<<Anterior
· Índice ·Siguiente>>

Presentación

Presentación
        

Créditos

¿Qué es la OEI?

O que é a OEI?

Presentación

Apresentação?

Introducción

La Programación en
el periodo 1999 2000

Programas de cooperación

     Educación

     Ciencia

     Cultura

Observatorio de la Educación Iberoamericana

Iniciativas de Integración Iberoamericana

Otros proyectos y actividades

La OEI y los Programas "Cumbre"

Publicaciones, formación a distancia y recursos en red

a Memoria de Programación 1999- 2002 muestra el resultado de cuatro años de intenso trabajo abocados centralmente a mejorar la calidad de nuestra acción de cooperación. Cuatrienio éste en el que hemos tenido la oportunidad de conmemorar un hecho particularmente importante: el 50 Aniversario de la creación de la OEI.

La cooperación internacional, en estas cinco décadas, ha experimentado profundas transformaciones tanto desde el punto de vista conceptual como en sus estrategias y modalidades de intervención. Aunque parezca un lugar común, es preciso reafirmar que cooperar es trabajar juntos.

Esta idea cobra una especial vigencia en el caso de la cooperación iberoamericana, que se sustenta en la capacidad de generar y potenciar el diálogo de culturas. La matriz cultural iberoamericana es, a mi juicio, la gran fuerza dinámica que permite pensar en una unidad regional que combina, alienta y fomenta su rica y singular diversidad.

La Programación cuatrienal de la OEI ha tratado de ser coherente con este principio básico de cooperación horizontal, que, por un lado, supone incrementar la capacidad de interlocución con los países iberoamericanos, y, por otro, se refiere a la progresiva construcción de un espacio de relaciones y de transferencia de conocimientos más simétrico.

Entre los principales desafíos a los que hemos intentado hacer frente en este período, quizá el más destacado ha sido el de lograr una mayor cercanía a las sociedades y gobiernos a los que nos debemos. Para ello, se han adecuado las estructuras internas mediante procedimientos y mecanismos más ágiles, apropiados y eficaces para la toma de decisiones y su ejecución. Este proceso ha tenido lugar con una participación creciente de un conjunto de actores vinculados al diseño de nuestra acción de cooperación.

Hemos asistido también a un importante despliegue temático que se ha visto acompañado, en todo momento, por la búsqueda de equilibrio entre una demanda creciente y la elaboración de una oferta de cooperación sólida, a través de enfoques rigurosos y solventes. Se ha promovido que las opciones seleccionadas fueran pertinentes a la resolución de problemas significativos para los sistemas educativos, científico-tecnológicos y culturales.

La cooperación iberoamericana no es un fenómeno nuevo, pero es justo destacar que ha conocido un impulso decisivo desde la pasada década a partir de la creación de las Cumbres Iberoamericanas, foro político para la cooperación regional al calor del cual se ha generado un importante tejido social de colaboración entre instancias y redes de diverso tipo, que actúan mancomunadamente en distintos proyectos y acciones de cooperación.

Este es el espacio natural de referencia y expansión programática de la OEI, a partir del reconocimiento del fuerte lazo común que supone formar parte de una misma comunidad, basada en su diversidad creativa. Apreciamos con suma satisfacción que el mapa iberoamericano de la OEI se haya completado durante este período con la incorporación a la Organización, como miembros de pleno derecho, de Brasil y Portugal. Celebramos este hecho porque implica garantizar la aportación de una tradición cultural esencial para Iberoamérica, y permite una mejor y más amplia planificación y ejecución de acciones de cooperación.

En el cuatrienio 1999-2002 también hemos asistido al fortalecimiento de dos de las áreas de trabajo que estatutariamente nos competen. Si bien la cooperación en materia educativa sigue siendo un eje de atención de absoluta prioridad, en este período ha cobrado una notable presencia, tal como se recoge en el presente documento, la cooperación científica, tecnológica y cultural.

También quiero destacar un componente menos visible de la Programación pero no por ello menos importante, ya que está en la base de una acción de cooperación más sólida y concertada. Me refiero al esfuerzo realizado por establecer alianzas y acuerdos de trabajo con diversos organismos internacionales y con otras instancias -académicas, no gubernamentales, etc.- que convergen en la tarea que nos compete.

Las páginas que siguen constituyen una somera mirada a este reciente pasado, pero, sobre todo, una apuesta ilusionada de futuro. Agradezco muy sinceramente el apoyo de todos aquellos -ministerios, organismos públicos especializados, universidades e institutos de investigación, expertos y consultores, etc.- que contribuyen junto a nosotros en este encomiable empeño de transformar, así sea modestamente, la realidad de Iberoamérica. Vaya también mi reconocimiento a la labor de los directivos, técnicos, gestores y administrativos de la OEI, quienes hacen posible, con su labor cotidiana, que el desarrollo de la Programación sea cada vez más funcional y próximo a los países iberoamericanos. Esta es nuestra finalidad y el sentido de nuestro quehacer.

Francisco Piñón
Secretario General

<<Anterior · Índice ·Siguiente>>

Subir

Principal OEI · Contactar