OEI | Ciencia | Red | Formación | Contactar |

Inicio | Opinión | Reportajes | Noticias | Entrevistas | Multimedia

Salud | Comunidad

No perder el ánimo en enseñar las Ciencias

15 de julio de 2017

María Laura Vivas Franco. Cd Obregón Sonora., México. IBERCIENCIAS Comunidad de Educadores para la cultura científica. CBTis 37.
Porque se requiere atender la necesidad de la enseñanza de las ciencias. La respuesta inmediata es para tener progreso, para mejorar la calidad de vida, atender las necesidades de industria, empresas, sector salud, para lograrlo es necesario fomentar y difundir la alfabetización científica en los estudiantes desde la edad temprana, ahí donde la curiosidad no falta. Es el conocimiento y la interpretación lo que nos está haciendo falta? La expresión de lo que se observa y se debe traducir en una lógica constructiva de pensamiento para fundamentar los hechos da pie al entendimiento, la creación y la motivación.

Todos los sectores de la sociedad necesitan de la ciencia para mejorar, pero solo se logra con la aportación de los ciudadanos en las posturas que tomen, dadas las decisiones de la aplicación de sus conocimientos. La alfabetización científica implica, “dar sentido al mundo que nos rodea” (Pozo y Gámez Crespo, 1998). Tener datos y manejarlos es útil, pero contar con habilidades y herramientas para interactuar y comprender la realidad cotidiana es lo que provee de capacidades para tomar decisiones y aportar soluciones.

Los jóvenes en las aulas requieren de observar, medir, postular, deducir e intuir, saber qué pasa a su alrededor, para lo cual es preciso mostrarles escenarios que les permitan despertar la inquietud. Por eso, no se debe pasar por hecho que los eventos son simplistas, para varios de los estudiantes, estar en contacto con sustancias, elementos de cristalería de un laboratorio, mecheros, o cualquier instrumento de medición es una experiencia que quieren realizar. El laboratorio virtual es grandioso, permite crear no solo en la imaginación los experimentos, pero no es lo mismo que oler, sentir, palpar, ver cuando está sucediendo una reacción en realidad.

Se debe tomar en cuenta que a los jóvenes se les dificulta entender las propiedades, que en teoría les expresamos, la mente goza de una actividad creativa y su objetivo es la comprensión de los sucesos, pero estos deben ir acompañados de fundamentos para formar pensamientos científicos, que les permitan deducir y detonar en la realidad un aprendizaje.

Bajo mi experiencia docente, y sé que la de varios de ustedes, al momento de proponerles una práctica de laboratorio a los estudiantes, su emoción sube, por simple que sea el experimento es un acontecimiento por venir! Suena inquietante e invita a la curiosidad. Utilizando las TIC, en plataforma presento la parte teórica y el procedimiento a llevarse a cabo, ellos deben acudir a clase con un diagrama de flujo a detalle de lo que se va a hacer, pero desde ahí viene las complicaciones, y es desde ese momento que los dejo actuar. ¿Con qué lo vamos a hacer? ¿En qué cantidades? ¿En dónde lo coloco? ¿Cuánto va a hacerse? Muchas preguntas que entre ellos deben resolver. Antes me preocupaba más por el tiempo, y resolvía todo para cumplir con las dos horas destinadas al laboratorio, ahora veo que la necesidad está en que ellos sientan esa prioridad, está pasando el tiempo! Y no se ha logrado nada!

Se preocupan por tener los cálculos de las sustancias, saber porque se va a agregar tal o cual sustancia, en qué tiempos, a qué temperatura, qué debe estar previsto. Cuando llega el momento de obtener las conclusiones ya no se quedan mirando como diciendo ¿qué paso? ¿Lo debo saber?

La necesidad de la enseñanza de las ciencias, comienza en que los jóvenes se involucren en hacer y diseñar, en estar activos comprobando, experimentando, deduciendo. La ciencia no se asume como hecha o descrita por las leyes, sino como una forma de ir construyendo las ideas que permitan corroborar, hacer predicciones y comunicar.

Esta última parte, la comunicación tanto oral como escrita, también tiene un énfasis crucial. Al joven le cuesta trabajo expresar las apreciaciones; no carece de capacidad intelectual para comprender la idea de las ciencias ni de estructuras básicas para interpretarlas, pero de lenguaje formal, estructurado, continuo y técnico sí. Solicitarles una conclusión dado el desarrollo de una práctica requiere de apoyarlo a formularla, sus aportaciones suelen ser dispersas, centradas en el cómo se siente al haberlo hecho, comentarios válidos pero sin una dirección clara, también por eso existe la necesidad de enseñar ciencias.

“Cuando se nos otorga la enseñanza se debe percibir como un valioso regalo y no como una dura tarea, aquí está la diferencia de los trascendente. El verdadero maestro cuando está en clase, es un artista” Albert Einstein

 

Nota: La Comunidad de Educadores para la Cultura Científica es una iniciativa de adhesión libre y gratuita de la OEI a través de IBERCIENCIA. Abierta en julio de 2009, desde 2012 funciona con el decidido apoyo de la Consejería de Economía y Conocimiento de la Junta de Andalucía


Palabras clave:

subir

  
Diseño y contenidos por asenmac