OEI | Ciencia | Red | Formación | Contactar |

Inicio | Opinión | Reportajes | Noticias | Entrevistas | Multimedia

Salud | Comunidad

La mirada de docentes frente a la contingencia de las Redes Sociales sobre el Aprendizaje en el nivel secundario

21 de noviembre de 2016

Marcela Gesica Bravo Portocarrero. Villa Regina, Argentina. 
IBERCIENCIA: Comunidad de Educadores para la cultura científica.
Sin duda, hoy en día, las habilidades tecnológicas son una de las variables cuya influencia hay que considerar en el aprendizaje de los adolescentes, puesto que inevitablemente es una práctica en su vida cotidiana. Pero ¿cuál es la mirada de los docentes que interactuamos con ellos en la cotidianeidad de la práctica áulica?

Para hablar de redes sociales tenemos que remitirnos a poco menos de 20 años, lo cual es relativamente muy poco para el tiempo de las comunicaciones humanas, pues el primer antecedente se remonta a 1995 en Estados Unidos. En el afán de mantener contacto con sus compañeros, un estudiante crea una red social “classmates.com” y hacia 1997 se crea el primer sitio de redes sociales como se conoce hoy con “sixdegrees.com” (según datos de investigación del Ministerio de Educación Argentina, 2010).

Actualmente, existen más de doscientas redes diferentes y se calculan unos 800 millones de usuarios en todo el mundo. Lo que en un principio solo fueron contactos y aproximaciones sociales, con el tiempo se transformó en nuevas formas y modos de hacer en la vida cotidiana, incluyendo a la construcción de conocimientos. Hoy su influencia genera  distintas formas de participación social con características propias, siendo una de ellas la migración permanente de redes marcando preferencias por rangos etarios o segmentos de edades. Estas migraciones son cada vez más aceleradas, ya que según el informe de la coordinadora del Proyecto Educación y Nuevas Tecnologías de la FLACSO (Mónica Trech), la red más usada por los jóvenes es Snapchat por el carácter efímero que tiene, aunque sigue siendo Facebook  el más usado por clientes de entre 16 y 64 años. Le sigue Instagram que supera a Twitter, lo que hace que el consumo de información sea muy cambiante. Las redes sociales han transformado el uso de la computadora y el teléfono móvil a cantidades ilimitadas de tiempo, especialmente en pre-adolescentes y adolescentes, lo cual visto desde el punto de vista educativo no es favorable, pues ese uso no esta dirigido a fines de construcción de aprendizaje precisamente.

Las redes sociales son comunidades on-line de personas con intereses o actividades en común, conectándose a través de internet para generar contactos afines de orden social, comercial y de aprendizaje, provocando encuentros, reencuentros y divertimento; siendo además plataformas de promoción tanto personal como de grupo o institucional para dar a conocer quiénes son, qué hacen y los proyectos que tienen.

En la actualidad, se han convertido en herramientas representativas de la Web 2.0 de aprendizaje colaborativo e intercambio de información que fomentan la cooperación, usándolas también para actividades escolares, lo que nos hace dar cuenta de la importancia creciente en el proceso educativo. Por otra parte, ya se está viviendo la migración a la Web 3.0, que potencia la valoración de contenidos por su definición de inteligencia colectiva, lo que educativamente significa que actúa directamente sobre el rol del alumno, contribuyendo a mejorar el aprendizaje induciendo a nuevas competencias como la investigación por medio de la navegación y búsqueda de información. Así, la educación se personaliza al máximo, ya que en este entorno los alumnos utilizan los diferentes recursos disponibles en la red en función de su perfil y los profesores se convierten en facilitadores de estrategias de aprendizaje de sus alumnos. Podemos entonces resumir que internet ha evolucionado de la Web 1.0, que era solamente de descarga individual, a la Web 2.0, que ya es un aporte individual, y hoy se esta entrando en la Web 3.0, que se la define como inteligencia colectiva.

De este genérico diagnostico con respecto al uso y fines las redes sociales, que están influenciando y revolucionando a las metodologías de aprendizaje, me traslado al análisis y diagnostico en el pequeño mundo que se circunscribe a unos cuantos Centros educativos de nivel secundario de mi provincia (Rio Negro). Es una actividad en la que necesariamente debemos tener en cuenta que los jóvenes son seres eminentemente sociales, por lo tanto, deben acogerse a la realidad pedagógica referida a la construcción de su aprendizaje, siendo inevitable la influencia de muchas variables como: Familiares (nivel socio-económico y de escolaridad de los padres); Personales (expectativas de logro, rendimiento académico, habilidades tecnológicas) y Escolares (Puntualidad y grado de compromiso con su labor de docentes y directores); que se encuentran implícitas en el proceso de aprendizaje. Por esto, debemos prestarle toda la atención y buen manejo para que sea un factor positivo y no de otra manera. Además, de acuerdo a los descubrimientos aportados por la neurociencia cognitiva basada en el funcionamiento del cerebro, nos dice que los nuevos tiempos requieren de nuevas estrategias, es decir, que la educación actual necesita una profunda reestructuración que no le impida quedarse desfasada ante la reciente avalancha tecnológica.

Aunque debemos asumir que la educación no se circunscribe solamente al entorno escolar, es menester que la escuela y los docentes tengan como misión preparar futuros ciudadanos para actuar en este mundo cambiante, erradicando la enseñanza centrada en la transmisión de una serie de conceptos abstractos y descontextualizados que no tienen ninguna aplicación práctica, para optar por la adquisición de una serie de habilidades útiles que permitan resolver los problemas que la vida cotidiana les plantea, es decir, un aprendizaje para la vida. Para ello se requiere inteligencia principalmente socioemocional.

Con estas premisas, en nuestra experiencia de muchos años dentro de la práctica áulica y producto de las charlas con otros docentes, la mirada actual con respecto a la influencia de las redes sociales y el uso de las capacidades de cada adolescente dentro del trabajo áulico, donde se utiliza la mayor cantidad de herramientas pedagógicas y estrategias didácticas para garantizar que el alumno sea protagonista activo de su aprendizaje, se facilitó a partir del año 2010 a nivel nacional con la entrega a todos los alumnos de Netbooks en forma de comodato para ser usadas durante su pasaje por la escuela secundaria, favoreciendo así una herramienta más en el proceso de aprendizaje.

Con este antecedente mediante el programa “conectar igualdad”, y a quince años de su uso, puedo decir que hay varios factores que han ido ejerciendo influencia sobre este proceso y no precisamente de manera positiva, estos factores son tanto de estructura como de manejo por los alumnos y docentes. Una de las falencias estructurales es la falta de apoyo técnico en lo que refiere a insumos de remplazo al deterioro o perdida de maquinas o implementos que surgen permanentemente, lo que no permite que el alumno pueda tener la computadora funcionando todos los días. Otro factor, y no menos importante, es que la banda de internet no esta disponible en las escuelas. Una de las falencias de manejo es que los jóvenes han desvirtuado su uso, haciéndolo más para descargar juegos, música y videos que no son de utilidad didáctica. Por último, también como factor importante está la falta de continuidad en el uso y requerimiento por parte del docente, ya que no hay innovación en mostrar la diversidad de usos con diferente software, lo que genera una apatía de parte del alumno en el uso de redes. 

 A lo largo de todo este tiempo, hoy podemos decir que solamente del 10 al 15% de adolescentes que egresan del nivel secundario, tienen habilidades tecnológicas con las que puedan obtener beneficios a corto plazo en su nueva actividad, sea de estudio o de trabajo. Cuando digo esto parece contraproducente, ya que es voz generalizada, especialmente por padres y sociedad en general, que los chicos y adolescentes son “nativos tecnológicos”. Creo que en esta afirmación hay una confusión de interpretación. Los jóvenes son muy hábiles en el manejo de los aparatos tecnológicos y de las redes mas básicas como Facebook, Instagram y hoy snatchap, además de software muy básico como el paquete de office, pero no saben ni conocen el resto de redes y software avanzado, que son los que aportan mayores beneficios de verdadero aprendizaje. Esta afirmación la sostengo ya desde el año 2013 con mi contribución titulada “Las TIC en el contexto escolar de mi desempeño”. He comentado que entonces solo parecía que el punto débil era la falta de capacitación permanente, pero en la continuidad de esa practica áulica (año 2015) tal como describí entonces con el uso de programas y paginas para desarrollar tareas como hacer nubes de palabras y/o que el alumno desarrolle “Curación de Contenidos”  (Content Curation) para que aprendan los pasos y beneficios de este procedimiento, puesto que además son conscientes de la enorme cantidad de información en internet (Infoxicacion), las dificultades que se manifiestan en el 90% de los alumnos de últimos niveles es realmente preocupante. Es decir, manejan muy bien lo más básico y eso es lo que hace la distorsión ante su entorno, pero les falta sacar el mejor provecho del buen manejo de internet en un procedimiento de autoeducación. 

A pesar de que hoy la generalidad de adolescentes, adultos jóvenes y profesionales, hace uso de las redes sociales de manera exitosa y gratificante, con pena puedo decir que en el pequeño mundo de la población de adolescentes que han sido mis alumnos y alumnos de otros docentes que han trabajado con nosotros, las redes y las APP`s no han sido un motivo de realización en materia de construcción de aprendizaje, sí con el manejo de otros fines que no son los educativos. Sin embargo, tenemos la gran esperanza de que puedan ir progresando en el conocimiento y uso de las redes con fines de superación educativa.

Palabras clave:

subir

  
Diseño y contenidos por asenmac