OEI | Ciencia | Red | Formación | Contactar |

Inicio | Opinión | Reportajes | Noticias | Entrevistas | Multimedia

Salud | Comunidad

¡Para qué estudiamos…., si mañana no vamos a tener trabajo!

27 de mayo de 2017

Germán Narváez Vásquez, Guayaquil-Ecuador
IBERCIENCIA: Comunidad de Educadores para la Cultura Científica
Ante el inminente surgimiento de la cuarta revolución industrial, aparecerán nuevos empleos pero también se eliminar muchos, principalmente de aquellas carreras que no son técnicas, ante esta situación las universidades no pueden quedarse pasivas, deberán realizar cambios estructurales para que los actuales estudiantes no terminen sus estudios en carreras que no les permitirán conseguir trabajo.

Cada vez es más frecuente escuchar que se nos viene la “Revolución industrial”, pero ¿qué es esto?, ¿qué implicaciones tiene?. Contestando brevemente la primera inquietud, hacemos referencia a la “industria”, como la capacidad que tiene las empresas para generar riqueza en forma eficiente o simplemente; la destreza o habilidad para realizar un trabajo, y por otro lado “revolución”, se refiere a cambios radicales, en este caso de los medios de producción.  

Para entrar en contexto, es necesario recordar que la primera revolución industrial se viene con el surgimiento de las máquinas de vapor y el óptimo aprovechamiento de los recursos naturales, donde juega un rol muy importante la mano de obra directa. La segunda revolución surge con el gas y el petróleo, donde cobra protagonismo el motor eléctrico. En la tercera revolución encontramos a las Tecnologías de la Información y Comunicaciones (TIC) como protagonistas dando lugar a la Sociedad de la Información. Finalmente, la cuarta revolución conocida como “Industria 4.0”, “inteligencia artificial”, entre otros.

En la cuarta revolución industrial, están surgiendo denominación como: eco diseño, co diseño, robótica, prosumers, Big Data, drones, inteligencia artificial, Smart products, Smart factories, etc., denominaciones que cambian el paradigma de nuestra cuadrada mentalidad, donde surgen nuevos empleos, pero también donde se anulan los empleos tradicionales. 

Respecto a la segunda inquietud ¿qué implicaciones tiene?. Investigaciones realizadas en los Estados Unidos, demuestran que la revolución industrial será un tema estratégico que los jóvenes han de considerar para competir en el mundo laboral. Esta situación, además pone en alerta a los Centros Educativos y principalmente a su modelo de enseñanza / aprendizaje, para dejar a un lado la educación tradicional en la que el profesor es el protagonista de una enseñanza obsoleta y ofertar carreras que tenga mas relación con la innovación y la tecnología. El conocimiento de la tecnología debe ser motivado en las aulas de los colegios para que exista el interés por las carreras de Ingenierías donde se deje de “temer” por el estudio de las ciencias duras o exactas, para ello se debe implementar asignaturas que vayan de la mano con la tecnología.  

Para conseguir un giro de 380 grados en la educación, es necesario que exista compromiso de todos los que se involucran en la transición de encaminar la educación a la tecnología, en la que la inversión se hará desde insumos tecnológicos, plataformas digitales hasta la puesta en práctica (creación de robots para diferentes usos). La innovación tecnológica está utilizando el término de Inteligencia Artificial, la misma que está cambiando el esquema de la producción de las grandes empresas de los sectores que generan el PIB de un país.

Todo esto conlleva que la inteligencia artificial será en otras palabras la inserción de robots que tomará un tiempo familiarizarse con estas máquinas y encontrar otras opciones para seguir la ruta de la tecnología. Pero que sucede con los humanos que antes realizaban esas tareas complejas?. Por este motivo, la competencia en el mundo laboral se presentará más agresiva y por ello se necesita de una educación enfocada a la tecnología que permita al ser humano adaptarse a cambios que en los países industrializados ya lo han realizado.

Nota: La Comunidad de Educadores para la Cultura Científica es una iniciativa de adhesión libre y gratuita de la OEI a través de IBERCIENCIA. Abierta en julio de 2009, desde 2012 funciona con el decidido apoyo de la Consejería de Economía y Conocimiento de la Junta de Andalucía


 

Palabras clave:

subir

  
Diseño y contenidos por asenmac