OEIBoletín Nº 18 - 4 de febrero de 2007

Cambio climático: Estamos a tiempo pero hemos de actuar ya

El día 2 de febrero de 2007 se ha hecho público, con un notable y merecido impacto mediático, el IV Informe de Evaluación del Panel Internacional sobre Cambio Climático (IPCC), organismo científico de Naciones Unidas.

Miles de científicos han puesto en común los resultados de sus investigaciones, plenamente concordantes, y la conclusión puede resumirse en las palabras pronunciadas por Achim Steiner, Director del Programa de Naciones Unidas sobre Medio Ambiente (PNUMA):

"El 2 de febrero pasará a la historia como el día en que desaparecieron las dudas acerca de si la actividad humana está provocando el cambio climático; y cualquiera que, con este informe en la mano, no haga algo al respecto, pasará a la historia como un irresponsable"

Ha terminado, efectivamente, el tiempo de las dudas científicas y debe terminar el de la pasividad ciudadana, el de mirar hacia otro lado, el de prestar una atención puntual a la "noticia"… para seguir haciendo lo de siempre.

Los problemas del cambio climático y de toda la compleja situación de emergencia planetaria a la que nos enfrentamos ya no pueden ser tratados como noticia: requieren una atención continuada de la ciudadanía para exigir a los responsables políticos la adopción de medidas correctoras y para colaborar en las mismas. Como ha afirmado Juan López de Uralde, responsable de Greenpeace, "Estamos a tiempo, pero hay que hacerlo ya".

Es de esperar que la difusión de los resultados de este informe, que refuerza estudios y llamamientos precedentes, contribuya de forma notable a la concienciación y movilización ciudadana. Iniciativas como el llamamiento del pasado 1 de febrero contra el cambio climático (ver boletín Nº 17) deben multiplicarse, porque, lamentablemente, estamos aún muy lejos de una atención continuada, lejos de la necesaria implicación del conjunto de la ciudadanía. Es urgente, pues, que los educadores intensifiquemos los esfuerzos en esa dirección. Precisamos incorporar sistemáticamente a nuestra actividad la atención a la situación de emergencia planetaria, sus causas y medidas a adoptar. La educación para la sostenibilidad debe impregnar nuestra acción educativa. Ése es el objetivo central de la Década de la Educación por un futuro sostenible.

Precisamos, muy en particular, implicar al mayor número posible de colegas en los objetivos de la Década y multiplicar las adhesiones efectivas, tanto personales como institucionales, hasta crear un clima social que impulse a la adopción urgente de las medidas necesarias. Estamos a tiempo, pero hemos de actuar ya.

Educadores por la sostenibilidad
http://www.oei.es/decada/