OEI | Ciencia | Red | Formación | Contactar |

Inicio | Opinión | Reportajes | Noticias | Entrevistas | Multimedia

Salud | Comunidad

Síndrome de alienación tecnológica o alienación marciana

15 de mayo de 2018

Roberto Meza Cubilla. Universidad Adventista del Paraguay – UNAPY para IBERDIVULGA. Aporte al I Foro Iberoamericano de Ingeniería y Sociedad Digital
Hago mi reflexión volviendo unos 30 años atrás, cuando el Sistema Operativo Windows apareció para sustituir al MS DOS. Ya en esa época, profesionales del área intentaban advertir -no por miedo u otra cosa de naturaleza desconocida-, sobre las consecuencias nefastas que podrían seguirse a la implementación de ese nuevo sistema. De hecho, ese mecanismo de alienación tecnológica, tuvo su inicio con el advenimiento del Sistema Operativo Windows.

Entre otras advertencias, justamente mencionaría en su exposición, el primer conferencista que presentó sobre el tema ¿Cómo superar la alienación Tecnológica en la Sociedad Actual? Tales como:

  • El uso de las TIC, a través de la robótica para sustituir al trabajo y a través de las redes para sustituir al comercio;
  • Gracias a la tecnología, conseguimos todo lo que queremos, o sea, todo lo que nos ofrecen. Además sin saber porque y, sin preguntarse, porque era probable que se dejara de disfrutarlo por disgustos que podría ocasionar tal indagación;
  • Comunicación con la máquina: apenas a través de la interfaz, sin saber o conocer la máquina;
  • Algunos apenas se limitan a usar las máquinas sin importarse en conocer la máquina. Queda de lado el dominio de la técnica.

Con el sistema operativo MS DOS, era necesario conocer los comandos. Casi todas las acciones eran ejecutadas mediante el uso de comandos dispuestos en un algoritmo. La interfaz hombre-máquina, era muy simples o casi nada existía. El usuario de la Computadora, en esa época, era un programador y conocía muy bien las máquinas.

Con el advenimiento del sistema operativo Windows, se introdujo los íconos (pequeñas ilustraciones u objetos) de objeto y/o de acceso directo. Puede decirse que el sistema operativo MS DOS alfabetizaba a los usuarios, mientras que el sistema operativo Windows conducía al analfabetismo informático.

En esa época se imprimió una nueva onda, lo que llamo de analfabetismo informático, que sería prácticamente imposible atajarlo. Se imprimió la dependencia, casi total, de la operacionalización y utilización del Sistema Informático y la Computadora Personal. Esa guiñada en el proceso del uso pleno de las TIC, llevó al ‘enyesamiento’ de la construcción del conocimiento, del desarrollo tecnológico y del pleno desenvolvimiento intelectual. Podemos decir que volvimos a la edad de la piedra sin ninguna queja, oposición o resistencia. No porque queramos, talvez porque estamos como que encantados por las mismas TIC o, mismo obcecado por la forma que nos vendieron, y sin tomar conciencia a tiempo, nos tornaron fieles compradores y consumidores de sus productos. 

Considero todavía peor que todo esto, el hecho de que el usuario de las TIC hoy, se considere ‘expert’ en ese sistema operativo, porque no es. Creo que si se hiciera una investigación entre estos usuarios, la mayoría, se sorprendería al saber de las ventajas y rapidez en la ejecución de los diversos programas, y de cuán lejos están de la utilización plena y optimizada de cada una de esas herramientas disponibles.

Este ‘supuesto’ conocimiento, en su verdad, no pasa de un engaño. No es lo que parece ser. El sistema informático, y el uso a medias de la TIC, desde este prisma, parece más al “carnaval del mundo que engaña tanto”, como declara el poeta Juan de Dios Peza, en Reir llorando, pues con este sistema operativo se aprende a: imaginar que se sabe mucho o casi todo de la informática y el uso de la TIC, cuando estamos sumergidos en la ignorancia y analfabetismo informático. Se parece mucho con la técnica de la enseñanza “yo finjo que te enseño y, tú finge que aprende”, y todo está bien. Nos engañamos mutuamente.

Aparte de la vil dependencia que trae consigo el sistema operativo Windows, aumenta la más todavía la distancia entre el usuario y el conocimiento de la máquina, su arquitectura, constitución, operación y procesamiento de datos que también es importante. O sea, poco o nada de conocimiento del hardware y el software.

Quedan para tras la posibilidad del uso y dominio de nuevas técnicas, nuevos procesos, nuevos programas y equipamientos, innovación, desarrollo de nuevas TIC y software. En lugar de estos, son creados nuevos deseos, nuevas tendencias, nuevos modos, lo superfluo toma el lugar de lo necesario, lo que es durable es sustituido por lo desechable. Quedan para tras, hasta el ejercicio de la propia voluntad. Se instala el poder del capitalismo, que, en su estera, trae consigo el consumismo desenfrenado.

Dejo registrado, mis observaciones sobre ese tema específicamente, de forma bastante resumida. Espero haber provocado un poco la reacción de muchos, que muy probablemente, no concordarán con lo expuesto aquí. Aquellos que permanecen en la otra orilla, o sea, al lado opuesto a la importancia, alcance y consecuencias del uso de las TIC en los moldes como fue concebido e implementado, han de concordar conmigo de la imperiosa necesidad de dar un nuevo direccionamiento al uso correcto de las TIC.

Acceder

Palabras clave:

subir

  
Diseño y contenidos por asenmac