OEI | Ciencia | Red | Formación | Contactar |

Inicio | Opinión | Reportajes | Noticias | Entrevistas | Multimedia

Salud | Comunidad

El mundo de las ilusiones ¿decir o hacer?

20 de abril de 2017

Patricio Elías Guzñay Lema
Santo Domingo de los Tsáchilas – Ecuador. IDD – CONACCE.
IBERCIENCIA. Comunidad de Educadores para la Cultura Científica.
El mundo de las ilusiones está inmerso en el gran terreno del internet, donde muchas personas e incluso los estudiantes han creado sus propios mundos ilusorios y donde sus mismas palabras han generado altas expectativas fuera de la realidad, ignorando las situaciones reales del mundo, y en el ámbito educativo donde el desarrollo del aprendizaje se distorsionan.

En la actualidad el mundo ha revolucionado llegando a descubrir otros aspectos de la sociedad que estaban marginados, con el uso generalizado del internet ha permitido que estos cambios se muestren en varias disciplinas sociales desarrollándose en el gran terreno de la información y la creación de comunidades virtuales.

Dentro de esos aspectos surgen la semiótica en el mundo virtual, donde explorar no sólo las palabras sino también las imágenes como signos de un lenguaje autentico y, el doble proceso de representación que se efectúa frente a la interfaz en la interpretación de dichos signos, donde las personas interactúan generando comunidades, espacios, grupos, etc., que comparten algunas afinidades.

Mientras la semiología, da el salto de los signos a su producción de sentido dentro del mundo virtual, permitiendo el compartir de imágenes, diálogos, pensamientos, etc., en donde generan los nuevos círculos de relaciones entre personas figurativas en las comunidades virtuales creadas.

Por otro lado el psicoanálisis, parte por estudiar el papel de la palabra en la constitución del sujeto y los niveles de la psique en que tienen lugar la percepción y la representación, es así que poco a poco este mundo virtual se convierte en el mundo de las ilusiones, donde cada uno se crea perfiles, aspectos, y otros contenidos que muchas veces difieren de la realidad.

La comunidad estudiantil se encuentra inmersa en este mundo de ilusiones conectadas en las redes sociales y asimila muy rápido los cambios que estos presentan cada día, mientras que muchos docentes, se auto aíslan al no sentirse al nivel de estos nuevos sistemas digitales. Muchas de las comunidades o el uso de estas redes sociales en la vida diaria, ha generado aspectos contrarios a la educación formal, dentro del ámbito familiar y en la misma realidad, la interacción dentro de este mundo de ilusiones cada vez va en crecimiento, pero cada vez más con perspectivas ilusorias en muchos de los estudiantes, que crean comunidades donde sobrepasan sus expectativas a misma realidad, cortando así sus destrezas y habilidades que pueden ser plasmados en la realidad en un contexto verdadero.

El uso consecutivo del cuerpo estudiantil en este gran mundo de las ilusiones, es muy activa e incluyente a todos pero dentro de los micromundos generados, cada uno trata de sobresalir e incluso algunos hasta sobrevalorarse y otros al contrario desvalorizarse; ya muchos de estos quedan sumisos al término “decir”, donde solo manifiestan lo que piensan o creen, para tratar de sostener todas las ilusiones creadas antes.

Es así como se genera un gran vacío donde se acostumbran a solo quedar en el lado de decir las cosas, pero en el mundo real ya no las realizan, no las “hacen”, cometiendo errores, generando faltas, y sus comportamientos son adversos a la realidad de cada estudiante.

En este aspecto se generan niveles de micromundos virtuales, donde el primer nivel, es la perdida de la comunicación y ya no se activa la racionalidad, solamente es el gran mundo de las ilusiones donde se genera una gran marea de comentarios y palabras ilusorias. Mientras que el segundo micromundo que se genera es el consumo de imágenes que solo se ven con ojos de fascinación que muchas veces no contienen un significado, simplemente son compartidas para la sobrevaloración de quien las publica. El tercer micromundo que se genera es la relación entre velocidad y pensamiento, el fenómeno de los pensamientos rápidos para escribir, comentar o publicar, pero en ocasiones incluso sin pensarlos, solo exponiendo los sentimientos confundidos de acuerdo al contexto de cada estudiante y/o docente. El cuarto micromundo, la realidad virtual que consiste en imaginar la realidad y reproducir su experiencia en un medio artificial, como idea de un mundo perfecto, es en sí misma miserable, porque dicha experiencia no conlleva efectos ni consecuencias en el estudiante; sólo la realidad de lo virtual es real, posee efectos y consecuencias, porque muchos sumisos a este micromundo esperan la misma expectativa en el mundo real y es donde generan mayores choques emocionales que repercuten en su desarrollo educativo y personal.

Es tareas de todos poder hacer buen uso del mundo digital, redes sociales, dentro del terreno del internet, donde estudiantes, docentes, padres, etc., siempre están entrelazados pero cada uno verán la realidad desde distinta perspectiva, por lo tanto debemos como docentes desarrollar en los estudiantes el sentido crítico de la realidad, que puedan por si solos diferenciar entre todo lo que se dicen y lo poco que hacen, pudiendo así evitar poco a poco que se sumergan en cada micromundo que al final afectan y traen consecuentas en el convivir diario dentro de la sociedad.

Palabras clave:

subir

  
Diseño y contenidos por asenmac