Industrias culturales

Índice del capítulo

Índice general

Libro

Descripción de la situación actual

No existe una política nacional del libro que se concrete en una norma legal que globalice todos los aspectos de su edición, producción y circulación.

Desde 1965 y hasta principios de 1970 regía en el Perú la Ley 15975, que exoneraba al libro y los insumos empleados en su elaboración de una serie de impuestos, lo que se tradujo en el fomento de la actividad editorial. En 1984 se dictó la Ley de Medios de Comunicación, que si bien estaba orientada a diarios y revistas, contenía en su primer artículo una disposición que se refería a las Industrias Editoras de Libros, ley que fue derogada en el segundo semestre de 1990. Hasta setiembre de 1990 el libro no se encontraba gravado con el Impuesto General a las Ventas (IGV), gozaba de un tipo de cambio preferencial para su importación (Dólar MUC) y de una tasa postal reducida equivalente al 50 por ciento de la correspondiente a impresos.

La exoneración del IGV tuvo validez hasta el 31 de diciembre de 1996 y por la ley 26727 se prorrogó su vigencia hasta el 31 de diciembre de 1997. Sólo están exonerados los libros para centros de educación inicial, primaria, secundaria, superior y otros centros de enseñanza así como los libros culturales, que incluye libros y además, álbumes o libros de estampas para niños y cuadernos infantiles para colorear.

En la actualidad existen varios proyectos de Ley del Libro, sin embargo todavía el país no cuenta con ese importante dispositivo legal. En los últimos años, la actividad editorial ha estado en crisis debido a la situación económica del país y a la carencia de estímulos necesarios para su buena marcha. A pesar de los esfuerzos de instituciones como la Cámara Peruana del Libro, no se ha llegado a plasmar una propuesta integral, que no solo incluya el aparato legal correspondiente sino también todos los mecanismos que comprende una industria cultural de tanta importancia para el país.

Otro de los problemas importantes referidos al libro es su circulación. Al respecto, el análisis histórico nos acerca a etapas en donde existía la censura a su circulación, fundamentalmente por motivos políticos, aunque también excepcionalmente en razón a motivos morales. Con la promulgación de la Constitución de 1979, ha desaparecido toda forma de censura de libros por parte del Correo, la Aduana o la Autoridad Política. En el art. 2 inciso 4, la Constitución señala que toda persona tiene derecho a las libertades de información, opinión, expresión, difusión del pensamiento, mediante la palabra, el escrito o la imagen, por cualquier medio de comunicación social, sin previa autorización, censura ni impedimento alguno, bajo las responsabilidades de la Ley. Sólo se mantiene una suerte de conformidad, realizada por el Ministerio de Relaciones Exteriores, en relación a planos o mapas que muestren límites fronterizos.

La piratería editorial constituye uno de los más graves problemas que soporta la industria cultural del libro; para hacerle frente, se creó por Decreto Ley 25868 del 18 de noviembre de 1992, el Instituto Nacional de Defensa de la Competencia y de la Propiedad Intelectual (Indecopi), organismo encargado de la aplicación de las normas legales destinadas a proteger los Derechos de Propiedad Intelectual en todas sus manifestaciones, creándose la Oficina de Derechos de Autor. De acuerdo a una investigación realizada recientemente por la Cámara Peruana del Libro, la producción ilegal ha triplicado entre 1996 y 1999, su volumen de ventas (de 800 mil a 2 millones 500 mil ejemplares), así como sus ingresos (de 4 millones a 12,5 millones de dólares), mientras la actividad editorial de las empresas formales se ha visto reducida a la tercera parte. Existen, por lo menos 30 editoras que se dedican a imprimir libros piratas, los cuales llegan a presentar 3 mil títulos al año y las pérdidas de la industria editorial local llegan casi a los 20 millones de dólares.

Número de títulos y tiraje

De acuerdo a las disposiciones vigentes todos los libros editados en el país tienen que ser enviados a la Biblioteca Nacional, para su debido registro y uso por sus lectores; en ese sentido, constituye una interesante fuente las publicaciones realizadas por dicha biblioteca en donde se hace referencia a la bibliografía peruana. Así tenemos que los ingresos correspondientes a 1998 fueron de 2.068 ejemplares; a 1999 llegaron a 2.538 ejemplares y; finalmente, en el año 2000 alcanzaron la cifra de 2.365 ejemplares.

Uno de los campos mas importantes de la actividad editorial corresponde a la impresión de textos escolares, tanto por su volumen como por su diversidad, sin embargo, en los últimos años se ha podido observar la introducción de textos editados en el exterior, lo cual genera problemas a las empresas de producción local. Las universidades también constituyen centros de producción importantes, pues algunas de ellas cuentan con equipamiento moderno y la protección institucional para la edición de obras de circulación académica restringida; es así que los fondos editoriales de esas instituciones contribuyen a colmar las necesidades del libro académico, técnico y especializado; sin embargo, existe el programa del libro universitario (LIBUN), que pone en manos de los estudiantes publicaciones necesarias para su formación, con precios ventajosos, pero que son editadas en el exterior.

Las editoras de periódicos y revistas también han empezado a incursionar en el campo del libro a través de publicaciones dirigidas a un amplio público interesado; esta proyección que ha llegado atrasada al Perú, respecto de las corrientes mundiales tiene un gran camino por recorrer. Organismos del Estado también han incursionado en la edición de libros, tal como el Congreso de la República, que viene incentivando trabajos de investigación así como seminarios y conferencias, que rápidamente son editados; algunos consideran esta tarea como competencia a la inversión privada, pero por su sentido profundo y sus alcances específicos en términos de público y temas, mas bien llenan necesidades concretas en diversos contextos de la sociedad peruana.

En resumen, publicar en el Perú es muy difícil debido a muchos factores, es por ello que cuando se llega a esa meta, generalmente los tirajes son muy limitados y en el caso excepcional de los relativamente grandes tirajes, la piratería contribuye a ensombrecer aún más el panorama.

Grandes empresas editoriales

Dentro de las estadísticas mas importantes que cubren el sector editorial, tales como Perú en Números 2000, editada por Cuanto y de The Peru Report. Peru 1997. The 5000 Companies., las empresas editoras líderes en el sector fueron:

1. El Comercio, quien facturó ventas por US$ 82.8 millones en 1995, dejando utilidades por US$ 5.7 millones
2. Empresa Periodística Nacional S.A.
3. Editora-Perú
4. Editora Nacional S.A.
5. Corporación Gráfica Navarrete S.A.
6. Editorial Monterrico
7. Empresa Editora Gestión
8. Editora Sport
9. Editora Escuela Nueva

Sin embargo, se puede advertir que la mayor parte de las señaladas, están vinculadas a la edición de diarios y revistas. Generalmente, no ocupan los puestos de liderazgo, en este tipo de estadística, las editoriales dedicadas a la publicación de obras literarias, científicas o técnicas, que están indudablemente presentes en el escenario editorial nacional.

Cine

Descripción de la situación actual

En el presente, el cine en el Perú se perfila de manera un poco más optimista a comparación de fines de los ochentas y comienzos de los noventas.  La difícil economía de la década de los ochentas afectó gravemente el desarrollo de la cinematografía nacional. Los productores tuvieron más dificultades que nunca para la recuperación de la inversión, debido a la incontrolable inflación que disminuía sus ingresos y aumentaba los intereses de los préstamos bancarios. Por ese motivo se buscaron recursos técnicos ingeniosos y baratos como el video y se recurrió como en ocasiones anteriores a los temas populares. Algunos ejemplos de las producciones de ese período son: Los Shapis en el mundo de los pobres ( Juan Carlos Torrico, 1986 ), Fantasías ( Efraín Aguilar, 1987 ), El Rey ( Juan Carlos Torrico, 1987 ), La fuga del chacal ( Augusto Tamayo, 1987 ) y Profesión: detective ( Juan Carlos Huayhuaca, 1986 ).

Otro motivo de la decadencia del cine peruano y de la poca asistencia a los cines en general fue la aparición de las videograbadoras VHS, que por un buen tiempo suplantaron la asistencia a las salas. Afortunadamente, esta etapa se superó con la creación y remodelación de las salas de cine a modernos multicines con sonido Dolby digital.

De marzo de 1972 a octubre de 1994, estuvo vigente en Perú el decreto ley 19.327, Ley de fomento a la Industria Cinematográfica, promulgada por el gobierno militar del general Juan Velasco. Esa norma contribuyó a una producción constante de cortos en el país, alcanzando los 1.200 títulos en ese período. Estos cortos eran beneficiados por un sistema de exhibición obligatoria y de exoneración de impuestos, que acabó en diciembre de 1992. Gracias a estas medidas, surgieron grupos dedicados permanentemente a ese tipo de producción. La capitalización y experiencia adquiridas con el corto contribuyeron también a poder afrontar la producción de largometrajes que llegaron a ser aproximadamente 60  en el mismo período, de los cuales por lo menos el 15% de ellos ocuparon los primeros lugares de taquilla con el cine extranjero. Este proceso de desarrollo cinematográfico fue paralizado con el fin de los beneficios mencionados en 1992.

En octubre de 1994 se promulgó la Ley de la Cinematografía Peruana (ley 26.370), que fue reglamentada en mayo de 1995 (D.S. 42-95-ED) y que establece entre sus principales disposiciones la creación del Consejo Nacional de Cinematografía (CONACINE), que fue instalado en enero de 1996 y se halla dentro del Ministerio de Educación. A partir de esta  nueva legislación se han venido produciendo entre 15 y 20 cortos al año, predominando los géneros de ficción y experimental y siendo el formato más utilizado el de 35 mm, aunque también se está utilizando video digital.

En cuanto a la postproducción, en el Perú existe apenas un laboratorio para publicidad que revela negativos a color de 16 mm o 35 mm, y los transfiere a video, pero no suele hacer copias finales o de exhibición en salas. Es por ello que la mayoría de cineastas peruanos optan por trabajar con laboratorios de Chile o Miami (USA). Para la copia final van a Venezuela, Argentina, Estados Unidos, España u otros países europeos. El sonido normalmente es grabado en DAT y mixado en Protools en el propio país, pero el sonido óptico es hecho en el extranjero. Hay estructura para edición en AVID, pero aún no es muy utilizada por el cine.

Algunos productores que trabaron al amparo de la ley anterior lentamente están volviendo a poner sus empresas en funcionamiento, pero como no hay exhibición obligatoria, cuota de pantalla, ni porcentajes fijos de división de entradas para las producciones nacionales, ellos tendrán ahora que negociar directamente con las salas de exhibición, lo que es tarea casi imposible en el caso del cortometraje. En el caso de largometrajes, la mayoría de las veces se opta por trabajar con empresas distribuidoras como la  Warner, Andes Films, y  la empresa peruana Casablanca Films.

La perspectiva del corto peruano es vista hoy de otra manera. La opinión general es que esta producción tiende a estabilizarse y que va a mejorar su calidad con la continuidad de apoyo público, aunque no podrá difundirse con las características de antaño.  En el caso de los largometrajes, se ve con esperanza que en la actualidad  la producción puede llegar hasta a cuatro filmes por año

Número de largometrajes

Periodo Mudo

Camino de la Venganza (1922)
Luis Pardo (1927)
La Perricholi (1932)
La Conquista de la Selva (1929)
Como Chaplin (1929)
Los abismos de la vida (1929)
Machu Picchu (1929)
Mientras Lima duerme (1930)
El carnaval del amor (1930)
Alma peruana (1930)
La última lágrima (1930)
Las chicas del Jr. de la Unión (1930)
La banda del zorro (1930)
La Huérfana de Ate (1930)
Dios, hombre y Satanás (1930)
Bajo el cielo peruano (1931)
Yo perdí mi corazón en Lima (1933)
¿Cómo serán vuestros hijos? (1934)

Periodo Sonoro

Resaca (1934)
Cosas de la Vida (1934)
Bajo el sol de Loreto (1936)
Buscando Olvido (1936)
La Bailarina Loca (1937)
Sangre de Selva (1937)
De Doble Filo (1937)
Su último adiós (1938)
Melodía andina (1938)
La falsa huella (1938)
De carne somos (1938)
El miedo a la vida (1938)
Gallo de mi galpón (1938)
El destino manda (1938)
El guapo del pueblo (1938)
El niño de la puna (1938)
Corazón criollo (1938)
Palomillas del Rímac (1938)
Santa Rosa de Lima (1939)
Esa noche tuvo la culpa (1939)
Padre a la fuerza (1939)
Almas en derrota (1939)
Tierra linda (1939)
El vértigo de los cóndores (1939)
Los conflictos de Cordero (1940)
Barco sin rumbo (1940)
La vida del cadete peruano (1942)
Penas de amor (1944)
A río revuelto (1945)
La Lunareja (1946)
Como atropellas Cachafaz (1947)
Una apuesta con Satanás (1948)
La muerte llega al segundo show (1958)
Kukuli (1961)
Operación ñongos (1964)
Intimidad en los parques (1965)
Ganarás el pan (1965)
Jarawi (1966)
A la sombra del sol (1966)
En la selva no hay estrellas (1966)
Taita Cristo (1967)
Mi secretaria está loca, loca, loca (1967)
Seguiré tus pasos (1967)
Bromas S.A (1967)
Tres vidas (1967)
La venus maldita (1967)
El tesoro de Atahualpa (1968)
El embajador y yo (1968)
Pasión Oculta (1968)
Las sicodélicas (1968)
Interpol llamando a Lima (1969)
Milagro en la selva (1969)
Nemesio (1969)
La muralla verde (1970)
Los montoneros (1970)
Natacha (1971)
Cholo (1972)
Por las tierras de Tupac Amaru (1972)
Dos caminos (1972)
De nuevo a la vida (1973)
Espejismo (1973)
Los nuevos (1973)
Estación de amor (1974)
Allpa'kallpa, la fuerza de la tierra (1974)
El inquisidor (1975)
San Martín de Porres (1975)
Los perros hambrientos (1976)
La nave de los brujos (1977)
Muerte al amanecer (1977)
Kuntur wachana (Donde nacen los cóndores) (1977)
Cuentos Inmorales (1978)
Abisa a los compañeros (1980)
Laulico (1990)
Aventuras prohibidas (1980)
Muerte de un magnate (1980)
El caso Huayanay: testimonio de parte (1981)
Una raya más al tigre (1981)
Ojos de perro (1982)
Melgar, el poeta insurgente
Brigada blanca (1983)
Un clarín en la noche (1983)
El viento de Ayahuasca (1983)
Compre antes que se acabe (1983)
La familia Orozco (1983)
Maruja en el infierno (1983)
Tupac Amaru (1984)
La agonía de Rasu- Ñiti (1984)
Gregorio (1985)
La ciudad y los perros (1985)
Los 7 pecados capitales y mucho más (1985)
Yawar fiesta (1986)
Malabrigo (1986)
Los shapis en el mundo de los pobres (1986)
Profesión: detective (1986)
El socio de Dios (1986)
La fuga del chacal (1987)
Fantasías (1987)
Sonata Soledad (1987)
Misión en los Andes (1987)
Los ronderos (1987)
El rey (1987)
Todas las sangres (1988)
La boca del lobo (1988)
Juliana (1989)
Calles peligrosas (1989)
Lima 451 (1990)
Chabuca Granda...confidencias (1990)
Ni con Dios ni con el diablo (1990)
La manzanita del diablo (1990)
Caídos del cielo (1990)
Alias la gringa (1991)
Antuca (1991)
La lengua de los zorros (1991)
¿...y dónde está el muerto? (1992)
Nunca más, lo juro (1992)
Reportaje a la muerte (1993)
Todos somos estrellas (1993)
La vida es una sola (1993)
Sin compasión (1994)
Anda, corre y vuela (1995)
Asia, el culo del mundo (1996)
Bajo la piel (1997)
No se lo digas a nadie (1998)
Coraje (1998)
La carnada (1999)
Pantaleón y las visitadoras (1999)
A la media noche y media (1999)
Ciudad de M (2000)
Tinta Roja (2000)
El Bien Esquivo (2001)
La bala perdida (2001)

Número de salas

En los años 80 se produce la gran crisis de las salas de cine en el Perú. Debido a la ausencia notable del público, los propietarios de salas de cine empezaron a cerrar sus locales, generalmente preparados para recibir una asistencia de varios cientos de personas. Estos locales fueron pasando a manos de empresas, congregaciones religiosas o simplemente quedaron abandonados.  Solo sobrevivió un reducido grupo de cines, cuya preservación se apoyaba en capitales más sólidos y diversificados; la vieja sala de barrio fue desapareciendo.

El resurgimiento de las salas de cine se produjo a partir de inicios de los 90, en donde en muchos casos los grandes cines fueron remodelados y transformados en complejos de varias pequeñas salas, que podían recibir a un público mas reducido y reactivar los ingresos con una oferta mas diversificada de películas.  Los avances de la tecnología permitieron una mejora sustancial en sonido y calidad de imagen y la llegada de capitales frescos  aceleró el renacimiento de las salas de cine.

En Lima, actualmente existen 28 complejos de multicines que tienen desde 2 hasta 12 salas diferentes. Los cines de sala única son solamente 7, a los cuales se agregan algunas salas dedicadas a proyecciones eventuales.  Mención aparte merecen los cine clubes que usan las instalaciones de instituciones de diverso tipo, destacando la Filmoteca de Lima, la Biblioteca de Lima, el Cine club Miraflores, el Cine club del Banco Central de Reserva del Perú y el Cine Club Meliés, entre otros.  El panorama cinematográfico en provincias es muy limitado, siendo los lugares menos afectados Arequipa y Trujillo.

Escuelas de formación técnica y profesional

Existen en el país numerosas facultades e institutos de comunicación que forman profesionales y técnicos en el campo del cine. Gran parte de los jóvenes cineastas que incursionan en el corto vienen de esas instituciones, las que también cumplen un importante papel en la difusión y promoción de las películas, como lo hace en forma principal la Facultad de Comunicación de la Universidad de Lima.  Sin embargo, la asistencia en general no es masiva ni constante.

El estudio de Ciencias de la Comunicación ha sufrido un considerable aumento en los últimos años, a pesar de que el cine, la televisión y el video no han estado pasando por buen momento, salvo en el caso de la producción de telenovelas, que siempre se ha mantenido como una de las vertientes más productivas.  Los centros superiores que ofrecen una especialización en áreas vinculadas al cine son los siguientes.

Ciencias de la Comunicación

Universidad Alas Peruanas, Lima

Universidad Católica Santa María, Arequipa

Universidad Femenina del Sagrado Corazón, Lima

Universidad de Lima, Lima

Universidad de Piura, Piura

Universidad Nacional de San Antonio Abad, Cusco

Universidad Nacional del Centro del Perú, Junín

Universidad Nacional del Santa, Áncash

Universidad Nacional Federico Villarreal, Lima

Universidad Nacional Hermilio Valdizán, Huánuco

Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Lima

Universidad Privada Antenor Orrego, La Libertad

Universidad Privada de Iquitos, Iquitos

Universidad Privada de Tacna, Tacna

Universidad Privada del Norte, La Libertad

Universidad Privada San Juan Bautista, Lima

Universidad San Martín de Porres, Lima

Cine, radio y TV

Universidad Inca Garcilaso de la Vega, Lima

Universidad de Lima, Lima

Instituto Charles Chaplin

Comunicación Audiovisual

Pontificia Universidad Católica del Perú, Lima

Universidad de Lima, Lima

Universidad Privada César Vallejo, La Libertad

Universidad San Ignacio de Loyola, Lima

Escuela de Cine de Lima y Artes Audiovisuales

Publicaciones especializadas

En la historia de las publicaciones especializadas en cine, sin lugar a dudas la más recordada es la revista “Hablemos de Cine”, pues fue el hito más importante, sin desmerecer otros ocasionales pero efímeros esfuerzos de publicación de crítica; sin embargo, a mediados de los años 80 y coincidiendo con el panorama de crisis que empezaba a vivir el cine en el Perú, la circulación de esa importante revista cesó definitivamente.


Apareció en 1993 la revista de cine “La gran ilusión”, que es publicada por la Facultad de  Comunicación de la Universidad de Lima y en donde colaboran especialistas en cine que antes habían estado vinculados a “Hablemos de Cine”.  La nueva revista nació debido a la importancia que se le daba al cine en el ámbito universitario y buscando fomentar la investigación y la publicación de trabajos sobre temas de cine, sin dejar de lado la trascendental tarea crítica.

La misma Facultad de Comunicación de la Universidad de Lima ha propiciado dentro del Fondo Editorial de la universidad, la edición de libros que tienen como tema central el cine. Entre ellos podemos mencionar: José Carlos Huayhuaca “El enigma de la pantalla” (1989); José Perla Anaya “Censura y promoción en el cine” (1991); Giancarlo Carbone “El cine en el Perú: 1897-1950” (1991) y “El cine en el Perú: 1950-1972” (1993); y, Ricardo Bedoya “Cien años de cine en el Perú: una historia crítica” (1992).

Música

Descripción de la situación actual

Dos aspectos importantes influyeron en la situación de la industria cultural en música en el Perú, por un lado, el tránsito de los discos de 33 revoluciones al disco compacto y por el otro el incremento enorme de la piratería fonográfica. En relación al primer aspecto se advirtió rápidamente el gran problema que era para la industria fonográfica peruana, cambiar de tecnología e invertir una apreciable cantidad de dinero; mientras pudieron las diferentes empresas peruanas de producción de discos permanecieron fieles al antiguo producto y solamente apoyadas en la popularidad del cassette que se mantuvo algo mas estable. En cuanto a la piratería, se fue acentuando al pasar de los años, a tal punto que en 1999 llevó a abarcar el 85% del mercado fonográfico.

El alto costo de los discos compactos, coincidente con una crisis económica en el país, favorecieron la introducción de una producción ilegal mas barata pero con evidentes problemas de calidad. A penas un disco compacto o un cassette inician su recorrido hacia el consumidor final, o aún antes, la piratería ya ha actuado, copando el mercado por sus bajos precios; esta es la situación especialmente referida, a las producciones de mayor interés para el mercado local.

En el campo específico de la producción fonográfica eminentemente cultural, los aspectos negativos se acentuaron notablemente, pues las productoras no favorecían la grabación de cantantes y temas que no tengan una gran audiencia y sean muy reconocidos por el público. Desde esa perspectiva, en el sector cultural es usual que cada compositor o ejecutante realice su propia producción. En cuanto a la música popular de calidad, la producción es aún mas restringida y debe autogestionarse.

En los últimos tiempos la producción fonográfica en general manifiesta algunos signos de recuperación, pero siempre concentrada alrededor de los artistas mas famosos y reconocidos; la instalación de productoras locales ha favorecido este tipo de inversión cultural.

Empresas de producción fonográfica

De las grandes empresas de producción fonográfica presentes en torno a los años 60 y 70, ya quedan pocas; los problemas que agobiaban desde la perspectiva económica o del tráfico ilícito, llevaron a la industria a una postración extrema, lo cual repercutió en todos los aspectos de la producción fonográfica; de las antiguas casas productoras, prácticamente solo queda Iempsa y alguna que otra menor.

Dentro de la producción fonográfica cultural, el panorama es mas desolador, pues muy pocas instituciones se han dedicado a producir en el país; entre ellas Radio Sol y Armonía, la mas representativa, en 1998 produjo una importante antología del barroco musical peruano y en el 2000, en coedición con El Comercio, produjo una colección de 15 discos compactos, bajo el título "Grandes clásicos de la música" y con la Embajada del Ecuador, puso en circulación el C.D. del Astor Duo "Canon". El Centro de Danza y Música de la Pontificia Universidad Católica, produjo también en 1999, el disco compacto "Achirana" con piezas populares de música peruana. Otras instituciones , como el caso de COFIDE, con las obras del guitarrista clásico Javier Echecopar, han producido o auspiciado algunos otros discos compactos en este campo

Vídeo

Descripción de la situación actual

La industria del video en el Perú no está desarrollada como en otros países. Son mínimas las producciones de largometrajes en este formato y las pocas producciones realizadas no han tenido la respuesta esperada. La industria de películas hechas especialmente para video es inexistente en el Perú.

El poco desarrollo de este género se podría justificar en la falta de concursos y festivales sostenidos. Esta falta de incentivos es una razón importante del deficiente desarrollo de este formato. El CONACINE acepta cortometrajes hechos en video pero se necesita mucho más para poder decir que existe una verdadera industria del video en el Perú.

El campo que aprovecha mejor este formato es el de la publicidad, aunque poco a poco los comerciales de televisión también están dejando de lado el uso de formatos como Betacam y optan por trabajar exclusivamente en cine. Esta situación se da debido a que la tecnología todavía no ha sido capaz de igualar la calidad de un trabajo hecho en cine a uno en video.

Existen diversas empresas que producen en video pero muy pocas lo hacen exclusivamente en este formato sino también utilizan el cine. Los trabajos en video son muy frecuentes para presentaciones institucionales de grandes empresas o para trabajos especiales. Es decir, se trabaja por encargo.

En el Perú, la industria del DVD (Digital Versatile Disc), crece con mayor fuerza. La capacidad que tiene este sistema para decodificar sonido multicanal como el Dolby Pro Logic, Dolby Digital y el DTS, nos acercan cada vez más a una especialización de la realidad sonora que procura nuevas sensaciones en la percepción global del espectáculo audiovisual. Por otro lado, la industria del video de alquiler cada vez tiene mejor cabida en el mercado. Empresas como Blockbuster video, West Coast video o Drugstore video se dedican al alquiler de estos productos, y empresas como Televideo, Delta Video, entre otras, se encargan de la distribución de éstos.

Finalmente, tampoco se puede hablar de una industria del video clip. No hay empresas especializadas en este género. Son muy pocos los video clips que logran ingresar al circuito MTV.

Empresas de producción videográfica

A pesar de las limitaciones que tiene este tipo de producción, existe un buen grupo de empresas que se dedican tanto a la actividad en el campo del video como en el cine. Las principales son las siguientes:

Accu Films Digital
Humberto Saco

Agua Dulce EIRL
Alberto "Chicho" Durant

Altamar Producciones Fílmicas
Carlos Montenegro

Argos Interactiva
Augusto Tamayo San Román

Calicanto Producciones
Jorge Suárez y Ana María Perez

Canal Uno S.A.C.
Realización y Producción de comerciales para Cine y Televisión.

Casablanca Production S.A.
Producción y Distribución cinematográfica y de video.

Chroma Producciones
Producción y Post-Producción

Ciclos Cine Video
Raúl Gallegos

Cine Setenta
Comerciales, Documentales, Programas de Televisión filmados en 35 mm./16 mm. Post-Producción.

Cinematográfica Producción
Emilio y Francisco Salomón Alvarez

Gianfranco Annichini S.R. L.

HPO Films
Realización de comerciales y documentales en 35 mm. Video digital

Iguana Films
Luis Llosa

Illary Producciones
Freddy Vera Méndez y Rafael Delucchi

Imagen Latina S.R.L.
Micaela Cajahuaringa

Inca Films
Francisco Lombardi

Kuntur
Federico García H.

Luna Producciones
Martha Luna

M.G.Z. EIRL
Michel Gómez Zanoli

Producciones Pelicano S.A
Miguel Rubio Del Valle

Promotora Inkarri
Carlos, Federico y Javier García García

R.T.I.-Cine
Ricardo Tenaud Insúa

Spok Film
Realización y Producción de comerciales, documentales y programas de Televisión.

Torre De Babel
Felipe Degregori

Urpi Producciones Cinematográficas

Verde Luna Cine-Video S.A.
Alejandro Legaspi

Turismo cultural

Descripción de la situación actual

El turismo es un fenómeno cultural contemporáneo que ha tenido repercusiones en todos los países y en casi todas las comunidades. Considerado desde un punto de vista antropológico, es una actividad transcultural que está estrechamente ligada a los actuales mecanismos sociales de consumo propios de un mundo globalizado y postmoderno, y ha florecido a lo largo de la mayor parte del siglo XX, un siglo que también, se ha caracterizado por la intensificación de los flujos migratorios. Pero este incremento del turismo, nos lleva a llamar la atención respecto al problema de la conservación del patrimonio cultural y natural.

Cabe señalar las motivaciones que suelen traer a los turistas a nuestro país: pueden visitarnos por el interés de conocer ciertos aspectos poco conocidos de nuestra cultura, por disfrutar de espacios naturales considerados reserva natural o por conocer los logros de sociedades antiguas y sus ricas y creativas culturas. Según lo antes indicado, el Gobierno Peruano en la actualidad se plantea dos objetivos: proteger y reafirmar nuestra cultura y riqueza natural, que es nuestro atractivo turístico fundamental; y fomentar el turismo, pues los recursos económicos que genera son de suma necesidad para la economía del país. Teniendo en claro estos puntos, se pretende generar una política conveniente de protección y difusión de nuestro patrimonio, pero sin olvidar que los bienes del Patrimonio Cultural y Natural no son renovables.

El Ministerio de Industria, Turismo, Integración y Negociaciones Comerciales Internacionales, PromPerú, el Instituto Nacional de Cultura, el Consejo Internacional de Museos (ICOM) y el sector privado tienen el objetivo común de promover los llamados "productos turísticos innovadores", basándose principalmente en el fortalecimiento de la identidad cultural y en la participación permanente de la población local.

Rutas y áreas de turismo cultural

En América Latina, el destino turístico que representa el área andina es un elemento importante en el mercado del turismo internacional. Perú, Ecuador y Bolivia, unidos por una identidad cultural común, deberían promover el conocimiento del pasado y la construcción de su futuro mediante programas culturales en los que se incorpore a los museos como mediadores culturales y que a la vez se creen rutas de turismo internacional. Sin embargo, este anhelo está aún un tanto lejano y cada país ha visto por conveniente crear sus propias rutas de turismo interno.

El Perú, por su enorme riqueza y variedad ha determinado cuatro tipos de turismo: el de aventura y el ecológico que tienen que ver con el Patrimonio Natural, y el místico y tradicional, que tienen que ver con el Patrimonio Cultural.

Para este último grupo se han diseñado innumerables rutas de recorrido y acceso, pero se pueden mencionar los principales puntos de inicio de recorrido, teniéndose así rutas desde Lima, desde Huancayo, desde Trujillo, desde Chiclayo, desde Ica, desde Arequipa y desde Cusco. Cada una de ellas nos lleva a por lo menos dos departamentos más en un recorrido de aproximadamente siete días, los mismos que pueden prolongarse o acortarse según la disponibilidad del turista. Se hacen generalmente recorridos por la ciudad que incluyen monumentos, museos y sitios de interés, además de recorridos más prolongados que pueden conducir a zonas arqueológicas más alejadas.

Existen también algunos turistas que llegan al Perú con el único propósito de conocer el Cusco y principalmente Machu Picchu; en este caso, no pueden dejar de conocer el famoso Camino Inca, recorrido que se realiza a pie y que puede durar entre 2, 4, 6 u 8 días según la elección del visitante. Este es uno de los recorridos preferidos por los turistas tanto nacionales como extranjeros.

En cuanto al turismo de aventura y el ecológico que tienen que ver con el Patrimonio Natural, se ha visto en los últimos años incrementado en gran medida debido a la difusión de importantes centros o parques naturales. A continuación se señalarán los principales Parques y Reservas Naturales del país:

PARQUES NACIONALES

1. Manú
2. Huascarán
3. Abiseo
4. Yanachaga-Chemillen
5. Montañas de los Amotapes
6. Tingo María
7. Cutervo

RESERVAS NACIONALES

8. Pacaya-Samiria
9. Salinas Aguada Blanca
10. Paracas
11. Calipuy
12. Junín
13. Titicaca
14. Pampa Galeras
15. Lachay
16. Tambopata-Candamo

SANTUARIOS NACIONALES

17. Pampas del Heath
18. Huallay
19. Calipuy
20. Lagunas de Mejía
21. Ampay
22. Manglares de Tumbes

SANTUARIOS HISTÓRICOS

23. Machu Picchu
24. Chacamarco
25. Pampas de Ayacucho

Lamentablemente, las condiciones de infraestructura y apoyo al turista son muy limitadas en casi todos los lugares señalados, por lo que no se ha podido explotar debidamente la atracción que se genera en torno a estos espacios naturales. Sin embargo, instituciones como Prom Perú han realizado esfuerzos para proveer información que facilite el desplazamiento de los visitantes.

Escuelas de formación técnica y profesional

En los últimos años se ha incrementado el interés por la preparación de profesionales del turismo, es por este motivo que varias universidades particulares han abierto programas de Turismo, que generalmente combinan con Hotelería; en ellos también se proporciona a los estudiantes conocimientos generales acerca de Patrimonio Cultural. Tal es el caso de la Universidad Ricardo Palma y la Universidad Nacional de Trujillo, sin embargo no muchos pueden acceder a esta profesión. Existen también institutos que ofrecen carreras de corta duración, favoreciendo así una formación especializada en el campo del turismo; CENFOTUR, es uno de los casos mas importantes y en él se forman los Guías de Turismo.

Otras universidades o institutos que ofrecen carreras o formación técnica relativa al turismo cultural son:

Universidad Inca Gracilazo de la Vega
Universidad San Ignacio de Loyola
Universidad de San Martín de Porres
Escuela Superior de Administración Hotelera y Turismo INAT
Instituto de Educación Superior CEPEA
Instituto de Turismo de las Américas
Complejo Educativo Víctor Andrés Belaunde
Instituto San Martín del Perú

Publicaciones especializadas

Un campo importante es el que define la publicación de guías de turismo, que se editan año a año y tienen el propósito de dar a conocer las diversas opciones de visitas y recorridos de Turismo Cultural.

De igual manera, los diarios de la República se han preocupado por crear suplementos informativos en esta materia, como es el caso de los diarios El Comercio y La República, que periódicamente presentan publicaciones al respecto. Se puede notar también la aparición de un periodismo especializado que está produciendo artículos y publicaciones de importancia y aún alcanzan a la producción televisiva, pues al presente existen programas dedicados exclusivamente a este tema.

Por otro lado, también se han creado Páginas Web dando información relacionada al Turismo Cultural en nuestro país. Entre las principales podemos mencionar las siguientes:

Diario El Comercio

Presenta una sección de turismo de Perú y el mundo.
http://www.elcomercioperu.com.pe/EcTuri/Html/EcTuriIndex.html

Ministerio de Industria, Turismo, Integración y Negociaciones Comerciales
http://www.mitinci.gob.pe/

Museo de Arqueología y Antropología de San Marcos
Fundado en 1919, es el primer museo peruano de arqueología dedicado desde su fundación a la investigación. Incluye publicaciones y galería de fotos.
http://museoarqueologiasanmarcos.perucultural.org.pe

Peru
http://www.geocities.com/Colosseum/Bench/3404/

Perú-Rutas
Promociona el desarrollo de actividades turísticas.
http://www.perurutas.com/

Peru: La Conquista del Paraíso
http://www.geocities.com/CapitolHill/6502/

Revista Electrónica Concepción
Dedicada a fomentar el turismo al Valle Azul y a Concepción.
http://www.geocities.com/TheTropics/Cabana/5533/

Revista Rumbos

Permite al visitante del site encontrar imágenes y textos sobre el Perú buscando por temas y lugares.
http://rumbosperu.com/inprinthomees.htm

Producción cultural peruana hacia el exterior

La promoción y difusión de la cultura peruana en el exterior corre a cargo, dentro de la estructura de gobierno, de las Embajadas del Perú en el exterior y específicamente de los agregados culturales en las Embajadas que tengan una plaza para ese cargo. El Ministerio de Relaciones Exteriores cuenta con la Dirección General de Asuntos Culturales que es la unidad encargada de coordinar, promover y difundir todo lo concerniente a los aspectos culturales, dentro del ámbito de las relaciones exteriores. Sin embargo, al margen de la estructura oficial, existen diferentes elementos que hacen posible la presencia cultural peruana en el exterior, tales como la organización de grandes exposiciones arqueológicas y artísticas destinadas a ser exhibidas fuera del país, la participación en exposiciones mundiales, las giras internacionales de artistas consagrados, las instituciones que agrupan a peruanos en el exterior o de amigos del Perú, entre otros.

Uno de los rubros mas importantes dentro de este contexto, es el apoyo a la realización de exhibiciones en el extranjero del patrimonio cultural peruano; si bien lo arqueológico siempre ha predominado en el interés público internacional, se debe incentivar la presencia de otros rubros como la pintura, la escultura, las artes populares, la fotografía, etc. Todo ello significa no solo responder a las solicitudes de empresas, instituciones o gobiernos amigos, sino también tomar la iniciativa en proyectar exhibiciones como parte de una política de Estado, contando con el apoyo privado que sea necesario.

Es ejemplo de una consistente participación peruana en eventos de gran trascendencia mundial, el referido a la presencia del Perú en la exposición Sevilla 1992; en esa oportunidad la empresa privada contribuyó de manera importante, complementando el aporte del Estado peruano. Si bien, no es constante dicha presencia en eventos de esa naturaleza, cabe recordar en el pasado, la participación peruana en la exposición de Sevilla de 1929 y la organización de una exposición peruana en París, 1958.

Lamentablemente no existe un presupuesto específico para estas actividades ni tampoco una planificación estatal adecuada a los objetivos de promoción de la cultura peruana en el mundo, salvo aquellas realizadas por Prom Perú, que no están específicamente referidas a exposiciones, giras artísticas o grandes eventos culturales, aunque algunas de ellas han contando con su auspicio. Instituciones privadas ocasionalmente apoyan iniciativas de este tipo, constituyendo el programa de exposiciones en el exterior del Patronato de la Plata, un solitario esfuerzo en ese campo. Las exposiciones en el exterior realizadas por museos privados como el Museo Arqueológico Rafael Larco Herrera o el Museo del Oro, han contribuido a difundir nuestro patrimonio cultural.

La presencia ocasional de giras realizadas por artistas peruanos en el exterior, abre las puertas de un importante campo de difusión de nuestra cultura. De las referencias iniciales, representadas por las recordadas giras realizadas por la famosa cantante Ima Sumac, el destacado arpista Florencio Coronado, Perú Negro y otros representantes, quizás menos reconocidos, pasamos en la actualidad a observar el éxito en el exterior de cantantes como Susana Baca y Eva Ayllón y pianistas como Juan Castro Nalli. Lamentablemente, no se pueden incluir en la lista a la Orquesta Sinfónica Nacional ni a los demás elencos oficiales, que salvo, alguna gira excepcional, no frecuentan los escenarios internacionales. Obviamente, la explicación a esa situación toca el terreno de lo económico, pero además de ese factor gravita enormemente la ausencia de una política de estímulo a ese tipo de actividades.

Los artistas nacionales, que en regular número se han afincado en el exterior, tampoco son comprometidos por el Estado en las tareas de difusión cultural; no existen redes ni coordinaciones que posibiliten el aprovechamiento de un singular patrimonio que ya se encuentra en una posición definida en el exterior. Todo queda en manos de la decisión y acción voluntaria de los artistas, que en la mayoría de los casos se encuentran dispuestos a proyectar el nombre y la imagen del Perú.

Las comunidades de peruanos en el exterior tampoco son coordinadas ni contactadas por las autoridades oficiales para desarrollar actividades cultural, dentro de un programa debidamente establecido. Muchas organizaciones peruanas han favorecido la visita de artistas peruanos, en su afán de volver a disfrutar de las expresiones artísticas de su país, pero esas acciones tampoco son coordinadas y más bien son expresiones de situaciones coyunturales o decisiones de líderes o empresarios.

Es necesario reiterar la importancia de las acciones que debe realizar el Ministerio de Relaciones Exteriores en coordinación con el organismo cultural correspondiente, para lograr objetivos en este campo. Mientras que los aspectos culturales queden relegados detrás de lo político o lo económico, siempre se presentarán situaciones de carencia o desventaja en la intervención decidida de nuestros profesionales en la diplomacia. El campo de la cultura debe ser una de las puntas de lanza del trabajo diplomático, pues es la mejor carta de presentación del Perú en el escenario internacional.