OEI | Ciencia | Red | Formación | Contactar |

Inicio | Opinión | Reportajes | Noticias | Entrevistas | Multimedia

Salud | Comunidad

Fortalezas de nuestra Comunidad de Educadores para la Cultura Científica

18 de agosto de 2017

Nota de José Javier Segura Ramírez, IBERCIENCIA,
Comunidad de Educadores para la Cultura Científica.
Ciudad de México, México.
La CECC un espacio que nos permite el intercambio de experiencias y la unión de esfuerzos, que redunden en el mejoramiento educativo de nuestra región con la convicción de tener un mejor futuro para nuestros países.

La Comunidad de Educadores para la Cultura Científica (CECC) inició sus trabajos formales el 1ero. de Julio de 2009 y, desde entonces, se convirtió en un espacio donde los docentes de Iberoamérica intercambiamos nuestras experiencias en el aula, enriqueciéndonos con los logros y problemáticas que son comunes a nuestra región.

En este tiempo hemos notado que compartimos problemáticas a nivel microeducativo (aula, escuela, comunidad) y a nivel macroeducativo (país, región). Los resultados exitosos que se obtienen al aplicar acciones en cualquiera de los niveles, al ser compartidos nos generan ideas para poder aplicarlas en nuestro entorno.

El diálogo que se establece en los foros, seminarios, cursos, talleres, nos enriquece como personas y como docentes, lo cual nos lleva a mejorar nuestra práctica docente y nuestra participación en el entorno social como ciudadanos críticos y participativos.

El trabajo que realizamos con los estudiantes con los materiales didácticos propuestos mensualmente, les permite desarrollar comprensión lectora, ordenar su pensamiento para emitir juicios bien fundamentados, tolerancia, trabajo colaborativo, consulta de diversas fuentes distinguiendo la información útil de la que no lo es, saber escuchar y saber expresar sus ideas empleando diversos medios de comunicación; les permite, además, conocer la investigación que se está realizando actualmente en diversas disciplinas en todo el mundo. Todo esto aunado al contenido programático propio de la asignatura.

De esta manera, los estudiantes obtienen, además del conocimiento, habilidades, destrezas, actitudes y valores que les permitirán desempeñarse con mayor competencia tanto académicamente como en su entorno social. Este es el fin de la educación. Si logramos que los estudiantes mejoren y desarrollen sus competencias, nuestras comunidades, países y regiones tendrán mayores posibilidades de mejorar.

Al establecer el diálogo en el intercambio de experiencias, ideas y propuestas, los docentes no nada más interpretamos el mundo, intentamos transformarlo en uno más justo, equitativo e igualitario. Un fin colateral es lograr la cohesión social. Pero esto sólo se logrará con trabajo, acción y reflexión.

La educación no puede tener como único objetivo depositar en los jóvenes estudiantes el saber acumulado de la sociedad, para que éstos lo asimilen y se acomoden al estado actual. Por ello, además del conocimiento, como he mencionado, los estudiantes deben desarrollar destrezas y habilidades para desempeñarse en un mundo cambiante, globalizado, enfrentándose a situaciones cada vez más complejas e interdisciplinarias. Todo esto con valores y actitudes positivas.

No es fácil alcanzar estos propósitos. Pero nuestra Comunidad nos ha permitido ir alcanzando logros trabajando cada uno de nosotros desde nuestra trinchera personal y uniendo nuestros esfuerzos en este colectivo académico. El trabajo sigue, hay mucho por hacer, pero da esperanza que se sumen esfuerzos. Iniciamos un puñado de docentes, hoy somos 4800 y contando.

 

Palabras clave:

subir

  
Diseño y contenidos por asenmac