OEI | Metas 2021 | Formación | Boletín | Novedades | Convocatorias | Contactar RSS Twitter G + Facebook OEI Canal YouTube
Cargando

OEI

Educación | Ciencia | Cultura

Gemma Lluch: "Internet está lleno de lectores y vacío de libros"


Compartir en facebook

Educ.ar

Gemma Lluch es una reconocida catedrática española. Profesora
titular del Departamento de Filología Catalana, de la Facultad de Filología
de la Universidad de Valencia. En 1997 obtuvo el Premio Extraordinario de Doctorado
con su tesis La literatura infantil i juvenil en català. El lector model
en la narrativa, y fue también distiguida por la Associació d’Escriptors
en Llengua Catalana en 1999 por su libro El lector model en la literatura
per a joves
.

Lleva varios años analizando la influencia de los cuentos de la tradición
oral y popular sobre los modos de narrar de la literatura infantil y juvenil
contemporánea, y considera que además han marcado a buena parte
de las grandes producciones de la industria cinematográfica, los programas
de TV, etcétera. Gemma Lluch centra sus investigaciones en temas como
la formación literaria, particularmente la de los adolescentes del siglo
XXI, y asuntos controvertidos como la cultura globalizada, los proyectos editoriales
destinados al consumo masivo, las estrategias de marketing para captar jóvenes
lectores, y los desafíos que hoy afrontan los autores de literatura infantil
y juvenil ante los nuevos modos de leer de los niños y los adolescentes.
La especialista que participará por estos días en Buenos Aires
del Seminario Internacional de Promoción de la Lectura 2008, en diálogo
con educ.ar habló acerca de éstas y otras cuestiones sobre los
que hay mucho para decir y pensar.

—¿Su próximo viaje a Buenos Aires será el primero
que hace a la Argentina?

—No. En el 2000 hice un viaje a Islandia para caminar por aquellas tierras
áridas y extrañas. Unos compañeros hablaban de las maravillas
de Calafate y Ushuaia y desde entonces visitarlos era un sueño. Este
año, aprovechando una invitación de amigos porteños, lo
hice durante las vacaciones de verano y fue una “experiencia religiosa”.
Además, pasé más de 20 días en Buenos Aires con
buenos amigos y la ciudad me ha encantado. Lo que más me gustó:
sus gentes, la manera cómo viven la ciudad, cómo se relacionan,
cómo te acogen… Los cafés…, y no solo las mesas que
permiten la charla y la amistad, el contacto con nuevos amigos, el dejar pasar
las horas con buena conversación, sino la calidad del servicio ¡de
los mejores camareros del mundo! Las librerías, donde perderse es uno
de los mejores placeres intelectuales. Cualquier librería que encuentras
mientras paseas guarda un secreto. ¿Y el teatro? Nos aconsejaron algunas
representaciones y la calidad de los actores, de los montajes, de los locales…
¿Y la música?, la Orquesta del Tango de la Ciudad de Buenos Aires
dirigida por Néstor Marconi, excelente. Los museos, las pizzas, los helados,
las compras… Ah, y la milonga: nos llevaron a un local estupendo donde
mirar y escuchar se transformó en un placer que no dejaba sitio ni a
la conversación. Me dio tiempo de visitar la Feria del Libro Infantil
y Juvenil. Fue un placer visitar los stands y ver la cantidad de familias que
disfrutaban de las actividades. Me gustó mucho todo y es un privilegio
poder volver ahora.

— ¿Qué expectativas tiene con respecto a este encuentro
con especialistas y docentes de nuestro país?

—Muchas. Primero, porque todo el contacto virtual con los organizadores
ha sido excelente. Segundo, porque tuve la oportunidad de conocer a Laura Escudero
en Cuenca (España) y a Carlos Silveyra, en Buenos Aires, ambos del comité
científico, y ya empezamos a hablar del encuentro. Fue una primera aproximación
en la que conocí mejor todo el trabajo que están realizando. Además,
según los organizadores, vamos a encontrarnos con mediadores de organizaciones
comunitarias, docentes, bibliotecarios, especialistas, representantes de organizaciones
que se dedican a la promoción de la literatura infantil y juvenil y la
lectura, etcétera. Valoro mucho los encuentros que permiten el contacto
con personas que trabajan la lectura en diferentes contextos, desde diferentes
miradas y con diferentes objetivos.

Creo que a veces, cuando se habla de “lectura” se infiere que es
una palabra de un único significado, y nada más lejano de la realidad.
La acción “leer” forma parte de diferentes disciplinas donde
creo que entran desde los gestores culturales hasta los economistas de la cultura,
desde los mediadores a los políticos, desde los autores a los diseñadores
gráficos, desde los abuelos a los bebés.

Leer es un proyecto social común donde todas las voces aportan nuevas
miradas. Por eso, participar en un foro como este es un privilegio que te permite
escuchar a personas con las que la cotidianidad no nos pone en contacto. Solo
espero poder aprovechar bien el tiempo y aprender mucho.

—Usted ha visitado varias veces otros países latinoamericanos.
¿Cómo fue la experiencia de trabajo?

—Sí, lo vengo haciendo desde el 2000, y a Bogotá por ejemplo
creo que ya he ido nueve veces. Conozco sobre todo Colombia, donde trabajo bastante,
y destacaría los dos proyectos de investigación a los que me dedico.
El primero en Fundalectura, donde María Cristina Rincón, Janeth
Chaparro, Claudia Rodríguez, Andrea Victorino y yo misma formamos un
equipo para investigar el trabajo que realizan los comités de valoración
de libros que funcionan en Fundalectura. Coordino desde noviembre de 2006 y
hasta noviembre de 2008 la investigación “Comités que valoran
y recomiendan libros para niños y jóvenes. Una investigación
sobre la experiencia de la Fundación para el Fomento de la Lectura, Fundalectura”.
La investigación recapitula el trabajo realizado por los comités
de valoración de libros que funcionan en la institución desde
1990. El resultado de una larga investigación de dos años saldrá
a la luz en breve en forma de libro, con el título "Cómo
reconocer los buenos libros para niños y jóvenes. Los comités
que valoran y recomiendan libros. Una investigación sobre la experiencia
de Fundación para el Fomento de la Lectura", que será publicado
por Fundalectura.

El segundo depende del Centro Regional para el Fomento del Libro en América
Latina y el Caribe (CERLALC) y la Agencia Española de Cooperación
Internacional para el Desarrollo (AECID), y se titula "Lectoescritura y
desarrollo en la sociedad de la información". Está dirigido
por Jesús Martín-Barbero y coordinado por Roxana Morduchowicz
y yo. Se trata de una investigación-acción que se concentrará
en detectar experiencias significativas en Iberoamérica que se caractericen
por los distintos usos de la palabra y por componentes de inclusión social,
participación ciudadana, creatividad cultural e interculturalidad.

Ambos proyectos son una gran experiencia: rica y gratificante, además
de permitirme trabajar con equipos de personas que aportan formas de trabajar
serias, plurales y sólidas.

Desde mi primer viaje me sorprendió la implicación de buena parte
de la sociedad, la cantidad de actos que se organizan, los programas variados
de promoción de la lectura que implican a toda la sociedad o el entusiasmo
y las ganas que ponen todos los agentes involucrados.

En el campo de la investigación, que es al que me dedico, es muy enriquecedor
el enfoque que se da a la lectura y el libro desde muchos organismos de Latinoamérica.
Se hace desde visiones muy plurales y respetuosas; sobre todo en el caso de
los adolescentes, que es el campo en el que más trabajo. Discursos como
el del mismo Jesús Martín-Barbero son un buen ejemplo.

Por otra parte, entidades como la misma Fundalectura en Colombia, el Banco
del Libro en Venezuela o como el Centro de Difusión e Investigación
de Literatura Infantil y Juvenil (Cedilij) en Argentina, tienen un largo trabajo
a sus espadas. En un nivel más macro, se podría mencionar el trabajo
que realiza el Centro Regional para el Fomento del Libro en América latina
y el Caribe (CERLALC); o programas como Escuela y Medios, del Ministerio de
Educación de la Argentina francamente me impresionan, y los admiro. Todos
ellos son buenos ejemplos de la larga y seria trayectoria del trabajo realizado
hasta la fecha.

— ¿Ya conocía a nuestros autores e ilustradores de literatura
infantil y juvenil?

—Trabajar con la editorial Norma me ha permitido conocer su fondo editorial.
De hecho, ahí leí y trabajé con los bibliotecarios colombianos
la buena trilogía de la argentina Liliana Bodoc, La saga de los confines.
También la investigación realizada en estos dos años en
Fundalectura me ha obligado a leer, analizar y compartir lecturas con los comités
y reconocer la buena salud de la literatura y las propuestas diversas que se
realizan. Por otra parte, las editoriales españolas ya hace tiempo que
apuestan por los autores de aquí y con buenos resultados. Aunque creo
que es necesario todavía un flujo mayor porque buenas propuestas editoriales
latinoamericanas todavía no pueden encontrarse en España. En el
2009, el Centro de Estudios de Promoción de la Lectura y Literatura Infantil
(CEPLI) publicará "Al otro lado del Atlántico", una
guía donde se ofrecen 75 libros de diferentes autores latinoamericanos
infantiles y juveniles; la particularidad es que son libros que se pueden encontrar
en España: se ha trabajado a partir de la labor de los comités
de valoración de libros de Fundalectura y del de la misma institución.

— En su libro Cómo analizamos relatos infantiles y juveniles usted
estudia y advierte sobre las características y la ideología de
relatos a los que llama paraliteratura, que fomentan el enganche consumista
y masivo alrededor del todo el mundo. Sin embargo, propone no condenar estos
productos de la cultura global, sino ayudar a los chicos a desarrollar un aparato
que les permita analizarlos críticamente. ¿Cómo desarrollar
el pensamiento crítico ante una maquinaria tan sutil como poderosa, que
genera mecanismos adictivos en los chicos?

—De la colección Pesadillas, de R.L. Stine (Ediciones B, 2000)
a muchos de los libros que se leen en la actualidad hay notables diferencias.
De hecho, ese trabajo se ha ampliado en “Mecanismos de adicción
en la literatura juvenil” (Anuario de Investigación en Literatura
Infantil y Juvenil. Vigo: Universidad de Vigo, Vol.: 3, 2005), donde analizamos
los libros dirigidos a un público de 11 a 18 años más vendidos
en las listas españolas desde 2000 a 2008.

Más tarde, en el trabajo coordinado por Pedro Cerrillo "La literatura
juvenil y otras narrativas periféricas", publicado en "Literatura
infantil: nuevas lecturas, nuevos lectores" (Cuenca: Ediciones de la Universidad
de Castilla-La Mancha, 2007) comparamos los resultados anteriores con el análisis
de los libros más vendidos para adultos y las series de televisión
más vistas durante el mismo período. Y los puntos de contacto
eran notables.

Una de las sorpresas fue que los grados de complejidad de los libros analizados
eran diferentes, igual que el tipo de mecanismos que se utilizan para enganchar
al lector: iban desde campañas de acercamiento del libro al lector hasta,
por ejemplo, el ritmo narrativo. En principio, tengo mucho respeto por las campañas
que han realizado algunas editoriales y que han conseguido llegar al lector
directamente haciéndoles leer fuera de la escuela, o participar en foros
de internet y escribir o realizar pequeños montajes audiovisuales que
han colgado en internet. Son libros con propuestas muy diferentes que han llevado
a la lectura a chicos que antes no leían.

Creo que el hecho de que un chico gaste libremente su dinero en libros, gaste
su tiempo hablando de libros en internet o vaya a presentaciones de libros como
si fuera a recitales de música es un cambio muy importante. Al menos
en España. Hay que ir y ver el entusiasmo que tienen y la pasión
que ponen, o entrar en los foros y ver el tipo de conversaciones que cruzan
y los temas que tratan.

Otra cosa bien diferente es qué hace el mediador con estos libros. Qué
hace el docente. Ese es otro tema y otra discusión. Llevo ocho años
leyendo y analizando estos libros, comparando sus características primero
con el cine y luego con las series de televisión y, francamente, hay
propuestas muy interesantes. Y los puntos de contacto son más cercanos
de lo que parecen. Por ejemplo, cuando se estrena y triunfa Matrix, allá
en 1999, desarrollamos una actividad con profesores: se trataba de aprovechar
el conocimiento que los estudiantes tenían de películas como Matrix
para acercarlos a La vida es sueño, de Calderón de la Barca. Los
puntos de contacto eran muchos más de los que puede parecer a simple
vista. Publicamos la propuesta en castellano en “De la televisión
y el cine a la lectura”, (incluido en La lectura visible. Gradúa
tu lectura. I Congreso de Literatura infantil y Juvenil. Madrid: Edelvives,
2005).

 

Seguir
leyendo y comentar

30 de diciembre de 2008

Subir | Volver a Noticias |

Volver a IberLectura

 

Filtrar Noticias

  - Todas las noticias

Mostrar únicamente noticias de:

  - Cooperación
- IBERLECTURA: Fomento de la Lectura
- Género
- IBERTIC: Instituto Iberoamericano de TIC y Educación
- Ciencia y Universidad
- Sala de Lectura. IBERTIC
- Infancia y Educación inicial
- Educación Inclusiva
- Evaluación de la Educación
- Noticias OEI Buenos Aires
- Educación Artística, Cultura y Ciudadanía
- Educación para la ciudadanía
- Cultura
- Alfabetización y Educación de Adultos
- Educación Técnico Profesional
- Década de la Educación por la Sostenibilidad
- Formación docente
- Otras
- Educación
- Biblioteca digital
- Revista Iberoamericana de Educación

Últimas noticias OEI

26 de agosto de 2016
La OEI apoyará el Proceso de Paz en Colombia

Más información [+]

24 de agosto de 2016
El Secretario General de la OEI, Paulo Speller, visita Buenos Aires

Más información [+]

4 de agosto de 2016
El proyecto "Ventanillas Únicas" Perú en la Televisión Iberoamericana

El proyecto "Ventanillas Únicas" Perú en la Televisión Iberoamericana

Más información [+]

21 de julio de 2016
AYUDA EN ACCIÓN Y LA OEI UNEN FUERZAS PARA LLEVAR EL PROYECTO “LUCES PARA APRENDER” A MOZAMBIQUE

Más información [+]

18 de julio de 2016
Red de Escuelas Rurales Luces para Aprender galardonada por la Fundación COTEC

Más información [+]

0 | 5 | 10 | 15 | 20 | 25 | 30 | 35 | 40 | ... | 160



Áreas de Cooperación

OEI - Educación
OEI - Ciencia
OEI - Cultura



Desarrollos Institucionales

CAEU
IDIE
IBERTIC
     
Formación
Publicaciones
Biblioteca Digital
     
Observatorio CTS
IBEROTEC
Cumbres
     
RIE
Revista CTS
SITEAL
     
subir webmail subir
© Organización de Estados Iberoamericanos 2011. Actualizado el 17-Sep-2015 Desarrollo y mantenimiento: asenmac