Programa Conectar Igualdad. Tercera parte

Patricia Pomiés: “Queremos un docente que pueda armar una clase que incluya a las tecnologías de acuerdo a la especificidad que tiene cada materia"

Manuel Crespo (OEI-AECID). Dentro del complejo entramado de acciones que integran Conectar Igualdad, el componente de generación de contenidos digitales reviste una importancia fundamental. Es a partir de estos contenidos, de hecho, que maestros y alumnos ya están enseñando y aprendiendo —respectivamente— en el marco del ambicioso programa estatal que repartirá, en un lapso de dos años y medio, tres millones de computadoras portátiles en todas las escuelas secundarias públicas, colegios de educación especial e institutos de formación docente de la República Argentina.

La generación de materiales ya está siendo acometida por Educ.ar, el portal educativo y la primera institución de Internet del Estado argentino. Entre sus muchas actividades, Educ.ar se encarga de mantener el portal propiamente dicho, elaborar contenidos multimedia, reciclar computadoras donadas que luego son derivadas al sistema educativo y realizar capacitaciones tanto en forma presencial como a distancia. En lo relativo a Conectar Igualdad, también tendrá su participación el Canal Encuentro, servicio de televisión creado por el Ministerio de Educación, una de las principales entidades detrás del programa junto al Ministerio de Planificación Social, la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSES), la Subsecretaría de Innovación Tecnológica y la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI).

Patricia Pomiés, a cargo de la Gerencia de Tecnología de la Información y la Comunicación de Educ.ar, nos cuenta en esta entrevista algunos de los pormenores del rol de la institución en el contexto de Conectar Igualdad.

PREGUNTA:  ¿Cuál es el rol de Educ.ar en el programa?

RESPUESTA: Conectar Igualdad tiene una fuerte solapa de capacitación y contenidos, que es el ítem que estamos desarrollando en conjunto con el Ministerio de Educación. La idea es llegar a los docentes con capacitación en distintas disciplinas y con distintos niveles en materia de apropiación. Educ.ar tiene a su cargo la producción de contenidos digitales e interactivos, desde infografías y micro-videos hasta foros de discusión, aplicativos, material de software y manuales. Queremos acercar a los docentes propuestas para la consolidación del modelo “uno a uno” en el aula. Educ.ar y Canal Encuentro venían trabajando bastante en la inclusión de tecnologías en el aula, de modo que lo que hicimos en esta primera etapa fue adaptar los contenidos que ya existían y ponerlos en valor para el proyecto. Educ.ar cuenta con una historia bastante larga con todo lo relacionado con el modelo “uno a uno”. Desde 2007 venimos haciendo pilotos en distintas provincias, con el fin de descubrir cuáles son las mejores estrategias para la inclusión de TIC en el aula, ya no en un formato laboratorio, sino con una computadora por alumno y una por docente. Ese gran cúmulo de conocimientos fue uno de los elementos en los que se hizo mayor hincapié a la hora de tomar decisiones acerca de Conectar Igualdad. En este momento estamos capitalizando todo ese recorrido que veníamos haciendo y transformándolo en propuestas y acciones.

P: ¿Cuáles son los obstáculos con los que se enfrentaron al comenzar el proyecto?

R: Nosotros creemos que este proyecto sólo funcionará a partir del rol central y prioritario del docente. En ellos recaerán verdaderamente el trabajo y la nueva estrategia. Y es ahí donde vemos algunos conflictos relacionados con los distintos grados de alfabetización digital, no solamente por el uso de la herramienta en sí, sino también debido a la dificultad de pensar proyectos que tengan que ver con la utilización de TIC. Queremos un docente que pueda armar una clase que incluya a las tecnologías  de acuerdo a la especificidad que tiene cada materia y cada propuesta pedagógica.

P: ¿Cuánta gente de Educ.ar está trabajando en el programa?

R: Actualmente Educ.ar está conformado por la Gerencia TIC, que se encarga del portal y de los proyectos que tienen que ver con difusión y tecnología, y la gerencia del Canal Encuentro. En lo que hace al programa estamos involucrados todos, porque los postulados detrás de Conectar Igualdad aluden directamente a los objetivos que tiene Educ.ar desde hace diez años. En el portal trabajan aproximadamente unas 40 personas. Este número no sólo incluye a las personas que llevan adelante la redacción de contenidos, sino también a los que están a cargo del proyecto de e-learning, del proyecto de producción de materiales online y de los trabajos de acompañamiento a la comunidad docente. También está el taller de reciclado, que cuenta con un equipo de jóvenes que trabajan en el reacondicionamiento de computadoras. El Canal Encuentro tiene una estructura más grande, dedicada a la producción de materiales audiovisuales, muchos de los cuales serán utilizados en el marco de Conectar Igualdad. La idea es que el programa tenga un espacio en la pantalla de Encuentro, con transmisión de contenidos específicos para jovenes que están en la escuela media. Nosotros vamos a estar trabajando con entidades, organismos y provincias que vienen produciendo sus propios materiales, adaptándolos y convirtiéndolos de acuerdo a los objetivos y prioridades del proyecto.

P: ¿En qué aspectos Conectar Igualdad se asemeja o se distancia de otros proyectos parecidos que se están llevando a cabo en otros países?

R: Las experiencias de otros países nos sirvieron como puntapié para tomar algunas ideas y localizarlas en la Argentina. Sin embargo, nosotros estamos trabajando con volúmenes mayores a los que se manejan en otros proyectos que se están desarrollando en América Latina y Europa, con una multiplicidad de actores muy diversa y un territorio muy amplio en cuanto a dimensiones y características diferenciales de cada provincia. Tres millones de netbooks para escuelas secundarias no es una cifra para desdeñar. Generalmente, en otros países se pensó el “uno a uno” para escuelas primarias o a partir de escalas menores, más acotadas.

P: ¿Cómo se incluirán los contenidos en la currícula?

R: En esta primera etapa de readaptación de contenidos preexistentes en el portal, estamos trabajando de acuerdo al ciclo, disciplina y tema. Para la segunda etapa de producción, operaremos en conjunto con el Ministerio de Educación para determinar los temas centrales que estaremos abordando, las secuencias pedagógicas de trabajo en el aula que estaremos proponiendo y las actividades de producción colaborativa y modalidades de producción en red. Nuestra propuesta abarca las distintas disciplinas con la bajada de inclusión de tecnologías, y específicamente con la bajada del “uno a uno”. Hay muchos especialistas que vienen debatiendo acerca de cuáles son las estrategias pedagógicas acordes para este tipo de modelo. Nosotros, por nuestra parte, estamos haciendo un recorrido bastante nuevo, puntualmente en lo que tiene que ver con el Ministerio de Educación, más que nada en cuestiones relacionadas con estrategias pedagógicas y didácticas. O sea, ¿qué es lo que le planteamos al docente cuando le pedimos que trabaje este micro-video sobre física de determinada manera y bajo el formato del “uno a uno”?. La idea es que los contenidos vengan lo suficientemente trabajados como para que al docente se le facilite esta tarea, y también para darle lugar en el manejo y disposición de su propia creatividad. Nos interesa la posibilidad de que los profesores tomen estos contenidos y generen sus propias ideas y sus propios recorridos.

P: ¿Qué repercusiones han tenido hasta ahora entre los profesores?

R: En cuanto a la propuesta de contenidos y capacitación, la repercusión ha sido siempre positiva, aunque también en algún punto hay algo de miedo al cambio. Esto se debe a la avalancha que implica la entrada al sistema educativo de tres millones de netbooks. En algunos casos, es el primer contacto de los docentes con este tipo de tecnología. Pero la verdad es que el programa avanza, y avanza además a unas escalas inimaginables. Sentimos que los docentes nos están acompañando en este desafío y que también han tomado las riendas del programa. Los hemos notado muy interesados, tanto en los encuentros presenciales como en los cursos virtuales, en encontrar la mejor forma posible para que los chicos permanezcan en las escuelas secundarias y puedan formarse como ciudadanos acordes a las competencias del mundo actual.

P: ¿Y entre los alumnos?

R: Mucha alegría. Las anécdotas que tuvimos en algunas entregas, tanto en La Matanza como en Tigre o en Yapeyú, nos indican que a los chicos el programa les genera una gran felicidad. El desafío, para nosotros, es ver cómo manejarla para que no se quede en la felicidad por el dispositivo, y que los chicos comprendan que ésta es una herramienta para estudiar, para mejorar en la educación, una herramienta para el trabajo en el aula y para la formación profesional. Estamos frente a un modelo totalmente nuevo, que implica un trabajo colaborativo en la clase. Nuestro objetivo es enfocar el aprendizaje hacia el pensamiento en red. Las estrategias didácticas de Educ.ar tienen que ver con esos ejes, no enfocarnos puntualmente en un contenido disciplinar, sino más que nada en focalizar a los estudiantes en el procesamiento crítico de esa información, de modo que puedan convertirse también en usuarios y creadores de información en este mundo. Y una de las vías más flexibles para llegar a esto es empezar por los docentes, pero siempre con la idea de que luego todo ese nuevo conocimiento se traslade a la clase.

P: No todos los alumnos y docentes cuentan con las mismas competencias. ¿Cómo se aborda este aspecto en la generación de contenidos?

R: Planteamos una estrategia con gran variedad de propuestas para que, por un lado, los docentes que tienen conocimientos básicos puedan tomarlas y utilizarlas directamente en las clases y, por el otro, aquellos profesores más innovadores puedan transformarlas y producir sus propias secuencias. Armamos un escritorio enfocado al alumno, que cuenta con 500 recursos. La computadora del alumno ya viene cargada con esos contenidos para que pueda trabajar offline. También hay un escritorio diseñado para el docente, que cuenta con más de 600 recursos, con distintas estrategias de trabajo, desde secuencias de actividades para el aula hasta videos disparadores. También hay juegos interactivos y cursos auto-asistidos para que los chicos puedan conocer determinados temas. En este primer acercamiento, pensamos trabajar bastante localmente en la escuela, a partir de la dotación de contenidos en los servidores escolares y las máquinas para que docentes y alumnos ya tengan material de trabajo en la escuela y en la casa. También estamos contemplando el plan de conectividad que acompaña a este programa y la distribución de contenidos a partir de esta red.

P: ¿En qué sentido considera que Conectar Igualdad ayuda a la escuela como institución?

R: La idea madre del programa siempre fue revalorizar la escuela pública. Hace tiempo ya que la escuela secundaria viene con algunas deudas, de ahí que desde Conectar Igualdad se pensara primero en ella. Estamos buscando que el alumno permanezca en la escuela y complete el ciclo entero de formación. Los chicos tienen una cierta atracción por la tecnología, por el lenguaje multimedial, por el hipermedio, y este tipo de dispositivo ayuda a sostenerles la atención y el entusiasmo, así como también a prepararlos para una forma de trabajo diferente, multitasking, con un fuerte acento en la capacidad crítica de cada uno de ellos.

 

 

Compártelo Agregar a Meneame Agregar a Technorati Añadir a Bitácoras Agregar a Del.icio.us Agregar a DiggIt! Agregar a Google Añadir a Facebook Twitter . .

subir

 

 

      

Inicio