OEI | Metas 2021 | Formación | Boletín | Novedades | Convocatorias | Contactar RSS Twitter G + Facebook OEI Canal YouTube
Cargando

OEI

Educación | Ciencia | Cultura

VI Foro Parlamentario Iberoamericano


Compartir en facebook

El evento congregó a representantes de doce países, que debatieron
en torno a los siguientes temas: “Acceso, permanencia y obligatoriedad
en el sistema educativo”, “Nuevas tecnologías de la información
y la comunicación en la enseñanza”, “Pluralismo educativo
y escuela de calidad” y “Financiamiento integral del sistema educativo”.
Autoridades parlamentarias de doce países iberoamericanos debatieron
durante dos jornadas sobre las metas pendientes para lograr que la educación
se convierta en factor de inclusión social.

El VI Foro Parlamentario Iberoamericano, que se desarrolló en el Senado
de la Nación y contó con la presencia de representantes legislativos
de Portugal, España, Andorra, Brasil, Bolivia, Chile, México,
Paraguay y Uruguay, entre otros países.

El acto estuvo encabezado por el presidente del Foro y titular del Senado de
la Nación Argentina, Julio César Cobos; el vicepresidente del
Foro y titular de la Asamblea de la República de Portugal, Jaime Gama
y el vicepresidente primero de la Cámara de Diputados de Paraguay, Luis
Neuman Irala.

Al concluir el mismo, se leyeron las conclusiones de las temáticas que
versaron sobre: “Acceso, permanencia y obligatoriedad en el sistema educativo”,
“Nuevas tecnologías de la información y la comunicación
en la enseñanza”, “Pluralismo educativo y escuela de calidad”
y “Financiamiento integral del sistema educativo”.

En el cierre, realizado en el recinto del Senado, Julio Cobos se refirió
a la tarea realizada por los legisladores destacando que el debate llevado a
cabo en las dos jornadas de trabajo “nos hace pensar que los Estados iberoamericanos
estamos en el camino correcto hacia un proyecto donde la educación contribuya
al desarrollo social y económico de la región y a la formación
de una generación de ciudadanos cultos, y por ello libres, en sociedades
democráticas igualitarias”.

A continuación, el vicepresidente resaltó la necesidad de analizar
las razones de los bajos niveles de participación de algunos países
y la urgencia por buscar estrategias conjuntas, para concluir diciendo que “el
renovado compromiso desde las ideas por una educación incluyente deberá
tener además un sustento en el compromiso de nuestros países por
seguir mejorando la inversión por alumno”.

Por último, el presidente de la Cámara de Diputados de Paraguay,
Luis Neuman Irala, quien será el titular del próximo encuentro,
invitó a los asistentes a participar del VII Foro a realizarse en su
país.

A continuación, detallamos las conclusiones de cada una de las cuatro
mesas de debate realizadas:


Acceso, permanencia y obligatoriedad en el sistema educativo

Existen diversos factores que impiden que las metas de educación sean
alcanzadas en el futuro inmediato. Sin embargo, avanzar con mayor eficiencia
y eficacia parece ser posible en la medida en que los distintos actores sociales
se comprometan a trabajar en forma mancomunada, no solo en el ámbito
local sino también a nivel nacional, regional y global.

Para lograr un mayor acceso y permanencia en el sistema educativo será
fundamental afrontar el desafío de la inclusión social a través
de políticas de estado de largo plazo que trasciendan los gobiernos y
sean alcanzadas por medio del consenso de los distintos sectores parlamentarios,
cuyos compromisos previamente acordados serán esenciales para saldar
las deudas que los sistemas educativos actuales tienen con la ciudadanía.

A tal respecto, es esencial reafirmar que la educación es un bien público
y un derecho social y es responsabilidad del Estado garantizar el derecho a
la educación. No obstante, la educación no es solo un derecho
sino también un deber, y su obligatoriedad – promovida por leyes
nacionales que determinan entre 10 y 14 de escolaridad en los distintos países
de la región Iberoamericana- debe estar correspondida y motivada desde
el núcleo familiar. Para que esto sea posible, es necesario dotar a las
familias de las condiciones necesarias para que se encuentren posibilitadas
a llevar a cabo esta tarea. Al mismo tiempo, el aumento progresivo de la obligatoriedad
escolar – idealmente desde la sala de 4 años- deberá ser
una prioridad de los Estados a fin de aumentar la permanencia de los alumnos
en las instituciones educativas.

Por otra parte, es fundamental analizar la importancia de generar una mayor
equidad e inclusión, a fin de consolidar los programas educativos aspirando
a reducir los niveles de sobre edad escolar que fomentan un menor grado de terminalidad
educativa, siendo este último uno de los mayores problemas en la región,
en función del tardío ingreso de los alumnos a la escuela y los
altos grados de repitencia que desestimulan la continuidad y finalización
de los estudios.

Principal atención deberá estar dirigida a atender la situación
de aquellos jóvenes que por motivos de diversa índole, pero principalmente
por razones provenientes de un contexto socioeconómico desfavorable,
no se encuentran insertos ni en el sistema educativo ni en el sistema laboral,
es decir, no estudian ni trabajan y en muchos casos no cuentan con las herramientas
necesarias para formar parte de un sistema que, si bien cada día es más
inclusivo, no puede contenerlos lo suficiente como para evitar excluirlos.

Será fundamental para la región, revalorizar la función
pedagógica y definir nuevos perfiles educativos a fin de atender a las
diversas realidades sociales que se presentan. El avance en la inclusión
de minorías en el sistema educativo es un logro que debe ser sostenido
y mejorado a través de la incorporación de currículas que
garanticen el acceso y la integración de todos los niños y jóvenes
a la escuela.

Para consolidar el progreso realizado en los últimos años en
materia de educación, principalmente respecto de la reducción
de la brecha existente y la incorporación de mayor cantidad de alumnos
al sistema educativo, será necesario; crear una conciencia plena en la
sociedad de que la educación es un medio de movilidad social, promover
un mejoramiento en la calidad de la misma y trabajar con compromiso para lograr
una mayor retención de estudiantes. Para lograr llevar a cabo con éxito
esta misión la promoción del diálogo social será
fundamental para afianzar los procesos de cambio que se proponen los Jefes de
Estado Iberoamericanos.

Nuevas tecnologías de la información y la comunicación
en la enseñanza

Considerando a la educación como el pilar fundamental en los procesos
de construcción social, y la necesidad de que las políticas públicas
en dicha área tengan una visión largoplacista, surgen los siguientes
puntos y conclusiones a tener en cuenta.Hoy damos por agotado al actual modelo
educativo, fundado en una visión sistémica y lineal, y nos encontramos
con la necesidad crítica de trabajar una reformulación de los
roles y procesos educativos impulsados por el Estado.

El modelo actual de educación imperante en el mundo, y consecuentemente
en nuestra región, ha sido desarrollado para una Sociedad Industrial
donde la serialización y la uniformidad de los contenidos, así
como de los alumnos y docentes era una de las prioridades. Hoy nos introducimos
en la Sociedad del Conocimiento donde la lógica de aprehensión
de información y conocimiento deja de ser lineal y se convierte en relacional.

Las diferencias que existen entre las capacidades natas de los educandos que
nacen rodeados por tecnologías que a su visión son parte de la
naturaleza contextual, es uno de los pilares de la desigualdad de condiciones
que se terminan planteando en las aulas. Las brechas tienen implicancias dialécticas,
pedagógicas y de visiones en la apropiación de los contenidos
mínimos y básicos, que muchas veces no están al alcance
de los educadores.Lo que hace unos años se conseguía a través
de enciclopedias oficiales o de prestigio, hoy está al alcance de un
teléfono celular con conexión de datos.

Consecuentemente, los desafíos que se presentan en esta materia son
de alta trascendencia para las políticas educativas que los Estados deben
implementar en sus proyecciones tanto de largo como de cortísimo plazo.
No sólo por las implicancias directas en la gestión diaria de
las aulas y el nivel de formación de los alumnos salientes, sino además
por el rol fundamental en la disminución sustantiva de las brechas entre
la apropiación de las tecnologías por parte de los educadores
y los educandos. Por ello, a pesar de la crisis económica mundial, los
estados deben seguir potenciando la inversión en I+D.

Debemos dejar de considerar a la modernización de la educación
como la simple tecnologización de los espacios áulicos y comenzar
a pensar en una reformulación integral del proceso educativo. Las brechas
no se cubren sólo con ordenadores, sino fundamentalmente con una estrategia
clara de integración de las herramientas tanto en el proceso diario dentro
del aula como en la formulación de los planes de estudio, de la infraestructura
edilicia y la visión de los fines de la educación.

Migrar hacia una visión donde la tecnología se ponga al servicio
de los procesos educativos y no lo entorpezca ni ralentice, cosa que suele pasar
al querer imponer herramientas nuevas en sistemas viejos. La integración
inevitable de herramientas, elementos tecnológicos y saberes específicos
relacionados con el uso y aprovechamiento de las TIC por parte de los jóvenes
e infantes, contrastadas con los procesos de apropiación de esas mismas
herramientas por parte del sistema educativo y los que los llevan adelante generan
una brecha funcional compleja de superar.

A esta altura del planteo es donde surgen también las asimetrías
en los diferentes estamentos socioeconómicos que componen los entramados
sociales que asisten día tras día a las escuelas públicas.
No todos los estudiantes tienen el mismo nivel de acceso a estas herramientas
que en muchos casos tienen un rol igualador, y en otros de segregación.Los
estados deben cubrir en forma equitativa las necesidades de los sectores relegados
y encontrar los puntos intermedios de implementación de herramientas
en la formulación las estrategias de largo plazo.

Planteemos entonces un doble rol en esta nueva visión de modelo educativo
iberoamericano, con un fuerte hincapié en un desarrollo inclusivo a proyectar
en el corto y largo plazo. No sólo la preocupación debe centrarse
en repensar la integración de las herramientas tecnológicas en
los procesos educativos, sino además reacondicionar a los recursos humanos
que actualmente integran el sistema educativo para que puedan afrontar los desafíos
que la apropiación de las TIC le generarán a los actuales cuerpos
docentes.

Debemos como responsables del diseño de las políticas públicas
ser parte activa e impulsar el concepto de que para enseñar a la Sociedad
actual debemos volver a aprender. Consideramos entonces relevante la innovación
en los métodos de enseñanza, dirigiéndonos hacia una doctrina
educativa que se centre en los procesos y no en los contenidos.

Que a través de la apropiación de la tecnología por parte
de los educadores se pueda dejar de focalizar en los contenidos ponderando los
razonamientos y construcciones lógicas en pos de que los niños
y jóvenes deban prescindir de la tecnología como solución
a las respuestas planteadas y se convierta nuevamente en una herramienta que
el sistema educativo le enseñe como aprovechar de la mejor forma.

Es nuestro gran desafío a futuro el crear una opción iberoamericana
de comunidad de aprendizaje. Nuestros países cuentan con una amplia ventaja
en el mundo. En ellos se hallan algunas de las economías emergentes con
mayores capacidades de desarrollo que se han ido configurando durante la última
década con gran vitalidad.

Pluralismo educativo y escuela de calidad

Tenemos dos grandes metas: que todos puedan ejercer el derecho a la educación
básica obligatoria- inicial, primaria y secundaria- y la segunda es que
esta educación sea pertinente y de calidad.

Lo que abordaremos a continuación son algunas consideraciones, de ninguna
manera todas, que hagan más factible el logro de estos objetivos.

Sólo un Estado democrático garantiza el derecho a educarse a
toda la población. Pero debemos estar conscientes de que existen otros
centros de poder: la educación privada, la Iglesia, etc, con todos ellos
hay que acordar acciones básicas.

.Para incluir a toda la infancia y adolescencia en un sistema educativo efectivo
se requiere mucho más que la acción de una política sectorial,
es necesario un enfoque integral de derechos y una articulación de políticas
públicas.

Disminuir las brechas de desigualdad es responsabilidad de todos los sectores
de las políticas públicas y una prioridad de los gobiernos.

En este sentido cuando hablamos de Calidad debemos considerar que este concepto
pretende mejorar los resultados del aprendizaje. Si bien el concepto nace asociado
a los sistemas de evaluación de la calidad, debe ser interpretado desde
un punto de vista mucho más amplio. Se define según varias dimensiones:
la educación de calidad alude a una escuela de excelencia , incluyente
y articulada, a aprendizajes significativos, permanencia y egreso adecuados,
evaluación de escuelas y docentes, sistemas integrales de protección,
buenas condiciones laborales, que contemple la promoción por méritos,
excelencia en la formación docente y en el ejercicio de la profesión.

Una de las condiciones preliminares de la calidad es el desarrollo infantil
temprano. La desigualdad y la exclusión comienzan desde la gestación
y el nacimiento y condicionan todo el desarrollo posterior. Debemos considerar
aquí que el 40% de los niños de la región son pobres.

Otros de los niveles donde se evidencia una fuerte brecha es en el nivel secundario.
En la región el 50% de los jóvenes abandona la escuela, el 20%
no trabaja ni estudia.

Debemos poder diseñar nuevas escuelas donde se cristalice la articulación
efectiva de políticas destinadas a los adolescentes. Alejándonos
de viejas antinomias entre la educación generalista y para el trabajo,
los estudios teóricos y prácticos. En este sentido la formación
para el trabajo es fundamental, y su actualización a lo largo de la vida.
Sobre todo si consideramos que muchos de nuestros jóvenes secundarios
no son estudiantes que trabajan sino trabajadores que estudian.

Toda política de estado debe orientarse a disminuir no sólo la
brecha educativa entre ricos y pobres sino incorporar de manera efectiva grupo
aún discriminados, no ya desde la ley, que los contempla, sino desde
los hechos.

Los pueblos originarios sufren un persistente déficit en la educación
de sus niños y adolescentes. No solamente por vivir en un contexto de
extrema pobreza sino también porque se carecen de didácticas bilingûes,
de maestros especializados de los propios pueblos originarios, y de una mayor
participación de los líderes en las decisiones educacionales que
les competen.

De todos modos, es necesario aclarar que la situación con respecto a
los pueblos indígenas es muy heterogénea en la región con
países que han abordado esta problemática de manera más
profunda y exitosa que otros.

En un contexto de recursos escasos y de grandes demandas educativas, es fundamental
implementar sistemas de evaluación que permitan ratificar o rectificar
caminos, estrategias, reorientar inversiones, sea en relación con las
escuelas generando indicadores que permitan ponderar sus necesidades, sea en
relación a una posible selección y promoción en las carreras
docentes.

Se necesita más pero sobre todo nueva información. Más
participación en los procesos evaluativos y la posibilidad de la evaluación
externa independiente.

Es necesario un monitoreo y sistematización de las innovaciones ante
los vacíos y las insuficiencias de los conocimientos y las prácticas
efectivas sobre todo en la educación secundaria.

Todos los cambios que podamos producir deberían realizarse en un contexto
de discusión y promoción de los valores de la solidaridad, la
tolerancia y la democracia, que formen a los jóvenes en el ejercicio
de la ciudadanía plena y le proporcione una educación de calidad,
sin olvidar el pluralismo educativo.

Financiamiento Integral del Sistema Educativo. Cumplimiento de Metas

En base a las exposiciones y el debate suscitado en la comisión, y partiendo
de la afirmación y el reconocimiento del esfuerzo que han venido realizando
los países iberoamericanos durante la última década para
incrementar la inversión en educación, a continuación enumeramos
los ejes que se trazaron como transversales y característicos de los
sistemas educativos nacionales y de la región iberoamericana:

En cuanto a lo que atañe al financiamiento propiamente dicho, existe
un acabado consenso acerca de que debe asumirse en forma articulada y convergente
con una política educativa. Proponer un financiamiento sin claridad sobre
las metas educativas carece de sentido, tanto como que una propuesta de política
educativa sin correlato con el financiamiento adecuado puede ser una abstracción.

Una preocupación central es el problema de la desigualdad persistente,
a pesar de los evidentes esfuerzos de los países de la región
por incrementar sus niveles de financiamiento en educación. La misma
se vincula por una parte con una desigual distribución interna de los
recursos, tanto como con inmensas brechas en cuanto a la calidad de la enseñanza.
De ésta manera, si el financiamiento en términos globales resulta
suficiente, es necesario asegurar una distribución más justa hacia
el interior de los países para que no se confirmen o profundicen esas
desigualdades, hoy casi estructurales.

La educación es garantía para que las personas alcancen el pleno
ejercicio de la ciudadanía. Al acceder al conocimiento, las personas
pueden participar más plenamente en su sociedad. Por eso para cumplir
con el principio de igualdad, no es sólo necesario invertir en educación,
sino también planificar. Las metas educativas tienen que soportarse con
un financiamiento concreto y su cumplimiento debe ser responsablemente evaluado.

Un aspecto que se discutió fue el de los indicadores utilizados para
analizar el financiamiento en los países. ¿Cuál es la mejor
referencia a nivel nacional o internacional para definirlo? En este sentido
se señalaron varias dimensiones que hay considerar, además del
PBI en relación con las características específicas de
cada país (organización política, características
de la población en términos de grupos etarios, participación
del sector privado, etc.), destacando, particularmente, el gasto que cada estado
destina a cada alumno. Por otra parte se señaló que no es lo mismo
un determinado porcentaje del PBI si este último aumenta o disminuye.

Respecto del cumplimiento de las metas 2021, se caracterizó a la región
como integrada por 3 grupos de países: algunos que ya están cumpliendo
con las metas o con pocas dificultades para llegar a ello, otros que podrán
hacerlo con un esfuerzo posible y un tercer grupo que difícilmente podrá
alcanzarlas sin ayuda de un financiamiento externo.

Con relación a esto, se señaló que además del problema
del financiamiento existen limitaciones que requieren un mediano y largo plazo
para poder superarse. Concretamente la referencia fue a la formación
y capacitación de docentes para asumir la docencia en cantidad y calidad
suficiente.

Por último, y como gran desafío para los países iberoamericanos,
se concluye que deberían abocarse a diseñar instrumentos legislativos
que complementen las políticas educativas y de financiamiento de manera
tal que se puedan superar las brechas cualitativas y cuantitativas en cada país
y en la región.

Libro Metas educativas
2021

15 de noviembre de 2010

Subir | Volver a Noticias |

Volver a Educación

 

Filtrar Noticias

  - Todas las noticias

Mostrar únicamente noticias de:

  - Educación Artística, Cultura y Ciudadanía
- Otras
- Educación
- Biblioteca digital
- Cultura
- Ciencia y Universidad
- Educación Técnico Profesional
- Revista Iberoamericana de Educación
- IBERLECTURA: Fomento de la Lectura
- Formación docente
- Evaluación de la Educación
- Educación Inclusiva
- Década de la Educación por la Sostenibilidad
- Alfabetización y Educación de Adultos
- Educación para la ciudadanía
- Sala de Lectura. IBERTIC
- IBERTIC: Instituto Iberoamericano de TIC y Educación
- Género
- Cooperación
- Infancia y Educación inicial
- Noticias OEI Buenos Aires

Últimas noticias OEI

26 de agosto de 2016
La OEI apoyará el Proceso de Paz en Colombia

Más información [+]

24 de agosto de 2016
El Secretario General de la OEI, Paulo Speller, visita Buenos Aires

Más información [+]

4 de agosto de 2016
El proyecto "Ventanillas Únicas" Perú en la Televisión Iberoamericana

El proyecto "Ventanillas Únicas" Perú en la Televisión Iberoamericana

Más información [+]

21 de julio de 2016
AYUDA EN ACCIÓN Y LA OEI UNEN FUERZAS PARA LLEVAR EL PROYECTO “LUCES PARA APRENDER” A MOZAMBIQUE

Más información [+]

18 de julio de 2016
Red de Escuelas Rurales Luces para Aprender galardonada por la Fundación COTEC

Más información [+]

0 | 5 | 10 | 15 | 20 | 25 | 30 | 35 | 40 | ... | 155



Áreas de Cooperación

OEI - Educación
OEI - Ciencia
OEI - Cultura



Desarrollos Institucionales

CAEU
IDIE
IBERTIC
     
Formación
Publicaciones
Biblioteca Digital
     
Observatorio CTS
IBEROTEC
Cumbres
     
RIE
Revista CTS
SITEAL
     
subir webmail subir
© Organización de Estados Iberoamericanos 2011. Actualizado el 17-Sep-2015 Desarrollo y mantenimiento: asenmac