Número 1 / Septiembre - Diciembre 2001

Documentos


Reducir la brecha entre ricos y pobres en información:
las nuevas tecnologías y el futuro de la escuela


ED/BIE/CONFINTED 46/4
Ginebra, 29 de junio de 2001
Original: francés

Progreso científico y enseñanza de la ciencia: conocimientos básicos, interdisciplinariedad y problemas éticos

ORGANIZACION DE LAS NACIONES UNIDAS PARA LA EDUCACION, LA CIENCIA Y LA CULTURA
CONFERENCIA INTERNACIONAL DE EDUCACION
Cuadragésima sexta reunión
Centro internacional de conferencias, Ginebra 5 - 8 septiembre 2001
DOCUMENTOS DE AYUDA PARA LA DISCUSION EN LOS SEIS TALLERES
"La educación para todos para aprender a vivir juntos": contenidos y estrategias de aprendizaje - problemas y soluciones

Taller 6
Reducir la brecha entre ricos y pobres en información:
las nuevas tecnologías y el futuro de la escuela

Introducción

La tecnología ofrece inmensas posibilidades para mejorar el aprendizaje y la enseñanza, así como el acceso a la educación, su calidad y gestión, y la prestación de servicios educativos. Pero las promesas que encierra ese potencial todavía siguen siendo objeto de rigurosas discusiones y pruebas.

La función que, según se prevé, desempeñarán las tecnologías de la información y la comunicación debe situarse en el contexto de la mundialización. Cada vez más elementos de este fenómeno -incremento de los desplazamientos de personas, mercancías y capitales; liberalización de los mercados; creciente omnipresencia de la tecnología- influyen en la manera en que los gobiernos interpretan los objetivos de la Educación para Todos y planifican su realización. Cuando tratan de hacer realidad esos objetivos, muchos gobiernos consideran que la máxima prioridad es conseguir una mayor equidad, calidad y eficacia del sistema educativo.

Al aumentar la demanda de educación y disponer los gobiernos cada vez de menos dinero para satisfacerla, se tiende a incrementar la eficacia. Tradicionalmente se ha considerado que en este empeño, tratándose del sistema educativo, la tecnología puede ser la clave. Hoy en día, la cuestión de la eficacia no sólo se plantea en el ámbito de la gestión y administración de la educación, sino también en el de la calidad del proceso didáctico-pedagógico. Puesto que en este taller se tratará la cuestión de las disparidades en materia de información y tecnología en el contexto de la educación, tendría que centrarse en las preguntas que figuran a continuación y otras cuestiones afines.

Elaborar políticas favorables a la reducción de las disparidades relacionadas con las tecnologías de la información y la comunicación

La utilización de las tecnologías de la información y la comunicación en el sistema de enseñanza y formación depende de que, en el país de que se trate, se tenga acceso a las infraestructuras de la información y las telecomunicaciones.

En torno a la tecnología han surgido muchos mitos. Un ejemplo clásico de la manera en que la tecnología ha influido en la concepción de la información es el referirse a las disparidades entre “los que poseen información” y “los que carecen de ella”, o sea, entre ricos y pobres. De lo que se trata es, evidentemente de quién determina lo que constituye la riqueza y la pobreza en este ámbito. En la actualidad se asiste a un auge inmenso de la información que proviene principalmente del mundo desarrollado.

Integrar a las personas y las tecnologías en el sistema educativo

Aunque sean necesarios más equipo material (hardware) y programas informáticos (software) para reducir las disparidades en materia de información, tal vez la mayor necesidad sea la de "material humano” (warmware), vale decir, más personas dedicadas a aplicar la tecnología en apoyo del sistema de enseñanza formación: alumnos, docentes, administradores y padres.

Los docentes son otro grupo esencial del sistema de enseñanza y formación que es preciso apoyar en los esfuerzos que realizan para dominar las tecnologías de la información y la comunicación.

Hay quienes aducen que la tecnología ofrece más posibilidades para respaldar y mejorar el aprendizaje de determinadas materias y que, concretamente, las tecnologías de la información y la comunicación serán de más provecho para las ciencias, las matemáticas y la electrónica, y algunos sectores auxiliares, como los laboratorios y bibliotecas.

Escoger tecnologías que mejoren la enseñanza y el aprendizaje

La adopción de decisiones sobre las necesidades en materia de tecnología es una tarea difícil de por sí, dificultad que se ve agravada por la amplia variedad de opciones de que se dispone para respaldar el aprendizaje y prestar servicios educativos. Si bien hay que señalar que las computadoras u ordenadores personales se utilizaron por primera vez en los sistemas de enseñanza secundaria de los Estados Unidos y del Canadá en 1982 y en la enseñanza primaria de ambos países un año después, cabe preguntarse qué pruebas hay de que esto haya aportado un valor añadido a los sistemas de enseñanza y formación y a las instituciones.

Educación a distancia

Todos los países tienen que hacer frente a un aumento de la demanda en materia de educación, ya se trate de la educación permanente o de otras necesidades: más plazas en las escuelas primarias, más establecimientos donde se cursan los primeros años de secundaria, más maestros y mejor preparados... Varios países se han comprometido a utilizar la educación a distancia, entre otras soluciones, como medio para atender estas necesidades.

En la educación a distancia se pueden utilizar tecnologías muy diversas. Durante gran parte del siglo XX predominó la utilización del material impreso, que todavía sigue siendo esencial en las actividades de educación a distancia que se realizan en muchos países en desarrollo. En una segunda etapa se empezaron a utilizar ampliamente la radio y la televisión, con una fase de proyectos de televisión educativa a gran escala. Hoy en día han comenzado a utilizarse tecnologías más adelantadas, por ejemplo, las videoconferencias para docentes o tecnologías informáticas en la enseñanza superior y, a veces, en el sistema escolar.

Cabe hacer, sin embargo, dos advertencias a este respecto. En primer lugar, cuanto más perfeccionada e interactiva es la tecnología, más elevado, probablemente, resulte el costo por unidad de material. En segundo lugar, los mayores problemas en materia de educación se suelen plantear en las zonas más apartadas, donde el suministro de electricidad es inexistente o irregular, o donde los aparatos y las líneas de teléfono escasean y resultan difíciles de mantener. En esas zonas, hacer el mantenimiento del material electrónico resulta difícil, costoso y lento. La delicada elección entre distintas tecnologías debe tomar en cuenta los factores geográficos y económicos.

Para instituir un sistema de educación a distancia hacen falta posibilidades económicas, una demanda educacional y una resuelta voluntad política. Un problema importante es la capacidad de los organismos de educación a distancia para integrarse en el sistema educativo normal y ser plenamente aceptados por éste. Los distintos tipos de enseñanza a distancia son en su mayoría una emanación de las diferentes concepciones del papel y las funciones del Estado. En algunos países tradicionalmente se deja a las organizaciones no gubernamentales y al sector privado la posibilidad de desempeñar un papel importante en la educación. Estas diferencias de índole cultural y en las estructuras organizativas influyen en el tipo de beneficiarios a que puede llegar la educación a distancia.

Siempre que se habla de educación a distancia están presentes dos cuestiones principales: los resultados y los costos. Aún cuando se disponga de pocas cifras fidedignas sobre los segundos, existen indicios concordantes de que, a partir de un determinado número de educandos, es muy probable que resulten más ventajosos que los de la educación tradicional, siempre y cuando la unidad de medida sea el costo por alumno. Si bien es cierto que cuanto más aumenta el número de educandos más se reduce ese costo, los argumentos económicos a favor de la educación a distancia resultan más difíciles de determinar si lo que se mide es el costo por alumno que consigue graduarse.


       

Portada

Documentos

Contactar