y para el desarrollo de los países y las regiones, tal como se recoge en el Informe del Proyecto del Milenio, entre las siete medidas concretas propuestas como estrategias para el alcance de los ODM en América Latina1. Adicionalmente, la cooperación iberoamericana puede contribuir significativamente a la mejora de las capacidades, calidad e impactos de la educación superior, la investigación y la innovación. Si bien hay que reconocer que el papel de la cooperación no puede sustituir la responsabilidad nacional en la elaboración e implementación de políticas nacionales de apoyo a la educación superior y de fomento de la investigación y la innovación. Está demostrado que la calidad, eficacia y sostenibilidad de la cooperación internacional es proporcional a su inserción en las estrategias y políticas nacionales.

El menú de posibles actuaciones en los dos componentes del Espacio Iberoamericano del Conocimiento es muy variado y difícil de abordar su totalidad con eficacia. Es preciso delimitar algunos tipos de actuaciones que puedan responder mejor a los objetivos y principios generales expuestos anteriormente y que puedan tener mayor abarcabilidad, efecto multiplicador y viabilidad.

A continuación se señalan los objetivos de las posibles actuaciones y líneas de acción cuyo énfasis se aplica sobre el componente de educación superior, así como una breve descripción de sus contenidos.

OBJETIVO

LÍNEAS DE ACCIÓN

 

 

 

 

Fomento de la cooperación interuniversitaria, de la comparabilidad y armonización de la educación superior en Iberoamérica.

 

 

Programas de movilidad de estudiantes de grado con reconocimiento de estudios.

Programas para la actualización curricular y los métodos docentes y redes temáticas para el desarrollo de programas conjuntos.

Programas para la educación a distancia y virtual.

Programas para la mejora de la gestión universitaria.

Foro iberoamericano de responsables nacionales de la política de la educación superior.

Sistema iberoamericano para homologación y reconocimiento de títulos.

Fomento de la mejora de la calidad y pertinencia de la oferta de las IES.

Proyectos de cooperación vinculados a la Red Iberoamericana de Agencias naciona­les de Evaluación y Acreditación de la Ca­lidad.

Fomento la articulación de la ESUP con los demás niveles educativos.

Identificación de áreas criticas de investigación sobre los sistemas y la práctica educativa.

Fomento de la cooperación interuniversitaria, de la comparabilidad y armonización de la educación superior en Iberoamérica

El fomento de la cooperación interuniversitaria se puede canalizar a través de varias líneas de acción que cubren distintas temáticas.

La creación en 2002 del Consejo Universitario Iberoamericano (CUIB) constituye un paso importante en la generación de un espacio de diálogo y colaboración interinstitucional que se traduce en su compromiso con la iniciativa el Espacio Iberoamericano del Conocimiento.

Uno de los instrumentos más eficaces para el fomento de las interacciones, la cooperación y la multilateralidad son las redes interuniversitarias, que pueden constituirse para abordar múltiples objetivos. El Espacio Iberoamericano del Conocimiento se propone fomentar y apoyar la creación de un Programa de movilidad de estudiantes de grado con el debido reconocimiento de los estudios. El requisito del reconocimiento otorga valor institucional al programa superando el objetivo de la simple movilidad con una dimensión de cooperación interuniversitaria, contribuyendo a la creación de alianzas estables que parten del mutuo reconocimiento, que coadyuvan a la armonización y la mejora de los programas docentes y a la mejora de la calidad, favorece los procesos de internacionalización y la promoción de la dimensión iberoamericana. La participación de los profesores se considera esencial para el desarrollo de una cultura de la movilidad, la transformación de planes y programas de estudio y el desarrollo de instrumentos de comparabilidad entre los mismos.

En el ámbito iberoamericano existen ya experiencias de movilidad de estudiantes, como el Programa Iberoamericano de Movilidad Académica (PIMA) creado y apoyado por la OEI, así como otros a nivel regional, apoyados por redes universitarias consolidadas.

La cooperación interuniversitaria para el fomento de la innovación educativa incluye la actualización curricular y de los métodos docentes. La mejora y actualización de los contenidos curriculares de las carreras tiene un notable efecto multiplicador al elevar la idoneidad de la formación, contribuir a la internacionalización de la oferta docente, favorecer la movilidad estudiantil y la cohesión entre los sistemas educativos de diferentes países. La actualización curricular debe complementarse con la actualización de los métodos docentes. La cooperación puede plantearse como objetivo intercambiar experiencias, articularlo con los proyectos de movilidad, sensibilizar sobre nuevos métodos, prestar asistencia mutua y diseñar conjuntamente materiales, incluyendo la educación a distancia y la educación virtual. Para contribuir a estos objetivos se contempla una línea de acción para el fomento de Programas para la Actualización Curricular y de los Métodos docentes en la Educación Superior.

Estos programas pueden, a través de la acción concertada de grupos de universidades trabajando en redes de cooperación, evaluar algunas experiencias desarrolladas anteriormente, realizar estudios comparativos de contenidos curriculares, elaborar propuestas para su actualización y proporcionar asesoramiento mutuo. El objetivo no es tanto contribuir a una homogeneización de los curricula con vistas a la acreditación internacional, sino garantizar la modernización y actualización de los contenidos docentes en las varias situaciones contextuales y de demanda existente en los diferentes países, así como la calidad de los productos docentes. La desigual experiencia existente en las instituciones de educación superior, especialmente en el uso de tecnologías virtuales, unido al manifiesto interés que muestran muchas de ellas por diversificar sus métodos docentes, hace especialmente útil esta iniciativa, que deberá identificar una serie de acciones prioritarias que tengan un claro efecto demostración, sean generalizables y viables en diferentes contextos y sus resultados alcancen la máxima proyección en un buen número de universidades.

La educación a distancia y la educación virtual tienen un papel dual. Por una parte, se consideran alternativas a la formación presencial en la concesión de títulos académicos, y por otra, constituyen metodologías docentes horizontales que se aplican en diferentes ámbitos y contribuyen a diferentes objetivos, complementado otros planteamientos. La generalización de los medios tecnológicos está favoreciendo la expansión de estas modalidades de educación superior que tienen sus singularidades, desde los puntos de vista tecnológico, de los contenidos docentes, de los procesos de aprendizaje y de los mecanismos de regulación, tanto a nivel nacional como internacional. Por otra parte, la expectativa de un crecimiento de la demanda está propiciando el desarrollo de diferentes iniciativas de formación transnacional en el ámbito iberoamericano.

El Espacio Iberoamericano del Conocimiento puede favorecer la virtualización de la educación a distancia, la difusión de la educación virtual, prestar asistencia a las universidades para la creación de capacidades propias en estas modalidades de educación, así como llevar a cabo desarrollos conjuntos y hacer recomendaciones sobre estándares y requisitos para la evaluación y acreditación de los títulos obtenidos con estas modalidades de formación. Con estos objetivos se pueden desarrollar Programas de apoyo a la educación a distancia y virtual. Esta línea de acción se puede beneficiar de las experiencias de la Asociación Iberoamericana de Educación Superior a Distancia y de otras iniciativas de la región.

Existen diferentes ámbitos en el campo de la organización y gestión universitarias en las que el Espacio Iberoamericano del Conocimiento, a través de Programas para la mejora de la gestión universitaria, puede jugar un papel dinamizador y en los que ya ha habido algunas experiencias parciales previas. Entre los ámbitos que pueden beneficiarse de las interacciones, intercambios y capacitaciones figuran, entre otros, los modelos organizativos, los procedimientos administrativos, la gestión de la financiación, la gestión de la docencia, la gestión de la investigación, la gestión de la extensión y vinculación universitaria y la gestión de la cooperación internacional.

La evolución económica y social está influyendo, a veces como causa y otras como efecto, en aspectos como el crecimiento y diversificación de la demanda de estudios superiores, la diferenciación de la oferta de formación, la mercantilización de la educación superior, los modelos de financiación y la introducción de innovaciones en contenidos y métodos docentes por la aplicación de nuevos desarrollos tecnológicos. Estos y otros aspectos están afectando cuestiones críticas como las relaciones entre el Gobierno y las universidades, entre las universidades y la sociedad, así como las garantías de calidad y pertinencia de la oferta formativa, en un escenario crecientemente dominado por la heterogeneidad y las asimetrías en la solvencia de las instituciones de educación superior.

El Espacio iberoamericano del Conocimiento ofrece la oportunidad de establecer foros para el debate, los análisis comparados y el aprendizaje mutuo de experiencias en políticas y modelos institucionales de la educación superior. Los beneficios que pueden obtenerse de la cooperación se traducen a corto plazo en una mejora de las políticas, con el correspondiente efecto multiplicador sobre el conjunto de la educación superior del país y, a largo plazo, en una progresiva convergencia de los sistemas educativos, de manera que se faciliten otros niveles de cooperación.

En el ámbito iberoamericano se podría considerar la existencia de foros que corresponden a los principales actores de las políticas para la educación superior. Por un lado, los responsables de la política de educación superior en los gobiernos de los países y los responsables de las Agencias de Evaluación y Acreditación de la calidad,

En la vertiente política, existe una reunión anual ya establecida de Ministros de Educación que se convoca en el marco de la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI). Con el objetivo de tener un foro especializado en educación superior, se puede constituir un Foro Iberoamericano de Responsables de las políticas de educación superior (FIRES). El FIRES estaría integrado por las autoridades directamente responsables de la educación superior en los países iberoamericanos. Este Foro se concibe como un espacio para el análisis, elaboración de estudios y diseño de recomendaciones sobre políticas, favoreciendo la interrelación y la convergencia de los sistemas de la educación superior en el ámbito iberoamericano.

La complejidad de los procesos de homologación y reconocimiento de títulos amparados en legislaciones y procesos nacionales heterogéneas requiere un análisis comparado para avanzar hacia un Sistema iberoamericano para la homologación y reconocimiento de títulos, vinculado a las instancias de evaluación y acreditación de la calidad.En este sentido se propone una actuación con los responsables de estos procesos para analizar la viabilidad de tal Sistema e incluso el establecimiento de algunas experiencias piloto.

Fomento de la mejora de la calidad y pertinencia de la oferta de las IES

Entre las preocupaciones más generalizadas entre los diferentes actores de la educación superior está la evaluación y la acreditación, íntimamente ligada con la garantía de la calidad, la idoneidad de los esquemas de financiación pública, la homologación de los estudios, la libre circulación de profesionales y los incipientes esquemas de educación transnacional. La creación en 2003 de la Red Iberoamericana de Agencias de Evaluación y Acreditación de la Calidad de la Educación Superior (RIACES), conformada por las agencias e instancias nacionales responsables de las políticas y procedimientos de evaluación y acreditación de los países iberoamericanos, supone un importante paso en la configuración de un Espacio Iberoamericano del Conocimiento. RIACES deberá continuar con sus planes de trabajo para aunar esfuerzos sobre evaluación y acreditación, comparar experiencias y metodologías, reflexionar sobre los procesos, desarrollar proyectos conjuntos y sugerir criterios capaces de orientar la toma de decisiones, tanto para abordar las demandas actuales, como las nuevas que la educación transnacional va a plantear a muchos países iberoamericanos.

La cooperación en el seno de la RIACES puede contribuir a la mejora de la calidad y pertinencia de la oferta educación superior en los países iberoamericanos incorporando actitudes y técnicas para la mejora de la calidad en los sistemas nacionales y regionales, propiciar la creación de las agencias de evaluación y acreditación en todos los países y el fortalecimiento de las ya existentes, agilizar los procesos de armonización regional en materia de evaluación y acreditación universitaria con el objetivo de facilitar la movilidad de estudiantes y profesionales y promover el tratamiento de los aspectos de regulación necesarios para garantizar la calidad de los productos y servicios universitarios transferidos a través de las tecnologías de la información.

Fomento de la articulación de la ESUP con los demás niveles educativos

Desarrollar líneas de investigación que permitan la construcción de un saber compartido, que sirva de referencia para la definición de políticas, tanto sobre la práctica educativa, como sobre la formación de docentes permitiría crear las condiciones para la investigación de los problemas educativos, para producir saber comunicable en el marco de experiencias de innovación, para estudiar la forma en la cual unos logros pedagógicos obtenidos bajo ciertas condiciones pueden extenderse a toda la población potencialmente alcanzada por un problema determinado. Un primer paso en ese sentido podría darlo la Identificación de áreas criticas de investigación sobre los sistemas y la práctica educativa.

A continuación se señalan los objetivos y líneas de acción cuyo énfasis se aplica sobre los componentes de investigación científica, desarrollo tecnológico e innovación.

OBJETIVOS

LÍNEAS DE ACCIÓN

 

Creación de capacidades para la I+D

Fortalecimiento institucional de organismos y centros de I+D.

Fortalecimiento de programas de doctorado para la formación de investigadores.

Fortalecimiento de bases de datos de información científica y tecnológica y apoyo al acceso a las mismas.

 

Fomentar investigaciones en áreas estratégicas y problemas críticos para el desarrollo.

Apoyar redes y proyectos de investigación en temas prioritarios.

Apoyar estudios de prospectiva y evaluación tecnológica.

Apoyar la valorización y transferencia de saberes locales y tecnologías tradicionales.

 

 

Favorecer los procesos de innovación en el sector público y el sector privado.

Apoyar la creación y el fortalecimiento de unidades de interfase universidad-empresa.

Apoyar programas de difusión de tecnologías horizontales.

Apoyar el fomento de la cultura de la innovación.

Fortalecimiento de las oficinas de patentes.

Programas para fortalecimiento del fomento y gestión de la innovación.

Programas de prácticas en empresas.

 

Favorecer las relaciones ciencia-tecnología-sociedad.

Apoyar iniciativas para mejorar la cultura científica.

Apoyar estudios sobre percepción pública de la ciencia y la tecnología.

Apoyar iniciativas para mejorar la participación pública en el gobierno de la ciencia y la tecnología.

A continuación se describe brevemente algunos de los contenidos que podrían contemplar las líneas de acción propuestas para cada objetivo.

Creación de capacidades para la I+D

Las debilidades existentes para la I+D en la mayoría de los países iberoamericanos se pone de manifiesto en todas las evaluaciones y estudios realizados. En este sentido, adicionalmente a los esfuerzos nacionales que deben realizarse, la cooperación internacional tiene un importante papel con el objetivo de mejorar las capacidades institucionales y de recursos para la investigación y la innovación.

Una primera línea de acción se centra en el Fortalecimiento institucional de organismos y centros de investigación. El Espacio iberoamericano del Conocimiento puede contribuir a través de las interacciones y colaboraciones entre los organismos nacionales de ciencia y tecnología a mejorar la organización, las capacidades para el diseño de estrategias y políticas, la formación de responsables y gestores y otros ámbitos que constituyen cuellos de botella para una actuación influyente y eficaz en los escenarios nacionales. La potenciación de las instituciones y organismos de I+D a nivel nacional repercutirá en la mejora de las capacidades e impactos de la I+D en el conjunto de la comunidad iberoamericana.

La existencia de investigadores bien formados es la primera condición para plantear políticas y rentabilizar socialmente los esfuerzos en I+D. Los indicadores de capacidades muestran la existencia de un bajo número de investigadores en todos los países iberoamericanos, así como una cualificación muy heterogénea de los mismos. Las capacidades para la formación de investigadores es también muy reducida. En casi la mitad de los países iberoamericanos no existen programas de formación doctoral, fundamentales para la formación de investigadores, por lo que la formación depende totalmente del exterior. En muchos otros países la oferta de programas de doctorado es muy asimétrica desde el punto de vista temático. El Espacio Iberoamericano del Conocimiento puede abordar la formación de investigadores desde una óptica diferente a la convencional de las ayudas para la formación de investigadores en el exterior, mediante acciones para Fomentar la creación y el fortalecimiento de programas de doctorados para la formación de investigadores sobre la base de la colaboración internacional entre universidades y centros de investigación. El objetivo es incrementar las capacidades nacionales de formación, diversificar la oferta, mejorar la calidad de la formación, aportar un contexto internacional a la formación de doctores, y contribuir a fortalecer una plataforma de formación doctoral a nivel iberoamericano.

El acceso a la información científica y tecnológica es actualmente fundamental para el desarrollo de la investigación. En este sentido se propone una línea de acción para Fortalecer las bases de datos de información científica y tecnológica elaboradas en Iberoamérica y facilitar el acceso a las bases e datos internacionales. Existen distintas iniciativas en marcha para elaborar bases de datos de publicaciones científicas editadas en países iberoamericanos, tanto generalistas como temáticas, que suponen un esfuerzo notable por organizar y dar visibilidad a la mayoría de la producción científica iberoamericana. El pleno desarrollo de estas iniciativas constituye un importante fundamento del Espacio Iberoamericano del Conocimiento. Adicionalmente a estos apoyos se contempla la organización de un sistema de información que posibilite el acceso en condiciones económicas favorables a las bases de datos internacionales con parte de los investigadores e instituciones de I+D. Algunas Agencias de Cooperación están ya apoyando este tipo actuaciones en países de menor desarrollo científico.

Fomentar investigaciones en áreas estratégicas y problemas críticos para el desarrollo

El fomento de la generación de conocimientos orientados al abordaje de problemas críticos para el desarrollo constituye una línea de acción fundamental en la construcción de un Espacio Iberoamericano del Conocimiento. La amplitud temática que puede plantearse desborda las posibilidades reales de cualquier actuación que pretenda generar impactos. Por ello y considerando otras iniciativas existentes, se pondrá especial énfasis en las investigaciones relacionadas con el mejor conocimiento de las realidades sociales de cara a propiciar una mejor intervención a través de las políticas públicas y en las investigaciones en tecnologías sociales, como las relacionadas con la salud, educación, vivienda, ordenación territorial y urbanismo, transportes, seguridad, medio ambiente, entre otras. El fomento se realizará a través del apoyo a Redes y proyectos de investigación en temas priorizados y concertados institucionalmente. Adicionalmente se articulará esta línea de acción con la que promueve la creación y el fortalecimiento de programas de doctorado para la formación de investigadores.

Con el objetivo de sustentar las decisiones sobre políticas científicas y tecnológicas y el diseño de prioridades, se apoyarán Estudios de prospectiva y evaluación tecnológica con una dimensión regional. Esta línea de acción pretende superar una etapa en la que este tipo de estudios han disminuido en las agendas de trabajo de la mayoría de los países.

La existencia de un patrimonio científico en numerosas comunidades de países iberoamericanos fruto de la experiencia acumulada, la observación y la experimentación, exige una revalorización del mismo, más allá del interés antropológico y cultural. El Espacio Iberoamericano del Conocimiento se plantea una línea de acción para Apoyar la valorización y transferencia de saberes locales y tecnologías tradicionales. Se trata de poner en valor el conocimiento existente, mejorarlo mediante la complementación con conocimientos obtenidos por la investigación científica y transferirlos donde las condiciones de contexto sean idóneas. La recuperación de este patrimonio cultural y de conocimiento, su puesta en valor y su replicación, puede constituir una actuación con un notable impacto social.

Favorecer los procesos de innovación en el sector público y el sector privado

Las actuaciones en un marco multilateral del fomento de la innovación suelen plantear complicaciones dado en papel fundamental de las empresas individuales y los procesos de apropiación del conocimiento que suelen estar asociados a las innovaciones de base tecnológica en los sectores productivos. Por ello, las actuaciones que se proponen tienen un carácter horizontal, tratando de favorecer las condiciones generales y crear los entornos propicios para el desarrollo de procesos de innovación, así como actuaciones centradas en el sector público.

Una de las líneas de acción propuesta es Apoyar la creación y el fortalecimiento de unidades de interfase universidad-empresas. En los últimos años ha aumentado el interés por la creación de unidades u organizaciones de interfase para favorecer las relaciones de vinculación y cooperación entre universidades y empresas, las cuales crecientemente están teniendo también una dimensión internacional. El objetivo de la línea de acción propuesta es ofrecer asesoramiento para la creación de estas unidades, intercambiar experiencias, facilitar la capacitación profesional, difundir y mejorar las buenas prácticas de gestión y potenciar una dimensión iberoamericana en la cooperación empresa–universidad.

Determinadas tecnología horizontales son actualmente determinantes en los procesos de innovación, tanto desde el punto de vista de las innovaciones productivas, como las organizacionales, siendo estas últimas fundamentales en la mayoría de los países iberoamericanos para mejorar la calidad, eficacia y eficiencia de los procesos. Las tecnologías de la información juegan un papel clave. El Espacio Iberoamericano del Conocimiento se propone mediante alianzas público/privado Apoyar la creación y difusión de tecnología horizontales tanto entre el sector privado como especialmente para fomentar la innovación en el sector público, mejorando los procesos de gestión y atención a los ciudadanos.

La baja cultura de la innovación existente tanto en el ámbito público como privado constituye una debilidad generalizada en la mayoría de los países. Por ello se propone Apoyar iniciativas para el fomento de la cultura de la innovación, a través de actividades de difusión de experiencias que se han desarrollado en algunos países, de foros empresariales de sensibilización y de apoyos a organizaciones empresariales nacionales o regionales en iniciativas orientadas a este objetivo.

El tratamiento de la propiedad intelectual y las patentes constituye un pilar en la economía del conocimiento. Se propone una línea de acción para Apoyar el fortalecimiento de las Oficinas de Patentes mediante el asesoramiento mutuo, el inter­cambio de información, la capacitación y la difusión de buenas prácticas.

Existe una variada tipología de organizaciones dedicadas al fomento de la innovación, que usualmente gestionan programas de apoyo a proyectos, líneas de financiación y otras actividades de fomento, incluyendo las medidas fiscales. La puesta en marcha de una línea de acción para Fortalecer las capacidades de fomento y gestión de la innovación se justifica por el interés en varios países por desarrollar este tipo de organizaciones, así como las oportunidades que ofrece el aprendizaje mutuo y la colaboración entre las existentes, unido al papel central que juegan estas organizaciones en países con bajos niveles de cultura de la innovación entre los empresarios.

La línea de acción de Programas de prácticas en empresas tiene como objetivo el fomento de la cultura empresarial entre los jóvenes graduados y su internacionalización. La realización de prácticas en empresas de otro país iberoamericano, preferentemente en empresas innovadoras, constituye un instrumento idóneo para la creación de un tejido empresarial más receptivo a la innovación y a las oportunidades del espacio iberoamericano.

Favorecer las relaciones ciencia-tecnología-sociedad

Las implicaciones sociales del desarrollo científico y tecnológico, tanto desde el punto de vista de las oportunidades que ofrece este desarrollo, como de sus implicaciones e impactos requiere crecientemente una mayor cultura científica en la sociedad, de manera que sea un elemento activo en la toma de decisiones, en la evaluación del cambio tecnológico y en la asimilación de las innovaciones productivas y sociales.

El concepto de cultura científica ha superado actualmente una concepción asociada a la alfabetización científica y se asocia con los aspectos relacionados con las interacciones entre la ciencia, la tecnología y la sociedad (CTS). En América Latina ha existido una importante corriente investigadora en estos aspectos, que actualmente están focalizada en una serie de instituciones que mantienen notables interacciones. La OEI ha puesto en marcha hace unos años un programa de fomento y difusión de los estudios CTS y que constituye una buena base para las líneas de acción que se proponen: Apoyo a iniciativas para mejorar la cultura científica, Apoyo a estudios sobre percepción pública de la ciencia y la tecnología y Apoyo a iniciativas para mejorar la participación ciudadana en el gobierno de la ciencia y la tecnología.

6. Selección de líneas de acción prioritarias

En el apartado anterior se ha identificado un menú de líneas de acción vinculadas a objetivos específicos para desarrollar el Espacio Iberoamericano del Conocimiento. Este menú responde ya a una priorización de líneas entre las muchas posibles. Sin embargo es todavía muy extenso y de acuerdo con el principio de gradualización, se señalan a continuación las líneas de acción que podrían ponerse en marcha inicialmente.

En la selección de estas líneas se ha utilizado los resultados del ejercicio realizado en la reunión de expertos celebrada en Sevilla y que se ha mencionado anteriormente. A ello se han sumado los mecanismos de consulta desarrollados por el CUIB y la Reunión de viceministros y responsables de educación superior e investigación convocada por la OEI, celebrada en Buenos Aires los días 29 y 30 de mayo de 2006. Esta selección no prejuzga que puedan ponerse en marcha otras líneas dentro de las necesarias actividades de consulta y concertación que están previstas antes de la elaboración de la versión final de este Documento.

Sí es necesario destacar como elementos clave, en la concepción de las líneas, los aspectos cualitativos diferenciadores que se proponen ya que reflejan el valor añadido de innovación que su sistematización, desde la cooperación iberoamericana, supone para la región:

  • Una superación singular sobre lo actualmente existente.

  • Se nutre de las experiencias y modalidades que se revelaron más efectivas y valiosas para los objetivos generales propuestos.

  • Son articulables entre sí y con actuaciones que se están realizando tanto en espacios subregionales, iberoamericano y ALCUE.

  • Dentro del repertorio posible se ha dado gran importancia y priorización, a un Programa de movilidad de estudiantes de grado, con reconocimiento académico, que actúe de catalizador y a la vez vertebre el espacio de educación superior, de manera similar a como lo hizo y lo hace el Erasmus en el EEES. Adicionalmente se consideró el valor de visibilidad que tendría un programa multilateral de movilidad, así como su contribución a la constitución progresiva de una noción de ciudadanía iberoamericana que alentase y ayudara a madurar otros procesos futuros de armonización.

Las líneas de acción seleccionadas son las siguientes:

OBJETIVO

LÍNEA DE ACCIÓN

Fomento de la cooperación interuniversitaria, de la comparabilidad y armonización de la educación superior en Iberoamérica.

Fomento de la mejora de la calidad y pertinencia de la oferta de las IES.

Programa Iberoamericano de movilidad de estudiantes de grado con reconocimiento de estudios.

Proyecto: Homologación y Reconocimiento de Títulos en Iberoamérica.

Proyectos de cooperación vinculados a la Red Iberoamericana de Agencias nacionales de Evaluación y Acreditación de la Calidad.

Creación de capacidades para la I+D.

Fomentar investigaciones en áreas estratégicas y proble­mas críticos para el desarrollo.

Fortalecimiento de programas de doctorado para la formación de investigadores.

Apoyar redes de investigación en temas prioritarios.

Favorecer los procesos de innovación en el sector público y el sector privado.

Apoyar la creación y el fortalecimiento de unidades de interfase universidad-empresa.

Apoyar el fomento de la cultura de la innovación.

Favorecer las relaciones ciencia-tecnología-sociedad.

Apoyar iniciativas para mejorar la cultura científica, estudios sobre percepción pública de la ciencia y la tecnología e iniciativas para mejorar la participación pública en el gobierno de la ciencia y la tecnología.

7. Caracterización de las líneas de actuación seleccionadas

Programa de movilidad de estudiantes de grado con reconocimiento académico:
Programa Iberoamericano de Movilidad Académica

Objetivos

Impulsar y facilitar la movilidad de estudiantes con reconocimiento académico de los estudios cursados como equivalentes a los estudios propios y promover la implementación progresiva de sistemas de comparabilidad entre los planes y contenidos curriculares de los estudios.

Esta línea de acción se concibe como un programa de movilidad de estudiantes de grado de ámbito regional y subregional, de carácter multilateral, estructurado en redes de al menos tres universidades de países diferentes, focalizado en áreas temáticas determinadas, con reconocimiento de los estudios cursados en la universidad de destino. El programa contemplará la integración de experiencias en curso desarrolladas por la OEI en las que participan instituciones públicas nacionales o subregionales, así como otras iniciativas multilaterales que se ajustan al modelo de programa propuesto.

Modalidades de actuación

  • Ayudas y asistencia técnica para acciones preparatorias, de seguimiento, comparabilidad y análisis curricular, evaluación e intercambio de experiencias docentes vinculadas al área temática del proyecto de movilidad de estudiantes. Los destinatarios de esta modalidad de actuación serán lo coordinadores académicos e institucionales de las universidades participantes en cada red de movilidad.

  • Ayudas/becas de desplazamiento y estancia de los estudiantes participantes en el programa.

  • Talleres regionales o subregionales de coordinadores de los proyectos para seguimiento y evaluación a determinar por la coordinación general del pro­grama.

Beneficiarios

Universidades asociadas en red o redes de universidades que establezcan acuerdos específicos de cooperación transnacional entre sí para realizar acciones de movilidad de estudiantes en áreas temáticas determinadas. Docentes de las universidades participantes. Los destinatarios finales serán estudiantes de grado que realizan en una universidad de otro país un período de estudios reconocido como propio por su universidad de origen.

Mecanismos de implementación

  • Diseño de las bases del programa y términos de referencia para los proyectos de movilidad.

  • Desarrollo de los instrumentos y procedimientos de gestión del programa para todos los niveles (coordinación central, coordinación de red y coordinación en la institución participante).

  • Desarrollo de los mecanismos y procedimientos de evaluación ante y ex-post para los proyectos y actuaciones.

  • Eventual creación de nodos nacionales.

Gestión

Se propone que la puesta en marcha y gestión operativa del PIMA corresponda a la Organización de Estados Iberoamericanos, que constituirá un Comité de programa formado por 4-5 miembros.

Estimación de la financiación requerida

La estimación de la financiación depende de la cobertura del programa. La estimación para la movilidad de unos 2.000 estudiantes es de 5.000.000 dólares/año, más unos 500.000 dólares año para actividades de docencia y coordinación.

Homologación y reconocimiento de títulos de educación superior en Iberoamérica

Objetivos

Fomentar la comparabilidad y armonización de la educación superior en Iberoamérica, mediante el estudio comparado de titulaciones y procesos de homologación y reconocimiento de títulos de ESUP en Iberoamérica.

Modalidades de actuación

Las modalidades de actuación que se proponen están establecidas a partir de la agenda de cooperación que en esta materia acordaron países iberoamericanos en el año 2005 (Declaración de Antigua, ver ANEXO II) como continuidad al Proyecto Homologación y Reconocimiento de Títulos en Iberoamérica desarrollado por la OEI en el año 2005.

  • Completar los estudios nacionales y catálogos de titulaciones de la totalidad de los países iberoamericanos.

  • Establecimiento de una red de información o plataforma permanente de responsables de homologación en la región.

  • Estudio comparado de estructura de titulaciones y mecanismos de homologación de los títulos de ESUP en la región.

Beneficiarios

Los beneficiarios iniciales serán los organismos responsables y profesionales de educación superior para los procedimientos de homologación de títulos de los países. Adicionalmente, los propios gobiernos y organismos responsables de políticas de educación superior, así como otras instituciones de educación superior

Mecanismos de implementación

  • Diseño del proyecto de plataforma permanente de responsables de homologación.

  • Diseño de un estudio comparado de titulaciones a partir de resultados acumulados hasta el momento.

  • Recopilación y actualización de informes nacionales.

Gestión

Se propone que la puesta en marcha y gestión operativa de los proyectos corresponda a la Organización de Estados Iberoamericanos, que constituirá un Comité de programa formado por 4-5 miembros.

Estimación de la financiación requerida

La financiación requerida se estima en unos 150.000 dólares/año.

Proyectos de cooperación vinculados a la Red Iberoamericana de Agencias Nacionales de Evaluación y Acreditación de la Calidad

Objetivos

Apoyo a las acciones de RIACES para la consolidación institucional de las agencias y acciones de acreditación y evaluación de la calidad de la educación superior.

Modalidades de actuación

  • Apoyo al proyecto de RIACES sobre evaluación y acreditación de programas de posgrado y de educación a distancia y virtual en Iberoamérica.

  • Apoyo a las acciones que favorezcan la comparación de titulaciones y el desarrollo de acuerdos de cooperación en materia de homologación de títulos extranjeros.

Beneficiarios

Los beneficiarios inmediatos serán los profesionales de ESUP en temas de evaluación de la calidad y acreditación, pares evaluadores para el desarrollo de las acciones de evaluación y acreditación. Adicionalmente la mejora de la calidad y pertinencia de la oferta de la ESUP beneficiará a las propias instituciones y usuarios de la educación a distancia y de posgrado.

Mecanismos de implementación

Diseño de las estrategias de colaboración con los organismos contrapartes para el diagnóstico sobre evaluación y acreditación de programas de posgrado y educación a distancia (RIACES, AUIP, AIESAD...) así como el desarrollo de acciones prioritarias.

Gestión

Se propone que la puesta en marcha y gestión operativa de los proyectos corresponda a la Organización de Estados Iberoamericanos, que constituirá un Comité de programa formado por 4-5 miembros.

Estimación de la financiación requerida

La financiación requerida se estima en unos 150.000 dólares/año.

Fortalecimiento de programas de doctorado para la formación de investigadores

Objetivos

Crear una plataforma de cooperación interuniversitaria para el fortalecimiento de las capacidades de formación de investigadores doctores en la Región, mediante la interacción entre programas de formación doctoral de diferentes países iberoamericanos, a través de la movilidad de los estudiantes y profesores y de proyectos de investigación conjuntos, con el objetivo de mejorar la calidad y cantidad de la formación de investigadores y de crear nuevas capacidades para la formación en los países con menores masas críticas de investigadores doctores.

Modalidades de actuación

El apoyo integrado a los programas de formación de investigadores se canaliza a través de dos modalidades:

  • Cooperación entre programas de doctorado ya existentes.

  • Cooperación para la creación de nuevos programas de doctorado.

Las dos modalidades son complementarias y permiten la participación de todos los países iberoamericanos. La forma organizativa seleccionada para el desarrollo de esta estrategia son las redes de cooperación y el menú de actividades que pueden contemplarse incluyen movilidad de profesores y estudiantes, talleres, escuelas de verano, proyectos de investigación, asesoramiento para el diseño de programas y ayudas para mejorar la infraestructura docente.

Beneficiarios

Esta línea de acción contribuye a consolidar y crear capacidades endógenas, genera espacios internacionales para la formación de investigadores, potencia las relaciones interinstitucionales, favorece la cooperación científica entre las instituciones asociadas, facilita la adecuación de los temas de investigación de las tesis con los intereses científicos locales y regionales y mantiene la vinculación con las instituciones de origen de los investigadores en formación.

La propuesta descrita es innovadora al integrar la formación de investigadores con el fortalecimiento de las capacidades nacionales para la formación y la investigación. Se propicia unas condiciones más adecuadas para dinamizar e incorporar al profesorado de la educación superior interesado en la investigación pero con pocas posibilidades de seguir una formación doctoral en totalmente en el exterior. La estrategia no enfatiza la concesión de becas y ayudas para la realización de estudios de doctorado, sino el incremento y fortalecimiento de la oferta de formación doctoral de los propios países, el incremento del número de investigadores, la internacionalización y mejora en la calidad de la formación y la articulación de las actividades de formación doctoral con la cooperación científica iberoamericana.

Mecanismo de implementación

Para hacer operativa la línea de acción se propone diseñar un Programa Iberoamericano de cooperación para la formación de investigadores (PIFI). El PIFI se contempla como un programa multilateral de cooperación horizontal abierto mediante convocatorias a las iniciativas de los actores organizados en redes, propiciando actividades de cooperación integradas, flexibles y a la carta.

Gestión

Se propone que la puesta en marcha y gestión operativa del PIFI corresponda a la Organización de Estados Iberoamericanos, que constituirá un Comité de programa formado por 4-5 miembros.

Estimación de la financiación requerida

El presupuesto del PIFI se puede estabilizar en 1.700.000 dólares/año a partir del quinto año con el mantenimiento de 18 redes por año con participación de unas 90 Universidades y 700 estudiantes de doctorado.

Apoyar redes de investigación en temas prioritarios

Objetivos

Fomentar la investigación en temas críticos en el campo de las ciencias sociales y las tecnologías sociales: salud, vivienda, ordenación territorial y urbanismo, recursos hídricos, transportes, seguridad y medio ambiente, entre otras.

Modalidades de actuación

El apoyo se realizará a través de la financiación de:

  • Redes de investigación multinacionales:

Las Redes deberán estar formadas por grupos de investigación de al menos tres países.

Se podrá contemplar la financiación de los costes directos de las redes de investigación y no solamente los costes de la cooperación (mediano equipamiento, fungibles y movilidad, principalmente).

Se establecerán líneas y temas prioritarios en función de su impacto potencial en el fortalecimiento institucional y generación de conocimientos y tecnologías con potencialidades de aplicación en el ámbito de las políticas sociales y los sectores productivos.

Esta propuesta pone el énfasis en sectores de la investigación insuficientemente cubiertos por otras iniciativas de cooperación científica e imprimen imagen de marca al Espacio Iberoamericano del Conocimiento en el ámbito de la cooperación científica.

Beneficiarios

Se contemplan cuatro tipos de beneficiarios. Las instituciones y grupos de investigación a través del fortalecimiento de sus capacidades. Los Gobiernos, a través del acceso a conocimientos que favorezcan el desarrollo de las políticas y la toma de decisiones. Las empresas a través de la mejora tecnológica y de la innovación y la sociedad en la medida que tendrá acceso a servicios de mayor calidad y cobertura.

Mecanismos de implementación

Para hacer operativa la línea de acción se propone diseñar un Programa Iberoamericano de Investigación Crítica (PIBIC). El PIBIC se contempla como un programa multilateral de cooperación horizontal abierto mediante convocatorias a las iniciativas de los actores a través de redes de investigación multinacionales sobre los temas críticos que se prioricen.

Gestión

Se propone que la puesta en marcha y gestión operativa del PIBIC corresponda a la Organización de Estados Iberoamericanos, que constituirá un Comité de programa formado por 4-5 miembros y un esquema de consultas para la selección de los temas prioritarios.

Estimación de la financiación requerida

El coste estimado del PIBIC es de 3.000.000 dólares/año para la financiación de unos 40 proyectos al cabo de tres años entre ciencias sociales y tecnologías sociales con una participación de unos 200 grupos de investigación.

Apoyar la creación y el fortalecimiento de unidades de interfase universidad-empresa

Objetivos

Fomentar la creación de unidades de interfase que faciliten las interacciones y la cooperación universidad-empresa.

La experiencia existente en numerosos países muestra el papel dinamizador de las vinculaciones entre actores y la creación de condiciones de confianza y eficacia para canalizar la cooperación, contribuyendo a articular los sistemas de investigación e innovación.

Modalidades de actuación

Se contemplan dos tipos de apoyos:

  • Financiación de diferentes actividades para la creación y puesta en marcha de las unidades, mediante: asistencia técnica para el diseño organizativo y funcional de las unidades para las condiciones de contexto institucionales y culturales de cada caso; capacitación de los expertos para el trabajo en las unidades, incluyendo las relacionadas con la elaboración de contratos de investigación, formalización de la oferta de las instituciones y el tratamiento de la propiedad intelectual y patentes; equipamiento de las misma y elaboración de manuales de buenas prácticas en función de las actividades que se consideren prioritarias.

  • Financiación de actividades multilaterales de capacitación, elaboración de manuales, seminarios para analizar experiencias y eventualmente, el apoyo a la creación de una red iberoamericana de unidades de interfase.

Beneficiarios

Instituciones de Educación Superior, Asociaciones empresariales y Organizaciones de la sociedad civil relacionadas con los procesos de vinculación, difusión y transferencia de conocimientos y tecnologías.

Mecanismos de implementación

Para hacer operativa la línea de acción se propone diseñar un Programa Iberoamericano de Vinculación y Transferencia (PIVIT). El PIVIT se contempla como un programa de cooperación canalizado mediante convocatorias a las iniciativas de las instituciones y a través de iniciativas que surjan de los gestores del Programa. Se establecerá un grupo de unidades de interfase ya constituidas y con experiencia, así como de especialistas en los variados temas, para que constituyan el núcleo de expertos para el desarrollo de las iniciativas aprobadas que se propongan por las instituciones y las actividades que se desarrollen por iniciativa del Programa

Gestión

Se propone que la puesta en marcha y gestión operativa del PIVIT corresponda a la Organización de Estados Iberoamericanos, que constituirá un Comité de programa formado por 4-5 miembros.

Estimación de la financiación requerida

Se estima una financiación requerida de unos 500.000 dólares/año para el apoyo a 15 unidades y la financiación de las actividades multilaterales.

Apoyar el fomento de la cultura de la innovación

Objetivos

Apoyar con actividades de asistencia técnica y asesoramiento iniciativas regionales que favorezcan la creación de una cultura de la innovación entre las empresas y agentes económicos e institucionales de los países iberoamericanos.

Proporcionar apoyo técnico para la creación de condiciones favorables para el desarrollo de los procesos de innovación, incluyendo la elaboración de esquemas financieros, tributarios y de gestión, así como foros empresariales y actividades facilitadoras de las interacciones y vinculaciones entre las empresas.

Modalidades de actuación

La principal modalidad será la colaboración y el apoyo a iniciativas e instituciones regionales y subregionales relacionadas con el apoyo a la innovación y la sensibilización de los sectores empresariales Se contemplan apoyos de asesoramiento y asistencia técnica a las organizaciones empresariales y centros de apoyo a la innovación a nivel regional o subregional para la elaboración de estudios y preparación de propuestas para el diseño de instrumentos para el fomento de la cultura y de los procesos de innovación Así como apoyos para la organización de foros y marcos institucionales que favorezcan las interacciones y colaboraciones entre las empresas y entre éstas y otros agentes para el fomento de la innovación.

Beneficiarios

Los principales beneficiarios son los agentes económicos y sociales a través del acceso a mejores condiciones para el desarrollo de procesos de innovación, con el consiguiente impacto en la calidad, productividad y competitividad de los bienes y servicios.

Mecanismos de implementación

Para hacer operativa la línea de acción se propone diseñar un Programa Iberoamericano de Apoyo a la Innovación (PIAPI). El PIAPI se contempla como un programa de apoyo a iniciativas surgidas por organizaciones regionales y subregionales enfocadas a la mejora de la cultura y procesos de innovación, asó como a la organización de eventos y marcos institucionales que tengan esta finalidad. El PIAPI elaborará inicialmente un estudio para identificar contrapartes y analizar las actuaciones que podrían ser más eficaces para el cumplimiento de los objetivos del Programa. Se establecerá un grupo de organizaciones de referencia y de especialistas en los variados temas, para que constituyan el núcleo para el desarrollo del Programa

Gestión

Se propone que la puesta en marcha y gestión operativa del PIAPI corresponda a la Organización de Estados Iberoamericanos, que constituirá un Comité de programa formado por 4-5 miembros.

Estimación de la financiación requerida

Para la elaboración de estudios y propuestas, el apoyo a iniciativas regionales y subregionales y la organización de actividades se estima un presupuesto anual de unos 500.000 dólares.

Favorecer las relaciones ciencia-tecnología-sociedad

Objetivos

Promover la percepción, la cultura y la participación ciudadana en los temas tecnocientíficos. Esta promoción tratará de fomentar que los ciudadanos iberoamericanos sean capaces de conocer, manejar, valorar y participar en todos los ámbitos relacionados con la ciencia y la tecnología.

Modalidades de actuación

Se contemplan varias modalidades entre las que destacan las siguientes:

  • Acciones de formación dirigida a los diversos colectivos implicados.

  • Establecimiento de redes temáticas sobre Estudios Sociales de la Ciencia con especial énfasis en los relativos a Cultura Científica, Participación ciudadana y educación científica y tecnológica socialmente contextualizada (enfoque CTS).

  • Banco de mejores prácticas.

  • Difusión y promoción de estrategias de educación y comunicación.

Beneficiarios

Entre otros se contemplan los siguientes Administradores de Organismos Nacionales de CyT, Docentes de ciencia y tecnología, Comunicadores de la ciencia, Administradores de Centros de Investigación, Museos de Ciencia y Science Shops.

Mecanismos de implementación

Para hacer operativa la línea de acción se propone apoyarse en las redes ya existentes. Entre ellas tendrán una especial importancia las Cátedras CTS+I de los distintos países de Iberoamérica que engloban a cerca de 100 universidades (la inmensa mayoría públicas), las redes de docentes formados en CTS en las distintas iniciativas de formación ya emprendidas, la red de investigadores de Cultura Científica. Se avanzará en la definición de un estándar iberoamericano de cultura científica que adecuado al contexto iberoamericano permita comparaciones con otros internacionales (Eurobarómetro, National Science Foundation, etc.). Además de ello el equipo de coordinación elaborará inicialmente un estudio para identificar otras contrapartes y analizar las actuaciones que podrían ser más eficaces para el cumplimiento de los objetivos del Programa.

Gestión

La Organización de Estados Iberoamericanos a través de su red académica de Ciencia, Tecnología, Sociedad e Innovación

Estimación de la financiación requerida

Para la elaboración de estudios y propuestas, el apoyo a iniciativas regionales y subregionales y la organización de actividades se estima un presupuesto anual de unos 250.000 dólares.

8. Contenidos del Espacio Iberoamericano del Conocimiento

Como se ha señalado anteriormente, el Espacio Iberoamericano del Conocimiento se contempla con geometría variable y con un esquema gradual de crecimiento.

Los contenidos del Espacio pueden ser de dos tipos:

  • Programas y Redes actualmente existentes que contribuyan a la creación de un Espacio Iberoamericano del Conocimiento.

  • Programas e iniciativas desarrolladas directamente en el marco del Espacio Iberoamericano del Conocimiento, como las descritas en este Documento.

Para apoyar y difundir estos contenidos se contará con una red digital de recursos de conocimiento tales como Bibliotecas Digitales, Bases de Datos y otros recursos virtuales que desde el Espacio Iberoamericano del Conocimiento se promoverán para una eficaz cooperación.

Para la definición de los contenidos, desarrollo de programas e implementación de las líneas de acción, basados en los criterios generales establecidos en este documento, se procederá al diseño de un Plan Estratégico que incluya: visión, temporalización, diseño de acciones y ejecución secuencial a corto, medio y largo plazo. Se incluirá una recopilación y análisis de las iniciativas en curso asociadas al EIC, con la finalidad de crear un mapa integrado de acciones y avanzar en su deseable articulación.

9. Organización, financiación y gestión del Espacio Iberoamericano del Conocimiento

Con relación al marco organizativo y de gestión se contemplan dos niveles.

La dirección general corresponderá de forma colegiada a las tres organizaciones promotoras de esta iniciativa, el CUIB, la OEI y la SEGIB.

La dirección operativa de los programas, redes y organizaciones regionales y subregionales incluidas en el Espacio Iberoamericano del Conocimiento corresponderá en cada caso a los organismos y esquemas de dirección que tengan establecidos los programas iberoamericanos de cooperación ya existentes y a los que se proponen en este Documento para las nuevas iniciativas.

La financiación de los programas e iniciativas ya existentes continuarán con sus correspondientes esquemas la financiación, mientras que las nuevas iniciativas serán objeto de una propuesta por parte de las organizaciones involucradas en su puesta en marcha: CUIB, OEI y SEGIB.

10. Implementación del Espacio Iberoamericano del Conocimiento

La implementación de la iniciativa del Espacio Iberoamericano del Conocimiento tendrá su punto de partida en la aprobación del marco de actuación que se presente a la Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno de 2006 en Uruguay.

El segundo paso será la constitución por parte de la CUIB, OEI y SEGIB de una comisión gestora para la puesta en marcha de la iniciativa.

Nota:

1- Destaca en tercer lugar que: “las inversiones en investigación y educación superior son necesarias para cambiar el crecimiento en la región basado en las materias primas hacia el crecimiento basado en la innovación y el conocimiento, teniendo éste un alcance más amplio y siendo más sostenible...” ( Informe Proyecto del Milenio. Parte 2. Procesos para alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio a nivel país. América Latina).

 

 

Cumbres y Conferencias Iberoamericanas
Buscador | Mapa del sitio | Contactar
| Página inicial OEI|