OEI | Ciencia | Red | Formación | Contactar |

Inicio | Opinión | Reportajes | Noticias | Entrevistas | Multimedia

Salud | Comunidad

Érase una vez: Natilla de Ciencia Cenicienta

8 de febrero de 2017

César Maldonado-Sanabria, Richar Villacorta-Guzmán. Ivonne F. Ramírez-Martínez.
Comunidad de Educadores para la Cultura Científica. CAD. Universidad Mayor, Real y Pontificia de San Francisco Xavier de Chuquisaca; Bolivia. Germán Gallardo-Matienzo
Universidad Autónoma Tomás Frías; Potosí, Bolivia
La presencia de las mujeres en las aulas universitarias, representa una esperanza para responder a los problemas sociales, qué temas interesan a las universitarias de las diferentes ciencias? ¿se perfilan las vocaciones científicas futuras?. El interés científico por enfrentar la extrema pobreza, la salud materno infantil, el acceso a la educación o cuidar del medio ambiente debe salir a la luz y requiere del concurso de la ciencia y de la tecnología. Queda mucho por hacer, que el homenaje a la niña y la mujer científicas en nuestro país empiece con la formación de científicas que aporten al desarrollo y transformación de su pueblo.

 Educa a un hombre y lograrás un buen ser humano, educa a una mujer y educarás a la comunidad.
(Dicho africano)

Introducción

La presencia de la mujer en la ciencia en países como Bolivia es aún nueva, los motivos son históricos, políticos, culturales y de otras índoles, pero la importancia de abrir espacios de reflexión es dar curso al análisis a futuro buscando su participación no sólo masiva, sino decisoria en las políticas de ciencia y tecnología que aporten al desarrollo nacional.

La sensibilidad y la aparición de la mujer en procesos científicos tiene un rostro aparentemente oculto en medio de las aulas institucionales. En lo cotidiano el rostro y presencia de la mujer es un cuestionamiento a estereotipos de modelos educativos basados en una racionalidad lineal y patriarcal, tema que impide que la “natilla” femenina apetecible salga al exterior.

Cenicienta ha fabricado al sabor para que otros lo consuman, con el arbitraje de que a la medianoche pueda convertir los sueños ( proyectos científicos) impidiendo que la maldición (las carreras universitarias) las destruyan, y las condenen a seguir fregando los pisos y atendiendo a la madrastra y hermanastras abusivas (reproducción del conocimiento); ¿será posible que impulsemos a que esa natilla salga a la luz y que el mundo academicista se convierta en asunto creativo, productivo y rebelde?

El objetivo del estudio es reflexionar sobre los intereses científicos de las universitarias de las áreas económicas, de salud y tecnológicas de la Universidad de San Francisco Xavier de Chuquisaca en Sucre, Bolivia, para a futuro, potenciar vocaciones capaces de dar respuestas a los desafíos actuales, como preocupaciones manifestadas por la Agenda Patriótica Nacional, 2025 y también anotadas por los objetivos del milenio 2021.

Las preguntas realizadas sobre los temas de interés científico son las siguientes :

Tabla 1. Temas de interés basados en los objetivos del milenio

1. Erradicar la pobreza extrema y el hambre
2. Lograr la enseñanza primaria universal
3. Promover la igualdad entre los sexos y el empoderamiento de la mujer
4. Reducir la mortalidad de los niños menores de 5 años
5. Mejorar la salud materna
6.  Combatir el VIH/SIDA, la malaria y otras enfermedades
7. Garantizar la sostenibilidad del medio ambiente  
8. Fomentar una alianza mundial para el desarrollo

El estudio se realizó en las aulas universitarias de San Francisco Xavier de Chuquisaca con un grupo de 316 estudiantes mujeres que cursan las diferentes carreras de las áreas económicas, de la salud y tecnológicas de los tres primeros niveles, a quienes se les aplicó una encuesta para conocer sus actitudes e intereses científicos. En esta ocasión analizamos este segundo punto.

Resultados

La tabla 2. Con respecto al grupo de las estudiantes del área económica , muestra que un 46% tiene interés científico por la extrema pobreza y el hambre y un 31% tiene interés por el medio ambiente. En este grupo, se observa bajo interés por la enseñanza universal, la igualdad entre géneros, la mortalidad materno infantil, VIH, SIDA y la asociación mundial para el desarrollo que puntúan con un promedio de 17 % en el grupo estudiado.

En cuanto al grupo de las estudiantes del área de saludse observa que un 39% tienen interés científico por la extrema pobreza y el hambre y un 37% tiene interés por el VIH, SIDA. Se observa también interés en cuanto a la mortalidad materno infantil, asociación mundial para y alianzas para el desarrollo que puntúan con un promedio de 35 %. Sin embargo temas como la igualdad entre géneros, y sostenibilidad del medio ambiente interesa a sólo un 23% y en cuanto a la en la enseñanza primaria universal sólo interesa a un 16%, siendo que la problemática de la salud en Bolivia, está muy asociada a la hábitos de higiene y otros temas relacionados con atención primaria.

Finalmente, las estudiantes del área de tecnología,  tienen interés por la sostenibilidad del medio ambiente sólo en un 21%. La extrema pobreza y el hambre, la enseñanza universal asociación mundial para el desarrollo puntúan con un promedio de 15 %. Los temas referidos a la salud son los que menos interés despiertan en las universitarias de estas carreras, con un valor de 10%, siendo que los avances en la atención en salud dependen hoy en día del desarrollo de la ciencia y la tecnología.

Estos porcentajes nos muestran una respuesta directa a una característica de los países llamados del Tercer Mundo, el interés por la pobreza, la salud y la educación son inversamente proporcionales a demandas de la agenda patriótica y los objetivos del milenio ya que no interesan ni al 50% de las universitarias, que además conservan una postura clásica de la disciplinariedad lineal con una mirada unidimensional respecto a su ciencia.

Conclusiones

La mujeres han sido consideradas cenicientas en el quehacer científico, pues las prácticas histórica y patriarcales redujeron a las mujeres a su hogar y ahora al empleo, debe romperse este rol para ampliar sus intereses hacia un hogar grande que todos compartimos, es decir, cuidar del otro, anticiparse a sus enfermedades, educar desde la infancia, buscar la igualdad de su género, cuidar su hábitat y buscar alianzas que conversen y solucionen los problemas que compartimos entre países hermanos, basando sus acciones y sus logros en la ciencia.

Estos resultados expresan que hay necesidad de potenciar las vocaciones científicas de estos grupos; pues en la economía, la salud y la tecnología, deben ir más allá de sus ciencias y aportar en el desarrollo del conocimiento más global. Empero, lo que muestran es un interés atomizado, poco relacionado con los otros problemas. Por ejemplo, las de economía entregan un cierto interés por la pobreza, pero no relacionan ese interés con la enseñanza de la ciencia, ni las enfermedades que preocupan en la actualidad. Las de salud puntúan bajo en enseñanza primaria y el medio ambiente y las de tecnología no expresan su interés por temas sociales que hacen a las anteriores. Todo esto muestra que las universidades enseñan “su ciencia” como departamento estanco, sin relación con otras.
Es importante apostar por las políticas de la mujer en ciencia desde las carreras de tecnología, ya que los desafíos actuales pueden ser enfrentados tanto para la salud, la economía como los problemas sociales con el desarrollo de la tecnología y la innovación.

¿Alguna esperanza a pesar de los bajos porcentajes encontrados en el estudio? Consideramos que sí. Los artículos y datos que muestran que el interés de las mujeres en la ciencia es aún bajo; sin embargo, queda el ideal de que la ciencia es útil para solucionar los problemas, urgentes sigue vigente. Será tarea de las diferentes etapas de educación, fomentar y fortalecer estos intereses, capaces de poner su perspectiva al quehacer científico. 

La ciencia debe feminizarse, la percepción, sensibilidad son una natilla en la integración entre la realidad y la educación, elementos que no sólo pasan por los procesos educativos formales, que los discursos sobrepasen los enunciados y que aporte a una reflexión más integral entre géneros.

La cara femenina de la ciencia está por mostrarse, que despierte la sensibilidad por los asuntos más urgentes… 
como un homenaje a la niña y mujer científicas, ¡que salga la natilla, compartida, de modo que las mujeres no sigan siendo las cenicientas científicas!


Palabras clave:

subir

  
Diseño y contenidos por asenmac