OEI | Metas 2021 | Formación | Boletín | Novedades | Convocatorias | Contactar RSS Twitter G + Facebook OEI Canal YouTube
Cargando

OEI

Educación | Ciencia | Cultura

España: El ministro de Educación imparte una conferencia sobre “Los retos de la Educación en Iberoamérica”


Compartir en facebook

El ministro de Educación, Ángel Gabilondo, ha impartido esta mañana en la Casa de América una conferencia sobre "Los retos de la Educación en Iberoamérica". La intervención se inscribe dentro de los desayunos-coloquio del Foro "Tribuna Iberoamericana", un ámbito de reflexión y debate con las principales personalidades del acontecer político, cultural, económico y social de los países iberoamericanos, organizado por la agencia EFE y Casa de América.

Durante su discurso, el ministro se ha referido a la importancia de la educación para impulsar un nuevo modelo económico sostenible y a la necesidad de llegar a pactos que permitan a los países y agentes sociales afrontar juntos las grandes necesidades que plantea la formación en el futuro. 

DESAYUNO-COLOQUIO TRIBUNA AMERICANA
"RETOS DE LA EDUCACIÓN EN IBEROAMÉRICA"

Sra. Directora General de Casa de América,
Sr. Director de la Tribuna Americana,
Sres. Embajadores y Sras. Embajadoras,
Rectores, Directores, Consejeros,
Representantes de la comunidad iberoamericana,
Autoridades,
Asistentes y amigos,

Permítanme comenzar estas palabras agradeciendo a Casa de América
la oportunidad de dirigirme a ustedes para conversar sobre este asunto que me
ocupa y me apasiona. Un coloquio (de colloquium, de colloqui, de cum loquor)
es más que un intercambio de preguntas y respuestas, es un decir juntos,
un decirse juntos, algo que sólo juntos se dice, una conversación.

Estamos ante el año de la educación en Iberoamérica. Y
quizá, lo es también dada la puesta en cuestión de valores
y de modelos. 2010 viene a ser, sin ser declarado así explícitamente,
el año de la educación para todos. No sólo es para todos
el año de la educación, es el año de la educación
de calidad y para todos.

El reto de la educación coloca a España e Iberoamérica
en posición similar. Los escépticos dirán que las circunstancias,
la casuística, los puntos de partida de cada país son muy diferentes.
Y más en Iberoamérica, dadas las extremas desigualdades.

Pero, todos queremos llegar a sistemas formativos que se acerquen más
a las necesidades de la ciudadanía y que la hagan prosperar social y
económicamente. A ambos lados del Atlántico trabajamos por una
educación que sea motor de desarrollo y crecimiento. Sabemos que en estos
momentos la mejor política socioeconómica es la promoción
del estudio, de la formación, de la ciencia, que la educación
es la mejor política social y la clave para la inclusión social
y la equidad, decisiva para la igualdad de oportunidades. Y para abordar los
retos sociales, económicos y políticos.

Cada país ha de liderar su propio proceso transformador buscando alianzas
y estrategias comunes y colaboraciones internacionales enriquecedoras. Pero
dado que la meta es similar, nuestros caminos ya se asemejan y en breve plazo
lo harán aún más. Así pues, insisto, dialoguemos
sobre educación en términos de igualdad y sobre intereses compartidos.

En estos momentos en los que la crisis ha obligado a reescribir tantas cosas,
"qué aprenden los niños, los jóvenes y los adultos"
es una cuestión más económica que nunca. Ligar los dos
ámbitos pareció durante mucho tiempo casi un acto infecundo, como
si el mundo elevado del saber no pudiera mezclarse con el mundo supuestamente
menos digno de las realidades y los números. Allí donde había
pobreza era evidente que la formación resultaba nefasta, pero sólo
ahora comenzamos a entender hasta qué punto el efecto era también
la causa. La miseria conlleva analfabetismo o formación insuficiente,
pero la formación es también lo que ha de afrontar la exclusión
y la marginalidad. Cada vez más.

Y efectivamente hay miseria, ignorancia, dolor, pobreza… que convive con
magníficas universidades, centro de investigación, hombres y mujeres
cultos y cultivados y enormes posibilidades no siempre desarrolladas.

Y una vez más los caminos que se entreabren es la perplejidad, en esta
complejidad.

Pero, ante todo, hemos de destacar la gran riqueza natural y cultural de Iberoamérica,
con referencia mundial de biodiversidad e interculturalidad. Lenguas entre las
más pujantes del mundo (Español, brasileño), con literatura,
arte y música, excepcionales, con concepciones y forma de vida singulares:
somos la mayor potencia cultural del mundo. Asimismo se abren grandes posibilidades
de desarrollo económico durante la próxima década. Es uno
de los ámbitos que mejor está desenvolviéndose ante la
crisis, hasta el punto de que algunos países crecerán por encima
del 5% ya en 2010.

Junto con este presente y futuro prometedor, hay tres lacras históricas:
pobreza, desigualdad y escasa educación. Según la CEPAL, los pobres
en América Latina y el Caribe son el 40,6% de la población, algo
más de 213 millones de personas. El número de indigentes (extrema
pobreza) alcanza casi el 15%, unos 80 millones de personas.

Y, sobre todo, enormes desigualdades. Es la región más desigual
del mundo. Enormes diferencias en los ingresos. El 10% de las personas con mayores
ingresos recibe en torno al 40% de las rentas del trabajo mientras que el 20%
de trabajadores con menos ingresos capta sólo en torno al 4% de la renta.

Y grandes desigualdades entre países. Mientras que cerca del 25% de
los niños menores de 5 años en Guatemala están desnutridos,
no llega al 1% en Chile.

A su vez, el 40% de los jóvenes y adultos de la región, unos
110 millones, no han terminado la educación primaria.

Encontramos asimismo profundas diferencias entre la escuela pública
y la escuela privada.

Hay que reconocer, sin embargo, que en la última década se ha
hecho un gran esfuerzo de escolarización y se han mejorado las condiciones
para el aprendizaje de las nuevas generaciones. Y que la dinámica, y
la convicción al respecto son extraordinarias.

Asimismo, UNICEF apunta la misma cifra, que las tasas actuales de pobreza de
América Latina y el Caribe se sitúan en torno al 40,6% y que cerca
de 80 millones de personas son indigentes. En este contexto no caigamos en la
tentación de considerar que la educación es un lujo. Es una necesidad.
Aún hay cerca de 30 millones de analfabetos en la región y reducir
los porcentajes de miseria en la zona pasa precisamente por aumentar el PIB
educativo. Insistimos: hay que reconocer que la formación es la mejor
política social, la que afronta a su vez necesidades básicas de
la ciudadanía iberoamericana.

Todos los gobiernos han comprendido que debe avanzarse hacia un nuevo modelo
económico. Para algunos ese modelo ha de ser ante todo más competitivo
y eficiente. Sin duda. Pero para otros, entre ellos el Gobierno español,
no sólo eso, además debe ser tan competitivo como equitativo,
tan orientado al crecimiento como a la inclusión social. La palabra básica
es sostenible, y sólo lo será si lo es también socialmente.

Llegar a un nuevo modelo financiero pasa por reorientar las inversiones aún
más que por realizar inversiones cuantiosas. Es preciso apostar por el
conocimiento y el conocimiento conlleva educación. El conocimiento es
el principal valor y la gran posibilidad. Conocimiento y formación: el
único camino.

Se insiste en la necesidad de impulsar la ciencia y la tecnología. Nada
podrá conseguirse en este campo si no potenciamos la cultura científica
y tecnológica. Se demandan empresas más internacionales, transparentes
y creativas. Para lograrlo, las universidades han de promover más la
formación emprendedora e innovadora. Innovar, investigar, emprender,
transferir. Incubar posibilidades y realidades. Se repite una y otra vez la
palabra ética. Y la ética está muy presente en el quehacer
y los discursos educativos. Pero la ética es la configuración
de un espacio común de justicia y de libertad y la implicación
en él. Se habla de dar más peso a las energías renovables
y el respeto al medio ambiente. Eso implica una cultura que comprenda por qué
es necesario ese giro y qué pueden aportar como ciudadanos. Y ello es
también ética, un espacio digno, para todos, con dignidad.

La tarea es, por tanto, decisiva. Se trata de hacer frente a una doble agenda:
los retos del siglo XX aún no resueltos (escolarización, educación
infantil, formación profesional, calidad, equidad, atención a
los grupos minoritarios) y los retos del siglo XXI: innovación, sociedad
del conocimiento, nuevos significado de la cultura...) Y el siglo XXI no es
la aniquilación del siglo XX sino su prosecución.

Para ello es preciso asegurar 12 años de educación para todos
los alumnos. Ello supone no sólo que haya escuelas sino también
incentivar a las familias para que sus hijos vayan a la escuela en vez de trabajar
sin formación cualificada y completar los recursos del hogar. Programas
como "Familia-Escuela" en Brasil están teniendo un impacto
enorme en las tasas de permanencia en la escuela y, además, contribuyen
al desarrollo de las regiones más pobres.En definitiva, se requiere mejorar
la calidad, que es siempre equidad con excelencia.

Conocemos las tareas que nos aguardan y es cuestión ahora de reconocerlo,
de recordarlo.

Ello pasa por lograr que el profesorado tenga mejores medios y apoyos. Es preciso
reforzar su labor, su formación y atender al acceso y a las condiciones
de trabajo.

A su vez, hemos de dar pasos para promover escuelas de tiempo completo (actualmente
sólo lo son el 5% en las escuelas públicas latinoamericanas).
La mayoría de las escuelas tienen varios turnos escolares y muchos profesores
tienen que dar clase en varios turnos para obtener un salario digno. Es costoso,
pero avanzar en escuelas de tiempo completo, con profesores dedicados a una
sola escuela sería un progreso enorme.

Y se requieren mejores condiciones con forma innovadoras de aprender y de enseñar
(Tic, lectura y bibliotecas).

Es indispensable a la vez fortalecer el sistema de Formación Profesional,
impulsar la relación educación-trabajo-empresas, la apuesta por
las competencias profesionales, ampliar la oferta para favorecer la formación
y desarrollo económico y social de una región…

Y no menos importante es el desarrollo de la innovación y de la investigación.
Nos encontramos en la sociedad del conocimiento. Es preciso el apoyo a Institutos,
empresas y Universidades y la movilidad de profesores y de investigadores. E
impulsar la cultura de la evaluación, de la valoración, de la
calidad y rendición de cuentas. Las Agencias de Calidad serían
así la garantía del reconocimiento de los sistemas y de la movilidad;
de Europa, a América y viceversa.

Hemos de situar la educación en el corazón de la economía.
Las becas y ayudas al estudio, que en el caso español deseamos que alcancen
el 0,2% del PIB en el curso 2015-2016, no son un gasto sino una inversión.
Tampoco es un fondo perdido el esfuerzo financiero que estamos solicitando para
las universidades. Renovarlas y hacerlas más eficientes permitirá
mejorar su impacto socioeconómico.

Dadas las circunstancias, la educación en Iberoamérica ha de
ser una educación integral. Y con el compromiso de toda la sociedad.
En salud, en nutrición, en medioambiente; para los padres y para la maternidad
elegida, dirigida a los profesores y también a los estudiantes. La metodología
docente más innovadora no puede encallarse en la realidad social, pero
la crudeza de esa realidad tampoco debe impedir que la educación se desarrolle.
La garantía debe ser que se enseñe sin estigmas, sin que algunos
niños se vean impelidos a la violencia o exclusión. Siempre en
esta voluntad de reconocer la diversidad. Solemos decir, derecho a la diferencia,
sin diferencia de derechos.

En los últimos 50 años, Iberoamérica ha avanzado espectacularmente
en índices como el promedio de vida, la escolarización infantil
o la educación universal. Es la región del mundo en desarrollo
que más ha progresado en el Proyecto de la UNESCO Educación para
Todos.

No puedo resistirme a relacionar estos avances con el hecho de que en esta
ocasión la zona haya afrontado la enorme crisis económica que
vivimos con gran fortaleza. En otras ocasiones hablamos de décadas perdidas,
pero ahora se han ido llevando a cabo reformas educativas y el perfil demográfico
va cambiando. Si situamos primero a las personas, su desarrollo integral y su
formación, el crecimiento no tarda en llegar. Y lo que se ha hecho y
se hace es muy importante y significativo.

La apuesta por la formación, la investigación y el desarrollo
ha modificado por completo muchos países. Hablemos de un país
de otro entorno. Ha ocurrido con India, que empieza a destacar como pujante
potencia tecnológica y que, no por casualidad, entre los años
2001 y 2003 redujo el número de niños apartados de la escuela
en 15 millones. Según el último informe del Sistema de Información
de Tendencias Educativas en América Latina (SITEAL) ser un país
pobre no es un obstáculo para avanzar en educación. Qué
no podemos esperar de Brasil, un país que ha alfabetizado a 8 millones
de estudiantes desde 2003 a través de su Programa Brasil Alfabetizado.

España preside este semestre la Unión Europea y también
encabezará la XX Cumbre de Presidentes de la UE y América Latina
y el Caribe. Como siempre que ha habido una oportunidad, esta circunstancia
es extraordinaria para reforzar los lazos iberoamericanos. Por su parte, en
el Ministerio que represento haremos todo lo que esté en nuestra mano
para situar la educación en el epicentro de las políticas europeas
y la cooperación con la región.

Este es un momento emocionante, motivador para la educación en Europa,
con prácticamente todos los gobiernos de la Unión entregados a
la causa del conocimiento. Hay 46 países del viejo continente realizando
un esfuerzo de coordinación de sus sistemas universitarios, el llamado
Plan Bolonia, y se avanza en el proceso de Copenhague para la Formación
Profesional. Pero sigue siendo indispensable situar la educación en el
corazón de la estrategia de Lisboa.

En mayo, España acogerá en Barcelona una conferencia sobre aprendizaje
permanente. También organizará actos sobre aspectos como las necesidades
educativas especiales, la internacionalización de la educación
superior, la responsabilidad social de las universidades y su fomento del espíritu
emprendedor.

Puede ayudarnos para la ocasión analizar los cuatro ejes educativos
con los que España afronta la Presidencia Europea para comprobar cuántos
objetivos compartimos con Iberoamérica. Son los siguientes: 1. Aprendizaje
permanente y movilidad; 2. Mejora de la calidad y la eficacia educativa; 3.
Promoción de la equidad, la cohesión social y la ciudadanía
activa; y 4. Refuerzo de la creatividad, la innovación y el espíritu
empresarial en todos los niveles de formación. Cada uno de ellos refleja
más similitudes que diferencias con respecto a propósitos marcados
en encuentros como el XX Congreso Panamericano del Niño, la Niña
y Adolescentes organizado por la Organización de Estados Americanos en
2009.

1. Nada parece tan necesario como el aprendizaje permanente y la movilidad.
La actualización del saber es siempre necesaria. Dinamismo geográfico
e intelectual son de obligado seguimiento para todo aquel que persiga el saber.

Las nuevas tecnologías permiten que, especialmente los más jóvenes,
no se atengan sin más a los convencionalismos, las fronteras y los idiomas.
Los adolescentes se mueven entre culturas, viajan virtual y realmente entre
naciones y responden allí donde esté la calidd, la genialidad,
la posibilidad venga donde viniere.

La internacionalización, la modernización tecnológica
infatigable, la apertura de mente o, si se prefiere, la apertura permanente
son claves en la educación. Programas como Erasmus han tenido en Europa
un impacto fundamental, generando más identidad comunitaria que otras
grandes políticas percibidas como impuestas. Por eso la Unión
Europea desea que en 2020 un 20% de sus estudiantes hayan cursado al menos un
año fuera de su país.

Internacionalización, globalización, intercambios entre estudiantes,
profesores y también gestores educativos: éste es también
el desafío. Hay que mover el capital intelectual y humano tanto entre
países como entre sectores de actividad. Como países iberoamericanos,
queremos estar en esa misma línea de actuación. Los intercambios
educativos son decisivos para un reconocimiento y un encuentro efectivo con
el otro, con los otros.

Se requiere un sistema educativo plurilingüe e intercultural. Iberoamérica,
con su gran diversidad cultural y lingüística, se enfrenta al reto
de atender a su diversidad demográfica, proteger las enseñanzas
y los singulares modos de comunicarse de sus pueblos indígenas, su lengua
y su cultura.

2. El segundo eje estratégico de educación en la Unión
Europea es la mejora de la calidad y de la eficacia educativa: calidad entendida
como equidad y excelencia y búsqueda permanente en las fronteras del
conocimiento. Eficacia entendida como estudios que atiendan a su entorno, permitan
el desarrollo individual de los ciudadanos y el progreso conjunto de sus sociedades.
Suficiencia en los recursos. Eficacia en los resultados.

Cada país sabe cuáles son sus puntos débiles en materia
de educación. España desea aumentar el porcentaje del PIB que
destina a educación, reducir las tasas de fracaso escolar y disminuir
el porcentaje de estudiantes que abandonan el itinerario formativo antes de
tiempo, cercano al 30%.

Este objetivo es compartido por los países iberoamericanos, donde el
40% de los ciudadanos no finalizaron la educación primaria. Y existen
también otras necesidades o propósitos especificados, como lograr
la educación universal y la oferta educativa completa de 3 a 6 años,
asegurar la formación obligatoria hasta los 12 años, llegar a
tasas brutas de matriculación en secundaria del 75%, o mejorar las condiciones
laborales de los profesores, que en algunos casos cuentan con escasa formación,
débiles infraestructuras o exceso de turnos de trabajo. Todas las metas
confluyen.

Para garantizar la excelencia y la eficacia, hay que marcar objetivos y analizar
sistemáticamente los avances. Si las instituciones educativas son transparentes
en cuanto a sus criterios, sus logros y su comportamiento económico habrá
mayor eficacia en la gestión, más incentivos para la mejora y
sencillez en la corrección de errores. Para avanzar, nada como la tranparencia
y la rendición de cuentas. En este sentido, iniciativas como el Proyecto
Regional de Indicadores Educativos (PRIE) son buenas noticias.

Todas las instituciones formativas y muy especialmente las universidades han
de asumir una creciente dimensión social, asumir que son socialmente
responsables.

3. Esta dimensión social nos lleva al tercer eje que se está
impulsando en la Unión Europea: equidad, cohesión social y ciudadanía
activa. Una de las primeras intervenciones de los sistemas autoritarios es atentar
contra la mejor formación para todos: ya se sabe que una persona formada
es una persona que demanda libertad y justicia.

España es uno de los países más equitativos en el contexto
educativo europeo, con elevados índices de inclusión social en
sus itinerarios formativos. La formación debe ser para todos y es necesario
reducir las diferencias de partida. La generación de líderes ha
de producirse en todos los ámbitos de la sociedad, y la educación
ha de estar orientada a adquirir conocimientos, pero conocimientos que nunca
se desliguen de los principios democráticos de respeto y equidad, conocimientos
con capacidades y valores.

Se habla mucho de la Europa de los valores y de la cultura, de la Europa humanista.
Iberoamérica asimismo los promueve. Los estudiantes deben tener en todo
momento la seguridad de que esos valores y la educación en conjunto que
reciben les están proporcionando los elementos necesarios para transformar
el mundo y hacerlo mejor, y que educar no es un mero adiestramiento profesional
ni de formar dóciles empleados sino ciudadanos activos y libres. La educación
no domestica: alienta a pensar libre y valientemente, a comprender y a emprender.

4. Por eso el cuarto eje de las prioridades educativas españolas para
la Presidencia Europea se relaciona directamente con la transformación.
Está referido al refuerzo de la creatividad, la innovación y el
espíritu empresarial en cada nivel formativo.

Todo conocimiento que genere el sistema educativo debe revertir en la sociedad
aumentando su nivel de bienestar. Y para ello es necesario innovar, retornar
cada avance del saber a la sociedad. No se trata de utilitarismo. Los vínculos
entre la universidad y la actividad emprendedora habrá de reforzarse
para que esa innovación sea posible. Y el vínculo entre educación
y empleo, especialmente a través del impulso a la formación profesional,
se perfila como básico. España, un país donde la obtención
de un título universitario ha sido siempre un horizonte, precisa apostar
por la revalorización de las competencias profesionales orientadas a
la inserción laboral, que también son un modo necesario de saber.

Universidades y escuelas han de tener enlaces permanentes con el mundo circundante.
Si la UNESCO advierte que en 2015 se necesitarán cerca de 1,9 millones
de puestos nuevos de profesor para afrontar la educación primaria universal,
habrá que formarlos. Si la Comisión Europea señala que
son necesarias decenas de miles de investigadores más para lograr un
sistema científico competitivo en la Unión, hay que empezar a
identificarlos y alentarlos desde la propia escuela.

La búsqueda de la creatividad, la innovación y el espíritu
empresarial muestra hasta qué punto Iberoamérica afronta, como
señalamos, una doble agenda: la educación universal, y la de los
de la sociedad del conocimiento.

Quisiera concluir subrayando que todos estos desafíos no pueden entenderse
sin colaboración, sin acuerdos, sin concurso, sin pactos.

Algo tan importante como la educación no puede ser tierra inestable
sujeta a los vaivenes políticos. El Gobierno español realiza en
estos momentos un esfuerzo importante de acercamiento a todas las fuerzas sociales,
territoriales y políticas para lograr un acuerdo que permita llegar a
un sistema educativo eficaz, equitativo, flexible y estable.

Europa e Iberoamérica hemos de mostrar que hay cuestiones que no se
dilucidan sin más geográficamente. El encuentro de Valparaíso
(Chile) de la Lengua y las Lenguas de las Reales Academias, el de Guadalajara
(México), a finales de mayo propiciado por Universia, con 800 universidades
iberoamericanas, 600 rectores, abierto al diálogo con otros sistemas
mundiales, son, entre otras, grandes ocasiones para impulsar el espacio iberoamericano
del conocimiento.

También en la escena internacional debemos llegar a acuerdos, impulsando
muy especialmente el pacto iberoamericano "Metas Educativas 2021, la educación
que queremos para la generación de los bicentenarios". Este pacto,
que será refrendado previsiblemente este año en la Cumbre de jefes
de Estado y de Gobierno de Argentina, transformará la educación
en la próxima década de la mano de los bicentenarios de las independencias,
que comenzaron en el año 2009 y terminarán en 2021.

España ha participado activamente en este ambicioso proyecto, que ha
sido coordinado por la Secretaría General Iberoamericana y la Organización
de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura.
Dentro de él cada país establece sus objetivos y sus compromisos,
y España contribuirá al Fondo de Solidaridad con el que se afrontarán
los costes en los estados más desfavorecidos.

¿Pactos y acuerdos y consenso en Iberoamérica? No olvidemos que
hablamos de 21 países con historias educativas, culturales y políticas
muy diferentes. En algunos de ellos como Ecuador, los ciudadanos votaron hace
varios años sobre una serie de objetivos educativos y los refrendaron.
En otros países la situación es de tensión y de gran complejidad.
Con un agravante en algunos de ellos: hay mayor inestabilidad de las administraciones
educativas por lo que los cambios políticos suelen suponer un cambio
demasiado acusado del conjunto de las administraciones públicas. Pues
más aún: sí, pactos, acuerdos y consensos. En estos casos,
la importancia del acuerdo sobre un programa básico de mejora de la educación
es fundamental. Pero aunque los pactos en cada país son complicados,
en Iberoamérica avanzamos por un acuerdo general de transformación
de la educación: Metas Educativas 2021: la educación que queremos
para la generación de los bicentenarios.

Estamos en el Año de la Educación en Iberoamérica. En
Europa es el Año contra la Pobreza y la Exclusión Social. Una
vez más, no hay casualidad sino causalidad. Deseamos un pacto para España
y deseamos contribuir a este gran pacto iberoamericano. Aprovechemos la movilización
social, la motivación social, la emoción social de los bicentenarios
para darle un impulso definitivo en Iberoamérica a esa transformación
silenciosa pero inexorable que es la educación, que se produce a través
de ella. Nos lo pide la situación económica, social, política,
pero sobre todo o precisamente por ello nos lo pide la ciudadanía.

Muchas gracias.

Fuente: Ministerio de Educación. Gobierno de España

4 de febrero de 2010

Subir | Volver a Noticias |

Volver a Educación

 

Filtrar Noticias

  - Todas las noticias

Mostrar únicamente noticias de:

  - Educación Artística, Cultura y Ciudadanía
- Cultura
- Evaluación de la Educación
- Formación docente
- Cooperación
- Década de la Educación por la Sostenibilidad
- Revista Iberoamericana de Educación
- Biblioteca digital
- Género
- Noticias OEI Buenos Aires
- Otras
- Sala de Lectura. IBERTIC
- IBERLECTURA: Fomento de la Lectura
- Educación Inclusiva
- Educación
- Alfabetización y Educación de Adultos
- Infancia y Educación inicial
- IBERTIC: Instituto Iberoamericano de TIC y Educación
- Educación Técnico Profesional
- Ciencia y Universidad
- Educación para la ciudadanía

Últimas noticias OEI

26 de agosto de 2016
La OEI apoyará el Proceso de Paz en Colombia

Más información [+]

24 de agosto de 2016
El Secretario General de la OEI, Paulo Speller, visita Buenos Aires

Más información [+]

4 de agosto de 2016
El proyecto "Ventanillas Únicas" Perú en la Televisión Iberoamericana

El proyecto "Ventanillas Únicas" Perú en la Televisión Iberoamericana

Más información [+]

21 de julio de 2016
AYUDA EN ACCIÓN Y LA OEI UNEN FUERZAS PARA LLEVAR EL PROYECTO “LUCES PARA APRENDER” A MOZAMBIQUE

Más información [+]

18 de julio de 2016
Red de Escuelas Rurales Luces para Aprender galardonada por la Fundación COTEC

Más información [+]

0 | 5 | 10 | 15 | 20 | 25 | 30 | 35 | 40 | ... | 155



Áreas de Cooperación

OEI - Educación
OEI - Ciencia
OEI - Cultura



Desarrollos Institucionales

CAEU
IDIE
IBERTIC
     
Formación
Publicaciones
Biblioteca Digital
     
Observatorio CTS
IBEROTEC
Cumbres
     
RIE
Revista CTS
SITEAL
     
subir webmail subir
© Organización de Estados Iberoamericanos 2011. Actualizado el 17-Sep-2015 Desarrollo y mantenimiento: asenmac