OEI | Ciencia | Red | Formación | Contactar |

Inicio | Opinión | Reportajes | Noticias | Entrevistas | Multimedia

Salud | Comunidad

La civilización de la pantalla y los nuevos desafíos para los educadores

27 de marzo de 2015

Lucia Dina Galotti
Ciudad de residencia: Santa Rosa, La Pampa, Argentina
IBERCIENCIA. Comunidad de Educadores para la Cultura Científica.
En una sociedad en la que estamos permanentemente conectados, al celular, la Tablet o la PC, ¿cuál es el papel de estas tecnologías en la escuela? ¿Ayudan a mejorar los aprendizajes? ¿O solo son una moda? ¿Es suficiente con incluir las Tic? ¿O hace falta algo más? A lo largo de este artículo, se proponen algunas ideas y reflexiones en torno a estas preguntas

Los alumnos de hoy, incluso también los universitarios, son “nativos digitales” El mundo de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (TIC), son parte de su cotidiano. Además, introducen nuevas formas de producción y de transmisión de la cultura y hacen que sean necesarios saberes para la inserción en la sociedad y la participación ciudadana. El surgimiento de otros lenguajes y códigos implican formas culturales que generan la necesidad de revisar y reinventar las propuestas educativas para el siglo XXI, para todas las edades y niveles educativos. Pero, ¿qué se propone en la red? ¿Debe ser la sala de informática “el santuario cerrado y controlado”? ¿Debe introducirse en las aulas? ¿Cuál es su papel en las decisiones sobre qué y cómo enseñar? Estas y otras preguntas aparecen en las escuelas y también en otros ámbitos de la sociedad.

Si bien la escritura y la lectura aún son fundamentales, hoy se demanda otro tipo de enseñanza y la incorporación de otros saberes y formas de comunicación. Sin embargo, las nuevas formas de alfabetización no involucran la desaparición de la lectura, sino nuevas formas de comprender la información, de buscarla, recuperarla, interpretarla, analizarla y comunicarla. Esto implica que los futuros educadores –y el futuro es hoy- serán los responsables de propiciar los aprendizajes y el desarrollo de competencias que se adecuen, a la centralidad de la imagen, a otras lógicas en la escritura y a la construcción de sentido.

El desafío es cómo utilizar los recursos tecnológicos en la propuesta curricular, para enriquecerla, promoviendo preguntas y reflexiones, así como exploraciones sistemáticas para aprender de y con otros. Depende cómo se usen, pueden constituir, o no, poderosos instrumentos para el aprendizaje. Es decir, según con qué propósitos se usen, para aprender qué o cómo se articulan con otras actividades y estrategias de enseñanza, podrán favorecer la indagación, el debate, el aprendizaje colaborativo y la construcción de conocimiento. Mucho mejor si todo esto se acompaña de una práctica docente reflexiva, que ayude a la innovación, a la apertura de nuevos horizontes y a nuevas posibilidades para aprender. De lo contrario, se corre el riesgo que se incluyan las Tic, pero manteniendo y reforzando prácticas enquistadas.

Es imprescindible que los docentes comencemos a pensar las secuencias de enseñanza desde la lógica de las Tic, no solo como recurso sino como parte de la dinámica del aula. El mero hecho de incorporar las computadoras no garantiza el aprendizaje. Pueden constituir un límite o una posibilidad dependiendo de para qué y cómo se use. Por ese motivo, no es suficiente que su uso se limite a la búsqueda de información o a organizarla para hacer una presentación.

También hay que procurar que los recursos tic estén “al servicio” de un determinado proyecto didáctico. La pregunta entonces seria; ¿cómo lograr que aparezcan nuevas posibilidades de producción, o de trabajo en red?¿Cómo promover otras formas de comunicarse que impliquen una dinámica diferente en la clase? Esto nos pone en situación de reflexionar sobre cuáles serían los recursos y las actividades adecuadas para determinados propósitos de enseñanza y objetivos de aprendizaje. ¿Cómo comenzar a poner en juego las ideas de los alumnos, sus modelos explicativos? ¿Qué proponerles para enriquecerlos y complejizarlos? Al responder estas preguntas, cuando se planifica un itinerario de enseñanza, se evaluará cuándo, dónde y cómo, incluir las nuevas tecnologías, pero también la lectura, la escritura, el cine o las actividades experimentales, por ejemplo.

Las Tic nos ayudan a pensar caminos que amplían las posibilidades de enseñar y de aprender Desde este marco, el uso de las Tic son mucho más que un recurso. Nos ofrecen la inclusión de nuevos saberes y formas de pensar. Habilitan diversas maneras de poner en juego el aprendizaje cooperativo, para lograr una enseñanza poderosa. Viabilizan también variadas formas para evaluar el proceso de aprendizaje, poniendo en juego múltiples “inteligencias”, habilidades y modos de conocer.

La incorporación de las computadoras efectivamente no cambia por sí sola la enseñanza de la escuela. Si el cambio en nuestras clases está atravesados por incluir a las nuevas tecnologías, estas por sí solas, no garantizan el aprendizaje. Es más, pueden ser un límite o una posibilidad dependiendo de para qué y cómo se usen.Es imprescindible que los docentes comencemos a pensar las secuencias de enseñanza desde la lógica de las Tic, no solo como recurso sino como parte de la dinámica de la clase.

Muchas veces se observa como en las clases en las que se sigue haciendo lo mismo que antes, pero usando las netbook,éstas entran a jugar en contra y generan problemas de atención y conexión con la propuesta docente. Las prácticas áulicas no se construyen a partir de los recursos disponibles sino más bien a la inversa: los recursos son los que están al servicio de los proyectos didácticos.

Todo proceso de cambio requiere de una apropiación y convencimiento de todos los implicados en él a fin de resignificar lo proyectado, reorganizar el trabajo de los de los docentes, idear nuevas formas de agrupamiento y del uso de los recursos y renovar los ambientes para que las experiencias de aprendizaje sean “apetitosas, suculentas y variadas”. Desnaturalizar lo que está dado, desencantarnos de “aquella vieja escuela” y flexibilizar nuestra mirada para pensar qué condiciones habría que crear para mejorar las prácticas e instalar una enseñanza acorde con los tiempos que corren.

Las Tic constituyen un recurso valioso para generar estrategias y actividades novedosas para el logro de los aprendizajes establecidos como nodales y centrales por los equipos docentes de la institución. Las nuevas tecnologías pueden constituir un recurso de enorme valor en este sentido. Sin embargo, ninguna herramienta puede resolver por sí sola la inconsistencia de una propuesta pedagógica. Usar lo novedoso porque “es nuevo” implica un esnobismo vacío. Antes de evaluar, elegir y usar una herramienta, además debemos tener una posición pedagógica clara, con propósitos educativos bien definidos. Pero además, el uso pertinente de los recursos disponibles, hace más relevante y significativa una propuesta pedagógica consistente, acorde con las subjetividades de nuestros alumnos.

Solo en la medida que el docente se vaya familiarizando con las posibilidades de las nuevas tecnologías las irá incorporando gradualmente en sus prácticas, de manera integrada a otros recursos como libros, láminas y demás. Todo ello posibilitará enriquecer las prácticas educativas.Pero ojo, el mero hecho de usar lo digital no mejora la calidad. En la medida que en el aula aparezcan nuevas posibilidades de producción, de trabajo en red, otras formas de comunicarse que impliquen una dinámica diferente, se abrirá la posibilidad de mejora de la calidad educativa en el marco de la realidad del siglo XXI

Club Scratch Iberoamericano - IBERCIENCIA - IBERTIC

Adhesión gratuita. En 2015 tendrá certificación realizando tareas voluntarias
Scratch es uno de los entornos actuales más interesantes. Está desarrollado por un equipo de expertos del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), uno de los centros de referencia a nivel mundial en informática. Cuenta con un equipo de investigación que lleva trabajando durante muchos años en modelos de informática educativa.
La programación de un ordenador se ha convertido durante los últimos años en una ingeniería sumamente especializada, incluso con decenas de ramas e incontables áreas de aplicación. Esta extrema especialización ha restado sin embargo el interés general por el aprendizaje de las técnicas y principios de la programación informática en particular y por los principios de las ciencias de la computación en general.

Más información [+]

Red Iberoamericana de comunicación y divulgación científica - IBERDIVULGA

La Red Iberoamericana de Comunicación y Divulgación de Información Científica es una iniciativa de la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI) que cuenta con el apoyo de la Consejería de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo de la Junta de Andalucía.
El objetivo principal de la Red es incrementar el volumen de información relativa a la ciencia y la tecnología que se encuentra disponible para la sociedad, mejorando la cultura científica de los ciudadanos y fomentando la transmisión de un acervo científico, tanto en español como en portugués.
Le invitamos a unirse a la red. Adhesión gratuita

Más información [+]

Comunidad de Educadores para la Cultura Científica: Abierto el registro libre

Esta Comunidad tiene por objetivo el ofrecer el acceso a unos materiales que han sido desarrollados con el doble próposito de servir para incrementar la cultura científica y las actitudes investigadores de los estudiantes iberoamericanos y el de promover entre ellos vocaciones hacia el seguimiento de estudios superiores en ciencias e ingeniería.
Las altas se producirán a partir de la primera semana de cada mes. El acceso a la comunidad es gratuito.

Más información [+]

 

Palabras clave:

subir

  
Diseño y contenidos por asenmac