OEI | Ciencia | Red | Formación | Contactar |

Inicio | Opinión | Reportajes | Noticias | Entrevistas | Multimedia

Salud | Comunidad

Se buscan voluntarios para ir a Marte y no regresar. ¿Te anotas?

16 de marzo de 2017

Bernardo F. Boris Mariani – Ñemby – Paraguay
IBERCIENCIA. Comunidad de Educadores para la Cultura Científica.
En el año 2013 aparece el proyecto Mars One que pretende llevar a Marte definitivamente en el año 2024 a 24 astronautas en diferentes viajes, todos sin retorno. Se presentaron más de 200.000 solicitudes de interesados en viajar, de los cuales han quedado 100 para las pruebas finales de selección.

¿Verdad, mentira, una aventura de ciencia ficción? Solo lo sabremos cuando se cumplan los plazos prometidos y se realice o no, el viaje.

Será que alguna de esas 200.000 personas también se anotarían para participar de un curso escolar, que fomente las vocaciones hacia la ciencia y la ingeniería? Sin lugar a dudas creo que la respuesta es, “no”, y porque afirmamos esto?, pues cono dice el Profesor Ken Robinson “LAS ESCUELAS MATAN LA CREATIVIDAD DE LOS NIÑOS”, esa que es innata en cada uno de ellos y que nosotros, como docentes no sabemos desarrollar.

Cuál será el motivo por el cual tantas personas en todo el mundo se han postulado? Pues a pesar de que al leer los comentarios de algunas de ellas, estos giran por: ser  los primeros, un reto a vencer, es lo estaba necesitando para ir un paso más, etc, pero lo que sí está claro es que la propuesta por si sola es desafiante, si bien incierta, pero que para los interesados, las ganas de ir, está por encima de todo aquello que implica riesgo, inclusive del mismo viaje que deberán enfrentar.

Allí está la clave del éxito de la propuesta, se ha generado un proyecto que ha despertado el interés de las personas, es lo que estaban esperando, asumir desafíos, nuevas experiencias y por sobre todo la posibilidad de desarrollar sus propias capacidades a partir de un objetivo bien claro, que no tenemos, cuando les proponemos a nuestros estudiantes realizar un trabajo o lo que en algunos casos mal llamado “proyecto”, pues desde la idea misma nace de un docente, que con mucho esfuerzo, lo que más va a lograr es que los jóvenes cumplan con su tarea.

Ferias de ciencias escolares con trabajos presentados y que al término de las mismas, quedan como un recuerdo que en muchos casos ni siquiera sirven o se utilizan como modelo para motivar a otros estudiantes, ferias de ciencia y tecnología o ciencia e ingeniería, siempre creativos en cuanto al nombre, pero las propuestas…siempre las mismas, un trabajo para el efecto y muchos esfuerzos y gastos, de parte de las familias de los estudiantes.

Está claro que los modelos utilizados no han funcionado para despertar el interés tanto para la ciencia como para la ingeniería, por lo menos en nuestro país, los datos sobre la cantidad de científicos así lo demuestra, al igual que la cantidad de ingenieros que egresan por año en las diferentes especialidades, y creemos que el motivo principal es que perdemos de vista que la educación es un proceso y que las diferentes etapas escolares no son compartimientos estancos en donde hasta aquí llegamos y después, bueno eso ya no nos corresponde a nosotros; el desarrollo de un proceso será tal, cuando el alumno desde el inicio sepa hasta donde llegará al final de su carrera escolar (escolar básica, educación media, superior no universitaria, universitaria, pos grado), teniendo durante ese camino, las orientaciones y las guías necesarias para la elección final de su formación profesional, con los incentivos necesarios que deben darse para las carreras de ingeniería y el ser investigador.

Nadie puede elegir algo que no conoce en profundidad, ni puede encarar una carrera universitaria sin estar preparado, y no todo pasa por lo cognitivo, y aquí nuevamente el proceso, porque si hablamos de una educación y formación basada en competencias, pero al final solo evaluamos el producto, no es coherente nuestro discurso, con la realidad, es decir, si pretendemos motivar a los jóvenes a seguir carreras para que lleguen a ser ingenieros o científicos, debemos desarrollar en ellos esas capacidades durante el proceso, sin que ello amerite una educación especial o diferenciada y para ello la clave es que, necesitamos un docente y una escuela, preparada para el efecto.

La experiencia de las Pasantías Educativas Laborales en Paraguay, han permitido para el caso de los Bachilleratos Técnicos Industriales (electrónica, electricidad, mecánica general y automotriz, etc), despertar en buena medida el interés hacia las carreras de ingeniería y no a la de ciencias, eso es porque las prácticas de los estudiantes se realiza en empresas del sector productivo laboral (fábricas, talleres, plantas industriales, etc) y no en laboratorios de investigación y aquí me permito agregar que hace algunos años invitado por la UNESCO en Perú, se encaró el tema “Dificultades de comunicación entre Científicos y Profesores de Ciencias”, como una problemática a resolver, una realidad que no solo distancia el saber del investigador con los docentes, sino que además impide tanto a docentes como alumnos, tener las herramientas que le sirvan a uno para motivar y al otro para elegir su formación cono investigador.

Finalmente consideramos fundamental como clave para revertir estas situaciones, una formación docente de calidad en cuanto a varios aspectos: i- con una didáctica que le permita que no todo sea un simple discurso teórico; ii- de la teoría a la práctica como eje principal de la formación por competencias; iii- con conocimientos científicos y de carreras de ingeniería; iv- con habilidades y destrezas que pueda bajarlas a sus alumnos en un proceso dinámico y continuo; v- permanente relacionamiento tanto con el sector productivo laboral, como del área de la investigación; vi- permanente práctica (pueden ser pasantías) en laboratorios y talleres equipados para el efecto; vii- manejo de la interdisciplinariedad como estrategia para el desarrollo de una educación de proceso; viii- con incentivos no solo para su quehacer en el aula sino como investigador y ix- conocedor de cómo llevar adelante una evaluación por competencias, en decir de proceso y no de producto.

Los desafíos de una educación de calidad, vienen desde mucho tiempo atrás, siempre son consecuencia y vienen de la mano del desarrollo de la ciencia y la tecnología, y sin duda, gracias a este desarrollo, no solo el hombre ha viajado al espacio y sigue descubriendo el maravilloso cosmos que nos rodea, sino que además ha permitido generar los desafíos de buscar esa educación, que nos haga más libres y nos lleve a responder aquellas preguntas que nos permiten cada vez, descubrir más.

Palabras clave:

subir

  
Diseño y contenidos por asenmac