OEI | Ciencia | Red | Formación | Contactar |

Inicio | Opinión | Reportajes | Noticias | Entrevistas | Multimedia

Salud | Comunidad

Enseñando matemáticas, ¿Cuándo será obligatoria la versión de una matemática fácil de aprender?

26 de junio de 2016

Paola Andrea Mejía Gómez, psicóloga en formación en maestría en Psicología Clínica y de familia, en formación en maestría en Neuropsicología Educativa. Psicóloga de Bienestar Universitario de la Fundación Universitaria Sanitas. Bogotá Colombia. IBERCIENCIA. Comunidad de Educadores para la Cultura Científica.
Es extraño pensar que la matemática se convierte en una “materia obligatoria” desde que somos niños y su obligatoriedad parece que le imprime el carácter de poco divertido o de difícil comprensión. Será, al parecer, un “dolor de cabeza” para padres y estudiantes en algún momento de su aprendizaje, porque no hay una versión de una matemática fácil de enseñar y de aprender.

Posiblemente, tanto a ustedes como a mí, nos sucedió que en algún momento de nuestra experiencia en el aprendizaje de las matemáticas nos encontramos con la sensación que asimilarla era toda una odisea. No eran fáciles de comprender algunos conceptos que nos proporcionaban, por ejemplo, desde el cálculo, el algebra, la geometría o incluso aquello que nos parecía más básico como las tablas de multiplicar. Dicha dificultad que en algún momento se nos presentó nos hacía dudar de nuestra inteligencia, especialmente cuando se le considera una asignatura básica y obligatoria para todos y en cada uno de los grados cursados

Sí, resulta que aprender fácilmente matemáticas se ha convertido en sinónimo de inteligencia global y de audacia, por lo que los padres se sienten orgullosos cuando sus hijos evidencian habilidades para el aprendizaje de cálculos que, pareciera, solo unos pocos alcanzan. En contraste, el no aprender fácilmente matemáticas hace suponer para algunos, que se puede tratar de un problema de discalculia, y aunque es cierto que existen dificultades que es necesario evaluar, también es importante no satanizar los diversos ritmos y procesos individuales que se dan a la hora de aprender, posiblemente en esto ha aportado mucho los planteamientos de Howard Gardner (1995) acerca de las inteligencias múltiples y la lógica matemática como una de ellas, diferenciada de las demás.

Podemos preguntarnos ¿cómo logramos pasar a pensar que las matemáticas es una de las asignaturas más fáciles de aprender? Decía Juan, un niño de 8 años, como cualquiera de nuestros alumnos: “¿qué le encuentras de fácil a aprender matemáticas?”, era un niño que no podía sentir que había sufrido más en su niñez que cuando lo “obligaban” a aprenderse de memoria las tablas de multiplicar, sin más sentido que el mencionado por sus padres: “todos tus compañeros ya se las saben de memoria”. De esta manera se culpaba a Juan, en ocasiones, por su falta de dedicación a la repetición de las tablas, en otras, le hacían suponer que era un problema de su memoria, argumentado por sus padres “es que a Juan no le entran fácil las matemáticas”, así que se suponía que aprender era una cuestión de entrada de información (una tarea del niño) y no de comprensión y asociación a su vida cotidiana, lo que implicaría una corresponsabilidad de estudiantes, padres y docentes.

Bien afirmaba Butterworth (1999) y Dehaene (1997) (citados por Bravo J. 2010, p. 6), los seres humanos tenemos desde que nacemos un modulo numérico que en ocasiones la escuela obstaculiza (yo le agregaría los padres también). Ese módulo numérico que neuropsicológicamente tiene unas características como sistema complejo, en el que múltiples áreas cerebrales se ven implicadas para el logro de los procesos requeridos. Podemos de esta manera reconocer, como lo menciona Dehaene (1992) que existen diferentes códigos implicados en el aprendizaje de las matemáticas. Centrémonos, por ejemplo en el código arábigo visual y el código verbal – auditivo, los cuales, a partir de procesos perceptivos y de procesamiento logran evidenciar Input escritos y auditivos, y Output escritos y hablados, todo un circuito en el que se requiere la estimulación de mecanismos cerebrales para el logro del aprendizaje de conceptos, números y operaciones en las matemáticas, a partir de la identificación visual, auditiva, oral y semiótica, que se gesta y se consolida en el proceso de aprendizaje.

Es importante subrayar que al comprender los mecanismos cerebrales por los cuales se da el aprendizaje de la matemática se encuentra el camino para que su enseñanza se logre no solo desde la repetición (como el aprender las tablas de multiplicar), sino desde el sentido y correlación de un lenguaje simbólico y abstracto, con la comprensión de la vida misma en la que a diario nos movemos; enseñanza y aprendizaje que no debe limitarse a la resolución de problemas matemáticos que implican situaciones que a otros les ocurren, sino también se debe dar desde una relación con procesos emocionales y desde la lógica de los códigos relacionados en el aprendizaje de la matemática en sus procesos neuro-educativos.

De esta manera, hacer fácil la matemáticas para todos es cuestión de lograr una constante correlación entre los procesos perceptivos, emocionales y lingüísticos que ocurren en nuestro cerebro, asuntos de los cuales hoy se ocupa la “Neuromatemática” que avanza a grandes pasos en la comprensión de los circuitos neurológicos implicados en el aprendizaje de la matemática y las diferencias individuales que ello puede suponer.

Teniendo en cuenta lo planteado, quiero llamar la atención en la cuestión más práctica de lo mencionado y es que para lograr un desarrollo, apropiación o estimulación de los procesos neuropsicológicos implicados en el aprendizaje de las matemáticas no podemos alejarnos del principal vehículo de entrada de información que es el cuerpo; de esta manera, el cuerpo nos brinda los ejemplos iniciales para comprender los números, por ello utilizamos los dedos para contar, como también nos proporciona el primer patrón de comparación de distancias, tamaño, proporción entre otros conceptos, es así mismo las experiencias vividas con el cuerpo es lo que le otorga un sentido mayor a lo que aprendemos fácilmente.

Podemos encontrar hoy en día que se ha dado inicio a una importante producción investigativa en torno a lo que es llamado Neuromatemática y a variados programas de aprendizaje en el que las variables mencionadas cobran un relevante papel en la pedagogía, herramientas que a partir de su uso y divulgación se convierten en materiales necesarios para la enseñanza y el aprendizaje. Por ejemplo, volviendo al caso de Juan, recuerdo una lectura de gran importancia para él en donde lo auditivo, lo visual, lo verbal, lo emocional en relación con su cuerpo cobraron un sentido de mayores proporciones para aprender fácilmente las matemáticas. Fue a partir de la lectura de libro de Enzensberger , El diablo de las matemáticas, en el que se explica bajo una historia llena de sueños que la vida cotidiana y la matemática cobran un fantástico sentido, donde la invitación a la aventura con el cuerpo como referencia, como experiencia y vehículo para a la exploración en su cotidiano vivir, le permite a los niños comprender que tan fácil puede ser aprender matemáticas.

Posiblemente ejemplos como estos hay muchos, niños con dudas acerca de sus habilidades en la resolución de problemas matemáticos son un alto porcentaje en las escuelas, pero también contamos con la posibilidad tener herramientas desde la literatura, el deporte, la geografía, el teatro, la danza, entre otros, que nos llevaran a niños y adultos a pensar que las matemáticas son fáciles de aprender. Y cierro con la siguiente anotación de la historia del libro de Enzensberger , la cual les invito a leer “…Si es tan sencillo hablar de Matemáticas como de películas o de bicicletas, ¿para qué se necesita un diablo? -Por eso mismo, querido -respondió el anciano-: Lo diabólico de los números es lo sencillos que son. En el fondo ni siquiera necesitas una calculadora” (Enzensberger, H. 1997. p.8)

Bibliografía

Bravo, J. A. F. (2010). Neurociencias y enseñanza de la Matemática: prólogo de algunos retos educativos. Revista Iberoamericana de Educación51(3), 6.
Dehaene S. (1992) Varieties of numerical abilities. Cognition.
Enzens Berger, H. (1997). El diablo de los números. Madrid: Siruela.
Gardner, H. (1995). Inteligencias múltiples: La teoría en la práctica. Barcelona, España: Paidós.

Palabras clave:

subir

  
Diseño y contenidos por asenmac