OEI | Ciencia | Red | Formación | Contactar |

Inicio | Opinión | Reportajes | Noticias | Entrevistas | Multimedia

Salud | Comunidad

Una Reflexión sobre la Automatización de la Producción y los Cambios en el Ámbito Laboral

14 de julio de 2017

Dina Henríquez; La Chorrera, Panamá.
IBERCIENCIA. Comunidad de Educadores para la Cultura Científica.
La revolución industrial hizo que la humanidad alcanzara un grado de desarrollo cuya evidencia más palpable es el aumento de la población mundial lo que implica el agotamiento de los recursos, la degradación ambiental y problemas sociales entre los que se encuentran el acceso a educación, salud y a un empleo.

Los niveles de desempleo de la población menor de 35 años generalmente se atribuyen al aumento de la esperanza de vida de la población que actualmente sigue activa en el campo laboral a edades avanzadas, impidiendo la entrada de los jóvenes recién graduados; pero no es común considerar que la formación que está recibiendo esta nueva generación no es acorde al mundo al que vive.

El desplazamiento de la mano de obra humana por la automatización de la producción no es una realidad futura, ya está ocurriendo. Ciertamente debemos hacer una introspección y generar un debate global que involucre a todos los actores de los ámbitos: social, político educativo y empresarial que busque un consenso hacia la evolución del empleo, las economías y la sociedad.

Pasada la primera década del siglo XXI, el tema de la robotización de la producción ha pasado de ser una realidad futura a ser el presente. La revolución industrial hizo que la humanidad alcanzara un grado de desarrollo cuya evidencia más palpable es el aumento de la población mundial.

El 30 de octubre de 2011 marcó un hito en la historia de la humanidad, pero marcó también las alarmas: la población mundial llegó a los 7 mil millones. El periodo entre 1750 y el 2010, es el periodo en la historia en que la población humana ha crecido de forma dramática haciendo que nos planteemos una serie de interrogantes pues el crecimiento de las poblaciones contribuyen al agotamiento de los recursos, la degradación ambiental y problemas sociales entre los que se encuentran el acceso a educación, salud y a un empleo que le permita mantener un nivel de vida adecuado.

La paradoja de la automatización de la producción es esta: a pesar del crecimiento económico debido al aumento de la productividad, la plantilla de trabajadores se ve reducida pues las empresas son capaces de producir más artículos con mucho menos personal. Sugiriendo esto las tecnologías baratas, eficientes y métodos de organización de trabajo pueden ser capaces de sustituir a la mano de obra humana con su consecuente afectación económica, pues sin empleos: ¿quién va a consumir?

La llamada cuarta revolución industrial, que incluye los procesos de automatización robotizada de la producción, implica un cambio en los paradigmas educativos pues es necesario formar a los ciudadanos que serán parte del mercado laboral en estas condiciones. Especialmente pues nos encontramos a las puertas de la transición entre la robótica industrial y la inteligencia artificial.

El advenimiento de la inteligencia artificial al ámbito industrial supone la desaparición de puestos de empleos y la aparición de nuevos lo que nos lleva a la necesidad de evaluar los sistemas educativos nacionales para verificar las ofertas de formación que ofrecen y los perfiles de los profesionales que buscan formar.

Los niveles de desempleo de la población menor de 35 años generalmente se atribuyen al aumento de la esperanza de vida de la población que actualmente sigue activa en el campo laboral a edades avanzadas, impidiendo la entrada de los jóvenes recién graduados; pero no es común considerar que la formación que está recibiendo esta nueva generación no es acorde al mundo al que vive.

La educación implica formar un profesional capaz de desenvolverse en su ámbito laboral, pero actualmente vivimos en una aldea global. El teletrabajo, los emprendimientos y los empleos freelance son las nuevas formas en que los jóvenes buscan sortear el desempleo pero ¿qué tanto de lo que necesitan, más allá de los conocimientos propios de su profesión, es impartido en las universidades o institutos técnicos?

El desplazamiento de la mano de obra humana por la automatización de la producción no es una realidad futura, ya está ocurriendo. Ciertamente debemos hacer una introspección y generar un debate global que involucre a todos los actores de los ámbitos: social, político educativo y empresarial que busque un consenso hacia la evolución del empleo, las economías y la sociedad.

Nota: La Comunidad de Educadores para la Cultura Científica es una iniciativa de adhesión libre y gratuita de la OEI a través de IBERCIENCIA. Abierta en julio de 2009, desde 2012 funciona con el decidido apoyo de la Consejería de Economía y Conocimiento de la Junta de Andalucía


Palabras clave:

subir

  
Diseño y contenidos por asenmac