OEI | Metas 2021 | Formación | Boletín | Novedades | Convocatorias | Contactar RSS Twitter G + Facebook OEI Canal YouTube
Cargando

OEI

Educación | Ciencia | Cultura

El tangazo entre google y wikipedia - Antonio Lafuente


Compartir en facebook

¿Son ya demasiado extrechas las relaciones entre Google y Wikipedia?

Hace unas semanas Wikipedia alcanzó los diez millones de artículos, un hito que apenas fue celebrado porque a nadie sorprenden ya las cifras que describen el desarrollo de Internet, ni siquiera cuando se refieren a esta prodigiosa enciclopedia familiar colaborativa. Los partidarios de la cultura hacker están de fiesta, pero no son pocos los que se preguntan de donde viene tan espectacular crecimiento, pues las datos indican que Wikipedia ya es el noveno lugar más visitado de la red. Los defensores del altruismo están de enhorabuena, pero como en la red sólo es visible lo que enseña Google, algunos se preguntan si es deseable esta apretado tango que se están echando la más frágil de las iniciativas con el más musculoso de de los negocios.

Los datos son contundentes. Si escribimos en Google las palabras España, Juan Carlos I, Santiago Ramón y Cajal, energía nuclear, organismo genéticamente modificado, carnaval, cambio climático, democracia, cáncer o felicidad, por sólo citar algunos ejemplos elegidos al azar, encontraremos que la primera respuesta nos remite a Wikipedia. Un hecho que también se está reproduciendo en todas las lenguas. Nadie discutirá que se trata de términos profundamente asociados a la construcción de un imaginario público. Parece pues urgente tomarse muy en serio sus contenidos. De ahí, la importancia de revisar el persistente desprecio que la mayoría de los académicos y editores siguen manifestando sobre un recurso cognitivo que los ciudadanos han abrazado con entusiasmo y que todo el mundo tiene ya como primera (y ojalá no última) fuente de información.

Sigamos con algunos datos que nos ayuden a a situar los términos del argumento que queremos compartir. Empecemos por la versión inglesa que con más de 2,3 millones de artículos, 215 millones de ediciones y 6,9 millones de usuarios registrados lidera el crecimiento de este proyecto de reorganización del conocimiento a escala global que, si se difundiera en papel alcanzaría los 1250 volúmenes de 400 páginas a doble columna de 4000 matrices cada una. Le sigue en extensión la alemana (734 mil artículos, 46 millones de ediciones y 543 mil usuarios) y, en noveno lugar, la española (350 mil artículos, 17 millones de ediciones y 677 mil usuarios) por delante de la rusa y china y detrás de la francesa, polaca, japonesa, italiana, sueca y portuguesa. En total, el proyecto wikipedia cuenta con 10.126.738 artículos, 474.785.198 ediciones y 11.578.926 usuarios/redactores.

Se mire como se mire estamos ante uno de los fenómenos más espectaculares de nuestro tiempo. No extraña entonces que las polémicas se sucedan, como también las dudas sobre su fiabilidad. Y aunque el vandalismo (por ejemplo, introducir contenidos sesgados o suprimir los que no comparto) sea un problema importante, lo cierto es que las ediciones corruptas sólo duran de media 5 minutos. también se hizo muy famosa la comparación realizada por Nature de los contenidos científicos publicados en Wikipedia y en la Britanica: el contraste probó que la calidad de ambas, la hecha por expertos y de pago frente a la redactada por amateurs y gratuita, era equiparable. Menos conocido, aunque quizás más relevante, es que el análisis que se hizo de sus contenidos en humanidades y ciencias sociales también dejó en muy buena posición a los redactores que trabajan por filantropía.

A diferencia de las enciclopedias tradicionales (empaquetadas en papel) los contenidos se están redefiniendo en cada momento, como los prueban la existencia de cerca de 500 millones de ediciones que, según la parodia contenida en The Colbert Report, buscan la wikiality (la realidad por consenso). Así, la verdad está constantemente en construcción y se puede hablar de una verosimilitud analógica (por grados), frente a la dicotómica o binaria (dos opciones, si o no) que caracteriza a las afirmaciones en papel que sólo pueden renovarse cuando, en el supuesto de reedición, el autor modifica los contenidos por anticuados, imprecisos o incorrectos. Las enciclopedias de papel no pueden, a diferencia de las elaboradas on-line, aspirar a niveles crecientes de certeza o, en otros términos, a considerar la veracidad como una variable intensiva que, como la temperatura o la velocidad pueden recorrer todo el espectro de valores desde la mínima (el 0 en la escala) hasta la máxima (el 1). No deja de ser paradójico, como explica Didier Durand en media & tech, que la verdad analógica sólo pueda alcanzarse en un media digital y que cada día sea más un logro de Wikipedia que impulsa Google.

Y es que, en efecto, la inmensa mayoría de los navegantes que llegan a la enciclopedia lo hacen enviados por Google, una empresa que a estas alturas ya no puede ser vista como un buscador solamente, sino que necesitamos entenderla como un nuevo y dominante media, pues es obvio su papel en la reordenación y resignificación (hibridación, jerarquización, visualización) del conocimiento en su totalidad. Quienes presumen de conocer el algoritmo empleado por Google para confeccionar las respuestas a una búsqueda, lo explican en términos de que Wikipedia está intensamente enlazada, no sólo internamente unos artículos con otros, sino también por millones de blogueros y otros actores característicos de la web 2.0, de forma que la base que sostiene la popularidad de la enciclopedia es muy sólida porque está muy extendida entre los pequeños usuarios y, en consecuencia, es poco dependiente de las grandes corporaciones de la comunicación.

Pero hay inquietud, porque el trafico en la red, controlado principalmente por Google, insiste en convertir esta creciente vecindad entre los dos colosos de Internet (el buscador que reinventó la economía de mercado y la enciclopedia que reactualizó la economía del don) en una relación de conveniencias que forzaría la deriva de Wikipedia, incapaz de controlar su éxito desbordante, hacia la aceptación de la publicidad, vía AdSense de Google. El tango no conduciría al amor, sino a la melancolía.

Creative Commons License
Creative Commons

5 de mayo de 2008

Subir | Volver a Noticias |

Volver a Ciencia

 

Filtrar Noticias

  - Todas las noticias

Mostrar únicamente noticias de:

  - Revista Iberoamericana de Educación
- Alfabetización y Educación de Adultos
- Ciencia y Universidad
- Cultura
- Educación Técnico Profesional
- Evaluación de la Educación
- Década de la Educación por la Sostenibilidad
- Educación
- Sala de Lectura. IBERTIC
- Biblioteca digital
- Cooperación
- IBERTIC: Instituto Iberoamericano de TIC y Educación
- Noticias OEI Buenos Aires
- Infancia y Educación inicial
- Educación Artística, Cultura y Ciudadanía
- Género
- Educación para la ciudadanía
- IBERLECTURA: Fomento de la Lectura
- Formación docente
- Otras
- Educación Inclusiva

Últimas noticias OEI

26 de agosto de 2016
La OEI apoyará el Proceso de Paz en Colombia

Más información [+]

24 de agosto de 2016
El Secretario General de la OEI, Paulo Speller, visita Buenos Aires

Más información [+]

4 de agosto de 2016
El proyecto "Ventanillas Únicas" Perú en la Televisión Iberoamericana

El proyecto "Ventanillas Únicas" Perú en la Televisión Iberoamericana

Más información [+]

21 de julio de 2016
AYUDA EN ACCIÓN Y LA OEI UNEN FUERZAS PARA LLEVAR EL PROYECTO “LUCES PARA APRENDER” A MOZAMBIQUE

Más información [+]

18 de julio de 2016
Red de Escuelas Rurales Luces para Aprender galardonada por la Fundación COTEC

Más información [+]

0 | 5 | 10 | 15 | 20 | 25 | 30 | 35 | 40 | ... | 160



Áreas de Cooperación

OEI - Educación
OEI - Ciencia
OEI - Cultura



Desarrollos Institucionales

CAEU
IDIE
IBERTIC
     
Formación
Publicaciones
Biblioteca Digital
     
Observatorio CTS
IBEROTEC
Cumbres
     
RIE
Revista CTS
SITEAL
     
subir webmail subir
© Organización de Estados Iberoamericanos 2011. Actualizado el 17-Sep-2015 Desarrollo y mantenimiento: asenmac