Arranca el encuentro de premios Nobel en Lindau

Tras su inauguración el domingo, que contó con la presencia del fundador de Microsoft, Bill Gates, comienza la reunión anual de premios Nobel de Lindau (Alemania), a la que asisten 23 galardonados y 567 jóvenes investigadores. Hasta el próximo 1 de julio, la salud global será el tema central del encuentro, que este año cumple su 61ª edición.

SINC // Lindau - Europa “El vídeo que acabamos de ver dice que Lindau es en este momento la ciudad más inteligente del mundo. Supongo que eso significa que vosotros sois la audencia más inteligente del mundo. Así que las expectativas son muy altas... pero no os sintáis presionados“. Con este guiño rompió ayer el hielo Adam Smith, editor jefe de Nobelprize.org, frente a cientos de talentos de primera línea. Comenzaba la ceremonia de inauguración de un encuentro exclusivo: la reunión anual de premios Nobel y jóvenes investigadores en Lindau.

La pequeña ciudad alemana, de tan solo 35.000 habitantes, registrará estos días un récord de visitantes ilustres. La élite de las biociencias se ha citado en esta localidad a orillas del lago Constanza para discutir sobre los últimos avances, inspirarse y hacer contactos. Los habitantes de Lindau están acostumbrados al trasiego de genios: ya van por la 61ª edición del encuentro de premios Nobel que esta vez reúne, entre el 26 de junio y el 1 de julio, a 23 galardonados y 567 jóvenes de 77 países.

A la inauguración asistió Bill Gates, quien moderó una discusión sobre salud global, para la que el fundador de Microsoft financia varios proyectos desde 1994 a través de la fundación Bill y Melinda Gates que preside junto a su esposa. “Tenemos la oportunidad de crear un nuevo futuro en el que la salud global sea la piedra angular de la prosperidad mundial”, ha afirmado Gates. El multimillonario resaltó la importancia de financiar proyectos que beneficien a los países pobres. Según él, se invierte 10 veces más en frenar la calvicie que en acabar con la malaria, que mata a 850.000 personas cada año.

Por su parte, la israelí Ada Yonath, laureada con el Nobel de Química en 2009, llevó el discurso hacia su terreno y recomendó a los jóvenes localizar un problema de investigación básica que pueda impactar en la salud global. "Si sabéis aplicarlo, podréis conseguir nuevos fármacos, métodos y conocimientos”. Yonath obtuvo el galardón por sus hallazgos sobre la estructura tridimensional de los ribosomas, que más tarde se tradujeron en avances para crear nuevos antibióticos capaces de combatir la resistencia de las bacterias.

Premios Nobel como Harald zur Hausen, que obtuvo el galardón en 2008 por su trabajo en la identificación del virus del papiloma humano (HPV) como la causa del cáncer cervical, asisitirán al encuentro. El investigador trabaja para prevenir este tipo de cáncer en los países en vías de desarrollo, que aglutinan al 80% de las mujeres que mueren cada año a causa de la enfermedad.

Otros de los laureados que asistirán esta semana a Lindau son Elizabeth H. Blackburn, premio Nobel de Medicina en 2009 por el descubrimiento de la enzima telomerasa, y Roger Y. Tsien, Nobel de Química 2008 por el hallazgo y desarrollo de la proteína verde fluorescente.

La reunión pretende facilitar el encuentro de mentes brillantes para dinamizar el diálogo entre las distintas generaciones y culturas. Después de cinco días de debates, conferencias, seminarios y eventos sociales, la fiesta acabará el próximo viernes en la Isla de Mainau (Alemania).

Participación española

La 61ª edición del Lindau Meeting contará con algunas de las jóvenes promesas de la ciencia española. La selección de los participantes en el encuentro, realizada por el comité europeo, se ha realizado en base a su excelencia científica y a la calidad y compromiso en sus investigaciones. Los criterios son duros: para asistir al encuentro, no basta con que un investigador lo solicite, alguien debe nominarle. De entre una red internacional de 200 socios académicos –instituciones científicas, fundaciones y universidades de prestigio–, se han seleccionado solo 567 currículos. Este año, 20.000 jóvenes científicos solicitaron asistir al encuentro.

“No es tan fácil asistir a congresos a los que vayan tantos premios Nobel: es un premio“, explica Jonatan Ruiz, doctor en Fisiología del Ejercicio por la Universidad de Granada, donde investiga las interacciones entre genética y estilo de vida sobre el desarrollo de enfermedades cardiovasculares.

Guadalupe Sabio, del centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC), está también entusiasmada con su asistencia. “Para conseguir un Nobel hay que creer mucho en lo que se hace, ser tenaz y no tirar la toalla en ningún momento“, asegura.

Este año es el primero en el que, además de Nobel e investigadores, el meeting cuenta con la presencia de varios profesores de educación secundaria, 17 de Alemania y uno de Austria. Esta nueva iniciativa tiende un puente entre la educación y la comunidad científica.

El meeting de 2011 también presume de ser el más interactivo de la historia de Lindau: se han abierto blogs en alemán, inglés, chino y español, en los que participan los periodistas asistentes; hay cuentas de Facebook, Twitter, Flickr y YouTube para seguir el evento; y cualquiera puede plantear sus preguntas a las ‘estrellas‘ de la ciencia a través de la web.

---------------------------------------------

Más información:

www.lindau-nobel.org

 

 

 

Compártelo Agregar a Meneame Agregar a Technorati Añadir a Bitácoras Agregar a Del.icio.us Agregar a DiggIt! Agregar a Google Añadir a Facebook Twitter . .

subir
 

 

      

Inicio