OEI | Ciencia | Red | Formación | Contactar |

Inicio | Opinión | Reportajes | Noticias | Entrevistas | Multimedia

Salud | Comunidad

SAETA “Un sistema modular de educación que ha cambiado vidas en el medio rural mexicano”

1ro de septiembre de 2017

José Heber De León Monzón. Cd. Hidalgo, Suchiate, Chiapas, México. DGETA-CBTa 60. IBERCIENCIA. Comunidad de Educadores por la Cultura Científica (CEEC); con la colaboración del Dr. René Ramos, uno de sus creadores y grandes impulsores.
En febrero de 1997 se crea el Sistema Abierto (hoy Autoplaneado) del Bachillerato Tecnológico Agropecuario (SAETA), convirtiéndose en una ansiada oportunidad de formación académica en el medio rural o semiurbano mexicano, en particular para personas mayores, sus egresados -algunos con más de 60 años de edad- vieron cristalizado sus sueños al obtener un diploma de bachiller y título profesional técnico con la opción de continuar estudios superiores.

Para muchas personas no siempre es posible estudiar en edad escolar, más aún en el medio rural donde las opciones son limitadas. La Dirección General de Educación Tecnológica Agropecuaria (DGETA), con la finalidad de atender a esa población que por alguna razón no realizó sus estudios de bachillerato crea el SAETA, que desde 1997 surge como un modelo educativo, modular, flexible y humanista, cuya estructura curricular la conformaban 18 módulos interdisciplinarios. Como todo nuevo proyecto, en sus principios existieron opiniones no tan alentadoras, por suponer la educación abierta como una educación de menor calidad a la educación escolarizada, pero a 20 años de su creación se tienen excelentes testimonios en los 190 planteles de todo el país en los que actualmente se oferta el SAETA, lo que representa el 60% de centros educativos que pertenecen a la DGETA. Los egresados de este sistema educativo dan cuenta de experiencias exitosas tanto en el campo laboral como por su aceptación al ingreso en diferentes universidades públicas y privadas del país, algunos de sus egresado cursaron ya sus estudios de licenciatura y hasta un posgrado, lo que posiciona a esta modalidad educativa como un proceso formativo de idéntica calidad al de un sistema presencial escolarizado.

Como todas la opciones del bachillerato tecnológico, en 2004 a partir del Acuerdo 345 de la Secretaria de Educación Pública (SEP) en el SAETA se suscitan cambios en el Plan de Estudios caracterizado por estar formado por tres componentes: básico, propedéutico y profesional, los dos primeros divididos en asignatura por campos conocimientos que da el carácter de bachiller y el último en módulos profesional, brindando formación técnica profesional. Ante estos cambios y que para la implementación curricular en el SAETA se divide en bloques que incluía asignaturas y módulos profesionales. En 2008, con la Reforma Integral de la Educación Media Superior (RIEMS) se inicia un nuevo modelo modular, y que en 2013 con la Reforma Educativa en todo el Sistema Educativo Mexicano, la DGETA con la intención de darle un ordenamiento normativo se retoma la filosofía modular, ahora como Sistema Autoplaneado de Educación Tecnológica Agropecuaria en apego al Acuerdo 445 de la SEP por el que establecen siete diferentes opciones de modalidades educativas de la EMS, entre ellas la modalidad Autoplaneada, dando inicio en agosto de 2014; manteniendo desde sus inicios, la formación bivalente del bachillerato tecnológico que para su acreditación de estudios lo avala un certificado de bachiller y diploma como técnico con la opción de obtener un título y cédula profesional.

La filosofía del SAETA queda manifiesto en su logotipo, que en palabras del Dr. René Ramos1 señala que semánticamente tiene como base una flecha, cuyo instrumento pretende dar en un blanco perfecto, refiriéndose al perfil de egreso del estudiante, que con pulso firme, temple suave, buena puntería, cuerda, arco, viento, unidos en una actitud mental logran propósitos formativos; como parte esencial de este logotipo están dos flechas semicirculares en un continuo, que representa el principio formativo en el que la educación nunca termina y que va de la mano con el trayecto de vida del ser humano, teniendo en ese continuo como única constante el aprendizaje. El SAETA se soporta y rodea a una sólida institución educativa, la DGETA (representado por la letra “a” emblemática), cuyos principios filosóficos, estructura axiológica y vocación con el agro mexicano, lleva 47 años de brindar educación agropecuaria a la nación.

Para que los logros que han tenido y mantenido al SAETA hayan sido posibles, se sustenta en la función del docente, mismo que se ha caracterizado por un temple, identidad, pasión y vocación de los docentes que sustentan su quehacer en una sólida formación profesional en la ciencia y la tecnología, que han fortalecido a través de una formación pedagógica. La formación académica del SAETA caracterizada como humanista y de calidad, subyace en un constante transversal del Eros Pedagógico, por la pasión de ir una búsqueda constante de docentes con amor por enseñar y formar estudiantes capaces de aprender a aprender, a pensar, a relacionarse, a desaprender, es decir, alguien que ame la enseñanza y alguien que desee el aprendizaje; estudiantes que aprendiendo generen constructos cognitivos, que construyendo nuevos aprendizajes desarrollen competencias pero que vaya más allá, que aprenda a relacionarlos con su contexto y su vida cotidiana; algo que está presente en un Nuevo Modelo Educativo.

El presente artículo, sea un humilde homenaje al SAETA, por esas personas que en sus aulas han visto cristalizado los sueños de muchos mexicanos, lo que ha marcado sus vida en distintos aspectos, algunos muy dignos de mencionar desde el hecho de egresar al concluir sus estudios, egresar del bachillerato junto con alguno de sus hijos, realizar tesis conjuntas entre esposos y/o hijos, mejora en su vida laboral, estudiar una licenciatura e incluso una especialidad o maestría, pero definitivamente lo más valioso, una huella imborrable, el haber elevado sus autoestima pues cuando creían que sus aspiraciones de “ser alguien en la vida”, como muchos de ellos lo expresan, vieron en el SAETA esa ventana de oportunidad para continuar formándose académicamente sin importar la edad biológica, pues la convivencia con sus pares y vivir su etapa de estudiante a los 18, 25, 30, 40, 50 60 y hasta los 80 años (un caso excepcional) han quedado grabado en sus mentes, corazón y el alma misma.

Finalmente, no puede dejarse de mencionar, la enorme y maravillosa satisfacción de los docentes de haber sido partícipe de ese proceso de formación de recursos humanos, que sí formar niños jóvenes en edad escolar es motivo de satisfacción en la vocación docente, la interacción en el aula con los estudiantes del SAETA –quizás en términos de la andragogía- eleva a un punto muy álgido ser testigo de la felicidad por sus expresiones al adquirir -o en algunos casos confirmar- algún conocimiento, más aún cuando concluyen esta etapa académica que habían dejado pausado por azares del destino; igual sirva este artículo como un reconocimiento por esos docentes, tanto creadores del sistema como operadores del mismo, que han permitido al SAETA cumplir con sus propósito de ser un sistema educativo modular que, definitivamente ha cambiado vidas en el medio rural mexicano.

Agradecimiento muy especial al Dr. René Ramos, por su contribución en la reflexiones que expone en el video2 y sus comentarios personales, quien es uno de sus creadores y grandes impulsores¸ que tan sólo en una breve charla con él, contagia la pasión cuando se refiere al SAETA, y no puede dejarse de compartir al menos tres de ellos:

“… fue una proeza hacerlo, un verdadero desafío en aquellos tiempos, ya que hace 20 años se creía que los sistemas abiertos eran de menor calidad, que los presenciales y sobre todo cuando se desconocía la operatividad modular y el carácter interdisciplinar, hubo gente que comentó que estábamos locos sobre todo en aquellas primeras apreciaciones que Aquila pensamientos teóricos como el hecho de aprender a aprender, de aprender a pensar, pensar aprendiendo y aprender a desaprender, frases que fueron moda desde la presentación de lo que buscaba ser el modelo del SAETA”
“… efectivamente hay casos exitosos ahora que el SAETA cumple 20 años de su creación… Algunos logros de este modelo educativo entre otros, es evolucionar acorde a las necesidades sociales de formación y seguirse conservando a pesar de los múltiples cambios que hay en el sistema educativo…”
“…el SAETA será un referente muy fuerte para el nuevo modelo educativo de la Educación Media Superior que se puede vaticinar que éste tiende a ser modular en su totalidad… la flexibilidad que inyectamos al desarrollar el proceso de aprendizaje, conformado en un 70% de autoformación del estudiante y un 30% con mediación pedagógica del docente ha permitido grandes resultados…”


SAETA (2017). Reflexiones para el Sistema Autoplaneado de Educación Tecnológica Agropecuaria por el Dr. René Ramos. Recuperado de: https://www.youtube.com/watch?v=p5sLGIQG74Q

SAETA (2017). Reflexiones para el Sistema Autoplaneado de Educación Tecnológica Agropecuaria por el Dr. René Ramos. Recuperado de: https://www.youtube.com/watch?v=p5sLGIQG74Q

 

Palabras clave:

subir

  
Diseño y contenidos por asenmac