Inicio | Acerca de la OEI | Cooperación | Formación | Publicaciones | Contactar
Educación inicial

Documentos

Información por país
Artículos
Política educativa
Legislacion
Lineamientos curriculares
Revistas

Cooperación OEI

Plan 2002-2006
Toma Mi Mano

Proyectos

Proyectos por país
Experiencias no formales
Recursos
Publicaciones


Enlaces
Eventos
Noticias
Contactar

Educación Inicial
Experiencias no Escolarizadas

Uruguay

Centros de Atención a la Infancia y la Familia – CAIF

Fundamentación:

En el Uruguay la pobreza y la reproducción de la misma constituyen una preocupación de relevancia. Las políticas de infancia deben orientarse a garantizar el principio de equidad. En el país existe preocupación respecto a que:

Más del 40% de los nacimientos se producen en hogares pobres lo que significa un duro pronóstico respecto de la conformación y las posibilidades del país en el futuro. En los sectores más pobres recae el peso de la reproducción biológica y social del país. De los 175.000 niño/as de hasta 4 años de edad que habitan en Uruguay, 71.000 viven en hogares pobres.

Los factores de riesgo se concentran en la condición de pobreza en el Uruguay y afectan el desarrollo psíquico del niño/a y su desarrollo educacional. Factores que en otras realidades sociales se asocian en forma más limitada con trastornos emocionales del niño/a, en la condición de pobreza, comprometen también en forma sustancial el desarrollo cognitivo.

Los niño/as de los sectores pobres comienzan tempranamente un camino de retraso en el desarrollo del lenguaje y pensamiento simbólico que se prolonga en el fracaso escolar y en dificultades para la integración cultural y social a la comunidad nacional. Se detecta un perfil propio del desarrollo psicomotor de los niño/as de sectores pobres urbanos del Uruguay, que muestra que el fenómeno inicial sería una inhibición de la capacidad de representación simbólica y de la interacción social.

En los jardines públicos a los cuatro y cinco años hasta los seis años los niño/as que están dentro de la categoría de riesgo social mejoran aspectos relacionados con el vocabulario (léxico) y pueden incorporar rápidamente aprendizajes a través de la imitación de modelos dados por el adulto, pero no llegan a alcanzar niveles de desarrollo fundamentalmente en lo relacionado con la capacidad de representación simbólica. Esto incidirá negativamente en la adquisición de los contenidos esperados para el primer año, presentando un índice de repetición estimado en el 28%.

Consecuentemente, los niño/as provenientes de familias pobres no tienen las capacidades necesarias para aprovechar las oportunidades provistas en el mercado de trabajo cuando son adultos. Y por lo tanto, los niño/as que crecen en familias pobres tienen una mayor probabilidad de permanecer en esa condición cuando constituyen su propia familia.

La importancia de los problemas identificados y la complejidad de su abordaje demuestra cómo, de no actuar adecuada y oportunamente frente a los problemas psicosociales que inciden en el desarrollo en sectores de pobreza, se pone en riesgo el potencial del futuro país, generándose una progresiva descapitalización humana y social, máxime considerando que es en estos sectores que se reproduce fundamentalmente la población. Cuando los uruguayos nacidos en 1999 comiencen a buscar trabajo en la década del 2020 aquellos con destrezas bien desarrolladas encontrarán amplias oportunidades de trabajo interesante y bien pago. El resto tendrá que conformarse con empleos sin futuro y mal compensados.

Es prioridad para el país fortalecer a las familias más pobres durante los primeros años de vida, con el fin de atenuar la brecha que implica la pobreza y elevar las posibilidades de estos niño/as/as a través de un desarrollo adecuado.

Parece claro, entonces, que los programas dirigidos a mejorar el desarrollo infantil deben apoyarse en políticas integrales orientadas hacia las familias. La estimulación del potencial de desarrollo de la familia sumado al fortalecimiento de sus redes de soporte social permiten procesos de integración progresivos.

Antecedentes:

El Plan CAIF comenzó a funcionar en 1988 a partir de un convenio suscrito entre UNICEF y la República Oriental del Uruguay. El eje articulador del Plan lo constituyen los Centros de Atención a la Infancia y a la Familia creados en los barrios donde viven las familias con mayores necesidades. Surgió como "respuesta a la presencia de elevados índices de pobreza constatados en ciertos grupos de población y a la ineficiencia relativa del gasto social, asignado a los programas destinados a enfrentarla".

Hasta marzo de 1990 su implementación estuvo a cargo de la Comisión Nacional del Menor, la Mujer y la Familia, integrada con representantes de los distintos Ministerios y Organismos públicos participantes en el Plan. Por Resolución del Poder Ejecutivo del 21/6/90 se transfirió la responsabilidad de la ejecución del Plan a la Comisión Administradora del Fondo de Inversión Social de Emergencia (FISE), pasando luego a depender directamente de la Presidencia de la República. A través de la Ley 16736 del 5 de nero de 1996 el Parlamento Nacional dispuso asignar al Instituto Nacional del Menor la responsabilidad de la coordinación general del Plan CAIF integrando a su estructura a la Secretaría Ejecutiva.

Misión:

El Plan CAIF es un compromiso del Estado y la Sociedad Civil organizada en Asociaciones Civiles al servicio de los niño/as menores de 4 años y de sus familias, en procura de horizontes de equidad social, superando condiciones de exclusión y marginación.

Objetivos:

  • Crear un espacio propicio para la estimulación temprana con niños de 0 a 2 años y la adquisición de hábitos con niños de 2 a 4 años.
  • Brindar los elementos básicos para la satisfacción de las necesidades fisiológicas, afectivas, psicomotrices, de juego, recreación y socialización para el sano desarrollo integral del niño y su entorno.
  • Crear condiciones de participación activa de los padres para su inserción en el proceso de educación de sus hijos.
  • Concienciar sobre la importancia de la educación inicial en el desarrollo del ser humano. Fortalecer los vínculos entre padres e hijos.

Población Objetivo:

Familias con niño/as y niñas menores de cuatro años en situación de vulnerabilidad y exclusión social.

Areas de trabajo:

Sus actividades se centran en la nutrición, estimulación psicomotriz, atención odontológica y preventiva de la salud oral, servicio médico y actividad lúdico recreativa.

Metodología:

La innovación metodológica y de gestión de este programa consiste en que cada CAIF o guardería es administrada independientemente por comisiones de los miembros de las comunidades beneficiarias, integrando un ente jurídico denominado Asociación Civil, sin ánimo de lucro. Así de agentes pasivos y receptores de servicios, la comunidad se transforma en gestora, responsable de la planificación, organización, administración, conducción y evaluación de los Centros. Se atiende a los niños desde las 8:30 a.m. a las 16:10 p.m., brindándoles desayuno, almuerzo y merienda en los salones de la comunidad. Existe una comisión departamental para la ejecución del Plan. Un equipo técnico contratado por la Intendencia (de composición variable a nivel disciplinar). Realizan un estudio previo pormenorizado socioeconómico y cultural de las comunidades propuestas para abrir un CAIF. Aprobado el proyecto, los mismos técnicos seleccionan el personal de las guarderías, teniendo en cuenta el perfil estipulado por UNICEF. Esta institución contribuye en lo referente a los materiales, mano de obra para refacción y mantenimiento de las plantas físicas, contribuyen en la movilización de los funcionarios y en el transporte de los alimentos. La coordinación se realiza interinstitucionalmente. Se constituyen asociaciones civiles entre los vecinos, se organizan cooperativas, núcleos de vivienda de ayuda mutua, recolección de basuras, red de agua potable, construcción de canales y senderos. La integración del equipo técnico cuenta con: 4 técnicos universitarios orientados en educación inicial, 2 maestras, 1 asistente social universitario, 1 cocinera, 1 auxiliar de servicios, estudiantes del Instituto Superior de Educación Física (ISEF). Además se cuenta con un apoyo multidisciplinario compuesto por: fonoaudiología, psicomotricidad, psicología, pedagogía y psiquiatría infantil. Se realizan jornadas de capacitación y actualización con el personal de cada CAIF y en Centros Educativos para complementar su formación.

Estrategias:

Articulación del Estado y la Sociedad Civil: el Plan CAIF es el primer programa social en el país en el cual formalmente,- mediante un convenio,- se asocian distintas reparticiones del Estado con la sociedad civil organizada en Asociaciones Civiles con personería jurídica reconocida.

Interinstitucionalidad: intervienen en el Plan CAIF, instituciones públicas de nivel nacional y departamental.

A nivel nacional:

  • Instituto Nacional del Menor
  • Instituto Nacional de Alimentación,
  • Ministerio de Salud Pública,
  • Administración Nacional de Educación Pública,
  • Ministerio de Educación y Cultura y
  • Representantes del Congreso Nacional de Intendentes.

A nivel departamental participa: las asociaciones Civiles que forman parte del Plan, la Intendencia Municipal, Jefaturas Departamentales de INAME, la Inspección de la ANEP, delegados del MSP y otros .

Descentralización: se pretende alcanzar niveles crecientes de capacidad de decisión en los ámbitos departamentales y locales.

Participación Comunitaria: procura brindar espacios para la participación comunitara a nivel de personas, grupos y organizaciones sociales locales, buscando su transformación en actores con objetivos contribuyentes al desarrollo de la propia comunidad, de las familias integrantes de ella y en especial de los niño/as.

Impacto:

La evaluación externa realizada entre setiembre y diciembre de 1999, a dos años de la anterior, destaca que :

"Se plasman cambios positivos en todos los niveles." "Abarcan, entre otras cosas, una mejora sustancial en el nivel del desarrollo psicomotor de los niño/as, los resultados se distribuyen: 67,1% en la categoría de normalidad, 22,4% en la de riesgo y 10,5% en retraso, en relación con 1997 los cuales eran 47,3%, 32% y 20,5% respectivamente."

En dos años la proporción de niño/as con riesgo y retraso en el desarrollo psicomotor disminuyó en un 20%, incrementándose en un 20% los niño/as con desarrollo Normal superior (11% en el ´97; 30.2% en 1999).

La mejora en el desarrollo psicomotor se da en las diferentes áreas. Las áreas de coordinación y del lenguaje han tenido una mejora substantiva de más de 15 puntos.

Al analizar el desarrollo psicomotor de los niño/as según tiempo de permanencia en el Centro CAIF, se aprecia que luego de 1 año, disminuye la proporción de niño/as con riesgo y se incrementan en 10 puntos los niño/as Normales.

El impacto alcanzado sobre el desarrollo psicomotor de niño/as/as, si bien es estimulante por el corto tiempo en el que se han producido, no es aún satisfactorios. Sin embargo, el Plan en los dos años transcurridos demostró transformaciones en otras áreas que deben ser destacadas ya que, a nuestro entender posicionan a los Centros que integran el Plan en un lugar prioritario.

El 77 % de los Centros CAIF han desarrollado un proyecto institucional que les permite abordar en forma integral las diferentes áreas (1997, 29%). Ello ha sido favorecido por la integración interdisciplinaria de los equipos, ya que dos tercios cuentan con Asistente Social y psicólogo y sólo un 3.3% de los Centros no tienen técnicos en el área psicosocial. El trabajo desarrollado por los técnicos ha producido una mejora en los factores de riesgo psicosociales.

El vínculo con las familias se intensificó, así como también su nivel de participación cuali y cuantitativa. En los últimos dos años las familias se han integrado a las propuestas del Centro. Según la información recabada por las propias familias, tres cuartas partes tienen una alta participación integrándose a más del 70% de las actividades.

Ha habido una mejora sustantiva en el trabajo pedagógico a nivel de los Centros. De acuerdo a la evaluación se destaca:

El trabajo pedagógico es planificado en casi todos los Centros (97%) por el conjunto del personal docente, maestras y educadoras (en 1997, sólo el 42%).

En una proporción importante se hace una revisión diaria de la planificación.

La mitad de las maestras que trabajan en los Centros CAIF tienen especialización en educación Inicial. El 70% restante tiene sus competencias acreditadas a través de un trabajo conjunto con el área de competencias laborales, a través de un proyecto del BID.

Se ha consolidado el rol de la maestra coordinadora, se tiene mayor claridad con respecto al desempeño de su función y se ha logrado integración de la Maestra coordinadora en los Programas con la familia.

La motivación del Personal Docente es alta.

Ha mejorado la relación niño/a adulto.

El programa dirigido a las familias con niño/as menores de dos años ha demostrado que incide favorable y significativamente en la población que asiste a 10 o más talleres. Modifica prácticas de crianza, creencias y estado emocional de los adultos:

Mejora la interacción madre-hijo.

Enriquece la comunicación adulto-niño/a.

Flexibiliza las pautas de crianza por parte de los adultos.

Aumenta la valorización y reconocimiento de las posibilidades de los adultos de favorecer el desarrollo infantil.

Autoafirma el rol parental. Aumento de la disponibilidad materna.

Favorece el reconocimiento del hijo como persona, con necesidades y deseos propios. Facilita el proceso de separación y autonomía.

Disminuye las creencias machistas en la educación de los hijos.

Aumenta la autoestima de los adultos.

Se producen mejoras a nivel de la disponibilidad emocional.

Se dan cambios significativos en el desarrollo psicomotor del niño/a. Al principio de los talleres los resultados del desarrollo eran: 70% normales, 24% en riesgo y 6& en retraso. Al finalizar son 92%, 6% y 2% respectivamente

Situación actual:

El Plan CAIF ha asumido el desafío de captar a las familias cuando los niños recién han nacido y trabajar con ellas hasta el ingreso del niño al jardín infantil público continuando luego, - con aquellas familias que lo necesiten,- un proceso de apoyo a través del Servicio de Orientación y Consulta. Ello obliga a desarrollar estrategias de abordaje apropiadas para los primeros 3 años de edad.

Actualmente el Plan CAIF alcanza 16000 niños menores de 4 años en 202 Centros CAIF localizados en todo el territorio nacional.

La articulación e interacción de los distintos organismos del Estado en el Plan permite una mejor utilización de los recursos. Los enriquece, integra, potencia y evita la superposición y descoordinación de acciones en y con la comunidad. Los Centros CAIF disponen de fondos y de recursos de distinta procedencia que permiten tener un abordaje integral.

Del Estado:

  • partida de INAME
  • transferencia de víveres secos de INDA
  • Apoyos de las Intendencias Municipales de cada departamento
  • Otros apoyos de actores públicos estatales (MSP, MEC, ANEP, MTOP, otros).

De la sociedad civil:

  • trabajo honorario de la Asociación Civil gestionando el Centro CAIF
  • Aporte de los padres
  • Contribuciones de la sociedad civil

A través del INAME transfiere recursos financieros para la gestión de los Centros y además brinda los técnicos para el control de la gestión, supervisión, apoyo y monitoreo de los programas.

El INDA aporta los víveres secos y técnicos responsables de los programas de educación alimentaria, vigilancia nutricional y asistencia alimentario-nutricional. El aporte anual del INDA supera el millón de dólares anuales.

Las Intendencias Departamentales apoyan a las Asociaciones Civiles en la apertura de nuevos Centros, facilita inmuebles, provee víveres frescos y exonera impuestos.

El Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, a través de la Dirección Nacional de Empleo, participa con el programa de competencias laborales en la acreditación de los educadores.

El Ministerio de Salud Pública coordina los programas de prevención y promoción de salud de los Centros.

El Ministerio de Educación y Cultura apoya el proceso de conformación y consolidación de Asociaciones Civiles, vigila el cumplimiento de la Ley de Guarderías.

La ANEP apoya en la capacitación y selección del personal docente de los Centros

Buen Comienza - Promoción de los Derechos Sociales

Implementación del Programa Padres e Hijos (PPHH) por redes de organizaciones uruguayos que trabajan con la Infancia.

Organismo Ejecutor: Plan CAIF - INAME

Fecha de Inicio: 1998

Descripción:

El proyecto apunta a fortalecer los medios con que cuentan las organizaciones uruguayas que trabajan con la infancia para realizar una labor educativa con los padres de los niños de sectores populares que permita potenciar sus capacidades para el desempeño de roles parentales. Permitirá experimentar la implementación, con familias uruguayas, del programa denominado PPH desarrollado por el CIDE en Chile, realizarle los ajustes que se estimen pertinentes para su uso en este contexto y extraer conclusiones respecto a las posibilidades y medios para la replicación posterior a la metodología. Integrantes del CIDE

Entrenarán a equipos técnicos en la aplicación de este programa, efectuarán un seguimiento de la labor de formación de monitores y del trabajo de estos con grupos de padres, de modo de dejar una capacidad instalada potencialmente muy relevante, ya que comprenderá a las cuatro redes de instituciones que trabajan con la infancia de carácter público y privado, de mayor alcance en el país. .

Objetivo General:

Favorecer el desarrollo integral de los niños/as en edad preescolar, atendidos por instituciones públicas y privadas que prestan servicios a sectores de población en situación de riesgo social.

Objetivos Específicos:

  • Potenciar las capacidades de los padres para promover y acompañar el proceso de desarrollo y aprendizaje de sus hijos.
  • Capacitar a un núcleo de personas integrantes de cada una de las Instituciones participantes en el Proyecto para aplicar y transferir la metodología PPH.
  • Realizar los ajustes y adaptaciones que resulten necesarias para adecuar la metodología a la realidad uruguaya.
  • Realizar experiencias de aplicación de la metodología con grupos de padres en las cuatro instituciones participantes.
  • Extraer conclusiones respecto a su validez y a la viabilidad de una aplicación de mayor alcance en el futuro.
  • Aumentar el nivel de intercambio y coordinación entre las instituciones participantes del Proyecto.

Financiamiento:

UNICEF

Programa Nuestros Niños

Institución:

Departamento de Descentralización, División Promoción Social

El niño en sus primeros años de vida, con su entorno familiar y comunitario, constituye el centro de este programa. El hecho que el 40 % de nuestros niños nazcan en hogares en situación de pobreza, marca su ineludible prioridad y urgencia.

La Convención de los Derechos del Niño, norma universalmente aceptada y legalmente obligatoria para los países signatarios, conforma el primer marco conceptual en el que se inscriben las metas y objetivos del programa. El convenio firmado en marzo de 1990 entre Intendencia Municipal de Montevideo (IMM) y UNICEF, marca la puesta en marcha del mismo.

Este proyecto socio-educativo fuertemente ligado a los barrios de Montevideo y a su gente en sentido amplio no pudo, sin embargo, dejar de fijar prioridades. Es así que en esta primera etapa este programa se orienta a los grupos sociales más afectados en sus condiciones de vida y con igualdad de oportunidades.

La descentralización y la participación comunitaria, ejes de la actual política municipal, conformaron los pilares de este proyecto. Se abren así canales de organización que responden a las necesidades e intereses locales, a la vez que activan recursos y actitudes solidarios en lo zonal.

Se instala así, a través de convenios con Asociaciones Civiles y otros Organismos no Gubernamentales, una articulación sólida entre la IMM y los vecinos organizados.

Marca a su vez, una concepción muy clara en nuestras políticas sociales frente al fenómeno de la pobreza: reconocer la potencialidad de la población en constituirse en agentes activos en la transformación de su realidad; diseñar estrategias integrales que no se limiten a compensar las consecuencias de la pobreza material, sino que la enfrenten en todas sus dimensiones psicosociales y en todas sus repercusiones culturales y biológicas.

Líneas de acción y objetivos:

· Desarrollo infantil y educación inicial

Promover modalidades de atención no convencionales, de carácter socio-educativo e integral, que abarquen:

  • cobertura y seguimiento nutricional
  • prevención y seguimiento en salud
  • programa pedagógico y de educación temprana
  • apoyo a la familia y al entorno social

· Promoción de la comunidad

Promover la identificación y calificación de los recursos humanos de la comunidad

apoyo a las Comisiones Vecinales en la gestión y administración del Programa a nivel local

formación de educadores

talleres de información, orientación e intercambio de experiencias

orientación para el cuidado y educación de los hijos

espacios de expresión y participación para los diferentes grupos etarios de la comunidad

· Fortalecimiento de estrategias de atención a la infancia y promoción de los derechos de niños y niñas de Montevideo

A través de este proyecto auspiciado por UNICEF a partir de 1995 para ser iniciado en el Zonal 11 el Programa propone:

  • Centros de orientación y estimulación temprana a madres y bebes de sectores marginados
  • Campañas periódicas de difusión y sensibilización de los derechos del niño
  • Generar instancias de coordinación permanente entre educadores del sistema formal y no formal.
  • Coordinar acciones en el área de la expresión y la recreación dentro del ámbito escolar en vistas a crear mayores motivaciones en las poblaciones afectadas por la deserción y la repitencia
  • Promover programas de apoyo a la reinserción escolar de niñas/os a talleres permanentes para los fugadores del sistema

El programa Nuestros Niños en acción

Desde 1990 se están concretando en forma progresiva dos modalidades de atención.

  • Centros Comunitarios de Educación Inicial.
  • Sistema de Becas

Centros comunitarios

A partir de la demanda y organización local se firman convenios con Asociaciones Civiles para el montaje y administración de estos Centros.

La IMM transfiere a las Comisiones el costo total de los sueldos, leyes sociales y alimentación, asumiendo la comunidad los gastos complementarios. El personal es seleccionado entre mujeres y jóvenes del barrio en instancias en las que se les brinda oportunidad de poner en evidencia sus aptitudes, creatividad, sensibilidad y compromiso social independiente de sus estudios académicos.

Se conforma así un equipo compuesto por maestros y educadores populares que contrata la Asociación Civil respectiva. Cada Centro cuenta con técnicos de apoyo provenientes de las Policlínicas Municipales, Equipos Sociales de los Centros Comunales Zonales (CCZs), Universidad de la República, ONGs y eventualmente otras instituciones públicas y privadas.

Los locales habilitados para estos Centros son una muestra más de la articulación de recursos entre lo público y lo privado. Locales pertenecientes a distintos grupos sociales (municipales, de congregaciones religiosas, gremios, cooperativas, etc.) han sido reparados y adecuados a la función mediante partidas especiales aportadas por la IMM.

Un convenio con ORT proveyó de cinco excelentes locales destinados a la atención de niños de 6 meses a 5 años y para centros de capacitación de adultos. Este aporte fue acompañado hasta 1994 con técnicos de apoyo y cursos de Capacitación Laboral.

Como fruto de la reflexión y evaluación permanente a que está sujeto este Programa, se están intentando nuevas modalidades de presupuesto compartido. Se trata de incluir en estos Centros una parte de la población con diferente capacidad de pago a fin de favorecer la convivencia y heterogeneidad propia de cada barrio.

Asimismo se está reduciendo el horario de atención a 4 horas sin afectar en nada la integralidad del Servicio en los aspectos alimentarios, de salud, pedagógicos y de promoción de la comunidad. Se intenta así extender los beneficios a más niños sin duplicar costos, al tiempo que se evita al riesgo de desapego entre el niño y su familia.

Sistema de becas

A través del mismo se apoya a Centros ya existentes de la Red de Guarderías Populares, Cooperativas, Gremiales y otras sin fines de lucro. Significa incorporar a los mismos a niños de sectores carenciados habilitando, al mismo tiempo y en muchos casos, la interacción entre distintos grupos socio-económicos y culturales del barrio.

Los planes de capacitación se proyectan hacia el personal de estos Centros ya sea mediante intervenciones en terreno o a través de encuentros, jornadas y seminarios. El sistema se perfila con gran potencialidad. Permite la integración de niños de distintos estratos sociales y culturales con la consecuente interacción entre las familias. Habilita asimismo, un rico intercambio entre distintas propuestas educativas.

Programa Nuestros Niños y los planes de capacitación permanente

Anualmente se están instrumentando Planes de Capacitación dirigidos a los distintos grupos intervinientes en el Programa. Desde 1990 éstos cuentan con el financiamiento de apoyo de UNICEF. La evaluación correspondiente a 1995 nos permite dar cuenta de los siguientes logros y realizaciones

Apoyo permanente en los aspectos jurídicos-contables a las Comisiones Administradoras.

Capacitación en terreno a los educadores de los Centros Comunitarios por parte de los técnicos en psicomotricidad, psiquiatría, sicología y música.

Integración de las familias a talleres productivos, animación comunitaria y promoción de lectores.

Talleres sobre violencia familiar y maltrato infantil en coordinación con Comisión de la Mujer.

Capacitación del personal de los Centros en prevención de VIH SIDA.

Apoyo en terreno en el área de nutrición de Centros de la modalidad de becas.

Cursos de educación musical abiertos a distintas personas que participan de programas sociales.

Cursos de formación de recreadores y apoyo a ludotecas zonales.

Federación de Instituciones Populares de Educación Inicial - FIPEI

La Federación de Instituciones Populares de Educación Inicial (FIPEI) brinda atención integral para niños menores de 5 años de los sectores populares. Según datos ANEP/CEPAL la matrícula pública preescolar en Montevideo en 1989 sólo atendía un 37 por ciento de los niños de escasos recursos (17.691 niños) y en el interior del país era sólo del 18 por ciento (29.098 niños) para el mismo sector.

Como Federación se hace vocera de las instituciones del sector ante el Estado y la opinión pública, coordina las acciones de sus miembros y de la red de ONG's y propone alternativas de atención para el mejoramiento de la situación de la niñez uruguaya. Recibe el apoyo técnico y financiero de Administración de Educación Pública (ANEP) y del Fondo de las Naciones Unidas (UNICEF), pero también busca a través de sus comisiones de trabajo nuevas posibilidades de autofinanciamiento, sobre todo a nivel local, para cubrir su presupuesto de funcionamiento.

La organización de actividades es responsabilidad de una Comisión Nacional que funciona en Montevideo, siendo responsabilidad de las Comisiones Regionales la organización de talleres y el apoyo a las instituciones de sus departamentos. A través del intercambio de experiencias y la capacitación se mejora el nivel de atención a las guarderías. Con el préstamo de materiales didácticos se brinda apoyo a las instituciones miembros y se las ayuda en sus tareas de difusión. Se buscan nuevas pedagogías de atención para cualificar los servicios.

La mayoría de las instituciones de la Federación, firman convenios con el Estado para cubrir parte de su funcionamiento, la FIPEI se hace cargo de las necesidades para mediar en la resolución de problemas y mejorar los beneficios obtenidos. FIPEI hace parte de las instituciones que son promovidas por el Programa de Cooperación de UNICEF-Uruguay 1992-1996 por representar un programa de atención no formal, alternativo, de bajo costo y fácil replicabilidad para la atención al preescolar.

Antecedentes:

En 1985 se nucleón las Guarderías y Jardines Populares, en la Coordinadora de Guarderías, como uno de los sectores integrantes de la Red de Organizaciones Gubernamentales de Atención a la Infancia juventud de los Sectores Populares, de la que hacen parte la Federación de Hogares y la Coordinadora de Centros de Capacitación y Comedores Infantiles. En total unas 174 instituciones con cobertura aproximada a los 1000 niños y jóvenes de todo el país. Esa Coordinadora de Guarderías, se constituyó en Federación (FIPEI) en 1990, agrupando en 1993 a más de 60 instituciones de atención preescolar en Montevideo y el interior del país. Constituye una preocupación esencial la forma como se atiende al adecuado desarrollo de los primeros cinco años de vida de la niñez uruguaya, el jardín de infantes aparece como una modalidad institucional extrafamiliar que asiste al niño en su progreso a la integración social. Este proyecto se justifica porque los niños con necesidades básicas insatisfechas (NBI), escasamente asisten a programas gratuitos de educación inicial, como es el caso de Montevideo donde los niños del quintil de menores ingresos solamente asisten a algún programa de educación inicial en apenas un 37 por ciento y en el interior del país a un 28 por ciento; acusando estos niños deficiencias en su desarrollo motor y en el período de los 3 a 5 años, ingresan a la escuela con desventaja con limitadas cognitivas, que los hacen candidatos a la deserción, el fracaso escolar, el atraso o la repitencia. A esto se suma la desnutrición su bajo peso y talla, la desprotección y demás aspectos asistenciales básicos no satisfechos. El fenómeno de los niños en la calle aumenta sobre todo en Montevideo, que ya en la d‚cada del 90 registraba más de 1000 niños víctimas del fenómeno de la pobreza y de una situación familiar expulsiva y maltratante. Por otra parte, se ha hecho indispensable la existencia de una institución que represente y coordine las acciones de múltiples organizaciones de atención a la infancia, tanto para la negociación con el Estado, como en la búsqueda de apoyo y cualificación pedagógica de la educación inicial.

Objetivos:

  • Defender el derecho de atención integral (educación, alimentación, salud) para los niños en edad preescolar de los sectores populares.
  • Coordinar las acciones de las instituciones vinculadas a la Federación.
  • Desarrollar instancias de capacitación e intercambio de experiencias interinstitucionales.
  • Proponer nuevas alternativas de atención a la niñez preescolar.
  • Ejercer la representación del sector ante los organismos del Estado y la opinión pública en general y
  • Coordinar la red de ONG's para incidir en el mejoramiento de la situación de la niñez uruguaya.

Áreas de trabajo:

La FIPEI propende por la coordinación interinstitucional para la atención del preescolar, fomenta la capacitación del personal de jardines y guarderías e impulsa una atención integral de la niñez uruguaya.

Población y cobertura:

El grupo etáreo beneficiado son los preescolares de 0 a 5 años de ambos sexos en condiciones de pobreza. La Federación de cubrimiento al área de Montevideo y las zonas del interior del país de Colonia, Paysandú y Rivera.

Metodología:

El plan de trabajo para 1993, refuerza actividades como el intercambio de experiencias y talleres de educación; a través de 5 talleres anuales cada vez en una institución distinta, se busca mejorar el nivel de atención a las guarderías y jardines, actividad que se relaciona con el apoyo a trabajo con padres según prioridades definidas por las comunidades. En lo pertinente a las relaciones con el Estado, la Federación se hace cargo de las necesidades institucionales para resolver problemas y mejorar los beneficios obtenidos. A partir de octubre de 1992 se logró un convenio con la Intendencia Municipal de Montevideo para establecer un sistema de becas. Una comisión de trabajo sobre autofinanciamiento local diagnostica la realidad de las instituciones, investiga cómo maximizar los recursos y en colaboración con las guarderías del interior del país se elabora un documento que sirve de base común de autofinanciación. En 1989 fue creado un banco de materiales didácticos para préstamos con costo mínimo para brindar apoyo a las instituciones. Se promueve una reflexión sobre metodologías de atención para adecuar la tarea educativa, han sido introducidas técnicas sencillas de psicomotricidad en la educación inicial, con capacitación del personal de guarderías y sensibilización hacia su importancia con padres y familiares de los niños. Organizativamente el proyecto se estructura con: una Asamblea anual que decide las políticas, aprueba el plan y el presupuesto, una Comisión Coordinadora Nacional que se reúne una vez al mes (10 miembros, representantes de las instituciones federadas, incluyendo 4 delegados del interior del país). Y una Secretaria Ejecutiva de 3 miembros. Comisiones Coordinadoras Regionales en los departamentos de Colonia, Paysandú y Rivera y Comisiones de Trabajo.

Recursos económicos:

El proyecto recibe cooperación técnica y financiera del Fondo de las Naciones Unidas (UNICEF). Falta información sobre montos y modos de ejecución.

Capacitación:

Las Comisiones Regionales de colonia, Paysandú y rivera tienen a su cargo promocionar el intercambio de experiencias pedagógicas entre los equipos, en los talleres de capacitación y en las organizaciones de talleres productivos con padres de los niños. Las nuevas metodologías de atención investigadas se socializan a través de jornadas de capacitación con el personal de guarderías y con padres de familia. Materiales: A través del banco de materiales didácticos se facilitan documentos y material didáctico en préstamo, aún no producen sus propios materiales. Este banco es enriquecido con donaciones, envíos e intercambios conseguidos a través de la Red para la Infancia y la Familia de América Latina y el Caribe.