OEI | Ciencia | Red | Formación | Contactar |

Inicio | Opinión | Reportajes | Noticias | Entrevistas | Multimedia

Salud | Comunidad

De los puntos suspensivos (…) a la arroba (@) de la inclusión

20 de abril de 2015

Ab. Antonio Xavier Vergara López, PhD, Ecuador
IBERCIENCIA. Comunidad de Educadores para la Cultura Científica
La presente nota expone la injerencia de las tecnologías de la información y comunicación en los procesos educativos permitiendo la ruptura de la exclusión social y el acercamiento a una cultura del conocimiento.

Ya lo dijo Henry Ford: “Pensar es el trabajo más difícil que existe, quizá esa sea la razón por la que haya tan pocas personas que lo practiquen”, más en estos tiempos donde nadie es ajeno a nada, y se vive pendiente del otro de manera artificialista, la sociedad busca soluciones rápidas y efectivas a los procesos sociales de democratización y acceso al consumo, en ese culto los cuerpos sociales de la ciudadanía, adquieren legitimidad a través de los roles adjudicados por fenómenos externos producto de olvidar el nacionalismo y buscar respuestas en identidades que son sacos de apropiación que se manifiestan en resultados que tienen su génesis en la manera de concepción del mundo desde el plano internacional manifestada mediante la manipulación constante de la sociedad de medios, opinión pública y publico de opinión, es así como la información es la vedette semiótica en la construcción de los discursos.

Por ello volver a una pregunta ontológica en relación a los procesos neoliberalistas y sus efectos devastadores en América Latina y el mundo condiciona la mirada de pensar y ser. ¿Es que el acto y la potencia no van de la mano cuando la economía es la que manda? ¿Es acaso la globalización el pandemonio de la felicidad de cualquiera de las instituciones?

El homo consumens diría que sí, que siempre hay una causa necesaria e indispensable para la felicidad y que la misma causa puede ser la causa de la infelicidad, “el sentir que no se tiene algo”

Es un proceso irreversible que afecta de la misma manera y en idéntica medida a la totalidad de las personas.

La globalización de la administración es una realidad de la vida diaria. Todos los días, los periódicos están llenos de noticias que nos recuerdan que las organizaciones han adoptado un enfoque global. Los noticieros hablan, con frecuencia de asuntos como las balanzas comerciales internacionales y las fluctuaciones de las monedas.

Se nos informa de administradores de los países que estaban tras la cortina de hierro que ahora se preparan en Europa Occidental o Estados Unidos y de empresas estadounidenses y británicas que se unen para ofrecer nuevos servicios de telecomunicaciones y viajes en avión. Hoy, ningún gerente se puede dar el lujo de suponer que su organización está aislada de todas estas actividades mundiales. Los clientes de los chips de Sumitomo -como Hewlett – Packard- son testigos de esta afirmación.

Hoy no es nada raro encontrar una organización global con oficina matriz en Estados Unidos, que cuente con operaciones fabriles en, por decir algo, Estados Unidos, Alemania y Singapur; que venda sus productos en docenas de países llamados "Cuatro Tigres" Hong Kong, Singapur, Corea del Sur y Taiwán.

Las grandes organizaciones no son las únicas que han optado por la vía global, también es cada vez mayor la cantidad de pequeñas empresas que lo hacen. La Globalización es el reconocimiento por parte de las organizaciones, de que estas deben tener un enfoque global y no un enfoque local. Por ello, la globalización como tal es la globalización del mundo entero, del todo como conquista de universo económico, de un país, industrias específicas, empresas, hasta producir un talón de Aquiles, un modelo.

A escala mundial, la globalización se refiere a la creciente interdependencia entre los países, tal como se refleja en los flujos internacionales.

A escala nacional, se refiere a la magnitud de las relaciones entre la economía de una nación y el resto del mundo. Es un proceso de crecimiento internacional o mundial del capital financiero, industrial, comercial, recursos, humano, político y de cualquier tipo de actividad intercambiable entre países. En la mundial moderna, las relaciones entre las personas, las regiones y los países no son accidentales ni pasivas, sino que son mecanismos de integración activos qué intensifican y cambian la vida económica internacional.

La globalización ha transformado la forma en que las empresas llevan a cabo sus organizaciones sus operaciones, pero sobre todo, ha tenido un impacto muy importante en la organización misma, por lo que el perfil de sus integrantes es distinto.

El incremento del conflicto social ha significado el desarrollo de ciertos movimientos sociales, así como el surgimiento y consolidación de experiencias de convergencia social en la lucha contra las políticas neoliberales.

 En esta escala de valores la humanidad asiste a la emergencia de una nueva nomenclatura: los “globofóbicos” para designar una realidad humana e ideológica que nace, evoluciona, crece y se consolida con el fenómeno globalizado de la economía mundial. Los hechos hablan por sí mismos. En efecto, no se trata solo de los militantes de los tradicionales partidos de izquierda, excombatientes de la guerra de Vietnam, místicos o marginados sociales; no, lo más sorprendente e inquietante es que académicos y pensadores se suman a esa cada vez más larga y dispar lista de los antiglobalizadores.

Para muestra basta recordar la conducta y opinión de uno de los tres ganadores del premio Nobel de Economía de 2001, Joseph Stiglitz, profesor de la prestigiosa Universidad de Stanford, quien fuera asesor del gobierno de Bill Clinton y funcionario del FMI: “Las urgencias de los excluidos han fomentado el surgimiento de nuevas formas y expresiones de resistencia y la eclosión de los denominados nuevos movimientos. (El alzamiento zapatista de Chiapas, la movilización de los Sin Tierra en Brasil, y sus coordinaciones campesinas a escala continental, el surgimiento de coordinación de movimientos a través de internet)”.

Después de Seattle en 1999, los encuentros del Foro Social Mundial en Porto Alegre y las manifestaciones de masa que lo sucedieron en varias partes del mundo ya se perfila una nueva realidad de los movimientos sociales que indican una dinámica no solamente defensiva sino también ofensiva. Este fenómeno ya estaba inscrito en las movilizaciones de 1968 pero cobra un significado especial después de la caída del campo soviético cuando las luchas sociales ganan la dimensión de un gigantesco movimiento de la sociedad civil contra la globalización neoliberal.

Su articulación con fenómenos políticos se hace más evidente y se expresa en el surgimiento de formas de lucha insurrecciónales nuevas, como el Zapatismo en México y sus desdoblamientos internacionales en la convocatoria por la lucha contra el neoliberalismo que atrajo personalidades de todo el planeta; la emergencia de movimientos de pueblos originarios de resistencia que terminan derrocando gobiernos y dando origen a partidos y nuevos gobiernos como en Bolivia y Ecuador; el éxito electoral del Partido de los Trabajadores en Brasil, Uruguay, Venezuela que surge de una articulación de los movimientos sociales.

Todos estos fenómenos latinoamericanos forman una nueva ola de transformaciones sociales que tiene fuertes raíces en los nuevos movimientos sociales nuevos y en su articulación con las fuerzas de los movimientos sociales clásicos, con la evolución de la izquierda en su conjunto y hasta con los sectores nacionalistas de las clases dominantes produce un complejo proyecto histórico aún en construcción que se expresa también por ello los procesos de integración están acompañados de una creciente densidad diplomática entre los gobiernos latinoamericanos.

 De este modo en las sociedades postradicionales, el nuevo individualismo está asociado a la aniquilación de la tradición y de la costumbre en nuestras vidas, fenómeno altamente relacionado con el impacto de la globalización. Se produce una transformación de las significaciones colectivas y hay un quiebre que impacta en el proceso de individualización; ahora la cohesión social ya no puede garantizarse mediante la acción social del estado ni mediante el apego de la tradición.

Durante este proceso se establecen cambios significativos como la emergencia de un nuevo tipo social, la ruptura en las instituciones sociales y la separación creciente entre el objeto y sujeto. Además, la integración social ya no puede entenderse como una correspondencia entre el actor y el sistema, la política y el trabajo dejan de ser determinantes y la identidad va estar centrada en el primado del Yo, es decir, que los individuos se definen a distancia de las estructuras sociales y a veces en contra de los colectivos sociales.

Es en estas sociedades postradicionales donde se produce el deterioro y descomposición de los magmas de sentido colectivo y de determinados grupos (por ejemplo, fe en el progreso, conciencia de clase) pertenecientes a la cultura de la sociedad industrial. De ahora en adelante todos los esfuerzos están centrados en la figura del individuo. Este proceso, de individualización significa un proceso de re vinculación y desvinculación a nuevas formas de vida en una sociedad en la cual los individuos deben ser autores de su propia biografía. Cabe destacar que el término individualización no significa, en este caso, atomización, aislamiento o soledad sino que significa, primero, la desintegración y, segundo, la sustitución de las formas de vida socio industriales por otras, en las que los individuos construyen sus propias biografías.

El individuo se libera de las normas obligatorias y las estructuras dejan de ser determinantes; en tanto, los entornos culturales ya no son determinantes y el obrar del hombre no está condicionado o sujeto a normas fijas sociales. El individuo se ve confrontado con sus nuevas decisiones individuales y auto significa su propia vida al mismo tiempo que la familia deja de ser la unidad de reproducción social. "Los individuos no están condenados a ser libres sino a individualizarse”. El concepto de individualización presupone al "individuo como actor, diseñador, malabarista y director de escena de su propia biografía, identidad, redes sociales, compromisos y convicciones. Individualización significa la desintegración de las certezas de la sociedad industrial y de la compulsión de encontrar y buscar nuevas certezas para uno mismo y para quienes carecen de ellas. Pero también significa nuevas interdependencias, incluso interdependencias globales. La individualización y la globalización son, de hecho, dos caras del mismo proceso de modernización reflexiva" En síntesis, el motor del cambio social es la individualización.

En tanto, y en diferencia crucial con los autores clásicos de la sociología (Simmel, Durkheim y Weber) hoy los hombres no son "liberados" de las permanentes certezas religioso-trascendentales en el seno del mundo de la sociedad industrial, sino fuera, en la turbulencia de la sociedad mundial del riesgo. Los hombres deben entender su vida, desde ahora en adelante, como estando sometida a los más variados tipos de riesgo, los cuales tienen un alcance personal y global. Es por esto que el individuo está obligado a vivir de una manera más abierta y reflexiva, los tiempos corren y son más rápidos que las generaciones anteriores. ¿Es que la producción de una cultura híbrida genera la idea de una resignificación en el aspecto epistemológico del telos del ser?

En toda esta fenomenología la democratización del conocimiento ha llegado de mano de las Tic generando la ruptura de las brechas educativas permitiendo de esta manera la inclusión y el acercamiento a la cultura científica.

Club Scratch Iberoamericano - IBERCIENCIA - IBERTIC

Adhesión gratuita. En 2015 tendrá certificación realizando tareas voluntarias
Scratch es uno de los entornos actuales más interesantes. Está desarrollado por un equipo de expertos del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), uno de los centros de referencia a nivel mundial en informática. Cuenta con un equipo de investigación que lleva trabajando durante muchos años en modelos de informática educativa.
La programación de un ordenador se ha convertido durante los últimos años en una ingeniería sumamente especializada, incluso con decenas de ramas e incontables áreas de aplicación. Esta extrema especialización ha restado sin embargo el interés general por el aprendizaje de las técnicas y principios de la programación informática en particular y por los principios de las ciencias de la computación en general.

Más información [+]

 

Red Iberoamericana de comunicación y divulgación científica - IBERDIVULGA

La Red Iberoamericana de Comunicación y Divulgación de Información Científica es una iniciativa de la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI) que cuenta con el apoyo de la Consejería de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo de la Junta de Andalucía.
El objetivo principal de la Red es incrementar el volumen de información relativa a la ciencia y la tecnología que se encuentra disponible para la sociedad, mejorando la cultura científica de los ciudadanos y fomentando la transmisión de un acervo científico, tanto en español como en portugués.
Le invitamos a unirse a la red. Adhesión gratuita

Más información [+]

Comunidad de Educadores para la Cultura Científica: Abierto el registro libre

Esta Comunidad tiene por objetivo el ofrecer el acceso a unos materiales que han sido desarrollados con el doble próposito de servir para incrementar la cultura científica y las actitudes investigadores de los estudiantes iberoamericanos y el de promover entre ellos vocaciones hacia el seguimiento de estudios superiores en ciencias e ingeniería.
Las altas se producirán a partir de la primera semana de cada mes. El acceso a la comunidad es gratuito.

Más información [+]

Palabras clave:

subir

  
Diseño y contenidos por asenmac