OEI | Ciencia | Red | Formación | Contactar |

Inicio | Opinión | Reportajes | Noticias | Entrevistas | Multimedia

Salud | Comunidad

Enfoque interdisciplinario en los planes de estudio en la formación de estomatólogos en el Instituto de Ciencias Básicas y Preclínicas “Victoria de Girón”

18 de noviembre de 2017

Adania Guanche Martínez. La Habana, Cuba. Comunidad de Educadores para la Cultura Científica.
La atención estomatológica, por su importancia en la salud humana, debe llegar a todos en cada comunidad. La formación de estomatólogos en Cuba, mediante la forma de organización denominada Educación en el Trabajo, no solamente propende al cumplimiento de este principio, sino que también se basa en la interdisciplinariedad, y en la ética profesional.

Los procesos educativos que se desarrollan en cada uno de nuestros países tienen una alta responsabilidad, pues deben orientar la formación de sujetos competentes, responsables, reflexivos y sobre todo, lograr que los profesionales que se formen bajo estas premisas sean independientes, creativos y capacitados para aplicar sus conocimientos, para así responder adecuadamente a una realidad compleja y en constante cambio, caracterizada por el crecimiento de los descubrimientos científicos, a un nivel nunca antes conocido.

Por tanto, se requiere educar a los jóvenes con un sentido ético de su profesión, y con un dominio de conocimientos y habilidades, que apliquen todo lo aprendido en función del desarrollo sustentable de cada sociedad y que además, sean capaces de buscar esos nuevos conocimientos que aportan las ciencias diariamente.

Por consiguiente, deben descartarse todos aquellos métodos que solamente exijan la repetición del contenido o el aprendizaje que se base en las respuestas a un nivel reproductivo de los textos, para que los sistemas educativos tomen conciencia de que los especialistas formados en cada uno de nuestros países en vías de desarrollo, deben estar en condiciones de integrar sus conocimientos, investigar en las fuentes que tengan a su alcance, conocer sus propias limitaciones y superarlas, y así, llegar a ser consecuentes con su tiempo y con los propósitos de poner sus saberes al servicio del desarrollo de la sociedad en general, para beneficio de todos.

De ahí que corresponda a los educadores la no menos elevada responsabilidad de desarrollar programas de estudio que propendan a la formación de dichos especialistas, y esto no debe convertirse en un mero pronunciamiento, sino en un principio de la profesión, que requiere conocimientos didácticos y un sentido permanente de la necesidad de formar individuos integrales, lo cual solamente se logra con un sentido claro del trabajo interdisciplinar y bioético en las asignaturas de todo plan de estudio.

Las ciencias de la salud son aquellas disciplinas científicas que se desarrollan en las sociedades modernas y que propenden a que existan entornos sanos e individuos saludables, capaces de disfrutar a plenitud de un bienestar ecológico, aportar sus saberes y actuar para hacer sostenibles esos paisajes y recursos, de una manera creciente y adecuada.

Entre los especialistas que, aplicando todas las teorías aprendidas en sus respectivas carreras, sustentan y desarrollan estas ciencias en el mundo contemporáneo, se encuentran los médicos, los estomatólogos y los tecnólogos de la salud. Para lograr especialistas que sustenten esa sociedad antes descrita, se hace necesaria una formación básica que prepare al hombre para una educación permanente, que le permita al sujeto tomar conciencia de sí mismo, de su medio ambiente y de su responsabilidad como ser social transformador.

Por tanto, no se trata de individuos que reciten de memoria las lecciones de cada día, sino de personas capaces de tener acceso a las informaciones sobre el mundo, de articularlas, de organizarlas, de comprenderlas y contextualizarlas con una visión global de la realidad, en toda su complejidad.

Pero, para lograr un especialista médico o estomatólogo que domine los conocimientos básicos y los enriquezca, para que tenga conciencia de sus deberes con la salud de la población, hay que formarlo teniendo como base una educación interdisciplinaria como principio de su formación, según plantea el profesor cubano Fernando Perera, especialista en interdisciplinariedad, tan necesaria desde la Educación Primaria, hasta los altos estudios universitarios.

En el contexto de esta época, caracterizada por condiciones políticas, económicas y sociales cambiantes, el especialista de la salud debe estar formado en escenarios docentes que se acerquen más a las poblaciones en las cuales deberán ejercer su especialidad en cuestión.

Entre estos especialistas, se destaca el estomatólogo, que es responsable, en gran medida, de que todos los individuos de cada comunidad, disfruten de una salud apropiada para emprender su trabajo diario con satisfacción y libre de infecciones bucales, las cuales tienen incidencia en todo el organismo, por constituir la cavidad bucal “la puerta de entrada” de gérmenes perjudiciales para el equilibrio vital de las personas.

En el Instituto de Ciencias Básicas y Preclínicas Victoria de Girón, de La Habana, a partir del tercer año de la carrera de Estomatología, se desarrolla una asignatura denominada “Atención Integral a la Familia”, en cuyas asignaturas se mantiene un enfoque comunitario, mediatizado por las concepciones epistemológicas y metodológicas más adecuadas, basado en una forma de organización del proceso docente-educativo denominada “Educación en el Trabajo”. Esto significa que los estudiantes brindan cuidados estomatológicos a un número determinado de familias, a las que atienden personalmente.

En estas circunstancias, se entiende perfectamente cómo en la educación que se brinda al futuro estomatólogo impera el enfoque interdisciplinar, puesto que la parcelación del saber, constituye un freno en este caso.

Precisamente, la educación contemporánea debe caracterizarse, tanto en la estructuración curricular, como en el desarrollo metodológico del quehacer pedagógico, por la integración de los contenidos (conocimientos, habilidades, actitudes y valores) y por experiencias que faciliten una comprensión más reflexiva y crítica de la realidad.

Cada estudiante se siente responsable de que las familias a su cargo disfruten de salud bucal, un bien que se les brinda gratuitamente en nuestra sociedad, para que cada trabajador o trabajadora, cada ama de casa, los niños y las niñas, los ancianos todos, sean más saludables, puedan rendir mejor en el trabajo, en el caso de las personas en edad laboral. Al mismo tiempo, la labor de los estomatólogos en formación llega hasta las acciones de promoción y prevención en salud bucal, ya que existe, en sentido general, menor conciencia en la población, acerca de la importancia de mantener una atención estomatológica.

De este modo, no solamente los futuros estomatólogos se tornan más conscientes de la importancia de su trabajo, sino que ellos mismos llevan a las familias, a la comunidad en general, el mensaje de salud que debe ayudar a convencerlos de la importancia de la atención estomatológica.

Esta formación del estomatólogo general integral desde el tercer año de la carrera tiene un basamento interdisciplinar, pues en la sociedad existen personas que requieren tratamiento de ortodoncia; otros precisan del especialista en endodoncia, y también hay ancianos que usan prótesis, y que requieren de otros tipos de cuidados. No faltan en cada comunidad determinados sujetos con ciertas discapacidades, que demandan también innegables cuidados estomatológicos y por otra parte, los infantes son pacientes con requerimientos explícitos, no ajenos al buen estomatólogo que debe formarse en el trabajo, como una extensión idónea del quehacer universitario.

Esta variedad de obligaciones del estomatólogo ilustra perfectamente el sentido de interdisciplinariedad que posee este plan de estudios que se desarrolla desde hace pocos años en la carrera de Estomatología. Por supuesto, los docentes que laboran en esta carrera tienen la experiencia idónea para implementar una formación interdisciplinaria, de modo que los estudiantes comprendan mejor la ética de su profesión, la amen y respeten cada día más y lleven los mensajes más adecuados a la población.

Conjuntamente con esta formación interdisciplinar del nuevo estomatólogo, no es ajena su formación como investigadores. Los docentes que dirigen su formación tienen muy en cuenta el hecho que los estudiantes pueden y deben interesarse por averiguar la prevalencia de determinados problemas estomatológicos, las causas de ciertas deformaciones que existen en una expresa población, la incidencia de la alimentación en la aparición de algunas enfermedades carenciales que afectan la salud bucal, entre otras situaciones problemáticas que pueden y deben conducir a sus correspondientes problemas científicos a investigar. He aquí que se reafirma el enfoque de interdisciplinariedad que preside esta forma de organización denominada “Educación en el Trabajo”.

El tema de la interdisciplinariedad ha estado presente en las últimas décadas, como una necesidad de que los docentes nos situemos en un nivel adecuado acorde a los cambios educativos que se requieren para la elevación de la calidad en la formación de los nuevos profesionales, especialmente en los campos de la salud y de la educación, al servicio de las comunidades y a favor de su bienestar y de la cultura de la sostenibilidad.

Las opiniones de los propios estudiantes de Estomatología, que cursan el cuarto año en el ICBP Victoria de Girón, son muy favorables; ellos se sienten responsables de la salud estomatológica de las familias a su cargo, las visitan periódicamente, están al tanto de los tratamientos de Ortodoncia, de Endodoncia, de las necesidades de prótesis, de la atención a los escolares, a la vez que citan a determinados pacientes para el consultorio estomatológico, para darles atención personalmente, bajo la estrecha vigilancia de los profesores de su carrera.

La población del municipio de Playa, lugar donde está enclavado el ICBP es favorable también. Han admirado los murales de Estomatología instalados por primera vez en los consultorios del Médico y la Enfermera de Familia, al tiempo que han notado la estrecha cooperación que se está produciendo entre ambas especialidades (Medicina y Estomatología), dos potencias para la atención de la salud en cada comunidad en este municipio, como un sistema que también se ha venido desarrollando en los demás municipios del país, en los que la Universidad de Ciencias Médicas de La Habana es rectora y dentro de esta, el ICBP Girón, su principal promotor.

Los docentes de esta institución formadora de especialistas y rectora en las Ciencias Básicas y Preclínicas están entusiasmados con el nuevo plan de estudios, conscientes de su responsabilidad en el estudio de la Didáctica de la enseñanza de la Estomatología, al tiempo que se han integrado en un proyecto de investigación que busca los indicadores de máxima calidad en los enfoques didácticos para desarrollar el Plan de Estudios D en esta carrera.

Hay que tener en cuenta que la interdisciplinariedad no solamente está presente en la integración de diferentes especialidades dentro de la Estomatología para la formación de nuevos especialistas, sino también en la integración de procesos sustantivos de la Universidad, como la docencia, la investigación y la extensión universitaria.

Tampoco puede faltar en este plan de estudio la aplicación de los principios éticos en la formación de estos estudiantes como estomatólogos de calidad. Por ello, se ha confeccionado una guía de autoevaluación que aplican con verdadera conciencia en cada una de sus sesiones de prácticas con sus pacientes, en la clínica estomatológica. Esta guía, que lleva ya un año de introducida, ha sido reconocida en el Fórum de Ciencia y Técnica de la institución y a nivel municipal y cuya elaboración fue sugerida por los propios profesores de la carrera y elaborada por la aspirante a doctora en Ciencias Pedagógicas, Dra. Dachel Martínez Asanza, bajo la tutoría de la autora de este trabajo.

Los aspectos que se autoevalúan los estudiantes son todos los procedimientos o acciones (habilidades de la propia profesión), los hábitos de higiene, los aspectos éticos de tratamiento hacia los pacientes, y hacia los colegas estudiantes y los superiores, incluyendo al profesor o profesora. Pero, además, los estudiantes ejercen la coevaluación, que se refiere a señalamientos críticos hacia sus condiscípulos. Esto permite que se fomente un sentido de la solidaridad, del compañerismo y de la estimación a los valores del compañero y del grupo de clases.

A modo de conclusión, en el ICBP Victoria de Girón, además de formar médicos y tecnólogos de la salud, se educan estomatólogos a los que se aplica un plan de estudios novedoso denominado Plan D, que ha establecido una asignatura llamada Atención Integral a la Familia, que se desarrolla a lo largo del tercero y el cuarto año de la carrera y dentro de esta, una forma de organización del proceso conocida como Educación en el Trabajo, la cual ha sido acogida y valorada por los docentes en su justa concepción, por lo cual se ha organizado un proyecto de investigación que se ha propuesto identificar los indicadores de calidad máxima a la que debe aspirarse, bajo enfoques de interdisciplinariedad, integralidad y ética, que propende a la formación de mejores profesionales de la Estomatología, en una sociedad que despliega todas sus potencialidades hacia un desarrollo sostenible, con salud individual y colectiva, como premisa indispensable.

Palabras clave:

subir

  
Diseño y contenidos por asenmac