Inicio | Acerca de la OEI | Cooperación | Formación | Publicaciones | Contactar
Educación inicial

Documentos

Información por país
Artículos
Política educativa
Legislacion
Lineamientos curriculares
Revistas

Cooperación OEI

Plan 2002-2006
Toma Mi Mano

Proyectos

Proyectos por país
Experiencias no formales
Recursos
Publicaciones


Enlaces
Eventos
Noticias
Contactar

Educación Inicial
Experiencias no Escolarizadas

México

Programa para el Desarrollo de la Educación Inicial - PRODEI

Su objetivo central es ampliar la atención educativa a los niños menores de 4 años de edad, en las comunidades que padecen condiciones de pobreza extrema. Este Programa contribuye a que los niños estén mejor preparados escolar, emocional y socialmente, para aprovechar la educación básica y toda la enseñanza posterior.

A través del PRODEI se capacita a los padres de familia para que participen en la educación inicial de sus hijos con apoyo de promotores educativos comunitarios; fomentando la participación y el desarrollo comunitario, atendiendo a niños de los estados de Chiapas, Guanajuato, Guerrero, Hidalgo, México, Michoacán, Oaxaca, Puebla, San Luis Potosí y Veracruz.

La importancia social de este Programa estriba en que atiende a los estados donde se concentra más del 50 por ciento de los niños menores de cuatro años que viven en la pobreza.

Proyecto Trabajando Juntos

Este es un proyecto de la Atención Integral en Sectores Sociales Prioritarios para el mejoramiento de la calidad y equidad de la Educación Inicial perteneciente al Proyecto Multinacional MED - OEA 2000 y que promueve el "Jardín Infantil a través de los Medios de Comunicación"

Contexto de la experiencia

Este proyecto toma en consideración que, en la mayoría de los casos, la familia es la única influencia educativa permanente en la vida del niño, puesto que los maestros van y vienen, el niño/a puede ser cambiado de escuela, pero la familia permanece.

Las madres y los padres son portadores de la cultura, de las pautas de conducta, de los medios instrumentales para la realización de la persona; por esta razón el proyecto los capacita para que eduquen mejor a los niños y niñas.

La experiencia mexicana fue iniciada en 1997 por la Universidad de Monterrey pasando posteriormente bajo la conducción de la Universidad Autónoma de Nuevo León. "Trabajando juntos" trata de un Programa de Educación a Distancia y Presencial por Radio y Televisión, con participación de la familia.

Uno de los principales problemas que sufre la educación mexicana es la deserción y la reprobación en los tres primeros años de su educación básica.

"Trabajando juntos", es el primer proyecto experimental de desarrollo e investigaciones desarrollado en México, que tiene como uno de sus objetivos centrales diseñar y evaluar una metodología de educación a distancia para atender a niños y niñas de 1 a 5 años, en zonas urbano marginales, a través de sus padres.

Otras instituciones de Nuevo León que colaboraron en este programa fueron: la Secretaría de Educación, el Departamento de Educación Inicial; dos Centros para el Desarrollo Integral de la Familia (DIFs), de los Municipios de San Pedro y de Santa Catarina; el Consejo Nacional de Fomento Educativo (CONAFE), y el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Otro apoyo con el que ha contado "Trabajando juntos" ha sido el del Centro de Salud y Desarrollo (CESADE) de la Universidad de Monterrey y de los Centros de Desarrollo Infantil (CENDIS) del DIF San Pedro y DIF Santa Catarina.

Propósito:

El propósito de este programa fue ampliar la cobertura de educación inicial para los niños menores de cinco años de comunidades marginadas, procurando la participación activa de las familias, sensibilizándolas para impulsar el desarrollo integral de los niños/as, preparándolos para que ingresen y tengan éxito en el preescolar y en la escuela primaria (lo que redundaría en el abatimiento de los índices de reprobación y deserción escolar que caracterizan a las poblaciones de escasos recursos). Al mismo tiempo, "Trabajando juntos" buscaba que las familias mejorasen su calidad de vida y que asumiesen actitudes favorables a la preservación del medio ambiente.

Objetivos:

  • Favorecer el desarrollo integral del niño a través de la participación de su familia.
  • Capacitar a las madres en aspectos básicos del desarrollo de los niños.
  • Desarrollar en los niños hábitos que les permitan conducirse con seguridad en el ámbito escolar y familiar.
  • Desarrollar en los padres de familia conocimientos, actitudes y valores que contribuyan a la atención, cuidado y educación de los hijos.
  • Desarrollar en los niños las potencialidades necesarias para incorporarse a la educación básica.

Cobertura:

"Trabajando juntos" se desarrolló en los municipios de San Pedro Garza García y Santa Catarina, pertenecientes al estado de Nuevo León, cuya población mayoritaria vive en condiciones de marginación social, económica y cultural.

El diseño del proyecto permitía alcanzar directamente a 500 niños/as de 0 a 5 años y a sus familias. Además, a través de transmisiones radiales el alcance indirecto podía ser de hasta 161,000 familias de dichos municipios.

Estrategias y metodología:

La metodología del proyecto fue de dos tipos:

  • A distancia: a través de las clases por radio y de consultas por teléfono.
  • Presencial: a través de intercambios de experiencias con las madres y los niños, cada quince días.

Educación por radio:

Para crear y elaborar los programas radiales se realizó un estudio previo de la comunidad y de sus necesidades primordiales.

Dado que se deseaba apoyar la formación del niño, se abordaba estas tres áreas temáticas: pedagógicas de socialización, de salud.

Con el fin de asegurar la calidad de los programas radiales, se seguía el siguiente proceso:

  • Integración de contenidos, por un especialista en educación.
  • Revisión de contenidos, por especialista en el área temática.
  • Realización del guión, por especialista en comunicación.
  • Revisión de la pertinencia pedagógica del guión, por el equipo de educación. Edición del programa, por parte del equipo de producción.
  • Revisión del programa editados, antes de emitirlo al aire, por especialistas en educación.
  • Transmisión del programa.
  • Evaluación del programa emitidos, por las madres participantes.

Las actividades a distancia se complementaban con las sesiones de interacción radio-teléfono. A través del teléfono, las madres planteaban sus preguntas, dudas y comentarios respecto al programa. Sus intervenciones se clasificaban por áreas y se entregaban a los especialistas, los que daban sus opiniones a través de programas especiales de radio.

Actividades presenciales:

El objetivo de las sesiones presenciales era fomentar la socialización de las madres y de los niños y promover el trabajo en equipo y la integración de la comunidad.

Se llevaban a cabo en cinco Centros Sedes de Actividades Presenciales, ubicados en escuelas primarias. Una de las participantes, previamente capacitada, actuaba como madre auxiliar para motivar a las madres de su grupo a comentar sus experiencias con sus hijos y para orientarlas en lo que debían realizar en las siguientes dos semanas. Para apoyar su tarea contaba con Manuales para las madres de familia, que se les distribuían en cada sesión, en estos manuales se reforzaba lo que iban aprendiendo a través de la radio.

En cuanto a los niños y niñas, se les reunía en otras aulas y el personal técnico-pedagógico del programa los guiaba para llevar a cabo actividades formativas diversas, pero relacionadas con los temas trabajados durante la quincena.

También se entregaban manuales de actividades para que los niños y niñas las hicieran en la casa.

Estos manuales contenían instrucciones para la madre sobre cómo debía guiar a su hijo/a para desarrollar dichas tareas.

Estrategias complementarias:

Para apoyar los objetivos de "Trabajando juntos", se estableció el Proyecto Huerto Familiar cuyo objetivo era fomentar la autogestión alimentaria, el aprecio por la naturaleza y la integración de los miembros de la familia en torno a una meta común.

Seguimiento y evaluación:

El coordinador y un equipo de alumnos de servicio social realizaban visitas de seguimiento para supervisar si las madres estaban aplicando correctamente las guías, así como para motivar a aquellas que hubiesen faltado varias veces al programa.

Para facilitar las acciones de seguimiento:

  • Se evaluaba el nivel de conocimiento de las madres al inicio y al termino de cada mes.
  • Se archivaba en dos carpetas los trabajos realizados por los niños: en la casa y en la sede.
  • Los avances se registraban en una guía de observación.
  • El proyecto cuenta con una base de datos con la información mas importante de cada familia, la que se alimenta semanalmente. Y se ha iniciado un modelo de evaluación integral que permitirá evaluar los distintos componentes sistemáticos del programa, tales como: procesos y productos.

Proyecto Nezahualpilli

Institución:

Nezahualpilli

Antecedentes:

Desde 1981 el gobierno mexicano promueve la experimentación y generalización de nuevas estrategias metodológicas para enfrentar de manera integral las problemáticas de la educación y el desarrollo, a fin de normatizar la educación preescolar y unificar las directrices; en ese sentido desde 1984 se inician las acciones para elaborar un programa único. Nezahualpilli hace parte de ese proyecto investigativo educacional con miras a la construcción de un currículo para la población escolar en comunidades que aparentemente carecen de recursos humanos, pedagógicos y materiales para llevarlos a la práctica.

En México sólo existían en la década del 80 preescolares para un poco más de la mitad de los niños de 5 años y para menos de la mitad de los de 4 años. Como el estudio de las características de la infancia marginada es prácticamente nulo y la descontextualización del currículo para estas poblaciones hace énfasis en el "deber ser" de un niño ideal que destaca más sus limitaciones y deficiencias que las potencialidades del mismo. Las más de las veces enfatizan una valoración excesiva del orden, la imposición de reglas y modos de pensar, el aprendizaje de temáticas preestablecidas o la excesiva importancia de la estimulación psicomotriz. Por lo mismo su relevancia social para los sectores marginales ha sido mínima. A esto debe sumarse la escasez de recursos para dar cobertura a estas poblaciones y los prejuicios de los mismos educadores, remarcados por sus instrumentos de diagnóstico, sobre las posibilidades educacionales de los "disminuidos psicológicamente".

Objetivos general:

Conseguir la autogestión educativa en la comunidad como una forma organizativa que esté acompañada y retroalimentada por procesos personales de autonomía de los agentes educativos.

Metas:

Para Nezahualpilli las metas NO son conductas a lograr sino directrices de un proceso que siguen niños, educadores, familias y comunidad participantes. El modelo propone como gran meta la autonomía a nivel social, afectivo e intelectual; previo logro de otras más específicas como la creatividad, solución de problemas, independencia, responsabilidad, autoestima, criticidad y solidaridad.

Áreas de trabajo:

El área de énfasis es básicamente educación a nivel preescolar, pero su propuesta curricular da la apertura para que la escuela se convierta en un factor de desarrollo comunitario.

Población objetivo:

Inicialmente el proyecto realizaba gestión educativa con niños de 3 a 6 años, surgiendo luego la demanda para niños de guardería. La cobertura terminó para el grupo etáreo de 0 a 6 años, para niños de ambos sexos de las zonas marginales urbanas.

Hubo derivaciones del proyecto con niños en la calle y población rural (municipio de Teocelo - experiencia no exitosa- y en el Estado de Veracruz, 1988). En conclusión es una experiencia de cubrimiento local.

Metodología:

Como modelo orientado socialmente, propone una escuela y una práctica pedagógica que responda a las necesidades e intereses de la niñez marginada, su familia y la comunidad. Aplica una metodología de investigación-acción no privativa de los adultos, desde las mismas necesidades básicas del desarrollo del niño y desde sus procesos cognoscitivos, afectivos y de interacción. Nezahualpilli se propone construir una alternativa no asistencialista para los sectores deprivados tradicionalmente sujetados a sistemas verticales de enseñanza, que se imponen tanto a niños como a padres. Hace de los padres de familia los principales actores del proceso educativo, que acompañados por los promotores e investigadores promueven el desarrollo del niño, con altos niveles de calidad y con los recursos humanos y materiales propios de la comunidad.

Con los padres: la autogestión educativo-comunitaria; la participación en la escuela en todos sus aspectos (administrativos, académicos); fortalecer su capacidad de decisión y de diálogo. Con los educadores: lograr su creatividad, autonomía y autogestión.

Sus postulados curriculares proponen una educación abierta basada en una cultura popular (a investigar), que se centre en las necesidades e intereses de los sectores marginales, buscando impulsar una niñez activa y socialmente orientada y una administración comunitaria de los centros escolares.

Premisa del Proyecto es que los niños que cursen el programa deben poder desarrollarse de acuerdo a los mínimos requerimientos para funcionar en el sistema de educación formal, competencias que son evaluadas por pruebas psicológicas cuando el niño termina su periodo preescolar

Las condiciones de funcionamiento se estructuran con base en la organización del ambiente de trabajo y su rutina. El salón de clases se organiza en tres áreas básicas (área movida, área semimovida, y área tranquila) y en ellas rincones de trabajo de nombres variables según las actividades a realizar. Allí se localizan los materiales didácticos, el mobiliario y el lugar preferencial del maestro desaparecen. Los contenidos del currículo se enfocan más allá de la misma escuela, partiendo del marco social, donde la experiencia del educador y el niño y sus necesidades son la fuente de las acciones del curso. El tema generador es la unidad de trabajo (no es un tema de aprendizaje), surge del contexto y se desarrolla con la investigación de los propios niños. Estos temas se detectan en las asambleas de niños, juegos, dramatizaciones, dibujos y conversaciones entre ellos.

Con niños menores de 3 años, es el juego espontáneo el eje de las actividades. También se realizan actividades de expresión gráfico-plástica, movimiento y autopercepción corporal y adquisición de hábitos de higiene. La rutina sugerida propone unos horarios flexibles que pueden ser modificados en sus momentos:

  • Entrada: 9:00-9:10
  • Desayuno: 9:10-9:40
  • Asamblea Inicial: 9:40-10:00,
  • Exploración del Tema: 10:00-11:00 con visitas a la comunidad o trabajo por rincones.
  • El recreo: 11:00-11:30,
  • Actividad Grupal: 11:30-12:00 y
  • Asamblea Final: 12:00-12:30.

El equipo del programa se retiró en 1986, 6 años después de estar directamente involucrados en las comunidades, permitiendo que la meta de autogestión del trabajo comunitario se realice. El Equipo Técnico estuvo integrado por educadores dedicados a la investigación, coordinadoras de grupo fueron las madres de familia, eventualmente maestros encargados de los grupos de niños (10 a 15 según el espacio disponible), los promotores del Proyecto coordinaron su difusión con padres de familia y educadores capacitados en el mismo. Existieron grupos de padres remunerados que trabajan en las actividades productivas para sostener económicamente la escuela, principalmente en cooperativas.

Capacitación:

Para los coordinadores de grupo duraba aproximadamente 1 mes y continuaba a lo largo de toda la ejecución del programa. Pretendía lograr el conocimiento de la historia de la comunidad y que a partir de la observación de los niños se llegara a definir las características de las diferentes edades, concepciones de aprendizaje y desarrollo para llegar a ser capaces de iniciar la planeación e implementación del trabajo en el aula. Se posibilitaba que conocieran las características de los materiales didácticos y tuvieran una experiencia de trabajo con un grupo pequeño de niños. La metodología empleada partía desde el propio conocimiento para cuestionarlo, ampliarlo y sintetizarlo. Con talleres de estudio mensuales, se allanaban dudas y carencias del trabajo, en temas como: conocimiento del niño, metodología, comunidad etc., con una duración de 6 horas y evaluación al finalizar. También se realizaban observaciones del trabajo entre coordinadores (1 o 2 veces por mes) con el objetivo de transformar la práctica y cualificar su capacitación. Materiales: El proyecto demandaba el uso de material didáctico elaborado y recolectado por los mismos padres y niños. Produjeron documentos de lectura, guías pedagógicas de evaluación y seguimiento, materiales de capacitación para padres y coordinadores. En 1991 fue reeditado el libro "Nezahualpilli. Educación Preescolar Comunitaria" que sintetizó la historia y fundamentos del programa.

Resultados:

Haber logrado la autogestión educativa, se considera el resultado más importante, como forma concreta de organización y conducción de la propuesta y como meta educativa con los padres de familia. Se demuestra que es factible que niños en edad preescolar, educados por profesionales, obtengan una buena calidad en sus procesos de aprendizaje. Lo demuestran las evaluaciones hechas a nivel de coordinación visomotriz, maduración, nivel de conceptualización de la lectoescritura y otras habilidades cognoscitivas previstas por el currículo.

Los beneficios del proyecto no se restringen a la población infantil, abarcan a los padres de familia y madres capacitadas, para coordinar grupos de niños jóvenes y demás participantes en el proceso educativo; porque el proyecto permite construir una metodología alternativa a la educación formal pasando a convertirse en un instrumento de desarrollo comunitario.

Tres invariantes a resaltar en la gestión de la experiencia Nezahualpilli: metas educativas como eje de la experiencia, participación comunitaria en su conducción y una nueva concepción del aprendizaje para los preescolares.

Resultó particularmente difícil para las educadoras participantes valorar la capacidad de las madres como educadoras de los niños porque su formación las lleva a sentirse como únicos actores de un proceso y no como impulsoras y facilitadoras de un proceso que también puede ser desarrollado con éxito por una educación comunitaria. Las autoevaluaciones de los coordinadores resaltan como muy difícil el escuchar a los niños para la detección y exploración de los temas generadores, con una fuerte tendencia de su parte a "exponer" los temas de una forma convencional.

Otra gran dificultad fue el manejo de los límites en la disciplina y con las reglas de interacción social entre los niños. En comunidades pequeñas, donde existe un mayor control político oficial, el desarrollo de programas independientes es más vulnerable al apoyo de las autoridades ejidales o municipales. Además, en este tipo de comunidades, es más habitual que las madres no soporten las presiones sociales resistentes a su participación activa y que los ciclos agrícolas de la región afecten las pautas de participación comunitaria.

Es necesaria en sus fases iniciales la participación impulsora de asesores externos a la comunidad. La aplicación del modelo deberá seguir la metodología de construcción antes que de instrucción, por encima incluso de los contenidos específicos del currículo, priorizar los objetivos del proceso sobre el carácter eficientista de los objetivos de logro.

Evaluación:

El concepto de evaluación del proyecto recomienda fundamentalmente las autoevaluaciones para ser flexible en relación con las necesidades detectadas, y así permitir el seguimiento del proceso grupal y personal junto a un proceso natural de autoselección.

Fundación Mexicana de Apoyo Infantil

Institución:

Fundación Mexicana de Apoyo Infantil, A.C.

Antecedentes:

La Fundación de Apoyo Infantil es una Asociación Civil de carácter privado cuyo objetivo principal es mejorar las condiciones de vida de los niños y familias de la población mexicana de las áreas rurales y urbano-marginales. Uno de los mayores problemas para México es la condición de miseria y pobreza en la que se encuentra 40 millones de mexicanos. Esta situación además de afectar seriamente la calidad de vida de hombres y mujeres, impide las posibilidades de desarrollo y supervivencia de los niños. En 1993 aproximadamente 20 millones de niños en México sufrieron los efectos de la desnutrición, la falta de servicios de salud, vivienda inadecuada, hacinamiento, violencia en el medio familiar y en el entorno, baja escolaridad, deserción escolar y de la familia.

Objetivos:

Los programas de FAI están orientados a proporcionar conocimientos y modificar la actitud de la gente a fin de mejorar de manera perdurable, sus condiciones de vida en diferentes áreas como salud, alimentación, educación, fortalecimiento de la economía familiar y medio ambiente.

Áreas de trabajo:

FAI opera sus programas por medio de cuatro sectores: Educación, salud, producción, servicios comunitarios. La actividad en estos sectores se realiza por medio de una estrategia de desarrollo comunitario autogestivo y una metodología de acción participativa. Esto permite impulsar un proceso de organización y capacitación de las comunidades, cuyos beneficiarios principales son los niños.

Población objetivo:

FAI trabaja conjuntamente con la Alianza Internacional de Save The Children en la región Sur del Estado de Sonora, México atendiendo 22 comunidades rurales y 7 colonias marginadas de Ciudad Obregón. Dentro del municipio de Alamos han contemplado concentrar el trabajo que anteriormente realizaban en las comunidades en 8 colonias suburbanas. Para ello se llevó a cabo el levantamiento de 520 historiales de niños candidatos a ser patrocinados.

Metodología:

Los programas tienen como sujeto estratégico de atención a los niños y las mujeres. Para ello han diseñado una estrategia de desarrollo comunitario autogestivo, con el fin de crear cambios positivos y duraderos en la calidad de vida en aspectos tales como: su desarrollo físico, psicomotriz, psicosocial y cognoscitivo, así mismo en su educación escolar y la atención a la salud. La parte medular de la estrategia rural es la organización de la comunidad a través de comisiones electas en asambleas comunitarias que realizan su trabajo sectorial con el apoyo de promotores voluntarios, atendiendo los problemas de salud, educación, economía, etc. Entre las actividades más relevantes para el logro de esa misión destacan los programas de atención primaria en salud, educación a padres, los apoyos a la educación escolar, programas de orientación y formación juvenil, talleres de creatividad infantil, apoyos a la economía familiar por medio de microempresas y bancos comunales, así como la atención a los servicios comunitarios tales como agua potable, energía eléctrica, letrinización, parques, etc. En las experiencias de FAI ha quedado demostrado que la mujer se destaca por su responsabilidad en el cumplimiento de acciones y compromisos que buscan el beneficio de las comunidades y particularmente de los niños. La razón de esto, se debe al papel que juega ella en el sustento doméstico de la familia, atendiendo tanto a las labores de limpieza como a las de cuidado, salud y alimentación de sus miembros, ya que es quien sufre de manera directa las consecuencias de las carencias económicas. En contraparte, los hombres, por su rol social no se ven tan directamente afectados por las dificultades cotidianas de la familia. Por lo anterior este plan considera apoyar la participación de la mujer en todas las actividades que contribuyan al logro de sus objetivos, con el fin de asegurar un mayor y mejor éxito.

Recursos económicos:

Para hacer frente a los proyectos de desarrollo, capacitación y apoyo a las clases más necesitadas y marginadas del país, FAI ha organizado una Campaña Financiera profesionalmente dirigida, con el fin de invitar a participar en este esfuerzo a toda la comunidad. Las necesidades son muchas y, con el crecimiento de la población día con día, aumentan. Es por esto que los miembros del Patronato y el voluntariado de FAI, trabajan arduamente para no permitir que esta situación de desigualdad siga creciendo. Se tiene una cuidadosa y transparente administración del manejo de los recursos. Se brinda la información regular a los donantes que así lo deseen. Se cuenta con informes auditados anualmente. Los donativos que reciben son deducibles de impuestos para efectos fiscales.

Evaluación:

Se hace evaluación con respecto al cumplimiento de los objetivos propuestos. Se cuenta con la información del Cuaderno de Registro Familiar que se analiza con la comunidad en los foros de diagnóstico y planeación participativa, que es de donde surgen los planes y programas de trabajo. A estos planes los promotores les hacen seguimiento quienes mensualmente informan a la oficina central de FAI.

Además, se realizan monitoreos en campo por parte de la coordinación de la oficina central. Anualmente se lleva a cabo un taller de evaluación y planeación con promotores y personal de oficina, con base en los indicadores estipulados en el Plan de Implementación Anual.