Roberto Carneiro: “Debemos dejar de formar a unos para el oficio manual y a otros para las profesiones intelectuales”

Manuel Crespo. (OEI-CAEU-AECID). Si se pretende educar desde y para la equidad, no puede haber excepciones. Roberto Carneiro trabaja desde hace años para lograr ese cometido: que cada niño se enfrente con su máximo potencial en el ámbito de la educación y que su porvenir se decida sobre la base de sus méritos, no de su origen socioeconómico.

Carneiro es un educador de extensísima carrera. Doctor Honorario en Ciencias de la Educación por el King’s Collage (Reino Unido), ha ocupado cargos políticos de suma importancia en Portugal, su país de origen: fue Secretario de Estado de Educación (1980-1981), Secretario de Administración Regional y Local (1981-1983) y Ministro de Educación (1987-1991). También ha trabajado como asesor y perito en numerosas instituciones europeas e internacionales (Banco Mundial, UNESCO, OCDE y OEI, entre otras). Cuenta con más de 400 artículos, libros y otras publicaciones sobre temas de educación, gestión pública, historia y sociedades de la información, entre otras disciplinas. Actualmente es profesor asociado a la Universidad Católica Portuguesa (Facultad de Ciencias Humanas y Facultad de Educación y Psicología). Allí dirige seminarios de maestría y doctorado, y preside el Centro de Estudos dos Povos e Culturas de Expressão Portuguesa.
 
PREGUNTA:           En varias ocasiones usted ha hablado de las Metas Educativas 2021, de cómo deben ser aplicadas en pos de generar un proceso de cambio hacia la Sociedad del Conocimiento. Para ello, ha dicho usted, es necesaria una triple integración. ¿A qué integración se refiere?

RESPUESTA: Primero, hay que integrar mejor la parte económica con la parte humana y cultural de cada individuo. Segundo, es necesario integrar la escuela con la comunidad, integrarla con las otras instancias: con los medios de comunicación social, con las distintas iglesias, con las comunidades locales. Finalmente, es necesario conectar los tres niveles de desarrollo en el reto educativo: el humano (las competencias personales), el social (las competencias comunitarias) y el económico (las competencias de productividad). América Latina es una región muy desigual. La equidad es un gran desafío para nuestras sociedades. Ésta se puede adquirir con la integración. Debemos dejar de formar a unos para el oficio manual y a otros para las profesiones intelectuales. De esa manera sólo se crean nuevos siervos y nuevos nobles. Se les debe entregar la misma posibilidad a todos los niños para que alcancen su máxima potencialidad en función de sus méritos, no de su condición económica y social.

P: En ese proceso, ¿cómo se articulan la participación y la inclusión en el aula?

R: Como decía Paulo Freire, aunque el acto del aprendizaje es individual, todo aprendizaje verdadero es un diálogo, un aprendizaje dialógico. Un diálogo con el mundo: hay que hablarle al mundo y dejar que el mundo te hable a ti, te conteste, y también hay que hablar con los otros y construir comunidad, capital social. Somos animales sociales, como las hormigas, como los elefantes, como los pájaros y como los peces. Pero hay una distinción: también somos productores de sociedad para sobrevivir. No sólo vivimos en sociedad como simple hábitat, sino que la producimos para evolucionar y mantenernos como especie. Somos productores de familia, productores de amigos. De modo que hay que educar para esta producción permanente, que es una condición de supervivencia del homo sapiens.

P: Hoy en la escuela el debate pasa por el uso que se le debe dar a las nuevas tecnologías. Muchos profesores y teóricos de la educación se preocupan por el hecho de que el alumno esté mucho más familiarizado con las TIC que el maestro. ¿Cuál es su opinión acerca de este debate en particular?

R: Un nativo digital puede ser muy hábil para usar la tecnología, pero no necesariamente tiene la sabiduría para usarla con provecho. El profesor tiene la responsabilidad de acompañar a su alumno, por más que no se haya criado en una relación estrecha con las tecnologías. Es decir -como denomina la teoría-, por más que sea un inmigrante digital. El maestro debe dar las herramientas personales, mentales y culturales para que el niño pueda interpretar del mejor modo la cultura digital, que es efímera. Yo suelo preguntarles a mis alumnos de comunicación cuáles son los tres hechos principales del año anterior. No son capaces de hacerlo: mejor dicho, no tienen la capacidad de seleccionar a partir de criterios de importancia. Cada día todo es importante y nada lo es. Esta selección por valores es vital. La tecnología otorga uniformidad. Con una computadora en manos, un niño chino, un niño latinoamericano y un niño europeo tienen el mismo comportamiento con el videojuego que están disfrutando, con el navegador de Internet... La cultura de la diversidad, la cultura diferencial, es aquello a lo que hay que prestarle atención. Un niño argentino es diferente a uno portugués porque sus culturas son diferentes. O sea, debemos trabajar para que la cultura venza a la tecnología y no para que se dé al revés. Si la tecnología vence a la cultura tendremos un mundo plano. La cultura de la interculturalidad es una cultura de diversidad y pluralidad. La de Internet es una cultura de la monolingüística anglosajona, que es lo que la cultura norteamericana persigue: actúa como un cilindro compresor hacia un mundo sin matices. Nosotros debemos construir un mundo redondo, circular, donde prime la diferencia y rechazar con firmeza el mundo del homo cocacolensis.

P: Usted ha hablado también de una tercera brecha digital.

R: Las primeras dos son las brechas del acceso y de la competencia, respectivamente. Y la tercera brecha es la de la escuela, entre los profesores que tienen la aptitud para utilizar tecnologías en sus aulas y los que no la tienen. Es una brecha importante porque distingue y fractura a los profesores, y eso no es bueno. Debemos trabajar a partir de una comunidad integrada, de equipos. Los maestros en general son muy individualistas. Es un vicio que hay que romper. Los maestros deben colaborar entre sí, y los que tienen las aptitudes deben cooperar con los que no la tienen. La tercera brecha fractura a las comunidades educativas, que –muy por el contrario- deben ser fuertes para impactar en sus alumnos una educación coherente y consistente. La tercera brecha, como la bautizo, es un factor multiplicador de las dos primeras brechas

P: Otra de las metáforas que usted gusta usar es la de la sinfonía y los cuatro movimientos. ¿Podría explicarla en detalle?

R: El primer movimiento tiene que ver con el modo en que los periodistas transforman los datos en información. El segundo movimiento nos habla de cómo se transforma esa información en conocimiento; se trata de la agregación de información para mi propio uso, lo que yo quiero conocer, la cognición, el acto voluntario de la demanda que se opone a la oferta torrencial de información. En el tercer movimiento se puede ver cómo el conocimiento genera aprendizaje. Éste no es una simple acumulación de conocimiento, sino un flujo. El flujo de conocimiento puede generar el buen aprendizaje: o sea, añadir valor agregado a cada individualidad. La meta-aprendizaje es la cognición del sentido. El sentido del sentido que significa, para el homo sapiens, la sabiduría de lo que es importante: su identidad propia e su identidad relacional, si quieres la búsqueda de sí y la búsqueda del otro. El aprendizaje debe conducir a esa plenitud. Plenitud de felicidad, si quieres. Nadie es feliz si no tiene una idea clara de su misión, de sus objetivos de vida ¿Cómo llegar hasta allí? Sin comunidad que lo ampare, el hombre es un mero instrumento de las corrientes que se distribuyen en la sociedad. Para que esta sinfonía sea completa, se debe llegar a la comunidad. Es necesario pasar de una educación concebida como producto industrial a una educación convertida en servicio de cada persona. Por allí andaría el cuarto movimiento.

Ver el documento Metas educativas 2021

Compártelo Agregar a Meneame Agregar a Technorati Añadir a Bitácoras Agregar a Del.icio.us Agregar a DiggIt! Agregar a Google Añadir a Facebook Twitter . .

subir

 

 

      

Inicio