“En los próximos 10 años la sociedad va enfrentar y resolver el cambio climático”: Mario Molina

Mario Molina durante una sesión del COP 16

Agencia ID. OEI-AECID. La comunidad científica sabía del cambio climático hace años, incluso desde las primeras Conferencias de las Partes. No estaba confiada en la urgencia del problema y así lo hizo saber a la sociedad. Sin embargo, se carecía de un consenso para tomar  medidas, reconoció el doctor José Mario Molina-Pasquel Henríquez.
La situación cambió hace tres años y se vio con más claridad que se trata de un problema urgente –prosiguió el Premio Nobel de Química 1995– ante las calamidades que se han presentado en el planeta, como es el caso de los desastres naturales.

Ante la agravante que significa en el planeta el cambio climático, el investigador de origen mexicano se mostró satisfecho de la Decimosexta Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP 16), que concluyó a principios de diciembre en Cancún, México, y a la que definió como “mejor, imposible, y prácticamente unánime”.

Entrevistado en el Centro Mario Molina, ubicado en la Ciudad de México, dijo que por fortuna se logró más de lo esperado: sabíamos que no se iba a conseguir un acuerdo internacional definitivo que resuelva de manera inmediata el cambio climático, pero si un principio importante para alcanzar objetivos.

De acuerdo con el científico, los principales logros en la COP 16 fue que 193 naciones optaron por la meta aspiracional de evitar el alza de  temperatura promedio del planeta superior a dos grados.

Por otro lado, la política interna de China y Estados Unidos habían mostrado que no estaban listos para un compromiso definitivo, a pesar de eso, asumieron el Acuerdo de Cancún y aceptaron reducir emisiones. Y China decidió tomar medidas para producir energía verde “esto nos lleva a decir que la COP 16 fue un éxito”.

Aunque reconoció que la cuantificación de emisiones requerida es probabilística, y sólo la comunidad científica puede ver si la temperatura sube o no, aun cuando se logre esa reducción siempre existe la posibilidad en el incremento de la temperatura y de que se presenten desastres naturales, por lo que resulta necesario minimizar esa posibilidad.

Rumbo a Durban, Sudáfrica, sede del COP 17, el especialista aseveró que deben comenzarse a cuantificar esas medidas, por ejemplo, la reducción de emisiones. “Muchos países se han comprometido a reducciones y falta que se incluyan en las leyes de sus gobiernos. En el caso de México tenemos compromiso de reducción de emisiones pero no tenemos una Ley de cambio climático, no está detallado el mecanismo”.

Ante esta situación espera que los países incorporen un marco legal al respecto. Y resaltó que es importante avanzar en las instrucciones de cómo se va organizar el llamado Fondo Verde, definir la ayuda tecnológica para los países en vías de desarrollo y dar mayor especificación a las acciones.

Al doctor Molina no le parece sorprendente que las primeras 10 Conferencias de las Partes no tuvieran “efecto” porque la dificultad de reducir emisiones de gases de efecto invernadero se presenta cuando el problema ya es más fuerte. Ahora que es urgente tiene la expectativa que en los próximos 10 años la sociedad va a enfrentarlo y resolverlo.

 “Tengo la expectativa que en estos próximos años podamos cambiar esta situación (cambio climático); la ciencia se transforma y hasta hoy ningún grupo científico a podido documentar que el cambio climático es natural”, indicó.

Cambio climático, meta importante

El investigador no dudó en afirmar que México tuvo éxito en la realización de la COP 16 porque el Ejecutivo ha tomado el tema del cambio climático como una meta importante.

“Yo he podido trabajar con el presidente Felipe Calderón, reunirnos con el fin de discutir el problema. Fue muy importante el viaje a Copenhague (sede de la COP 15), fui con su comitiva y aprendimos, y vimos que el proceso tenía que ser muy abierto, lo que contribuyó al éxito de Cancún”, explicó.

Además de su colaboración con el gobierno mexicano, el doctor José Mario Molina-Pasquel Henríquez  ofrece conferencias en diversas universidades del mundo sobre la importancia de contrarrestar el cambio climático, y aunque confesó que no van tener resultados a corto plazo, sí se prepara a una generación para que este consciente del problema.

De hecho, el investigador también se ha reunido con ministros y jefes de Estado para concientizarlos a fin de tener una solución lo más pronto posible sobre cambio climático y ante ello, lo importante hasta el momento fue establecer la importancia del problema.

Desarrollo de manera sustentable

El doctor Molina precisó que México jugó un papel líder antes y durante la COP 16. Lo que hizo antes fue hacer reuniones, tomó acciones como país en desarrollo, por ejemplo, haber formulado el inicio del plan económico de bajas emisiones que garantice la continuidad de su desarrollo, pero de  manera sustentable.

México puso el ejemplo y otras naciones comenzaron a formular sus programas que fue lo que se entregó después de Copenhague.

“El país tiene la responsabilidad de reducir emisiones, lo que falta es aterrizar estos compromisos. Por ejemplo, uno es la norma de eficiencia energética para los vehículos, acción que ya se aplica en Estados Unidos y China, y está muy avanzada. Hay que hacer lo mismo en México en el sector automotriz y de construcción, con PEMEX (la petrolera paraestatal mexicana) también hemos platicado y vamos a trabajar. Estamos en ese paso que claramente podemos implementar las medidas eficientes”, expuso.

Medidas inmediatas

El Centro Mario Molina se encarga de estudiar el cambio climático, sin embargo, como su sede está en la ciudad de México donde de manera frecuente hay contaminación, su director recomendó que en la medida que los autos sean más eficientes se reducirá la emisión de carbono a la atmósfera y los gases que contaminan la ciudad.

“Sabemos que en esta ciudad se han hecho esfuerzos e implementado acciones como verificar los autos a fin de evitar contaminación, pues el sector transporte es la mayor fuente de dichas emisiones en México. Al mismo tiempo hay que mejorar el transporte público, así ha funcionado en otras ciudades que han mejorado su calidad de aire, y tenemos que copiar lo que ha dado resultados en otros lugares”, comentó.

Añadió que de manera reciente el Centro Mario Molina realiza trabajos en distintas regiones mexicanas con el fin de asesorar un desarrollo sustentable sin usar comestibles fósiles, y aseguró que sí se puede lograr, pero hay que tener un plan real que se materialice cuyo costo económico será pequeño frente a los daños causados en México, como es el caso de las inundaciones o sequías.

Por último, dijo, que el consenso científico es que 90 por ciento de los cambios en el clima son provocados por la actividad humana, por lo que no se puede ignorar la complejidad de la ciencia en el cambio climático. “Es importante que la sociedad cambie su manera de funcionar, si somos listos y lo hace bien, no sólo contrarrestaremos ese problema sino que contribuiremos a erradicar la pobreza pues una situación conlleva a la otra”.

 

 

Compártelo Agregar a Meneame Agregar a Technorati Añadir a Bitácoras Agregar a Del.icio.us Agregar a DiggIt! Agregar a Google Añadir a Facebook Twitter . .

subir

 

      

Inicio