OEI | Ciencia | Red | Formación | Contactar |

Inicio | Opinión | Reportajes | Noticias | Entrevistas | Multimedia

Salud | Comunidad

“La larga y compleja marcha del Clip al Click”. ¿Las tecnologías son una herramienta o un entorno?

14 de noviembre de 2017

Ma. Del Rosario C. Jacobo García, Tijuana, B.C. México,
IBERCIENCIA. Comunidad de Educadores para la Cultura Científica.
El despliegue de los recursos digitales configura un nuevo ecosistema del aprendizaje, no son herramientas complementarias, sino un entorno nuevo que no puede esquivarse y que debe ser dominado por alumnos y profesores. Los alumnos necesitan que la escuela fomente y oriente su alfabetización digital; los profesores tienen la obligación profesional de formarse para hacerlo.

Presento una síntesis del libro “La larga y compleja marcha del Clip al Click” divide en dos partes. La primera, escrita por Mariano Fernández Enguita, está dedicada al proceso general de cambio del tradicional entorno del libro de texto al nuevo entorno digital La segunda, escrita por Susana Vázquez Cupeiro, se centra en las percepciones y los discursos del profesorado ante esos procesos de cambio. Aun siendo dos textos independientes, son el resultado de un trabajo común basado en fuentes compartidas, desde la revisión bibliográfica, estadística y documental hasta la encuesta y los grupos focales y entrevistas individuales.

Después del análisis de muchas encuestas realizadas el autor, aunque el aclara la participación de muchas instituciones y personal docente con el que comparte el mérito del trabajo; Mariano Fernández Enguita, autor de esta primera parte, analiza la posición de las herramientas de la informática en el proceso de la enseñanza-aprendizaje y propone separar el análisis en 9 secciones y La otra parte del libro “Visiones desde la profesión” por Susana Vázquez Cupeiro, que participa con 3 secciones

 

1.Un nuevo entorno, no una caja de herramientas, en la que el autor resalta que la tecnología permite hoy, a muy bajo costo, almacenar, procesar y transmitir información como nunca antes. El trabajo de edición como el presente se facilita de una manera increíble en otros tiempos, NO echar a perder la página por un teclazo mal puesto, la posibilidad del “copy- paste”, es un recurso real que el autor no incluye en su análisis. El autor menciona el error platónico de rechazar la escritura por temor de cercenar la memoria, pero que podríamos caer el lo mismo si prohibimos el uso de la calculadora por disminuir la capacidad aritmética de los alumnos, situación que se da, incluso prohibir la entrada con el celular y la prohibición de la wikipedia. Sin embargo se llegara a la aceptación como en el caso del bolígrafo que cuando surgió fue también muy criticado. Según los datos del Instituto Nacional de Estadística, el 93% de los adolescentes de 10 a 15 años ha accedido en los últimos tres meses a Internet desde su hogar, pero solo el 71% lo ha hecho desde la escuela (y a lo primero hay que añadir un 38% desde hogares de familiares o amigos, un 21% desde centros públicos y un 17% desde otros lugares).

2. Ni alumnos nativos ni profesores inmigrantes, el autor supone que los alumnos familiarizados con la tecnología, por tener un teléfono móvil y/o una tableta y los adultos, desconocedores de estas tecnologías serian como un inmigrante, de esos que nunca se integran y lo más grave, nunca se quieren integrar, esta opinión la respalda con unas encuesta presentada en el apéndice del trabajo. Situación que yo no comparto porque mi entorno está muy alejado de esta situación.

3. La brecha primaria, en el acceso, se cierra. La profunda desigualdad que existe entre los alumnos pobres y los alumnos ricos, entre las escuelas pobres y las escuelas ricas, podría la presencia de las TIC profundizar esta brecha, por el costo de tabletas, celulares, el servicio de Internet etc.

4. La brecha secundaria, en el uso, persiste. El autor cita autores y narra anécdotas, argumenta que si antes, en época de Hitler, el costo de publicar un libro era alto y ahora el costo es cero, otra de las mareas traídas por el Tsunami llamado TIC él tiene parte de razón, porque que una editorial de primera línea o una revista de impacto internacional, sigue siendo difícil y caro, y por internet yo puedo a bajo costo o nulo publicar cualquier cosa, pero estará restringida la pléyade de lectores.

5. La brecha terciaria, escuela-entorno, se ahonda. El autor haciendo acopio de más autores y unas estadísticas irrebatibles, argumenta que nuestra sociedad está muy informatizada y que en las escuelas tenemos un fuerte rezago por lo que la grieta, la fisura ahora es toda una enorme barranca, cosa que en mi entorno no ocurre, y textualmente ”esta nueva divisoria digital entre el uso dentro y fuera de la escuela puede verse como síntoma de un fenómeno mucho más amplio —una brecha creciente entre los mundos de vida cotidianos de los niños fuera de la escuela y el empeño de muchos sistemas educativos”

6. Y el formador que forme al formador. El autor argumenta que una escuela, es una institución que durante siglos ha descansado sobre una tecnología casi invariante, y menciona también como excepción a la universidad, donde los profesores universitarios, no todos por supuesto, podrían ser usuarios avanzados de la informática para el manejo de sus investigaciones y tal vez para la preparación de sus clases y algunas cuestiones personales, pero no en el uso cotidiano de las TIC en el aula. En cambio los colegios privados subsanan este desnivel con unos cursos caros para docentes mediante el uso de plataformas informáticas como una plataforma la de ClickEdu.

7. Rumbo o deriva en un mar de recursos. El autor propone que en cualquier sector de actividad, “particularmente en el sector cuaternario (las ramas de la producción que trabajan intensivamente con la información, entre las cuales se cuenta la educación), el equipamiento y los recursos digitales sean universalmente considerados como dispositivos ahorradores de trabajo en todos menos en la enseñanza, donde lo cuaternario parece a veces que fuera el periodo, en vez del sector”. El autor compara al docente de primaria en su utilización de las TIC con el docente de secundaria también en la utilización de las tecnologías, que así como si tuvieran tiempo editarían sus propios textos, ahora podrían editar su material informático.

8. Sin proyecto, no puede haber trayecto. Aquí el autor desarrolla el concepto de las enormes diferencias entre el anterior sistema web y el actual web 2.0, proceso desconocido en mi entorno, eso no ocurrió en México; transición en que se da el debate entre tecnólogos de la informática y docentes pedagogos, presenta los resultados de la encuesta eARDE, con la contundencia siguiente: los informantes encuestados responden que los argumentos favorables al uso de los recursos digitales y las TIC más compartidos por sus compañeros son que «ofrecen mayor variedad de recursos para el docente» (un 75,9% responde que así lo cree la mayoría y otro 14,9% dice que la totalidad y, sumados, son el 90,8%) o que «aumentan la motivación del alumnado» (80 y 9,2, que suman 89,2%), muy por encima de las que aluden a la eficacia y la eficiencia (que suman un 67,0%), la diversificación y personalización (72,7%), la autonomía (74,0%), la autoevaluación (68,3%), la iniciativa y la creatividad (71,4%) o la cooperación (56,6%),11 lo que hacen es señalar de manera implícitaque cuenta más el contenido que cualquier otro aspecto, que se ve la tecnología como una tubería que entrega algo. Coincidiendo que sin embargo la tecnología por sí misma no soluciona ni cambia nada, es un diagnóstico ampliamente, y además esto es compartido por muchas personas encargadas de sistemas educativos.

9. Los actores secundarios se posicionan. Si en el mondo sencillo de la enseñanza tradicional el recurso más importante era el libro, ahora será el libro electrónico (ebook) o digital, los audiovisuales o ppt, los Macromedia etc. En esta parte el autor hace una apología del libro de texto, como competencia al docente, y analiza los volúmenes de producción de las editoriales, el papel de algunos editores sugiriendo el material al profesor. Así concluye esta parte afirmando que la innovación tecnologica-educativa vendrá en última instancia de donde quiera que venga, sean de los propios centros, las organizaciones profesionales, de las administraciones públicas, las empresas privadas, las universidades u otros actores, pero tanto la difusión como la innovación adaptativa, en este y en cualquier campo y entre este o cualquier otro colectivo, discurrirá sobre todo entre los iguales, a través de las redes y grupos de profesores en los centros y entre ellos.

10. La visión preventiva dominante. Donde la autora propone que el mundo digital abre las puertas a muchas posibilidades que antes no había en el campo educativo. Desde la disponibilidad de los recursos en línea, aunque el buscador de información no te dice el cómo usarla, y surgen adicciones y uso patológico de la red, claro cita referencias, con más referencias habla del no control del docente de la información que el alumno tenga a la mano, incluso el riesgo de la pornografía. Los datos de la encuesta eARDE muestran que existe la percepción generalizada de que el profesorado no controla qué información maneja el alumnado (50,3%), la información encontrada no siempre es fiable (52,4%) y las TIC presentan riesgos de seguridad para el alumnado (53,2%). También aparecen encuestas que las que la red no es muy defendido por ejemplo ante la pregunta si las TIC distraen al alumnado y dispersan su atención (66,6%), provocan aislamiento e incomunicación (64,4%), perjudican el nivel de lectura y escritura (59,4%), agravan el riesgo de adicciones digitales (58,1%) o facilitan el plagio y la trampa (56,1%). Es por esto y mucho más que la unidad del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte responsable de la integración de las TIC en las etapas educativas no universitarias ha desarrollado una línea de Seguridad y Protección al Menor en colaboración con la Agencia de Protección del Datos y la Comisión del Menor. Pero en el aula no solo hay riesgo sino que en el hogar también en este sentido, la propia Policía Nacional, a través del Grupo de Redes Sociales, ha elaborado un decálogo de lo que denominan «Normas del buen (seguro, privado, respetuoso) uso» de móviles, tabletas, ordenadores o cualquier otro dispositivo conectado a Internet, para que se pacten con los menores de edad. En general en este apartado la autora alerta de las posibilidades de mal uso de la red, plagio etc. Los datos de la encuesta eARDE muestran, sin embargo, desacuerdo con la premisa relativa a que la tecnología vaya a acabar a la larga con la escuela, solo el 2,8% la considera relevante. No ha habido todavía estudio alguno que demuestre que, con las tecnologías, mejoran los resultados escolares de esta afirmación nos da la referencia. La visión preventiva ante las nuevas tecnologías parece ser la perspectiva predominante entre el profesorado que ha participado en nuestro estudio.

11. Los diversos discursos de los docentes. La autora afirma que, entre el profesorado que ha participado en los grupos de discusión, parecen prevalecer dos posiciones que comparten una visión ante las nuevas tecnologías caracterizada por su actitud preventiva y por incorporarlas, de forma conceptual y en su práctica docente, como una herramienta más que, adaptada a su metodología de trabajo, facilita el logro de los objetivos de aprendizaje establecidos para cada asignatura, curso o etapa educativa. En este escenario se puede analizar mediante 3 perspectivas: La primera se refiere a la cultura TIC del profesorado, es decir, el lugar que ocupan las nuevas tecnologías en su mundo vital, su proximidad o lejanía con respecto a estas, así como los discursos relativos a las TIC que circulan en el entorno socioeducativo, La segunda se enmarca en la cultura educativa de los docentes, su concepción y su práctica pedagógica y metodológica. Respecto a esta cuestión, y a través del relato del profesorado, se han podido identificar tres modelos educativos claramente diferenciados: el tradicional (que gira en torno a la clase magistral), el que se centra en las metodologías activas con las TIC a su servicio y, por último, el que se articula en torno a las TIC nutriéndose de nuevas metodologías. La tercera dimensión alude a la relación del profesorado con el cambio y la innovación. La mayoría de los docentes se resisten a incorporar cambios que provienen de fuera en la práctica docente y que, en el caso de las nuevas tecnologías, les han sido impuestos por parte de la Administración educativa y, en el caso de algunos colegios, por parte de la dirección de los centros y las familias. Esta resistencia se justifica de distintas maneras. Para algunos, el valor añadido por las TIC a la educación no está suficientemente contrastado ni validado.

12. Por la puerta estrecha. En pláticas con docentes sobre las TIC parecen haber sido impuestas desde arriba y que no llegaros de una manera natural, dependiendo del nivel será predominante el uso del ordenador, docente universitario para investigar y no para el trabajo en el aula, en el ámbito secundario lo usa para preparar clase más que para impartirla. Respecto a la proporción en la que los docentes producen recursos digitales, los datos de la encuesta eARDE muestran que la mayoría tienden a optar por presentaciones (tipo PowerPoint, Prezi o similares) y el uso de textos (tipo Word, Gdocs o similares), respectivamente el 48,7 y el 59,5%; usos de naturaleza más avanzada son todavía minoritarios: páginas web de grupo, asignatura o centro (15,5%), blogs personales, de aula o de centro (15,2%), audiovisuales (vídeos, audio, imagen) (17,2%), tutoriales, screencasts o podcasts (3,3%), exámenes y autoevaluaciones (11,1%), aplicaciones y simuladores (software) (3,6%) o grupos (listas de correo, Google groups, foros o similares) (23,8%). La autora propone queLa introducción de las nuevas tecnologías en la escuela se presenta como una forma de revolucionar la relación enseñanza-aprendizaje, al alejarse de un modelo de enseñanza centrado en el docente en beneficio de la colaboración, el debate y los entornos organizados alrededor del alumnado. Los datos de la encuesta eARDE muestran que la mayoría del profesorado percibe que la tecnología abre nuevas y grandes posibilidades (77,1%) y que debe estar supeditada a la pedagogía (66,3% de las respuestas). Esta transición para asegurar el éxito debe tener el compromiso, iniciando por la Administración educativa, el equipo directivo de algunos centros, y al profesorado. Éste percibe que la Administración ha promovido un modelo en el que conviven dos lógicas enfrentadas, y en el que las nuevas tecnologías tienen las de perder frente a los sistemas de evaluación y las pruebas de corte y acceso a la universidad.

Palabras clave:

subir

  
Diseño y contenidos por asenmac