OEI | Ciencia | Red | Formación | Contactar |

Inicio | Opinión | Reportajes | Noticias | Entrevistas | Multimedia

Salud | Comunidad

Todos para uno y uno para todos

12 de julio de 2017

Zózima González Martino. Uruguay.
IBECIENCIA. Comunidad de Educadores para la Cultura Científica
Resumen: Este trabajo refiere a la necesidad de realizar un abordaje interdisciplinario tanto en las instituciones educativas como en el ámbito científico y a la importancia que esta modalidad de trabajo tiene para conocer y comprender en forma integral los fenómenos de la vida.

En la vida todo es ciencia. La ciencia está en nuestro día a día; mejora la sociedad y la calidad de vida. La ciencia investiga y acompaña la evolución del mundo…

La cultura científica es la apreciación que poseen los ciudadanos referida al conocimiento, a la actividad científica y la responsabilidad por sus efectos en la naturaleza y la sociedad. No es ninguna sorpresa reconocer que el avance científico-tecnológico tiene una extraordinaria influencia sobre el mundo social. Condiciona nuestra vida: cómo trabajamos, qué comemos, cómo nos comunicamos y cómo aprendemos. Sin embargo, la información popular en estas temáticas es escasa.

Los embates catastróficos de los fenómenos naturales en distintas regiones de nuestro planeta han sido de fuerte impacto.La falta de orientación por parte de los organismos públicos, la casi inexistente participación de la educación formal en estos temas y la poca cooperación y/o participación ciudadana en esta materia favorece que se agraven los problemas.

Enfrentamos una época de emergencia planetaria que demanda acciones de conservación y restauración de los ecosistemas. El desarrollo sostenible, que satisface las necesidades del presente, sin comprometer las capacidades de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades, convoca a movilizar los recursos educativos del mundo para construir un mejor futuro.

La enseñanza es más que impartir conocimiento: es inspirar el cambio. El aprendizaje es más que absorber hechos, es adquirir entendimiento. Se espera que la persona que cuenta con el conocimiento científico y además lo sabe aplicar en la vida cotidiana, sea promotor de los cambios.

La educación ambiental se orienta a la vida de la humanidad y de la naturaleza y tiene el propósito de que las personas se conozcan y sean conscientes de los efectos que tienen sus acciones sobre la naturaleza y puedan preservarlo con cambio de actitudes y prácticas saludables.

Entre los propósitos de la Educación Ambiental podemos destacar:

* Favorecer el desarrollo científico y tecnológico.
* Incorporar capacidades que permitan conocer, comprender e interpretar la realidad que nos rodea en la búsqueda de soluciones y recursos en su entorno social, político, económico y cultural.
* Sensibilizar, informar, concientizar, participar y capacitar.

Como todo acto educativo, lleva tiempo: requiere planificación, articulación, coordinación, seguimiento y evaluación. Necesita que se fomente y fortalezca procesos de participación social y comunitaria que contemplen los principios de sostenibilidad.

La cultura científica es un fenómeno multidimensional complejo, que puede expresarse en una diversidad de planos y generar diversos tipos de experiencias. Es necesario incorporar las nuevas tecnologías, trabajar por proyectos, en equipos multidisciplinarios y en diferentes contextos, lo que permite promover valiosos intercambios entre alumnos, docentes y actores de la comunidad.

La interdisciplinariedad es esa relación entre disciplinas que puede permitir continuar con el desarrollo social. Supone la existencia de un grupo de disciplinas relacionadas entre sí y con vínculos previamente establecidos, que evitan que se desarrollen acciones de forma aislada, dispersa o segmentada, o de modo sesgado. Es una condición necesaria para la investigación y la creación de modelos más explicativos de la realidad compleja y difícil de abarcar.

La mirada interdisciplinaria es importante para formar a los alumnos en un pensamiento complejo, ya que la realidad se presenta multidimensional, multi-intencional, global e integrada; supera las visiones fragmentadas y permite romper las barreras entre la teoría y la práctica. 

Es una herramienta muy útil, que permite a los alumnos tener una lectura integral de la realidad, lograr mejores asociaciones conceptuales y razonamientos lógicos. Por la relación que establece entre disciplinas alimenta el corpus de conocimiento de las diversas áreas y la educación no es ajena a ella, pues se logra avances afectivos que promueven la calidad educativa.
Son estas propuestas interdisciplinarias - donde intervienen diversos actores -, que en conjunto con otros proyectos inciden positivamente en las instituciones formadoras acrecentando la perspectiva democrática para la toma de decisiones, ya que estas propuestas abren caminos en el importante desafío de generar consensos, participación, respeto por las ideas del otro pero, sobre todo, en llevar adelante una tarea que, por simple que parezca, será provechosa para la formación inicial de los estudiantes, quienes podrán valorarla y replicarla, en el futuro , con sus alumnos.

La creatividad juega un papel muy importante. Los seres creativos tienen el coraje de intentar algo nuevo; desafían sus propios conocimientos y experiencias y las ponen a prueba para resolver problemas. Importa que esta herramienta también esté al servicio del conocimiento científico.

La pertinencia temática y el aprendizaje contextualizado permiten articular las ciencias naturales con los fenómenos sociales. El conocimiento de la realidad  permite generar los cambios que son necesarios. No cabe duda que la ciencia, su uso y aplicación puede trastocar estructuras-aparentemente inamovibles- para hacer cambios significativos a las realidades que nos han estado limitando; con ella, aumentan nuestras esperanzas en un futuro mucho más prometedor

En el ámbito escolar los temas mencionados, son entre otros: el cambio climático, la producción energética, alimentaria, la salud, el manejo de la basura, la tala de árboles, las acciones de gases tóxicos, el agua, la contaminación del agua, seguridad alimentaria, tenencia responsable de mascotas, enfermedades transmitidas de los animales al hombre, cuidado del medioambiente.

La comunidad científica necesita aprender a asociarse con agentes e instituciones muy diversos. Es necesario acercar el conocimiento científico a la sociedad en su conjunto, no sólo en el ámbito escolar, para generar conciencia de la importancia de estas temáticas.

Nada ni nadie puede solo, todo se puede con el otro; debemos motivar y enseñar a aprender a aprender para mejorar nuestra vida, nuestro entorno, nuestro mundo durante toda la vida. La interdisciplinariedad es estar el uno para el otro, combinar los saberes y las ciencias. En esta línea de pensamiento es posible pensar en un mundo donde seamos todos para uno y uno para todos.

Es necesario impulsar programas que promuevan la enseñanza de la ciencia y la tecnología, de cara a propiciar el estímulo de vocaciones tempranas de los jóvenes hacia la ciencia y garantizar la formación y transición de nuevas generaciones de investigadores, innovadores y científicos.

Se trata de trabajar en la construcción de una nueva cultura para el cuidado del ambiente. Promover actividades que sitúen al estudiante en un escenario real para el desarrollo de competencias que le permitan: analizar de manera crítica y propositiva una problemática ambiental, intercomunicarse con los demás, realizar trabajo organizativo y colaborativo, argumentar sus opiniones, proponer soluciones, comprometerse con principios de sustentabilidad. 

Sería muy importante que las comunidades científicas pudieran establecer prioridades a escala mundial, de forma tal que se pudiera planificar hacia un objetivo común, con los recursos que se tenga, definir luego las líneas de trabajo y realizar acciones sostenidas, que puedan ser controladas y evaluadas.

Sólo mediante una educación ambiental continua de todos los ciudadanos del planeta y a través de acciones individuales concretas y cotidianas se podrá contribuir con los objetivos del desarrollo sostenible y, por ende, en el aminoramiento de los graves problemas ambientales que nos aquejan.

El Día Mundial del Medio Ambiente brinda la oportunidad de que todos los ciudadanos tomen conciencia, reflexionen e inicien un proceso de construcción colectiva, coordinando sus acciones en un marco de respeto y cuidado de nuestro planeta.

Nota: La Comunidad de Educadores para la Cultura Científica es una iniciativa de adhesión libre y gratuita de la OEI a través de IBERCIENCIA. Abierta en julio de 2009, desde 2012 funciona con el decidido apoyo de la Consejería de Economía y Conocimiento de la Junta de Andalucía


Palabras clave:

subir

  
Diseño y contenidos por asenmac