¿Hongos contra la malaria?

Científicos desarrollaron un hongo genéticamente modificado que elimina el parásito que produce la malaria. El estudio fue publicado en Science.

Agencia CyTA – Instituto Leloir El empleo de insecticidas suele ser una de las herramientas que se emplea para controlar al mosquito anofeles que transmite la malaria, una enfermedad que es responsable de la muerte de cerca de un millón de personas al año, en su mayor parte habitantes del África subsahariana. Uno de los inconvenientes es que el vector de esta enfermedad desarrolla resistencia a los insecticidas.
Por estos motivos, un equipo de científicos encabezados por el bioquímico Raymond St. Leger de la Universidad de Maryland, en Estados Unidos, desarrollaron un bioinsecticida que además sería más inocuo para la salud humana que los insecticidas. Se trata de un hongo -Metarhizium anisopliae-genéticamente modificado que no tiene como blanco al insecto sino al parásito Plasmodium que transmite a los humanos a través de la picadura y que causa la malaria. Los resultados fueron publicados en Science. 

Por estos motivos, un equipo de científicos encabezados por el bioquímico Raymond St. Leger de la Universidad de Maryland, en Estados Unidos, desarrollaron un bioinsecticida que además sería más inocuo para la salud humana que los insecticidas. Se trata de un hongo -Metarhizium anisopliae-genéticamente modificado que no tiene como blanco al insecto sino al parásito Plasmodium que transmite a los humanos a través de la picadura y que causa la malaria. Los resultados fueron publicados en Science. 

Históricamente, parte del control de la malaria se ha basado en la eliminación de los mosquitos que transmiten la enfermedad, pero en este caso los científicos desarrollaron una estrategia que apunta a la eliminación del parásito al interior del mosquito. Los autores del estudio realizaron cambios que expresan determinados genes del hongo, los cuales guían la secreción de esporas y toxinas cuyos efectos neutralizan al parásito que provoca la malaria.

Los autores afirman que el hongo no presenta riesgos para la salud humana, sin embargo, aún deben seguir avanzando en esta línea de investigación. Por un lado no es fácil desarrollar una tecnología para fabricar el biopesticida a gran escala. Asimismo para poner a punto una técnica como esa deben tener en cuenta asuntos relacionados con normas de regulación y de bioética que rigen la investigación vinculada con cambios genéticos, en este caso, producidos en hongos.

Mosquito inoculado con el hongo Metarhizium.
Créditos: Raymond St. Leger 

 

Compártelo Agregar a Meneame Agregar a Technorati Añadir a Bitácoras Agregar a Del.icio.us Agregar a DiggIt! Agregar a Google Añadir a Facebook Twitter . .

subir
 

 

      

Inicio