OEI | Ciencia | Red | Formación | Contactar |

Inicio | Opinión | Reportajes | Noticias | Entrevistas | Multimedia

Salud | Comunidad

5 ideas para trabajar por un futuro sostenible desde el aula

3 de octubre de 2017

Mónica Gerena. Villa Carlos Paz, Argentina. IBERCIENCIA Comunidad de Educadores para la Cultura Científica
Los Objetivos del Desarrollo del Sostenible (ODS) constituyen una fuente de recursos con increíble potencial educativo para alentar a los estudiantes a reflexionar sobre el futuro de nuestro planeta. También pueden colaborar con la concreción de muchos objetivos de diferentes espacios curriculares y ayudar a su integración.

El espíritu fundamental de estos objetivos es llamar la atención sobre los grandes problemas que afectan a las comunidades y al ambiente en donde se desarrollan y ofrecer espacios de acción individual y colectiva para iniciativas que permitan alcanzar un futuro más equitativo y justo. Estos objetivos, entonces, se pueden sintetizar en tres ideas fundamentales: garantizar una vida digna para todas las personas, proteger el planeta e invertir para lograr un mejor futuro.

Para muchos estas propuestas resultarán demasiados utópicas o políticas y tendrán un alto grado de descreimiento en su potencial para lograr transformaciones de importancia. Sin embargo, la lectura de los objetivos da cuenta de una exhaustiva lista de metas que dan respuesta a problemáticas que integran cuestiones sociales, ambientales, sanitarias, políticas, económicas, entre otras. Los problemas que más preocupan a la población mundial están expresados de un modo sencillo y claro, de manera que todos puedan entender los retos a los que nos enfrentamos de manera colectiva.

La idea de los ODS también fortalece la necesidad de una integración entre países; de nada sirve resolver los problemas dentro de la frontera territorial, somos parte de un sistema que debe lograr el equilibrio de manera conjunta. Quizás la muestra más evidente sea el cambio climático y la repercusión de sus efectos a nivel global.

La educación 2 resulta un factor clave en el logro de los ODS, no solo por estar incluida entre ellos, también por ser un sustento para el logro de todos los objetivos. La educación en ámbitos formales e informales resulta una pieza fundamental para lograr el engranaje de los objetivos y de las acciones que ellos orientan. Por ejemplo, la concreción de objetivos como la igualdad de género, la producción y el consumo responsable, la reducción de las desigualdades, entre otros, sólo será posible y sostenible si el derecho a la educación está garantizado, ya que es la única herramienta capaz de empoderar a los individuos y a las comunidades para que sus voces sean escuchadas y se respeten sus derechos.

Los ODS en el ámbito educativo

Cuando, desde una mirada educativa, se leen estas metas globales se pueden encontrar muchas de las ideas, conocimientos y actitudes que se intentan desarrollar por parte de los curriculum escolares. Por esta razón, podrían ser útiles como guías para orientar el desarrollo de contenidos en muchos espacios curriculares y, también, para lograr su integración. Así, el objetivo 7 “Garantizar el acceso a una energía asequible, segura, sostenible y moderna para todos”, podría servir de eje integrador para interrelacionar contenidos que son parte de las Ciencias Naturales y Sociales, de Educación Tecnológica, de Educación Ciudadana, entre otros espacios posibles. Partiendo del ODS 7 los espacios podrían integrarse en un proyecto de investigación escolar sobre las fuentes de energía que se usan en la comunidad y explorar alternativas más sustentables que resultaran eficientes en el contexto geográfico.

El ejemplo anterior, es una simple muestra de cómo los ODS pueden constituirse en ideas unificadoras que fomenten la interdisciplinariedad y permitan contextualizar os aprendizajes. Es una forma, además, de acercar a las instituciones educativas a problemas reales y significativos que afectan a las poblaciones humanas y sobre los que se debe trabajar para una mejor calidad de vida.

Por un futuro sostenible

Además, de funcionar como eje organizador del curriculum, los ODS pueden contribuir con las acciones didácticas que se desarrollen en los espacios educativos y pueden funcionar como fuente de ideas y como recursos didácticos que se encuentran disponibles y accesibles desde diferentes páginas web.

En este sentido, se presentan 5 ideas que pueden materializarse en secuencias didácticas y adecuarse a distintos niveles educativos. Su amplio nivel de generalidad permitiría aplicarlas en distintos espacios curriculares y momentos de las secuencias que se planifiquen.

La primer idea considera que, a partir de los ODS, se pueden plantear situaciones problemáticas a explorar dentro del contexto local, regional y nacional 3. Así por ejemplo podríamos partir del objetivo 3, “Garantizar una vida sana y promover el bienestar para todas las edades”. A partir, de este enunciado, un interrogante podría relacionarse con el estado de la salud poblacional en nuestra ciudad o localidad. Esta pregunta conduciría a buscar que instituciones e indicadores pueden brindar información sobre el nivel de salud. Además, se pueden entrevistar informantes claves, realizar encuestas en la población, comparaciones con otras ciudades o regiones. La idea es poder hacer un diagnóstico y luego diseñar acciones de intervención que puedan desarrollarse desde la escuela. De esta manera, los contenidos pueden ser contextualizados y resultar más significativos.

Otra posibilidad es ampliar los límites de lo conocido para observar nuevas realidades, a partir de las cuales se puede entender que existen muchas problemáticas comunes a los diferentes países y regiones del mundo. Además, es posible entender la dependencia del medio cultural donde surgen los problemas y reconocer otras vías o formas de entender, naturalizar y dar solución a los mismos. Por ejemplo, en el caso del objetivo 13, “Adoptar medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus efectos”, se podría realizar una búsqueda sobre acciones que se realizan en todo el mundo para hacer frente al cambio climático. Estas medidas se deberían relacionar con las matrices energéticas, con las principales fuentes de emisión de gases invernadero, con el nivel de desarrollo y crecimiento económicos y con parámetros geográficos de los diferentes países y regiones para concluir acerca de su nivel de impacto real en la mitigación del cambio climático.

El pensamiento crítico y reflexivo, es una capacidad en la que educación formal debería pone gran parte de su esfuerzo, con la intención de generar pensamiento independiente y contribuir a la vida democrática. En esta línea, los ODS podrían someterse a la crítica y reflexión. Una posibilidad sería, dar a conocer a los alumnos los ODS y el marco institucional en el que surgen, para discutir su validez, el orden en el que deberían ser considerados, ellos mismos podrían proponer la reformulación de algunos o la incorporación de otros, entre otras alternativas. Lo importante es que estas opiniones puedan ser debidamente fundamentadas con datos y evidencias aportadas de diferentes campos. Estas opiniones podrían ser volcadas en distintos foros e iniciativas destinadas a la participación, como la página “El Mundo que queremos”.4

Una cuarta idea, tiene que ver con generar propuestas de acción concretas que contribuyan al cumplimiento de los objetivos a nivel local. Estas propuestas de acción pueden ser compartidas y divulgarse en la página “El año que vivimos sosteniblemente” 5. El desarrollo de este tipo de acciones, permite generar compromiso en los estudiantes con su comunidad y valorar su papel de participación ciudadana en el medio social. Por otra parte, enseñan que no es necesario contribuir con actos de gran envergadura difíciles o imposibles, al contrario, es la suma de las pequeñas acciones, lo que puede generar importantes transformaciones. Así, por ejemplo, en relación al objetivo 13, “Garantizar modelos de consumo y producción sostenibles”, se podrían considerar comportamientos para realizar un consumo más racional y responsable de productos que utilizamos a diario. Luego, realizar una campaña dentro de la escuela o la comunidad para sensibilizar sobre los hábitos de consumo incorrectos y su impacto y difundir estas acciones de consumo responsable y sostenible.

Para finalizar la propuesta es transformar al grupo de estudiantes en defensores de los ODS, observando como su país está contribuyendo con los ODS. Todos los Estados Miembros de Naciones Unidas firmaron el acuerdo con un compromiso de participación activa, sería interesante explorar que acciones concretas se realizaron en relación a los 17 objetivos y cómo éstas se vinculan con las políticas públicas. En el caso de Argentina existe una página Web donde se puede encontrar información y también realizar consultas. 6 Esta propuesta contribuye a la formación de ciudadanos que son capaces de ejercer su rol del control sobre las instituciones públicas, fortaleciendo la vida democrática.

Estas son solos algunas ideas de las múltiples que podrían surgir a partir de considerar a los ODS como un recurso didáctico y la enorme creatividad de los docentes.

Notas

Palabras clave:

subir

  
Diseño y contenidos por asenmac