Aceder a documento
Noticias

Documento final

Documento inicial

Consejo Asesor

IESME

Estudio de costes

Congreso 2010

Reflexiones

Datos y cifras

Colección de libros

Foros de debate

Espacio Iberoamericano del Conocimiento
Elena Castro, INGENIO (CSIC-UPV)

Foro de debate Espacio Iberoamericano del Conocimiento

El conocimiento siempre ha sido un ingrediente básico del crecimiento económico y de la mejora del bienestar social; esa capacidad que ha tenido el hombre para inventar, para hacer las cosas de otra forma, para producir cosas nuevas siempre ha estado en la base del desarrollo de la sociedad humana,  pero ha sido recientemente cuando se ha comenzado a hablar de la “economía” y de la “sociedad del conocimiento”. ¿Cuál ha sido la razón para que sea ahora cuando el conocimiento ocupa este lugar central?

La razón es que el conocimiento está demostrando ser una de las fuentes principales de riqueza y bienestar en estos momentos. Durante la denominada “era agrícola” (Gorey et al., 1996), las principales fuentes de creación de riqueza eran la tierra y el trabajo, por tanto la producción, transporte y almacenamiento de productos agrícolas representaba la actividad principal. Cuando tuvo lugar la revolución industrial, debido a las necesidades crecientes de inversión en maquinarias, la tierra pierde protagonismo y en su lugar cobra importancia el factor capital, dando inicio de esta forma al segundo estadio, denominado por el autor como “era industrial”. Actualmente, la sociedad se encuentra en un nuevo período en el que los factores tradicionalmente reconocidos -tierra, capital, trabajo- se muestran cada vez más insuficientes para dar cuenta de los procesos de crecimiento, mientras que el conocimiento se convierte en elemento central de la economía; este es el tercer estadio denominado “Era del conocimiento”, porque se está produciendo una aceleración sin precedentes del ritmo de creación, acumulación y, a la vez, de depreciación del conocimiento (David y Foray, 2002). Ello se debe, entre otras razones,  a que ha tenido lugar una revolución tecnológica trascendental para la difusión social de la información: la irrupción de la era digital (informática, bases de datos, internet,…), que afecta a la producción y distribución de la información y del conocimiento, al poner al alcance de la gente, en un instante, cantidades de información que hace sólo 30 años hubiera costado meses recopilar, procesar e interpretar. 

Pero esta nueva situación no afecta por igual a todos los países y regiones ni a todos los sectores de actividad, porque esta sociedad del conocimiento requiere la disponibilidad de infraestructuras y el acceso a las fuentes de información (es decir, supone un coste), pero además, exige en los actores de los procesos de innovación económica y social nuevas competencias, como por ejemplo, la capacidad para utilizar las nuevas tecnologías, para aprender cosas nuevas, para trabajar en equipo, para seleccionar lo importante, capacidad de aplicar los conocimientos en la práctica, capacidad de análisis y síntesis, capacidad para adaptarse a las nuevas situaciones, habilidades interpersonales, creatividad, comunicación oral y escrita, capacidad crítica y autocrítica, habilidades básicas de manejo de ordenadores, capacidad de trabajar en equipos interdisciplinares,  compromiso ético (valores), apreciación de la diversidad y multiculturalidad, habilidades de investigación,… (Teichler, 2004); nuestros sistemas educativos deben tener en cuenta estas nuevas competencias a la hora de diseñar los programas educativos en todos los niveles de la enseñanza

También plantea nuevas dificultades y desafíos que hasta ahora no se percibían: ¿de quién es el conocimiento? ¿Qué confianza se puede tener en esos conocimientos tan accesibles? ¿Qué se ha de conservar cuando hay un aumento tan desmedido de nuevos conocimientos? ¿Quién puede integrar tantos conocimientos cada vez más especializados y fragmentados? ¿Cómo se puede favorecer la creación de redes de actores diversos que se involucren en el desarrollo de nuevos productos y servicios? ¿Cómo se gestionan las relaciones entre los diversos actores que intercambian o crean conjuntamente conocimientos?

Sin duda esta Era del Conocimiento plantea retos a los gobiernos, a las instituciones educativas y científicas, a las empresas y a todos los que formamos parte esta sociedad vertiginosa, pues se requieren ideas creativas para solucionar los problemas en este nuevo contexto, pero también es fuente de oportunidades que no se deben desaprovechar. Nunca antes hubo tantas posibilidades de compartir información, conocimientos y experiencias y este es, precisamente, uno de los objetivos del Espacio Iberoamericano del Conocimiento sobre el que se discute en este foro. Es la hora de trabajar sobre la declaración de Lisboa y sobre los diferentes programas que se están proponiendo en este marco, con el fin de  concretar iniciativas que  ayuden a los países iberoamericanos a participar activamente en nuestra Era, la del Conocimiento.

 

Bibliografía

David, P.A., Foray, D. [2002]: “Una introducción a la economía y a la sociedad del saber”. International Social Science Journal, nº 171. UNESCO.
Gorey, R.M., Dobat, D.R. [1996]: "Managing in the knowledge era", The Systems Thinker, Vol. 7 No.8, pp.1-5.
Teichler, U. [ed.] [2004]: “Comparative Perspectives on Higher Education and Graduate Employment and Work – Experiences from Twelve Countries”. http://www.uni-kassel.de/wz1/tseregs.htm

Acceder y participar en el foro

 

 
OEI | Principal | Subir