Plan Ceibal: el camino ya recorrido. Entrevista a Laura Bianchi

 

Manuel Crespo. OEI –CAEU-AECID. Su nombre proviene de la flor nacional del Uruguay y es, a su vez, el acrónimo de "Conectividad Educativa de Informática Básica para el Aprendizaje en Línea”. Pero el Plan Ceibal es mucho más que un nombre: a partir de la entrega en todo el país de computadores portátiles a niños de nivel escolar, el proyecto promueve la justicia social mediante la equidad en el acceso a la información.

El Plan Ceibal nació en el 2006 a partir del impulso del Presidente de la República  y el Laboratorio Tecnológico del Uruguay (LATU). Comenzó a desarrollarse en conjunto con el Ministerio de Educación y Cultura, la Administración Nacional de Educación Pública, la Agencia para el Desarrollo del Gobierno de Gestión Electrónica y la Sociedad de la Información y Conocimiento (AGESIC), la Agencia Nacional de Investigación e Innovación (ANII) y la Administración Nacional de Telecomunicaciones. El mismo aspira a acortar la brecha digital en las escuelas del país sudamericano, con una perspectiva que supera la mera oferta de tecnología y pretende establecer las bases para un nuevo futuro de los “chiquilines” uruguayos. La iniciativa forma parte del Programa de Equidad para el Acceso a la Información Digital (PEAID) y, a nivel internacional, se inserta en el andamiaje organizacional de One Laptop Per Child, la institución creada por Nicholas Negroponte.

El Plan Ceibal busca, según está asentado en su sitio web, “contribuir a la mejora de la calidad educativa mediante la integración de tecnología al aula, al centro escolar y al núcleo familiar” y “desarrollar una cultura colaborativa en cuatro líneas: niño-niño, niño-maestro, maestro-maestro y niño-familia-escuela”, entre otros objetivos. La tecnología que pone a disposición de alumnos y maestros es la famosa XO, conocida por haber sido diseñada para este tipo de proyectos, con bajo costo, software libre y resistencia al uso de los niños como principales características. Pero ya fue dicho que la oferta de tecnología es apenas una parte del gran mosaico que es el Plan Ceibal. Laura Bianchi, coordinadora del Área de Cooperación Nacional e Internacional y Vínculo con la Comunidad del Plan Ceibal, da cuenta de todo esto en la siguiente entrevista.

PREGUNTA: ¿Cómo y con qué objetivo surgió el Plan Ceibal?

RESPUESTA: El plan nació con el objetivo y la preocupación de atenuar la brecha digital en el país, en una política de rápida introducción de las tecnologías a través de la entrega de un computador portátil a cada niño que concurriera a la educación pública en el Uruguay y brindar acceso a conectividad. El surgimiento del plan se apoya en que todo proceso de alfabetización —porque en definitiva estamos introduciendo una herramienta que tiene que ver con nuevas formas de conocer y de aprender el conocimiento— requiere de la mediación de los docentes y de la educación. Por tanto la distribución se asoció a la idea de que el computador se entregara en la escuela y de que el maestro recibiera también un computador. De esta manera el docente no sólo actuaría como un agente educativo sino también como un agente social y promotor de nuestro capital cultural en condiciones de facilitar ese aprendizaje desde la siguiente perspectiva: no sólo son los niños los que aprenden, sino que también son los docentes quienes tienen una oportunidad increíble de compartir el  cómo aprender con los niños al tiempo de desafiarse con nuevas formas de enseñanza.

P: ¿En que fase se encuentra ahora el plan? ¿Cuándo se va a dar por terminado, si es que en algún momento esta instancia tendrá lugar?

R: En realidad sería mejor pensar en que en algún momento se terminará el problema de la exclusión. Sin embargo, sabemos que las dinámicas sociales y económicas no nos permiten vislumbrar la concreción de esta realidad en el corto plazo. Parece, entonces, que se seguirá proporcionando acceso a las tecnologías y promoción de uso por un tiempo interesante todavía. En los próximos años se quiere alcanzar la cobertura de toda la educación básica del Uruguay, lo que significa un esfuerzo enorme como país para generar una estrategia que permita mejorar situaciones en algunos casos muy difíciles.

P: ¿Cuáles son los resultados hasta el momento?

R: Las evaluaciones y monitoreos que se vienen realizando han encontrando  resultados a nivel social muy importantes. O sea, en materia de acceso el plan ya está dando frutos. Todos los estudios que se han hecho a nivel nacional o internacional en términos de brecha digital vinculada al acceso nos indican que el plan ha impactado fuertemente. De hecho, para el 2012 el gobierno ha planteando duplicar la cantidad de hogares con acceso a Internet. Ceibal es un socio principal del gobierno para lograr ese objetivo. Se es consciente de ese rol, pero también del desafío que implica no quedarse sólo en los objetivos del acceso, sino apuntar a una oportunidad que permita mejorar y enriquecer el uso de la tecnología para una ciudadanía cada vez más crítica e involucrada. Hay un sentido de transformación del país, con estrategias y competencias que permitan a Uruguay cada vez más contar con un capital humano con mejores capacidades para insertarse en la sociedad del futuro, generando un trabajo productivo para un país que necesita cada vez más crecimiento, y de esta manera lograr mayores niveles de inclusión de la población. La complejidad de los desafíos de la inclusión digital  hace necesario buscar otros socios además del sistema educativo. Por ejemplo, la generación y enriquecimiento de redes sociales  a través de las cuales se generen nuevas asociaciones: universidades, centros de investigación y de formación docente, donde  se  promuevan comunidades de desarrollo profesional en las distintas áreas de conocimiento que el sector TIC y educación requieran. En eso estamos trabajando a partir del área que coordino, apoyando muchas iniciativas.  Se es consciente que un Plan orientado a la construcción de ciudadanía necesita ampliar la participación hacia un ámbito más allá  del Estado y del sistema educativo. Desde el plan se está promoviendo mucho la asociación con redes sociales. Hay varios grupos de voluntarios y colaboradores que cooperan con el plan a través de actividades a nivel comunitario. Ceibal ha provisto de conectividad a los barrios más carenciados, y está trabajando en coordinación con otros organismos que están en esos territorios y que  también se ocupan de temas de alfabetización digital. Y ni hablar la cooperación entre países y principalmente con los de Iberoamérica. Ceibal ha recibido gente de todos los países de la región interesados por conocer qué estamos haciendo y de qué manera. En Ceibal hay un proceso de trabajo y de innovación por parte de una nueva generación de profesionales que está pensando soluciones desde las TIC para la igualdad social y está abierta a la cooperación e intercambio para aquellos que quieran emprender una experiencia similar y ni que hablar si estos son parte de la tradición común iberoamericana
 
P: ¿Cuáles han sido los obstáculos más salientes a nivel pedagógico y técnico?

R: Los primeros obstáculos visibles fueron los tecnológicos. Ha sido un esfuerzo muy importante aggiornar las tecnologías existentes. Para ejemplo sirve ver como Ceibal ha dado solución al soporte técnico tomando en cuenta que los usuarios en su mayoría son niños. Era necesaria una solución que permitiera que un niño llamara y consultara por un problema técnico de su computadora. Inicialmente por ejemplo llama una abuela y a los dos minutos dice: “Bueno, te doy con él porque yo no sé”. Hubo que informar y capacitar a los operadores del call center en forma muy particular, ya que la persona que atienden no es un usuario promedio para este tipo de servicios. Al trabajar con TIC, se tiende a pensar en un usuario determinado, ya que ése es el lenguaje que viene sobre todo del mundo de los servicios de tecnología de la información. Pero la realidad para Ceibal no es tan así. En el caso del plan  son beneficiarios de una política, y se promueve  que sean usuarios proactivos de la tecnología. En este sentido, Ceibal se orienta a promover un uso con sentido, concepto atado al de ciudadanía. Se quiere un uso productivo tanto para el niño como para la sociedad. Se necesita una alfabetización extendida, o sea, un docente que esté cada vez más capacitado para aportar y desarrollar ideas, escuelas que puedan gestionar todo este cambio y directores que se sientan apoyados para manejar las variaciones que se vayan produciendo. Y también hay que tener en cuenta la contextualización. La inclusión —o, mejor dicho, la exclusión— está asociada a los territorios. En este sentido, no es lo mismo el interior de nuestro país que la capital. No es lo mismo una escuela rural que no tiene luz y convive con un montón de dificultades que una escuela que está ubicada en un centro poblado que más o menos tiene acceso a ciertos servicios. Todas estas realidades impactan en el capital cultural, y aquí se juegan grandes posibilidades de la sostenibilidad del plan. Si se tiene una red cultural capaz de sostener algunas estrategia de cambio, la situación es muy distinta a si la red es pobre, no existe o todavía debe ser generada. Ceibal trabaja en detectar esas dificultades y buscar soluciones de cooperación con actores locales sobre el mismo proceso de acceso y uso de las tecnologías provistas por el plan. Estas soluciones también son posibles a nivel regional, tanto por acciones conjuntas de las instituciones locales y municipales de los países interesados o por acciones de cooperación bi-nacional y regional.

P: ¿Qué aspectos se tienen en cuenta en lo que respecta a la formación docente?
 
R: Se tiene hoy una preocupación por recoger luces y sombras de las experiencias masivas de capacitación que se hicieron cuando se empezó a entregar computadoras. No es mi área específica de competencia en Ceibal, pero como profesional de la educación entiendo que se es más consciente de que esa capacitación básica tiene que ser complementada con estrategias que atiendan más al desempeño profesional del docente. Además se apoya esta tarea a través de un portal que ha sido de gran valor para la comunicación con los docentes y divulgar información. A través de él se han recibido muchas sugerencias. La motivación para la reflexión y el intercambio con los docentes y otros actores directamente involucrados en el campo es fundamental si queremos apropiación. No podemos dejar de contemplar la imagen  de profesional con el que cada docente se ve a sí mismo. Ceibal es una buena oportunidad para estimular esta discusión, aunque en última instancia tiene que partir desde los mismos docentes.

P: La entrada masiva de los computadores modifica la conformación del aula. ¿Cuáles son las impresiones de los docentes acerca de estos cambios?

R: En los comienzos del plan, una vez entregados los computadores, los primeros en encenderlos eran los niños. Al rato los escuchabas diciendo: “maestra, ¿quiere que le explique?”. Es una escena controversial desde la mirada tradicional del rol del docente. No hace mucho la Universidad de Harvard, que nos propuso hacer una investigación etnográfica en una escuela de Montevideo, estudió a un grupo de niños que eran monitores para el uso del computador, de los niños más pequeños de su escuela. Lo interesante de esta experiencia es la gran capacidad que tiene el maestro, a través de la generación de proyectos de monitores, de extender el conocimiento. Si el maestro cuenta con un grupo que monitorea a otro grupo, la personalización en el entrenamiento para el uso de la herramienta es completamente distinta a la que se da entre un maestro y un aula de 30 alumnos. Con el sistema de monitores se genera una sinergia a partir de la motivación de los niños, y del maestro también, ya que este último descubre nuevas vías para prolongar su capacidad de enseñanza. El docente se convierte así en un formador de mediadores y con ello en el vehículo para la generación y enriquecimiento de bienes culturales. Su rol es insustituible. No creo que ningún docente tenga que sentir que su papel de mediación pueda verse amenazado. Por el contrario, estamos frente a una linda oportunidad para que los maestros resignifiquen su trabajo frente a los grandes desafíos del futuro. Lo fundamental es trabajar en forma cooperativa y dar lugar a la reflexión en la práctica por parte de los propios docentes.

P: ¿Cómo se articula el uso de la herramienta en la currícula?

R: Ése no es un tema que atañe tanto al Ceibal, sino más bien al sistema educativo, pero de todas maneras se está atento a todas las inquietudes que se han planteado. De cualquier manera, el plan está disponible para buscar soluciones a estas inquietudes y generar materiales para su posterior uso y reproducción. El plan nació como una estrategia de innovación, procurando impactar en el desarrollo social de la educación del Uruguay. El concepto  de igualdad forma parte de la tradición cultural más sentida por nuestro país. Se puede decir que los uruguayos tienen  una profunda convicción en este sentido.  Ceibal se puede  sentir más como pez en el agua en el desarrollo de soluciones tecnológicas, pero también está haciendo mucho esfuerzo en todo lo que tiene que ver con promover y crear redes sociales cooperativas que apoyen la extensión del plan y su apropiación. Tenemos que ser conscientes de que para lograr cambios culturales se necesita tiempo, y que vamos a tener que ir conformándonos con obtener los impactos a partir de un lento proceso de cambio.

P: ¿Cuál es el impacto en la familia, especialmente en aquellos hogares donde antes no había computadores?

R: Hay localidades y pueblos en nuestro país que están muy aisladas y a los que les es muy difícil tener posibilidades de recreación, de acceso a redes en las que puedan encontrar información interesante para sus necesidades personales. El computador y la conectividad que les llega a través del plan les están permitiendo ponerse en contacto con todo ese mundo, lo cual  se está relevando en las evaluaciones sistemáticas y sobre todo en los comentarios recogidos a través de los voluntarios y colaboradores del plan. El ingreso de la tecnología en los hogares también supone un nuevo elemento en la relación entre padres e hijos. Hay todo un desafío implicado en el hecho de que los padres puedan aprender de los hijos. Solemos decirles a los padres que no pierdan esta oportunidad. Es un dialogo que puede ser de ida y vuelta. El niño le puede explicar cómo usar el computador, pero el padre también puede enseñar a su hijo qué significa hacer un uso adecuado de la herramienta e internet. También hemos detectado ciertos problemas, sobre todo asociados a la población más vulnerable, donde se plantean dificultades en la  preservación de la computadora. Ceibal tiene claro que hay que potenciar el uso significativo. Está previsto que la computadora pueda ser golpeada por una caída como puede ser desde lo alto de una mesa, pero no en la forma en que ha ocurrido en algunos casos. Una de las estrategias es  promover el apoyo de voluntarios y colaboradores buscando socializar un conocimiento que se plantea como complejo para esta población pero que a través de estos mediadores sociales se posibilita su comprensión. Este conocimiento apunta a reforzar un uso significativo relacionado a la apropiación a través de la reconstrucción de una representación de que el computador y la conectividad son oportunidades de cambio para el bienestar de cada uno de estos ciudadanos así como de sus comunidades, y a partir de ello incentivar su cuidado.

P: La herramienta también se entrega en escuelas especiales, ¿no es cierto?

R: Sí. Todas las escuelas especiales tienen computador. Ceibal ha adquirido computadores especiales para niños no videntes. Esto trae consigo una estrategia diferente. Ha tenido mucha importancia el área de I+D, que se encargó de desarrollar soluciones específicas para este tipo de situaciones. También se han tejido alianzas con la Fundación Telecom, que trabaja con dificultades psico-motrices severas, para obtener soluciones robóticas asociadas con el uso de los computadores.

P: En otros países de Iberoamérica ya se han iniciado proyectos con ciertos puntos en común con el Plan Ceibal. A partir de la experiencia acumulada en el Uruguay, ¿qué consejos se podría dar a esos países?

R: Ceibal está abierto a recibir todas las preguntas que se generen  por emprender proyectos similares en los países hermanos. Uruguay resolvió desarrollar su estrategia en forma intensiva y universal,  buscando una respuesta a su medida. En investigaciones recientes publicadas se han compartido las dificultades y también las buenas prácticas que se han podido desarrollar en ese sentido. La dimensión de nuestro país podría ser una ventaja por la que se puede ponderar con mayor celeridad cuestiones tanto cuantitativas como cualitativas. Esto permite personalizar, tener una mirada muy particular sobre cómo se desenvuelve una política de criterio universal. Creo que estamos en condiciones de trasmitir la experiencia acumulada Podemos compartir y a partir de ello apoyar a generar nuevos conocimientos y prácticas con cualquier país que quiera acercarse a observar la experiencia y desarrollarla en su territorio, entendiendo por supuesto que luego cada gobierno tiene el derecho de adoptarla de la manera que entienda más pertinente.

 

 

Compártelo Agregar a Meneame Agregar a Technorati Añadir a Bitácoras Agregar a Del.icio.us Agregar a DiggIt! Agregar a Google Añadir a Facebook Twitter . .

subir

 

 

      

Inicio