OEI | Ciencia | Red | Formación | Contactar |

Inicio | Opinión | Reportajes | Noticias | Entrevistas | Multimedia

Salud | Comunidad

Las preguntas inteligentemente formuladas: un recurso ineludible para el buen maestro

18 de septiembre de 2015

Adania Guanche Martínez. La Habana, Cuba
IBERCIENCIA Comunidad de educadores para la cultura científica. (A propósito de la Meta Educativa No. 5: “Mejorar la calidad de la educación y el currículo escolar”).
Un buen maestro debe tener precisión al formular preguntasdurante sus clases, porque a veces una inadecuada enunciación cuando se necesita preguntar algo dificulta la comunicación. En este artículo se orienta cómomejorar la calidad de la educación perfeccionando las clases, específicamente de Ciencias Naturales.

En los últimos tiempos se ha venido observando una tendencia al empleo de lo que se ha dado en denominar “preguntas inteligentes”, especialmente en la Educación Primaria, en la que se ha trabajado para realizar transformaciones profundas y necesarias, en lo que respecta a las metodologías de enseñanza de las diferentes asignaturas, que también comprenden el empleo de las TIC. Realmente las preguntas oportunamente formuladas y referidas a elementos esenciales del contenido constituyenelementos que contribuyen a establecer relaciones entre maestro y alumnos, actúan como componentes lógicos e intuitivos a la vez y deciden muchas veces la vía que conduce al conocimiento que se busca.

Pero la pregunta puede no ser comprendida por los escolares con la misma intención con que fue formulada por el maestro, o puede ser incorrectamente expresada por este. Es por ello que, en visitas que se han venido realizando a distintas escuelas en las que se han observado clases y en entrevistas realizadas a muchos maestros,se ha manifestado su buena disposición por hacer razonar a los escolares mediante la formulación de preguntas y por aprender a elaborarlas convenientemente.

A propósito de los temas que motivan a nuestra comunidad de educadores, este puede resultar sumamente atractivo, pues se pretende realizar un acercamiento a la formulación más correcta de las preguntas, desde una visión más particularizada en las Ciencias Naturales y formular ciertas recomendaciones que podrían contribuir a que los docentes tomen conciencia de la importancia que tiene el saber formular las preguntas durante el desarrollo de sus clases en la Educación Primaria.

Independientementedel método de enseñanza que se emplee en el desarrollo de una clase, en todo caso, dentro del proceso de enseñanza-aprendizaje se establece una comunicación fluida del maestro con los alumnos y esto, generalmente se realiza por medio de preguntas y respuestas.

Por consiguiente, la formulación de preguntas constituye una valiosa herramienta pedagógica, porque, en esencia, la pregunta activa o mueve el pensamiento y provoca una intensa actividad mental, además de un estado emocional altamente favorable para la asimilación de nuevos conocimientos, si es formulada con una intención comunicativa consecuente con este propósito.

Sin embargo, si el docente no sabe cómo formular las preguntas en correspondencia con la información que desee obtener, o con el razonamiento que quiera provocar en los escolares, más que una ayuda, la pregunta se transforma en un elemento de desinformación, de confusión o de distracción de lo esencial.

Las preguntas pueden ser clasificadas atendiendo a diferentes criterios. Si se tienen en cuenta las etapas del desarrollo de una clase, existen preguntas que tienden a consolidar, sistematizar o rememorar los conocimientos anteriormente asimilados o bien de relacionarlos, con el nuevo contenido a asimilar en la clase que se esté desarrollando. Son las preguntas que pudieran denominarse de actualización del contenido precedente. Estas generalmente se formulan al inicio de la clase y enlazan los conocimientos anteriores con los nuevos que han de ser presentados y asimilados en la nueva clase.

A continuación, una vez presentado el nuevo asunto y orientado hacia los objetivos, pueden formularse preguntas que tiendan a inquirir cuánto conocen los alumnos acerca del nuevo contenido que se ha de desarrollar. Son preguntas que coadyuvan al inicio del proceso de motivación hacia el nuevo contenido. Pueden denominarse entonces preguntas motivadoras o de experiencias precedentes. Estas tienen mucha relación con la experiencia cotidiana de los alumnos, la vida, la práctica social, en fin, con conocimientos que quizás hayan sido asimilados de forma empírica y que en este momento de la clase tienen función diagnóstica.

Más adelante, en la propia clase se produce la etapa de desarrollo de la actividad cognoscitiva, al ponerse en contacto los alumnos con el nuevo conocimiento. En este momento, el maestro puede señalar tareas cognoscitivas, mostrar imágenes u objetos, utilizar el texto de variadas formas, o hacer uso de la tecnología disponible y en cada momento de este proceso, tiene necesidad de formular preguntas. Estas se consideran preguntas de desarrollo del proceso cognoscitivo. El cuidado que se tenga en la formulación de este tipo de preguntas es de máxima importancia, pues en ocasiones se escuchan interrogantes a las cuales no sabemos qué desea el maestro que le respondan, y puede ser que, lejos de ayudar al proceso de asimilación de conocimientos, los alumnos se confundan o queden establecidos determinados preconceptos erróneos, en lugar de verdades científicas.

Ya en los momentos finales de la clase, deben producirse preguntas de consolidación y control, que favorecen la retroalimentación y la certeza de que se asimiló el nuevo conocimiento.

De manera que estos cuatro tipos de preguntas, con sus variantes, son, en sentido general, las que se corresponden con la estructura didáctica de una clase de cualquiera de nuestras asignaturas en la Educación Primaria.

Pero, hay una segunda clasificación de las preguntas, que se puede hacer atendiendo a la expectativa de respuesta. Estas preguntas, muy variadas en contenido y en forma, son propias del momento del desarrollo de una clase. Intentemos realizar una clasificación general de ellas: en la primera clase se colocarían las que se refieren a las relaciones que existen entre los objetos, fenómenos y procesos que se estén analizando. Pueden ser preguntas temporales, espaciales, causales, modales y procesales.

Las preguntas clasificadas como temporales generalmente deben iniciarse con el pronombre interrogativo “Cuándo” y se refieren al tiempo que transcurre entre uno u otro proceso o fenómeno estudiado. Pueden adoptarse variantes, tales como: ¿Cuál precede? (¿…o antecede?); ¿Qué fenómeno ocurre (u observaste) primero?; o bien solicitar que se realice una narración de los pormenores que se estén estudiando.

Las preguntas clasificadas como espaciales se refieren a las que solicitan información sobre el lugar en que ocurren los hechos que se estén considerando. Pueden formularse con el pronombre interrogativo “Dónde” y se refieren al lugar en que tiene lugar el proceso que se estudia. También existen en este grupo, preguntas que inquieren distancias, posiciones relativas y en ese caso, también pueden emplearse otros elementos, tales como los que solicitan cuánto más o menos lejano se produce un suceso, a qué distancia se halla algún elemento, etc.

En relación con las preguntas que solicitan el establecimiento de relaciones causales, estas son muy importantes, pues su función está vinculada de modo muy especial con la habilidad de explicación, toda vez que inquieren acerca de las causas o de las consecuencias de un hecho, fenómeno o proceso que se esté estudiando. Generalmente se formulan utilizando la forma interrogativa “¿Por qué...?” o pueden también iniciarse de la forma siguiente: ¿Cuál es la causa de...? o bien, “Explica qué consecuencias de...”; es decir, pueden preguntarse causas o consecuencias de determinado proceso o fenómeno de la naturaleza.

En relación con las preguntas que solicitan el modo en que ocurren los hechos, o sea, las de relaciones modales, estas deben formularse con las expresiones “¿De qué forma se produce tal o cual hecho?”; o bien: “¿Cómo se desarrolla tal proceso?”. Estas preguntas deben ser formuladas posteriormente a la explicación por el maestro de un fenómeno o proceso, o bien después de que los alumnos observaron determinada actividad experimental o mediante un video, que los condujo a la percepción del modo en que se desarrolla un hecho de la naturaleza. Suponen pues, que los escolares se hayan percatado de los sucesos esenciales que caracterizan el decurso de un proceso o fenómeno natural, por medio de su observación o de la explicación, la cual puede ser percibida, escuchada o leída. Por consiguiente, son preguntas que sistematizan las relaciones modales, o sea la forma de producirse, por lo que suponen un desarrollo de la habilidad de descripción.

Otras preguntas relacionadas estrechamente con las anteriores, son las procesales, las cuales solicitan que sean narrados cuidadosamente los hechos observados, por su sucesión temporal, es decir, se formulan con el objetivo de que los alumnos narren los procesos en el orden sucesivo en que se produjeron. Responden generalmente a la intención de conocer la secuencia en que tiene lugar cada fenómeno, dentro de un proceso que se estudie, por medio de expresiones tales como: ¿Qué suceso se produce primero, cuál después...?; ¿Qué ocurre primeramente, qué sucede después? ¿Cómo continúa el proceso?

Diferentes preguntas,no menos interesantes, son las que cuantifican los fenómenos, es decir, las relacionadas con la medición, la apreciación cuantitativa de los objetos, fenómenos y procesos naturales. Son preguntas que acercan a los alumnos a la cuantificación, más que a la apreciación cualitativa. Generalmente se descuida este aspecto de las Ciencias Naturales, que las vinculan estrechamente con la Matemática. Sin embargo, es importante que el maestro revele a sus escolares la apreciación de las cantidades, pues todo objeto, fenómeno o proceso puede ser cuantificado y esta es una forma de vincular los conocimientos de las ciencias de la naturaleza, con los de Matemática.

Ejemplos de estos tipos de preguntas los podemos mencionar en muchos de los contenidos de ciencias, tales como:

  • Cuando se estudia la célula, es importante que el alumno tenga una idea de las medidas que pueden tener diferentes tipos de células, cuáles son más pequeñas y cuáles mayores, así como la unidad de medida que se utiliza para estas magnitudes tan sencillas.
  • Al estudiar las formas del relieve, es interesante que los alumnos tengan una idea de la altitud de las montañas.
  • Cuando se presentan elementos sencillos de Astronomía, es importante que los alumnos tengan una idea de magnitudes tan enormes como las de las nebulosas, el Sistema Solar, las constelaciones, y otros elementos del cosmos.
  • Al estudiar el agua y en general, los líquidos y sus propiedades, deben realizarse mediciones con probetas graduadas y así sistematizar el conocimiento de las unidades de volumen y de capacidad.
  • En cada uno de los fenómenos o procesos naturales que se estudian, es importante que los estudiantes comprendan cómo se han evaluado, cómo es que se pueden medir y así compararlos, en virtud de sus magnitudes, con otros fenómenos conocidos ya.

En tal sentido, es oportuno formular preguntas, tales como:

  • ¿Cuánto mayor es... en relación con...?
  • ¿Qué cantidad de... es preciso analizar?
  • ¿Cómo se mide...?
  • ¿Qué unidad de medida hemos de emplear en...?

Por último, es muy importante que los maestros analicen las habilidades generales de tipo intelectual que desarrolla en sus escolares, pues al comprobar el desarrollo de estas, es preciso acudir a determinadas formas de preguntar que, sin caer en los cuestionamientos vagos, imprecisos que a veces se emplean incorrectamente, se hace necesario formular preguntas que vayan directamente a demostrar el nuevo conocimiento asimilado.

En este caso, es necesario insistir que no se deben nunca formular preguntas como: ¿Qué ocurrió con...? pues pueden haber “ocurrido tantas cosas diferentes” que se pierde la intención con la incorrecta formulación. Es preciso ir a la formulación más conveniente, en correspondencia con la respuesta esperada:

¿Cuáles fueron las consecuencias derivadas del experimento observado?
¿Qué reacción se observó primero? ¿... posteriormente?
¿Dónde se encuentran estos objetos?
¿Qué relación puede establecerse entre... y...?
¿Qué tamaño presenta...?

A manera de conclusión, en el proceso de enseñanza-aprendizaje de las Ciencias Naturales resulta de gran importancia la forma en que se formulen las preguntas, pues estas deben señalar a los alumnos, lo que se espera que ellos hayan asimilado en el decurso del desarrollo de su actividad cognoscitiva en la clase. Por consiguiente, la precisión en la formulación de las preguntas es imprescindible en la comunicación maestro-alumno, pues es una de las formas en que transmitimos significados, contenidos y formas de la expresión.

Es necesario continuar profundizando en este importante aspecto del trabajo metodológico, como una vía de perfeccionar el trabajo docente del maestro especialmente en las clases de Ciencias Naturales.

 


Colaboraciones para IBERDIVULGA

28 de junio de 2015
Desde IBERDIVULGA se mantiene abierta la posibilidad de colaborar en el espacio de divulgación y cultura científica de la OEI.
Es un espacio creado en julio de 2009 y que cada día publica al menos 2 noticias.
IBERDIVULGA cuenta con una media de 90.000 usuarios únicos por mes.

Más información [+]

Club Scratch Iberoamericano - IBERCIENCIA - IBERTIC

Adhesión gratuita. En 2015 tendrá certificación realizando tareas voluntarias
Scratch es uno de los entornos actuales más interesantes. Está desarrollado por un equipo de expertos del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), uno de los centros de referencia a nivel mundial en informática. Cuenta con un equipo de investigación que lleva trabajando durante muchos años en modelos de informática educativa.
La programación de un ordenador se ha convertido durante los últimos años en una ingeniería sumamente especializada, incluso con decenas de ramas e incontables áreas de aplicación. Esta extrema especialización ha restado sin embargo el interés general por el aprendizaje de las técnicas y principios de la programación informática en particular y por los principios de las ciencias de la computación en general.

Más información [+]

Red Iberoamericana de comunicación y divulgación científica - IBERDIVULGA

La Red Iberoamericana de Comunicación y Divulgación de Información Científica es una iniciativa de la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI) que cuenta con el apoyo de la Consejería de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo de la Junta de Andalucía.
El objetivo principal de la Red es incrementar el volumen de información relativa a la ciencia y la tecnología que se encuentra disponible para la sociedad, mejorando la cultura científica de los ciudadanos y fomentando la transmisión de un acervo científico, tanto en español como en portugués.
Le invitamos a unirse a la red. Adhesión gratuita

Más información [+]

Comunidad de Educadores para la Cultura Científica: Abierto el registro libre

Esta Comunidad tiene por objetivo el ofrecer el acceso a unos materiales que han sido desarrollados con el doble próposito de servir para incrementar la cultura científica y las actitudes investigadores de los estudiantes iberoamericanos y el de promover entre ellos vocaciones hacia el seguimiento de estudios superiores en ciencias e ingeniería.
Las altas se producirán a partir de la primera semana de cada mes. El acceso a la comunidad es gratuito.

Más información [+]

Palabras clave:

subir

  
Diseño y contenidos por asenmac