OEI | Ciencia | Red | Formación | Contactar |

Inicio | Opinión | Reportajes | Noticias | Entrevistas | Multimedia

Salud | Comunidad

Fan de los Antibióticos

13 de marzo de 2017

María Elena Guntiñas Rodríguez. Santiago de Compostela. IBERCIENCIA. Comunidad de Educadores para la Cultura Científica.
Al escuchar la entrevista que el 30 de noviembre de 2016 Luis Quevedo le hizo al médico Joan Gavaldá, investigador y coordinador del laboratorio de enfermedades infecciosas del hospital Vall d’Hebrón, recordé las pautas de comportamiento en el uso de los antibióticos que todos los años les repetía a mis alumnos/as y, lo más importante, amplié mis conocimientos sobre el problema de la resistencia de las bacterias a los antibióticos.

En dicha entrevista, que tiene por título Las superbacterias la tormenta perfecta para nuestra salud, se comentan aspectos conocidos relacionados con la colonización de las bacterias multirresistentes, como el uso y abuso indebido de los antibióticos, en general, sin especificar, pero en otras fuentes consultadas se indica que no son sólo las personas que se automedican las que incurren en ello si no, también, los médicos al recetarlos, por lo que es una responsabilidad compartida. En este punto he de entonar el mea culpa debido a que, en mis clases, nunca hice referencia al cuerpo médico como participante en el problema si no como sabedor y por ello siempre había que seguir las indicaciones dadas por nuestro médico. Ello es lo que hay que hacer ya que el doctor Gavaldá desvela que se carece de pruebas diagnósticas sencillas y baratas para saber la medicación adecuada en muchos casos, es decir, para saber si hay que recetar antibióticos o no. Personalmente pienso que es un riesgo que tenemos que aceptar.

Me preocupé más cuando descubrí por que los especialistas en el tratamiento de enfermedades infecciosas, no solo Joan Gavaldá, utilizaban para hablar de este problema la expresión tormenta perfecta. En meteorología una tormenta perfecta es una Ciclogénesis Explosiva, términos alarmantes por si mismos y más aún si se conocen los destrozos que originan los meteoros asociados, vientos huracanados que pueden llegar a los190 km/h y fuerte oleaje con olas de hasta 40 m; las secuelas de estos fenómenos meteorológicos, poco habituales pero de crecimiento rápido, llegan, de cuando en vez, a estas tierras gallegas y a todo el Cantábrico español. No obstante, al hablar de La tormenta Perfecta se suele hacer referencia a la conjunción del huracán Grace (Ingrid en otras fuentes)y dos tormentas monstruosas, una fría y otra cálida, en la zona atlántica del este de Norteamérica a finales del mes de octubre de 1990, que originó cuantiosos destrozos y el hundimiento en el cementerio atlántico del pesquero Andrea Gail, entre otros barcos. Este suceso dio pié a la novela La tormenta perfecta: Una historia verdadera de hombres contra el mar (2009) del periodista estadounidense Sebastián Junger y posteriormente, en el año 2000, a la película La tormenta perfecta del director de cine alemán Wolfgang Petersen, cuyo guión está basado en la novela de Sebastián Junger.

Ahora bien, cómo se relaciona a las superbacterias y a los antibióticos con lo anterior, según lo dicho por Gavaldá: No hay posibilidad de llegar a nuevos antibióticos, o de forma más clara por otros inmunólogos: Hay bacterias multirresistentes y no hay antibióticos para combatirlas. En consecuencia, actualmente, no hay solución ante una infección de este tipo y se produce la muerte, como lo confirman los 50.000 muertos en el conjunto de Europa y EEUU, los 700.000 o 800.000 en todo el mundo por esta causa y la sobrecogedora estimación de que en el 2030 serán 1 millón, una cifra superior a las muertes originadas por el cáncer. y en el 2050 cada 3 segundos podría morir una persona por no haber un antibiótico adecuado para darle. Además en Europa y EEUU hay 2 millones de personas que padecen esta enfermedad silenciosa, otra forma de llamarla, una enfermedad que avanza muy deprisa al igual que las ciclogénesis explosivas. Particularmente conocía el hecho pero desconocía estas preocupantes cifras, cuyo incremento es alarmante en estos últimos cinco años, y que se agrava con las noticias sobre el abandono de la investigación de nuevos antibióticos por parte de las empresas farmacéuticas ya que la inversión no les resulta rentable.

Parece ser que las grandes empresas farmacéuticas consideran Investigación de Alto Riesgo la relacionada con los antibióticos y han desmontado sus laboratorios de investigación sobre ellos debido a que han estado años y años investigando y no han encontrado ningún antibiótico nuevo. Así entre 1962 y el año 2000 no se comercializaron nuevas clases de antibióticos. A estas empresas les interesa más investigar sobre medicamentos oncológicos, diabetes...esto es, aquellos que son consumidos por mucha gente y durante mucho tiempo. Sin embargo, los antibióticos son imprescindibles en la Medicina Actual: Cirugía, desde las más leves a las más complicadas; Trasplantes, Quimioterapia, Cuidados intensivos, Partos complicados, Cuidados del prematuro. Sin antibióticos desaparecería la medicina actual e implicaría una Crisis Sanitaria en todo el mundo y por ello se habla del Riesgo de Pandemia en la Crisis de Antibióticos, equiparable a la Crisis del Agua y a los Conflictos Interestados.

Resulta evidente que la situación no es alentadora para el caso de que nos hayan infectado bacterias inteligentes que son resistentes a los antibióticos o superbacterias. Estas bacterias se originan por mutaciones espontáneas en cualquier parte o rincón del mundo por muy recóndito que este sea, como pueda ser una cueva. Proliferan rápidamente debido a que el ciclo biológico bacteriano es muy corto, por ejemplo se pueden multiplicar cada 20 minutos. Y se diseminan a todo el mundo como consecuencia de la globalización pudiendo infectar a cualquier persona en cualquier lugar, que al ser tratadas con antibióticos a los que son resistentes tales bacterias, éstas serán seleccionadas. Así se han originado cepas bacterianas resistentes a los antibióticos betalactámicos (inhiben la síntesis de la pared celular bacteriana), o lo que es lo mismo, a la familia de las Penicilinas, o bien aquellas que disponen de bombas de flujo (proteínas de membrana) que expulsan al antibiótico a su exterior, método que afecta a varias familias de antibióticos. El ritmo mutagénico en las bacterias es tan elevado que, como mucho, a los 4 o 5 años de aparecer en el mercado un nuevo antibiótico ya es ineficaz por las resistencias generadas, algunos incluso en el mismo año de comercialización.

Por ello las bacterias multirresistentes son una amenaza global real, ya que hay muy pocos antibióticos que las puedan matar y se da el caso de que algunas sólo son sensibles a 1 o 2 antibióticos de primera generación, esto es, antiguos que son tóxicos para nuestro organismo al afectar al riñón, provocando insuficiencia renal, u otros órganos. Hay casos de pacientes con infección para los que no hay tratamiento(Joan Gavaldá). Sirva como ejemplo la existencia de las temibles y famosas MRSA (Staphylococcus aureus resistente a la Meticilina, la primera de ellas fue localizada en Inglaterra en 1961), a este patógeno se le conoce como la Batería Come Carne porque causa llagas que poco a poco consumen el cuerpo infectado provocando su amputación y si pasa a sangre determina la muerte del paciente. Según los estudios realizados se llegó a esta situación por el uso excesivo de Cefalosporinas de 2ª y 3ª generación, antibióticos de amplio espectro y que tienen gran resistencia, que aceleró, a su vez, la resistencia a la Meticilina, un antibiótico betalactámico de espectro reducido del grupo de la Penicilina usado para el tratamiento de bacterias Gran + productoras de betalactamasa como Staphylococcus aureus, pero que tiene efectos adversos como el ser tóxico renal.

De aquí la importancia del control del uso de los antibióticos ya que su uso y abuso indebido es una de las causas de esta tormenta perfecta, estableciéndose una relación proporcional directa ya que cuanto mayor es el uso de antibióticos mayor es la resistencia a ellos. En este punto, como queda dicho en el inicio de este escrito, no solo es responsable el consumidor si no que lo es, también, el sector médico. Así se hace un mal uso sanitario cuando:

  • Se recetan cuando no se necesitan
  • Se dan por un tiempo mayor que el necesario
  • Se pautan en dosis incorrectas
  • Se usan antibióticos de amplio espectro para microorganismos sensibles
  • Se elige el antibiótico incorrecto para tratar una infección
  • El uso de utensilios de diagnóstico mal desinfectados como en las técnicas de CPRE.

Gran parte de esta responsabilidad está en los sectores agrícola y ganadero al saber que el 80% del abuso se produce en la ganadería. En este ámbito es prioritario que deje de usarse la Colestina como promotor del crecimiento, se usa a toneladas para engorde, suministrándose a toda la granja, lo necesiten o no, para evitar que enfermen. La Colestina es un antibiótico de última generación y último recurso para los humanos. El abuso en su utilización determina que los animales sean nichos microresistentes que pasan a la cadena alimentaria y al medio ambiente por las aguas residuales, y por último al hombre. El consumo de microdosis de antibióticos en la comida produce que podamos estar colonizados por bacterias resistentes a ellos sin haber estado a tratamiento con antibióticos. El problema de la resistencia a antibióticos relacionada con el uso a ellos ya se puso de relieve hace 40 años por Stuart Levy, NEJM, 1976, de aquí que los especialistas piensen que se perdieron todos esos años en adoptar las medidas oportunas y necesarias como las de control de los organismos multirresistentes que son inexistentes.

Este problema de salud es tan grave que en año 2014 se hace un llamamiento para ponerse de acuerdo todas las administraciones y fue tratado en la 79 reunión de la OMS, en la que se planteó como solucionarlo a todos los líderes mundiales. Uno de los acuerdos fue declarar la Segunda Semana de Noviembre como Semana Mundial de Concienzación sobre los Antibióticos, que fue presentada por su directora Margaret Chan y se celebra desde hace dos años. La OMS insta a un cambio en el comportamiento tanto de la sociedad como de los gobiernos y recuerda que enfermedades como la tuberculosis, la neumonía o gonorrea son difíciles de tratar por la ineficacia de los antibióticos, así en tres países de la U.E. los antibióticos más modernos usados para tratar infecciones graves como neumonías o septicemias, los Carbapenémicos (antibióticos de último recurso), no son eficaces porque las bacterias saben esquivar sus efectos. Por todo ello resuelve que lo más importante es conocer el problema. Para lo que realiza en el 2015 la Primera Encuesta Global sobre Resistencia a antibióticos en la que participaron 10.000 personas de 12 países distintos.

Los resultados de la encuesta fueron publicados en la Primera Semana Mundial de Concienzación sobre los Antibióticos, su lectura es interesante y recomendable. Los datos obtenidos ponen de relieve que existe una gran confusión sobre este tema, así el 64% de los encuestados conocen que la resistencia a antibióticos es un problema que les puede afectar, el mismo porcentaje piensa que los antibióticos se pueden usar para el tratamiento de la gripe y de los resfriados y el 32% creen que deben dejar de tomar los antibióticos cuando empiezan a sentirse mejor, en vez de terminar el tratamiento recetado por el médico. Así las cosas el doctor Keiji Fukuda dijo: Los resultados de esta encuesta destacan la necesidad la necesidad urgente de mejorar la comprensión del problema de la resistencia a los antibióticos. Por ello lo primero que pide la OMS es que se conozca el concepto de antibiótico y se transmita el mensaje de que no sirven como antivíricos. No obstante, no es todo negativo, los datos señalan, también, que por primera descendió el consumo de antibióticos en 5 países europeos: Dinamarca, Luxemburgo, Eslovenia, Suecia y España.

De igual manera el Centro de Control y Prevención de Enfermedades Europeo (ECDC) desde el año 2008 celebra el 18 de noviembre el Día Europeo Para el Uso Prudente de los Antibióticos, dedicando la Jornada del 2014 a los riesgos de la automedicación, contal motivo publicita una información para el público en general, cuyo resumen es el siguiente:

  • Los antibióticos no sirven para las infecciones virales respiratorias.
  • Los antibióticos no se deben compartir
  • Los antibióticos tienen que ser administrados por un facultativo
  • Tome los antibióticos de forma responsable
  • Siga siempre las indicaciones de su médico.
  • Todos somos responsables de conseguir que los antibióticos sigan siendo eficaces.

Entre los médicos especialistas en estas enfermedades para luchar contra este problema consideran que la clave es la Prevención y para ello se deben aplicar las estrategia s siguientes:

  • Prevenir la infección
  • Diagnóstico y tratamiento eficaces
  • Uso acertado
  • Prevención de la transmisión

Ante este oscuro panorama surgen algunas alternativas como la sugerida por el biólogo William Fenical: Los nuevos antibióticos del futuro están escondidos en el fondo del mar. Ahí se han descubierto la Antrazimina, antibiótico cien veces más potente que la Penicilina contra el Antrax y los Estafilococos; la Marizomip, molécula de una bacterioespora marina, que tiene la capacidad de atravesar la barrera cerebral y se usa para tratar el Glioblastoma; y el Pinaporin, en fase III de experimentación que procede de un hongo marino y es eficaz para tratar el cáncer de pulmón Los tres fueron descubiertos por científicos académicos, por lo que hay que solventar el problema económico para ponerlos en el mercado, puesto que son necesarios del orden de 1.400 millones para desarrollar un fármaco y se aprueba solo 1 de cada 10 fármacos de los que se hacen ensayos clínicos, por ello es necesario convencer a las industrias farmacéuticas de que es un proyecto rentable.

Joan Gavaldá demanda lo mismo: Necesitamos dinero, inversión, a nivel de estado, mundial, para obtener nuevos antibióticos. Actualmente solucionan la falta de recursos económicos para la investigación de nuevos antibióticos siguiendo los pasos de los oncólogos, campo en el que sí hay inversión, y trabajando en el ámbito de la nanotecnología. Nos da esperanzas basadas en las Vacunas y Técnicas con nanopartículas pero advierte que en ambos aún se está en la prehistoria, queda mucho por trabajar y descubrir. En la entrevista desvela que en 6 meses, faltan 3, registrará la patente de un Dispositivo eficaz para tratar estas infecciones y 1 o 2 años para ponerlos en el mercado, siempre y cuando haya inversores. En otra entrevista (Informativos.net) dice: Sabemos como hacerlo solo falta dinero. Debemos invertir en mejorar, conseguir nuevos fármacos, innovar, buscar soluciones como las vacunas. La solución no es cambiar la civilización, no vamos a retroceder a la Prehistoria. En esta misma entrevista comenta que el control del problema de las bacterias multirresistentes depende de la ecología de los centros sanitarios, es decir, del nivel de resistencia a los antibióticos de los centros sanitarios.

También nos hace reflexionar sobre los siguientes hechos: Todos los estados tienen el Plan Nacional de Resistencia a Antibióticos, la Unión Europea lo tiene, pero no hay dinero para llevarlo a cabo, sólo los americanos destinaron 1.500 millones de euros para este Plan. Los problemas no se solucionan con hablar. Aprovecha el medio de comunicación para reclamar a la nueva ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Dolors Montserrat, la implantación de la especialidad de Enfermedades Infecciosas en la carrera de medicina, la cual no existe en España al igual que en Bélgica, dentro de la Unión Europea.

Como todos los implicados en la solución del problema de las superbacterias Joan Gavaldá participa de la premisa de que: Lo fundamental es informar y compartir la información, de tal forma que en el año 2015 lanzó la campaña online AntibioticicLovers, para concienciar sobre la situación grave del mal uso y abuso de los antibióticos.

Ante tal ejemplo y como un espejo reflejo esta información.

Palabras clave:

subir

  
Diseño y contenidos por asenmac