OEIBoletín Nº 40
5 de septiembre de 2009

Importantes iniciativas ciudadanas de ámbito mundial que podemos y debemos apoyar

El 15 de febrero de 2003, ciudadanas y ciudadanos del mundo entero salieron a las calles de miles de ciudades con el lema común de “No a la guerra”. Y ese día ha pasado a la historia como la primera iniciativa ciudadana de ámbito planetario. Una iniciativa exitosa, pese a no haber impedido el inicio de la guerra, porque mostró una voluntad ciudadana mayoritaria contra las acciones bélicas como vía para abordar los conflictos y porque terminó incidiendo positivamente en las políticas de los países implicados.

Voces como la de Federico Mayor Zaragoza, ex Director General de UNESCO, han resaltado la importancia de esta fecha como hito en la conformación de una ciudadanía planetaria. Desde ese día sabemos que es posible lograr la convergencia de la ciudadanía de los distintos países para hacer frente a problemas comunes; problemas que son glocales (a la vez globales y locales) y exigen acciones ciudadanas sin fronteras para superar los intereses particulares a corto plazo y avanzar en la construcción de un futuro sostenible.

Este mismo año 2009 han sido programadas varias de tales acciones planetarias que merecen atención y apoyo. Una de ellas es una continuación del “No a la guerra”, mostrando así la fructífera vitalidad de aquella acción y la necesidad de avanzar en el logro de la paz como Derecho Humano fundamental y conditio sine qua non de sociedades sostenibles.

Nos referimos, en primer lugar, a la especial celebración programada este año del Día Internacional de la Paz, que se celebra el 21 de septiembre: el Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, lanzó el 13 de junio de 2009, justo 100 días antes del 21 de septiembre, una campaña por medio de plataformas múltiples con el lema Debemos desarmarnos, pidiendo a los gobiernos y a los ciudadanos que este año centren su atención en el desarme nuclear y la no proliferación. Se iniciaba así una cuenta atrás de 100 días, durante los cuales la ONU ha venido exponiendo los peligros y los costes de las armas nucleares, dando a conocer diariamente, por medio de Twitter y las redes sociales Facebook y MySpace, las razones que explican por qué el desarme nuclear y la no proliferación son tan fundamentales. Cualquier persona puede participar firmando una Declaración para apoyar la campaña de Naciones Unidas destinada a liberar al mundo de las armas nucleares, y añadir sus propias razones por las cuales debemos desarmarnos. Una cuenta atrás para la celebración de un 21 de septiembre en el que, mediante acciones educativas y concienciación ciudadana, se contribuya junto a Naciones Unidas al cese de los conflictos existentes en el mundo.

La segunda iniciativa, "Su Planeta lo Necesita a Usted-UNido para Combatir el Cambio Climático"), fue lanzada el pasado 5 de junio, Día Mundial del Medioambiente, y refleja la urgencia para que las naciones concierten un nuevo tratado en la convención crucial del clima que se reunirá en Copenhague, del 7 al 18 de diciembre de 2009 (es.cop15.dk/; unfccc.int/2860.php), con la intención de actualizar el Protocolo de Kioto. Ban Ki-moon Secretario General de Naciones Unidas animó “a todas las personas para tomar pasos concretos para construir un planeta mas verde y mas limpio”. Entre dichos pasos destaca la necesidad de presionar a los representantes gubernamentales para que se comprometan a sellar el Tratado en Copenhague. Algo a lo que podemos contribuir adhiriéndonos a la campaña de Naciones Unidas “Seal the Deal” que reclama un acuerdo global justo sobre el clima en la Conferencia de Copenhague. En el mismo sentido, merece la pena apoyar la campaña “TckTckTck, Cuenta atrás, camino a Copenhague” (tcktcktck.org/) lanzada conjuntamente por numerosas organizaciones de ámbito internacional como, entre otras, Greenpeace, WWF (www.panda.org/),  Intermón Oxfam, Amnistía Internacional (www.amnesty.org/es), Union of concerned scientists, etc., etc. Una alianza sin precedentes de organizaciones unidas para contribuir al logro de un buen acuerdo en Copenhague.

Esta presión es tanto más necesaria cuanto que la gravedad de la crisis financiera mundial, que se está traduciendo en recesión y pérdida de millones de empleos, está llevando a algunos –incluidos influyentes responsables políticos- a pensar que no es el momento de adoptar medidas rigurosas para luchar contra el cambio climático, porque las exigencias económicas que esas medidas comportan podrían agravar la crisis. Lo urgente ahora sería estimular de nuevo el consumo y reactivar el crecimiento económico: el medio ambiente podría y debería esperar. Sin embargo, como explicábamos en el boletín 32, estos planteamientos constituyen un nuevo ejemplo de miopía “cortoplacista” que ignora el auténtico origen de la crisis actual y las posibles vías de solución. Porque, como ha expresado la generalidad de los expertos, la crisis económica y la crisis ambiental son dos aspectos de una misma problemática y se potencian mutuamente: cualquier demora en la adopción de las necesarias medidas de protección medioambiental y de replanteamiento del sistema productivo, solo contribuiría a agravar y multiplicar las crisis y a generar nuevos conflictos.

Nos encontramos, pues, ante iniciativas ciudadanas de ámbito mundial que convergen en el objetivo de sentar las bases de un futuro sostenible. Todas merecen ser apoyadas, pero queremos llamar la atención acerca de la conveniencia de favorecer su vinculación para que cada una de ellas refuerce a las otras y se vea reforzada por ellas. En caso contrario podría producirse una dispersión de esfuerzos que restaría efectividad al conjunto. Celebramos por ello los pasos que han empezado a darse en esa dirección, como el hecho de que la organización mundial Avaaz, sumándose a la iniciativa “TckTckTck, Cuenta atrás, camino a Copenhague”, haya elegido el día 21 de septiembre, Día Internacional de la Paz, como culminación de la campaña que pretende organizar para que los líderes mundiales reciban una “gigantesca llamada de atención global para que participen en las negociaciones finales sobre clima en Copenhague el próximo Diciembre y firmen un tratado ambicioso, justo y vinculante que detenga el catastrófico cambio climático”. De este modo en el 21 de septiembre confluirán la campaña por el desarme y el apoyo a un nuevo tratado contra el cambio climático.

Debemos saludar y apoyar todas estas iniciativas que expresan una creciente toma de conciencia de la necesidad de acciones ciudadanas sin fronteras por un futuro sostenible.

  Educadores por la sostenibilidad
Boletín Nº 40, 5 de septiembre de 2009
http://www.oei.es/decada/boletin040.htm

 

Realizado con el apoyo de