OEI | Ciencia | Red | Formación | Contactar |

Inicio | Opinión | Reportajes | Noticias | Entrevistas | Multimedia

Salud | Comunidad

“…El día en que la mierda tenga algún valor los pobres nacerán sin culo…” Los biodigestores de heces fecales, antítesis a esta frase de un gran Nobel.

20 de mayo de 2017

Julio César Páez García.
Montería –Córdoba-Colombia
Docente Escuela Normal Superior de Montería y Universidad de Córdoba.
IBERCIENCIA Comunidad de educadores para la cultura científica
El Colombiano Gabriel García Márquez premio nobel de literatura 1982, en su obra el otoño del patriarca expresa la siguiente frase “…El día en que la mierda tenga algún valor los pobres nacerán sin culo…” aludiendo de una manera exagerada a lo jodido que estarán siempre los pobres inmerso en una realidad de sistema corrupto que aún se vive en muchos países, pero este escrito visiona realmente la antítesis a esa frase desde la relación de ésta con los biodigestores caseros, escolares y comunitarios que se pueden diseñar en muchas instituciones educativas y comunidades, para reutilizar la mierda o heces fecales de humanos y animales dándole a ésta un valor económico y ambiental. Ahora más que nunca hay un interés de que pobres y ricos sigan naciendo con culo.

Pero, ¿por qué los biodigestores sería la antítesis a esta frase de este gran Nobel? Hablar de biodigestores para muchos es un tema asqueroso pero para otros es un tema valioso ambientalmente, yo estoy en la última idea ¿y tú? No sé, pero cualquiera sea tu posición es importante se empiece a discutir sobre el tema, ya que pensar, que en algún momento colapse los sistemas de alcantarillado que existe en las grandes ciudades, la contaminación por heces fecales sería de gran magnitud.

Por ello, identificar el concepto de biodigestor, contarle algunas experiencias, citar algunas investigaciones y expresar situaciones vividas al respecto, permite reflexionar sobre la importancia de establecer proyectos y sistemas alternos que permitan reutilizar las heces fecales de humanos y animales para un mejor bienestar ambiental. En consecuencia, los biodigestores desde distintas visiones se convertirán en una alternativa al manejo integral de las heces fecales.

Así la cosas comprender el concepto de biodigestor es un inicio para reflexionar sobre el tema, entonces citar el concepto que plantea Sergio Pizarro (2005), en su libro titulado “Biodigestor” donde establece que un digestor de desechos orgánicos o biodigestor es, en su forma más simple, un contenedor cerrado, hermético e impermeable (llamado reactor), dentro del cual se deposita el material orgánico a fermentar (excrementos de animales y humanos, desechos vegetales-no se incluyen cítricos ya que acidifican-, etc) en determinada dilución de agua para que a través de la fermentación anaerobia se produzca gas metano y fertilizantes orgánicos ricos en nitrógeno, fósforo y potasio, y además, se disminuya el potencial contaminante de los excrementos. Además, Una de las características más importantes de la biodigestión es que disminuye el potencial contaminante de los excrementos de origen animal y humano, disminuyendo la Demanda Química de Oxígeno DQO y la Demanda Biológica de Oxígeno DBO hasta en un 90% (dependiendo de las condiciones de diseño y operación).

El biodigestor es un recinto cerrado donde se producen reacciones anaeróbicas (sin aire) en el que se degrada la materia orgánica disuelta en un medio acuoso, para dar como resultado metano y dióxido de carbono, trazas de hidrógeno y sulfídrico, estos microorganismos, protozoarios hongos y bacterias que están en el interior deben ser cultivadas, por tanto no vamos a obtener el biogás inmediatamente, tendremos que esperar que lo empiecen a producir, esto tarda unos 15 días más o menos, esta producción se verá afectada por la temperatura exterior, por tanto si queremos que nuestro biodigestor produzca algo más o menos constante debemos enterrarlo para que la temperatura se mantenga en unos 18 grados, no es lo mejor pero durante el invierno tendremos buena producción. Este proceso de biodigestión se da porque existe un grupo de microorganismos bacterianos anaeróbicos en los excrementos que al actuar en el material orgánico produce una mezcla de gases (con alto contenido de metano) al cual se le llama biogás.

Estos conceptos nos dan una idea de la existencia de reactores que pueden ser diseñados de acuerdo al contexto para tratar las heces fecales humanas tales como los tipos de biodigestores de flujo discontinuo, de flujo semicontinuo, el sistema Hindú, el sistema Chino entre otros que permiten darle un tratamiento a las heces fecales humanas y demás residuos orgánicos. Pero, ¿qué investigaciones y experiencias se pueden relacionar al respecto?

En cuanto a la experiencia me es placentero contarles las vivencias que tuvieron unos colegas docentes en la Institución Educativa “Alberto Alzate Patiño” quienes al cursar una especialización en desarrollo educativo ambiental con la universidad de Córdoba quisieron poner en práctica los conocimientos aprendido y decidieron abandonar sus “comodidades” en las instituciones educativas donde oficialmente fueron nombrados inicialmente, para pedir ser traslado a esta institución de zona rural, ubicada en la vereda punta verde del municipio de Planeta Rica-Córdoba-Colombia y que por ser una institución donde su comunidad presentaba muchas dificultades, los docentes Alcides, Morinson, José, Ever, entre otros, proponen un modelo de visión ambiental sistémica donde su proyecto educativo institucional (PEI) se convirtió en un proyecto educativo institucional ambiental (PEIA) desarrollando muchos proyectos articulados a este modelo de escuela.

Pero, el proyecto al cual me refiero es el “biodigestor institucional” el cual basado en el diseño Hindú, y que de acuerdo a Pizarro (2005) el biodigestor hindú fue desarrollado en La India después de la Segunda Guerra Mundial en los años 50, surgió por necesidad, ya que los campesinos necesitaban combustible para los tractores y calefacción para sus hogares en épocas de invierno, luego cuando terminó la guerra se volvió a conseguir combustibles fósiles por lo que dejaron los biodigestores y volvieron a los hidrocarburos. Como la India es pobre en combustibles se organizó el proyecto KVICK (Kaddi Village Industri Commision) de donde salió el digestor Hindú y el nombre del combustible obtenido conocido como biogás. Este digestor trabaja a presión constante y es muy fácil su operación ya que fue ideado para ser manejado por campesinos de muy poca preparación.

Los docentes basados en este diseño decidieron que sus unidades sanitarias o baños escolares se conectaran al biodigestor de campana que construyeron para que aquí sufriera el proceso de descomposición convirtiendo las heces fecales en biogás y abono orgánico líquido y sólido y de allí el gas pasaba al restaurante escolar y los abonos eran utilizados en los demás proyectos de cultivos que tenían en la institución.

En un principio les decía que era placentero contarles esta experiencia porque desde la Escuela Normal Superior de Montería realizaba una práctica de campo con mis estudiantes para ver el modelo de escuela ambiental que se desarrollaba en la Institución Alberto Alzate Patiño y cuando les preguntaba a mis colegas por el costo que tenía llevar mis estudiantes para que nos explicaran su modelo de escuela, ellos respondían, realmente lo que le pedimos es que sus estudiantes después de almuerzo utilicen nuestros baños escolares y así proporcionen materia prima evacuando las heces fecales para que el biodigestor pueda seguir funcionando pues ellos tenían una población pequeña que oscilaba entre 400 y 500 estudiantes. Aquí entendí el verdadero valor ambiental de las heces fecales.

Aunque el diseño de biodigestor Hindú funcionó con algunos inconvenientes en la Institución Alberto Alzate Patiño, la idea era seguir avanzando y quizás llegar a proponer el diseño de biodigestor Chino el cual por sus características y según Pizarro (2005) fue desarrollado al observar el éxito del biodigestor Hindú, el gobierno chino adaptó esta tecnología a sus propias necesidades, ya que el problema en China no era energético sino sanitario. Los chinos se deshicieron de las heces humanas en el área rural y al mismo tiempo obtuvieron abono orgánico, con el biodigestor se eliminan los malos olores y al mismo tiempo se obtiene gas para las cocinas y el alumbrado. El biodigestor chino funciona con presión variable ya que el objetivo no es producir gas sino el abono orgánico ya procesado.

Conociendo la proactividad de los colegas de la institución educativa Alberto Alzate Patiño, de seguro hubiesen avanzado al diseño de biodigestor Chino, pues sus estudiantes ya proponían diseño de biodigestor comunitario para la vereda de punta verde, pero la situación de violencia y orden público generado en la zona les cortó la libertad de seguir soñando con ese modelo de escuela ambiental que proponían y que dejo muchas enseñanza a instituciones educativas, Escuelas Normales, institutos técnicos y universidades de la región que la visitaban.

Finalmente conocer una experiencia de los biodigestores desde las comunidades es citarles el artículo “las heces fecales, ¿alternativa para generar biogás?” que fue publicado por Tuxtla Gutiérrez (2015) en la agencia de multimedios El Estado, donde describe el proyecto de investigación que desarrolló el ingeniero de Chiapas Enrique Abdala Mojica y que en esencia lo titula Bio-Eco-Baños cuya función es generar biogás a partir de las heces fecales utilizando un biodigestor. Cuenta que el proyecto ha sido exitoso y no solo se han instalado bio-eco-baños en Chiapas sino también en Yucatán, Puerto Ángel y Triqui. Por lo que una vez más demostrar el valor ambiental de las heces fecales con experiencias de utilización de biodigestores en instituciones educativas y comunidades es decirle a Gabo (qepd) que las podres seguirán naciendo con culo y es decirle al mundo que existen muchas alternativas para que no sigamos contaminando el ambiente por heces fecales tanto de humanos como de animales.

Nota: La Comunidad de Educadores para la Cultura Científica es una iniciativa de adhesión libre y gratuita de la OEI a través de IBERCIENCIA. Abierta en julio de 2009, desde 2012 funciona con el decidido apoyo de la Consejería de Economía y Conocimiento de la Junta de Andalucía


Palabras clave:

subir

  
Diseño y contenidos por asenmac