En mayo de 2008, en El Salvador, los ministros de educación iberoamericanos decidieron impulsar el proyecto "Metas Educativas 2021". El proyecto se presentó en la antesala de la década de los Bicentenarios de las independencias de la gran mayoría de los países iberoamericanos con la intención de aprovechar la motivación que esta celebración iba a producir entre las sociedades iberoamericanas. La presentación del documento final de las Metas Educativas 2021 fue aprobado por la Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno celebrada en diciembre de 2010, en Mar del Plata, Argentina.

Son once metas que abordan esas temáticas educativas de especial importancia en la región, como el fortalecimiento de la educación inicial, la universalización de la primaria y secundaria, la participación social, la equidad y la calidad de la educación, la educación técnico profesional, la alfabetización y el desarrollo profesional docente, la investigación científica, así como, la importancia de la inversión en educación, entre otras.

Se pone en marcha con la voluntad de enfrentarse, al mismo tiempo, a las demandas exigentes de la sociedad de la información y del conocimiento.