OEI | Ciencia | Red | Formación | Contactar |

Inicio | Opinión | Reportajes | Noticias | Entrevistas | Multimedia

Salud | Comunidad

Una Educación Digital con Valores

8 de agosto de 2017

Dra. María Carmen Buelga Otero. Buenos Aires. Argentina. IBERCIENCIA Comunidad de Educadores para la Cultura Científica.
La Educación en los jóvenes debe adaptarse a los cambios e innovaciones tecnológicas a nivel global, estas son herramientas que hacen más eficiente las tareas de las personas, pero para ello es fundamental inculcar la importancia de los valores humanos en todos los espacios educativos-formativos y tecnológicos.

Habitamos un mundo en permanentes cambios a nivel tecnológico, los que tienen una prevalencia en las personas, la sociedad, la cultura y la economía.

Nuestros niños nacen atravesados por la constante innovación tecnológica y es desde el mismo momento que ven la luz y su llanto es la respuesta al inicio de esta nueva vida que comienza con el recorrido de adaptación e incorporación de su hábitat.

En los últimos años asistimos a lo que se ha dado en llamar “revolución tecnológica”, esta cambia nuestros hábitos de vida y afecta a nuestro habita, el que muchas veces se nos satura de tecnología.

Los espacios sociales, familiares, culturales y económicos son atravesados por el educativo y tecnológico. Este es un momento de gran influencia tecnológica y donde se percibe su mayor poder es en las generaciones más jóvenes. Las mismas han crecido y crecen en medio de las más diversas tecnologías. Las nuevas generaciones están compuestas por los llamados nativos digitales.

La expresión nativos digitales (“digital natives”) fue acuñada por Marc Prensky, y nombra así, a aquellas personas que nacen y crecen con la Red tecnológica. Son los de la llamada era digital, usuarios permanentes de las tecnologías y con habilidad para el manejo de las mismas. Se sienten atraídos por todo lo que se relacione con las TICs, dado que las mismas le aportan información, comunicación, diversión y también formación. Consumen en forma simultánea los datos de diversas fuentes, quieren respuestas instantáneas, están comunicados permanentemente y en muchos casos generan sus propios contenidos.

Su desarrollo está signado por teléfonos celulares, video juegos, internet, e-mail, los que forman parte de su vida en el día a día, podemos decir que los nativos digitales realizan varias tareas al mismo tiempo o sea son multitarea.

En este trabajo expresamos lo que muchos expertos consideran, y es que, el desarrollo tecnológico surge desde épocas ancestrales, donde los primeros seres humanos construyen las primeras herramientas para ayudarse en las tareas manuales que realizaban. Esta construcción posibilita la creatividad y el conocimiento que aporta al cerebro en su desarrollo, para llegar al ser humano que hoy somos y que no sabemos cómo seremos en el futuro. 

El nuevo paradigma plantea, que los niños y jóvenes en la actividad didáctica dejen de ser los receptores pasivos y repetidores de la información que se les trasmite y así ser ellos los protagonistas de las actividades. Si bien, la educación y la tecnología deben ir unidas, al ser construcciones humanas y sociales hay que tener en cuenta aspectos que hacen a la consolidación de la formación y capacitación que deben tener los niños y jóvenes en el aula y en la vida cotidiana.

Para ello, hay que acompañarlos en su formación y así puedan desarrollarse personal e intelectualmente en este mundo cambiante y complejo. Un mundo que les exige múltiples alfabetizaciones y competencias, como son nuevos códigos y lenguajes y las más variadas herramientas tecnológicas, las que se aprenden e incorporan desde una construcción con otros.

Pensamos que compartir y tener habilidades de manejo tecnológico, no es la centralidad del desarrollo humano, ésta es una herramienta facilitadora para adquirir y compartir conocimientos. Conocimientos que pasan de una generación a otra y deben ser completados y aumentados para pasarlos a la siguiente, siendo esta la forma que aportó y aporta al crecimiento de las personas.

Crecimiento en el que la educación es la base fundamental del mismo y al ser la educación un hecho eminentemente social, debemos comprender que se educa en la familia, en la escuela, en los espacios laborales, con los adultos mayores, jóvenes y niños. La educación la conformamos todos y en todos los ámbitos. Si bien la escuela imparte conocimientos, estos se afianzan en la interacción permanente con los otros, que necesitamos y vivimos en nuestro quehacer diario.

Por ello, la educación es muy importante dado que es el espacio más adecuado para que se interrelacionen las ciencias humanísticas y la tecnología. Esta interrelación se hace más viable dentro del ámbito educativo. Al alfabetizar tecnológicamente a la educación, también debemos establecer una relación con los valores y los derechos humanos. Se debe construir un espacio de convergencia de ambos, como un aporte significativo a los niños y jóvenes, que son los futuros ciudadanos del S. XXI.

Tenemos que pensar en una educación para los nacidos en el siglo XXI y esta debe tener metas más amplias que la trasmisión de conocimientos a través de la tecnología. Deben aprender e incorporar los valores que nos hacen seres humanos, como el respeto por el otro, la vida, la solidaridad y el compromiso creando puentes entre las distintas generaciones o sea los nativos y los inmigrantes digitales.

El mundo globalizado por la tecnología, nos presenta nuevos desafíos a los docentes que debemos formar a nuestros nativos digitales, si bien debemos innovar constantemente y cada día asistimos a nuevos desarrollos no podemos dejar de construir en nuestras aulas una educación para la convivencia que permita la participación y el aprendizaje social de todos los alumnos.

Nota: La Comunidad de Educadores para la Cultura Científica es una iniciativa de adhesión libre y gratuita de la OEI a través de IBERCIENCIA. Abierta en julio de 2009, desde 2012 funciona con el decidido apoyo de la Consejería de Economía y Conocimiento de la Junta de Andalucía


Palabras clave:

subir

  
Diseño y contenidos por asenmac