Inicio | Acerca de la OEI | Cooperación | Formación | Publicaciones | Contactar
MEC

Inicio Género

Quiénes somos

Origen y objetivos
Actividades
Publicaciones

Documentos

Textos internacionales
Información por países
Materiales por niveles
Material para docentes
Revistas y boletines
Bibliografía

Buenas prácticas

Recursos

Eventos

Enlaces de interés

Contactar


Mujeres con historia

 Blog:

Género y Educación

 
Noticias Educación, Ciencia y Cultura

Colabora:
Instituto de la Mujer
Agencia Española de Cooperación Internacional

Género y Educación
Mujeres con Historia

Mujeres con Historia

Ángela Acuña Braun (1888-1983)

Angela Acuña BraunDefensora del pleno ejercicio de la ciudadanía por parte las mujeres. Benemérita
de la Patria y primera abogada de Centroamérica.

El 2 de octubre de 1888 la ciudad de Cartago vio nacer a Ángela Acuña Braun. Quienes estaban allí no podían imaginar que asistían al nacimiento de una mujer que marcaría notables cambios en la historia del país y, en especial, en la historia de las luchas por los derechos de las mujeres en Costa Rica.

Su educación primaria la recibió en la Escuela Superior de Niñas Nº2, actualmente Julia Lang, en San José, y en la Escuela Anexa al Colegio Superior de Señoritas. Asistió a este Colegio hasta que el presidente Cleto González Víquez le otorgó una beca que le permitió estudiar en los institutos Priory, en Inglaterra, y Morel de Fos, en Francia.

 A su regreso, se matriculó en el Liceo de Costa Rica, donde culminó su bachillerato, siendo así la primera mujer en el país en lograr ese grado académico. Contrario a las pautas sociales y culturales de la época, la formación profesional fue una de las prioridades en la vida de Ángela Acuña, a tal punto que fue la primera mujer en Centroamérica que obtuvo el título de abogada (1925).

En Bélgica, en la Universidad de Bruselas, cursó la carrera de avicultura; también realizó estudios en los Estados Unidos, en las universidades de Columbia, Denver y Dallas. En la Constitución Política de 1949, como parte del reconocimiento de la igualdad ante la ley de todas las personas y la no discriminación, se incluyó por primera vez el derecho de las mujeres a votar. En el logro de esta destacada conquista se encontraban las luchas realizadas por las costarricenses a través de organizaciones como la Liga Feminista, de la cual Ángela Acuña fue cofundadora en 1923.

En esa Liga y en todas las instancias de la vida pública en que le correspondió actuar, ella fue siempre una de las principales protagonistas en la luchas por el reconocimiento de la activa participación de las mujeres en el desarrollo político, social
y cultural de la Costa Rica de la primera mitad del siglo XX.

Además de su liderazgo e incidencia en esas luchas, esta eminente cartaginesa incursionó en distintos ámbitos de la investigación de la situación de la mujer en la sociedad. De esta manera, realizó un estudio comparativo de las constituciones de distintos países de América en cuanto a la condición legal de las mujeres, otro sobre la
prostitución y varios relacionados con el papel de la mujer ante el Estado y en la vida
pública.

La defensa de los derechos de la niñez fue otro de los tópicos de interés de Ángela Acuña. Con ese fin, investigó sobre el problema de los hijos e hijas no reconocidos por sus padres y se interesó en la organización de escuelas para niñas y niños. Ella expuso sus ideas en diferentes libros, artículos y ensayos. Su libro “La Mujer Costarricense a través de Cuatro Siglos”, publicado en dos tomos, el primero en 1969 y el segundo en 1970, es una de las que mejor y más ampliamente recoge esas
ideas.

 

 

Su labor también se desplegó en el ámbito internacional. Durante 13 años fue delegada ante la Comisión Interamericana de Mujeres (CIM); en 1958 fungió como embajadora de Costa Rica ante la Organización de Estados Americanos (OEA).

Además, fue miembro de la Liga Internacional de Mujeres Ibéricas e Hispanoamericanas, de la cual llegó a ser presidenta, de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas (ONU) y Vicepresidenta Regional de la Federación Internacional de Abogadas. Entre otros numerosos logros obtenidos durante su lucha por la reivindicación de los derechos de las mujeres, destacan el haber contribuido a conseguir, en su calidad de secretaria del “Comité pro Colonias Escolares Permanentes”, la igualdad salarial entre maestros y maestras, y el haber participado muy activamente en las gestiones para que la Asamblea Legislativa autorizara a las abogadas costarricenses a ejercer el notariado público.

También en las gestiones para que las abogadas pudieran desempeñarse en los cargos de juezas y alcaldesas del Poder Judicial. Ángela Acuña Braun, un ejemplo imperecedero de mujer inclaudicable y de feminista perseverante, contribuyó, con su vida, sus luchas y su obra, a abrir los caminos de la igualdad y las oportunidades para las mujeres.

Por sus méritos, recibió en 1957 el reconocimiento de la Mujer de las Américas, por parte de la Unión de Mujeres Americanas, de la cual fue Presidenta, y el Ministerio de Cultura, Juventud y Deportes, en 1984, creó el premio nacional que lleva su nombre y está destinado a galardonar a los medios de comunicación y a los comunicadores y comunicadoras que elaboran trabajos con perspectiva de género. Actualmente, este premio es otorgado por el Instituto Nacional de las Mujeres, en el marco de la entrega
de los premios nacionales.

Ángela Acuña Braun murió el 10 de octubre de 1983 en la ciudad de San José. La huella que dejó en la historia nacional y en la lucha por el reconocimiento de los derechos de las mujeres costarricenses y latinoamericanas es imborrable. Esta eminente mujer seguirá siendo inspiradora en la construcción de una Costa Rica más equitativa, más democrática y más participativa.

Fuente: Mujeres destacadas de Costa Rica, 2005, en www.inamu.go.cr